Re­si­lien­cia cu­tá­nea

Ca­da in­di­vi­duo tie­ne unos me­ca­nis­mos in­na­tos pa­ra reac­cio­nar y re­pa­rar­se fren­te a las agre­sio­nes am­bien­ta­les, pe­ro tam­bién tra­ta­mien­tos que lo po­ten­cian. Te con­ta­mos cuá­les.

Esthetic World - - Sumario -

el cam­bio cli­má­ti­co in­flu­ye en to­das aque­llas en­fer­me­da­des que se ven mo­di­fi­ca­das por la tem­pe­ra­tu­ra. La ex­ten­sión de la su­per­fi­cie to­tal del área ca­lien­te del glo­bo ha­ce que cier­tos vec­to­res de en­fer­me­da­des, co­mo el mos­qui­to ti­gre o el mos­qui­to del pa­lu­dis­mo, pue­dan sa­lir de su área de in­fluen­cia y afec­tar a re­gio­nes y paí­ses don­de nun­ca se ha­bían da­do. Tam­bién pue­de in­du­cir to­da una se­rie de en­fer­me­da­des ali­men­ta­rias y alér­gi­cas.

En lo re­la­ti­vo a la piel, el cam­bio cli­má­ti­co, la de­bi­li­dad de la ca­pa de ozono y el au­men­to de la exposición so­lar, así co­mo la subida de las tem­pe­ra­tu­ras, re­se­ca el am­bien­te y, en con­se­cuen­cia, es­to re­se­ca la piel, lo que pue­de oca­sio­nar una ma­yor sen­si­bi­li­dad a los alér­ge­nos ha­bi­tua­les que nor­mal­men­te con­se­gui­mos man­te­ner con­tro­la­dos.

La deseca­ción de la hu­me­dad del am­bien­te in­flu­ye so­bre la en­zi­ma fa­bri­can­te del fac­tor hi­dra­tan­te na­tu­ral de la ca­pa cór­nea de la piel. Tam­bién con­tri­bu­ye a una deseca­ción que de­bi­li­ta la ca­pa más re­sis­ten­te de la piel y la que vir­tual­men­te nos de­fien­de de agre­sio­nes ex­ter­nas de ti­po fí­si­co, quí­mi­co y me­cá­ni­co.

El cam­bio cli­má­ti­co tam­bién su­po­ne una exposición más in­ten­sa a los ra­yos so­la­res de­bi­do al enor­me agu­je­ro en la ca­pa de ozono, he­cho que cur­sa con una ma­yor in­ci­den­cia de que­ra­to­sis ac­tí­ni­cas y cán­cer de piel. Tam­bién el gra­do de fo­to­en­ve­je­ci­mien­to de las per­so­nas se ace­le­ra, co­mo con­se­cuen­cia de la so­bre­ex­po­si­ción so­lar.

¿Qué fac­to­res am­bien­ta­les da­ñan la piel?

El au­men­to de la exposición a los ra­yos so­la­res aca­rrea va­rios efec­tos dis­tin­tos en fun­ción del ti­po de ra­dia­ción que com­po­nen la emi­sión de luz so­lar, co­mo fo­to­en­ve­je­ci­mien­to, mu­ta­cio­nes en las cé­lu­las de la piel que pue­den pro­vo­car la apa­ri­ción de cán­cer de piel, que­ma­du­ra so­lar por exposición, en­tre otros.

Por otro la­do, los con­ta­mi­nan­tes se de­po­si­tan en el man­to protector de la piel, co­no­ci­do co­mo ca­pa hi­dro­li­pí­di­ca. Es­to ace­le­ra la deseca­ción de la piel y la oxi­da­ción (en­ve­je­ci­mien­to) de la mis­ma. Por eso es muy im­por­tan­te lu­char con­tra ella con tra­ta­mien­tos y an­ti­oxi­dan­tes ri­cos en vi­ta­mi­nas E, C y B.

