Có­mo su­pe­rar las épo­cas más com­pli­ca­das

Os da­mos las cla­ves pa­ra re­mon­tar el ne­go­cio tras la ba­ja­da de ser­vi­cios que no­ta­mos des­pués de la cues­ta de enero y se­guir man­te­nien­do la clien­te­la.

Esthetic World - - Sumario -

to­do prin­ci­pio de año se ini­cia con la te­mi­da cues­ta de enero y una tem­po­ra­da com­pli­ca­da pa­ra el ne­go­cio. Pe­ro, ¿es real­men­te así? ¿Cree­mos que es una épo­ca di­fí­cil y no sa­be­mos qué ha­cer? La cla­ve pa­ra sa­lir ade­lan­te es­tá en no de­caer y con­tar con al­gu­nas cla­ves que nos ha­rán más fuer­tes y pre­pa­ra­das pa­ra afron­tar los me­ses pre­vios a la lle­ga­da del buen tiem­po y el co­mien­zo de la tem­po­ra­da de ser­vi­cios pa­ra no­vias e in­vi­ta­das.

El secreto pa­ra con­se­guir­lo es te­ner un kit de su­per­vi­ven­cia con dos com­po­nen­tes esen­cia­les: uno, en­tre­nar nues­tras ha­bi­li­da­des per­so­na­les, y dos, te­ner un mé­to­do cla­ro y una cons­tan­cia en nues­tro día a día.

Ha­bi­li­da­des per­so­na­les co­mo pro­fe­sio­nal

Pa­ra triun­far en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal es im­por­tan­te desa­rro­llar y tra­ba­jar las ha­bi­li­da­des per­so­na­les. Te ofre­ce­mos al­gu­nas ideas pa­ra con­se­guir­lo.

Man­tén una ac­ti­tud proac­ti­va y po­si­ti­va

No po­de­mos de­jar­nos lle­var por los co­men­ta­rios de otras pro­fe­sio­na­les, ni por la épo­ca del año en la que es­ta­mos: siem­pre ha­brá al­gu­na ex­cu­sa que ten­drá pre­pa­ra­da la clien­ta. Sin em­bar­go, he­mos de apro­ve­char cual­quier jus­ti­fi­ca­ción pa­ra lle­var­la a nues­tro te­rreno, ya que cual­quier mo­men­to es bueno pa­ra cui­dar­se y acu­dir al cen­tro, y eso he­mos de de­fen­der­lo nosotras con nues­tra me­jor son­ri­sa y se­gu­ri­dad.

La pues­ta en es­ce­na di­ce mu­cho de lo que que­re­mos trans­mi­tir, y aquí es im­por­tan­te ven­cer la ac­ti­tud pe­si­mis­ta que se con­ta­gia des­pués de las fies­tas y en el ini­cio de año, y sa­car nues­tro la­do más cons­truc­ti­vo y em­pren­de­dor, pa­ra lo­grar ani­mar a esas clien­tas hui­di­zas en es­ta épo­ca.

Po­ten­cia tu crea­ti­vi­dad y sé fle­xi­ble

Aho­ra más que nun­ca hay que sa­car ideas que sor­pren­dan a nues­tra clien­ta y que sean in­no­va­do­ras. Es en las épo­cas de me­nos mo­vi­mien­to cuan­do nues­tra crea­ti­vi­dad se­rá más va­lo­ra­da: pen­se­mos en cam­biar nues­tro es­ca­pa­ra­te, de­jar nues­tra exposición de pro­duc­to bien di­se­ña­do y atrac­ti­vo, y ha­cer ofer­tas in­te­re­san­tes.

Ha­cer co­sas nue­vas y di­fe­ren­tes es la úni­ca op­ción de con­se­guir me­jo­res re­sul­ta­dos, y se­gu­ro que te­ne­mos ideas pa­ra dar otro gi­ro al cen­tro. És­te es el me­jor mo­men­to.

No ti­res la toa­lla

Nues­tro día a día ha de ser fir­me pa­ra las di­fe­ren­tes ta­reas: con­tac­tar con las clien­tas, re­cor­dar­les los tra­ta­mien­tos que me­jor le pue­den sen­tar, lla­mar­la o en­viar­le las úl­ti­mas no­ve­da­des que aún no ha pro­ba­do.

To­do su­ma y ha­ce que ten­ga­mos mu­chos re­cur­sos pa­ra ofre­cer, hay que pen­sar que al­guno fun­cio­na­rá. Las op­cio­nes han de ser múl­ti­ples pa­ra lle­gar al má­xi­mo nú­me­ro de clien­tas, y no ol­vi­dar­nos de nin­gu­na. Se­gu­ro que lo agra­de­ce­rán y es­to nos re­ver­ti­rá en el ne­go­cio.

¡An­ti­cí­pa­te!

Sa­be­mos que los días fríos pre­ce­den a una épo­ca de buen tiem­po y de po­ten­cia­les clien­tas pa­ra el cen­tro. La pri­ma­ve­ra es si­nó­ni­mo de mu­chos ser­vi­cios y even­tos que nos lle­nan

tra­ta­mien­tos son los más be­ne­fi­cio­sos pa­ra ellas. Es­to pue­de pro­du­cir en oca­sio­nes que ven­da­mos mu­cho o na­da de un de­ter­mi­na­do pro­duc­to. Aho­ra es el mo­men­to de re­vi­sar qué pro­duc­to se nos ha acu­mu­la­do y dar­le sa­li­da.

Pen­se­mos en la crea­ti­vi­dad que ha­blá­ba­mos an­tes; rein­ven­tar una for­ma de ofre­cer un pro­duc­to o tra­ta­mien­to pue­de dar la vuel­ta a la ven­ta de un pro­duc­to y eli­mi­nar una preo­cu­pa­ción tí­pi­ca de es­tos me­ses.

No ol­vi­de­mos que la clien­ta quie­re co­sas di­fe­ren­tes u otra for­ma de que le lle­gue ese ser­vi­cio, con lo que un re­di­se­ño de un pro­duc­to, con otra pre­sen­ta­ción o un tra­ta­mien­to adap­ta­do a esa épo­ca del año y con otros be­ne­fi­cios, pue­de ha­cer­nos ga­nar mu­chas adep­tas.

Con­tac­ta con tus clien­tas

Hay que te­ner cla­ro que exis­ten tan­tos ti­pos de clien­tas co­mo de pro­duc­tos que le po­de­mos ofre­cer, y que ca­da clien­ta es po­ten­cial com­pra­do­ra de al­go. Siem­pre hay una clien­ta pa­ra ca­da ser­vi­cio y pa­ra ca­da épo­ca del año. Es­ta idea he­mos de te­ner­la siem­pre presente, so­bre to­do los me­ses que cree­mos más flo­jos pa­ra nues­tro cen­tro.

Te­ner la má­xi­ma in­for­ma­ción de ca­da pro­duc­to y tra­ta­mien­to que po­see­mos nos per­mi­te po­der adap­tar­la a ca­da clien­ta, en fun­ción de lo que quie­ra y así no per­der opor­tu­ni­da­des. Más va­le mu­chas clien­tas di­ver­si­fi­ca­das, que po­cas, aun­que nos den mu­cho be­ne­fi­cio, ya que nos lo ju­ga­mos to­do a po­cas cartas y es­to a nues­tro ne­go­cio no le in­tere­sa. ¡Si te­ne­mos mu­chas clien­tas de to­do ti­po y va­ria­das, nos ven­drán a lo lar­go de to­do el año, y eso ayu­da­rá a te­ner nues­tro cen­tro siem­pre lleno!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.