Por su par­te, el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras pue­de fa­vo­re­cer la apa­ri­ción con más fa­ci­li­dad de ca­pi­la­res di­la­ta­dos o te­lan­giec­ta­sias, cos­mé­ti­ca­men­te muy des­agra­da­bles.

Los sín­to­mas

Lo que pri­me­ro apa­re­ce de for­ma in­me­dia­ta es la deseca­ción de la piel, la fal­ta de hi­dra­ta­ción de la piel que se tra­du­ce por una ca­pa cór­nea irre­gu­lar que no re­fle­ja uni­for­me­men­te la luz que in­ci­de en el ros­tro y da lu­gar a fal­ta de lu­mi­no­si­dad y lo­za­nía de las per­so­nas.

Las que­ra­to­sis ac­tí­ni­cas y el fo­to­en­ve­je­ci­mien­to se van pre­sen­tan­do de for­ma más in­si­dio­sa a me­di­da que se con­su­me el ca­pi­tal so­lar y la vi­ta­li­dad de los fi­bro­blas­tos dis­mi­nu­ye. Evi­tar la apa­ri­ción pre­ma­tu­ra de un ma­yor nú­me­ro de arrugas, fla­ci­dez, man­chas, hi­per­sen­si­bi­li­dad, ca­pi­la­res di­la­ta­dos y fal­ta de ho­mo­ge­nei­dad en la piel es el ob­je­ti­vo fun­da­men­tal de au­men­tar la re­si­lien­cia de la piel.

En es­ta lí­nea, J. H. Sau­rat, Pre­si­den­te de la Li­ga Mun­dial de Der­ma­to­lo­gía y Pro­fe­sor de Der­ma­to­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Ginebra, ha in­ves­ti­ga­do y de­no­mi­na­do el sín­dro­me de in­su­fi­cien­cia cu­tá­nea co­mo der­ma­to­po­ro­sis, una pa­to­lo­gía di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la dis­mi­nu­ción del áci­do hia­lu­ró­ni­co y la de­fi­cien­cia en los re­cep­to­res CD44 de las cé­lu­las cu­tá­neas.

El es­pe­cia­lis­ta en en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo y ac­ti­vos an­ti­en­ve­je­ci­mien­to co­men­tó la si­mi­li­tud que la der­mo­to­po­ro­sis man­tie­ne con la os­teo­po­ro­sis, “con la edad, la fra­gi­li­dad que pre­sen­ta la os­teo­po­ro­sis a ni­vel óseo es com­pa­ra­ble a la fra­gi­li­dad a ni­vel cu­tá­neo de la der­mo­to­po­ro­sis. Es­ta fra­gi­li­dad tie­ne co­mo con­se­cuen­cia des­ga­rros en la piel”.

Apo­yar la re­si­lien­cia de la piel

La ca­pa­ci­dad de la piel de adap­tar­se po­si­ti­va­men­te a agre­sio­nes ad­ver­sas de­fi­ne su ca­pa­ci­dad de re­si­lien­cia. Exis­te una ca­pa­ci­dad in­na­ta de la piel de ca­da in­di­vi­duo a reac­cio­nar y re­pa­rar­se fren­te a las agre­sio­nes am­bien­ta­les pe­ro ade­más de los fac­to­res in­trín­se­cos exis­ten tra­ta­mien­tos pa­ra po­ten­ciar la ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción de la piel. La ca­pa­ci­dad de la piel de ab­sor­ber per­tur­ba­cio­nes sin al­te­rar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te sus ca­rac­te­rís­ti­cas es po­ten­cia­ble con tra­ta­mien­tos mé­di­cos y der­ma­to­ló­gi­cos.

Los 4 pi­la­res

Se­guir una pau­ta de bue­nas cos­tum­bres fa­vo­re­ce­rá el es­ta­do de la piel, es­tas son:

Ali­men­ta­ción sa­na: in­clu­ye be­ber más de 1,5 li­tros dia­rios y co­mer ver­du­ras y fru­tas que con­tie­nen an­ti­oxi­dan­tes y vi­ta­mi­nas que me­jo­ra­rán la ca­li­dad cu­tá­nea y la hi­dra­ta­ción de la mis­ma. Hi­dra­ta­ción: uti­li­zar una cre­ma hi­dra­tan­te es pres­crip­ti­vo pa­ra la piel. Pa­ra la hi­dra­ta­ción de la piel se­ca es re­co­men­da­ble em­plear hi­dra­tan­tes en for­ma de cre­ma, por el con­tra­rio, si la piel es grasa es me­jor hi­dra­tan­tes en for­ma de emul­sión. Una bue­na hi­dra­ta­ción me­jo­ra la co­rrec­ta cohe­sión de los cor­neo­ci­tos epi­dér­mi­cos, fac­tor fun­da­men­tal en la de­fen­sa de la piel y su re­si­lien­cia por ser ca­paz de re­pa­rar y re­cu­pe­rar su fun­ción ba­rre­ra. Pro­tec­ción so­lar: el em­pleo de pro­tec­ción so­lar es po­si­ble­men­te el fac­tor más crí­ti­co pa­ra me­jo­rar la re­si­lien­cia de la piel pues el fo­to­da­ño so­lar jun­to con los cam­bios brus­cos de hu­me­dad y tem­pe­ra­tu­ra es lo que más pue­de ata­car a la piel. Evi­tar el ta­ba­co: la va­so­cons­tric­ción con­ti­nua del ple­xo dér­mi­co vas­cu­lar y la fal­ta de sa­tu­ra­ción de oxí­geno de la san­gre por fu­mar em­po­bre­ce la vi­ta­li­dad de la der­mis y su irri­ga­ción y con ello de­bi­li­ta la re­si­lien­cia de la piel.

Des­de den­tro ha­cia fue­ra

Con el fin de in­cre­men­tar la ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción de la piel tras las agre­sio­nes fí­si­cas y quí­mi­cas, y re­cu­pe­rar tex­tu­ra, fir­me­za y lu­mi­no­si­dad en­con­tra­mos di­ver­sos tra­ta­mien­tos se­gún su efec­to sea de den­tro ha­cia fue­ra. Luz ro­ja a 633 Nm. Es luz de dio­do vi­si­ble y atér­mi­ca, que se pue­de apli­car en el con­jun­to del ros­tro, es­co­te o ma­nos. No ac­túa por ca­lor, sino que in­du­ce reac­cio­nes en las cé­lu­las de la der­mis pro­fun­da, a ni­vel de sus re­cep­to­res mi­to­con­dria­les, que son sen­si­bles a es­ta luz fría, de ban­da es­tre­cha y ele­va­da pu­re­za en el es­pec­tro.

De­vuel­ve la vi­ta­li­dad a las cé­lu­las cu­tá­neas al ac­tuar en su cen­tral ener­gé­ti­ca, que es la mi­to­con­dria, aumenta la ac­ti­vi­dad de los fi­bro­blas­tos, cé­lu­las pro­duc­to­ras de co­lá­geno y elas­ti­na, es­ti­mu­la las cé­lu­las ma­dre, fuen­te de di­fe­ren­cia­ción pa­ra el res­to de las es­tir­pes ce­lu­la­res en la piel, así

co­mo la neo­for­ma­ción de va­sos san­guí­neos. Ade­más aumenta la oxi­ge­na­ción de la piel y dis­mi­nu­ye la in­fla­ma­ción ti­su­lar.

El tra­ta­mien­to se rea­li­za pre­via lim­pie­za de cu­tis o pee­ling sua­ve. Sin mo­les­tias, sin ro­jez y sin re­cu­pe­ra­ción, so­lo re­quie­re la apli­ca­ción de cre­ma hi­dra­tan­te y fo­to­pro­tec­tor. Co­mo re­sul­ta­do, de­vuel­ve a la piel la es­truc­tu­ra de la ju­ven­tud, re­cu­pe­ra la elas­ti­ci­dad, cie­rra el po­ro y se re­trae, pre­sen­tan­do me­nos hol­gu­ra y me­nos arrugas; más fir­me­za y ma­yor lu­mi­no­si­dad. El tra­ta­mien­to ob­tie­ne una gran me­jo­ría en las pie­les fo­to­en­ve­je­ci­das y so­lo ne­ce­si­ta 4 se­sio­nes. Lá­ser in­fra­rro­jo frac­cio­nal. Su ener­gía pro­du­ce mi­cro­co­lum­nas de coa­gu­la­ción que al­can­zan has­ta 1 mm de pro­fun­di­dad. A ra­zón de 470 por ca­da cm2, al­can­zan la der­mis pro­fun­da o re­ti­cu­lar, in­du­cien­do una re­ge­ne­ra­ción por ca­lor de to­do el es­tra­to, des­de den­tro ha­cia fue­ra.

Es­te re­ju­ve­ne­ci­mien­to no abla­ti­vo y frac­cio­nal, que res­pe­ta la ca­pa epi­dér­mi­ca y no pro­du­ce re­cu­pe­ra­ción ni des­ca­ma­ción vi­si­bles, da lu­gar a la for­ma­ción de co­lá­geno nue­vo en las co­lum­nas afec­ta­das, que se au­to­rre­pa­ran rá­pi­da­men­te, gra­cias al te­ji­do in­tac­to que las ro­dea. En di­ver­sos es­tu­dios han de­mos­tra­do un au­men­to en el gro­sor de la der­mis (au­men­to de co­lá­geno y elas­ti­na) y un in­cre­men­to en la re­ge­ne­ra­ción epi­dér­mi­ca.

Se tra­ta de uno de los po­cos tra­ta­mien­tos con lá­ser en pro­fun­di­dad, que pue­de rea­li­zar­se con ab­so­lu­ta pre­ci­sión y se­gu­ri­dad, has­ta en áreas de piel fi­na co­mo es­co­te, ma­nos o bra­zos. Se ne­ce­si­tan en­tre 1 y 4 se­sio­nes. Me­so­te­ra­pia an­ti-ox. De­po­si­ta a ni­vel dér­mi­co sus­tan­cias an­ti­ra­di­ca­les a ni­vel sub­cu­tá­neo, jus­to don­de la piel más lo ne­ce­si­ta. A su efec­to pre­ven­ti­vo, se su­ma una ac­ción re­vi­ta­li­zan­te de efec­tos in­me­dia­tos, que se tra­du­ce en bronceado uni­for­me, lu­mi­no­so y du­ra­de­ro.

Ad­mi­nis­tra­da por vía trans­cu­tá­nea me­dian­te mi­cro­in­yec­cio­nes, de­po­si­ta en la der­mis un cóc­tel in­di­vi­dua­li­za­do de vi­ta­mi­nas y oli­go­ele­men­tos que son se­lec­cio­na­dos pa­ra po­ten­ciar la re­si­lien­cia de la piel y su re­cu­pe­ra­ción. La fór­mu­la ma­gis­tral in­clu­ye áci­do hia­lu­ró­ni­co, si­li­cio y vi­ta­mi­nas A, E, C y gru­po B.

Las se­sio­nes se rea­li­zan 1 ca­da 2 se­ma­nas, has­ta una me­dia de 3 se­sio­nes en to­tal. Se re­co­mien­da 1 sesión de man­te­ni­mien­to ca­da 3 me­ses en fun­ción da­ño cu­tá­neo y la pre­ci­sa re­cu­pe­ra­ción de la re­si­lien­cia de la piel.

Des­de fue­ra ha­cia den­tro

El es­trés ex­terno con­du­ce a una per­tur­ba­ción de la in­te­gri­dad epi­dér­mi­ca. Otros tra­ta­mien­tos que au­men­tan la re­si­lien­cia cu­tá­nea son aque­llos que apli­ca­dos so­bre la su­per­fi­cie epi­dér­mi­ca fo­men­tan el turn-over ce­lu­lar y au­men­tan la ad­he­sión in­ter­ce­lu­lar me­dian­te unio­nes que per­mi­ten la crea­ción de una ba­rre­ra vir­tual. Es­tos tra­ta­mien­tos son: Pee­lings su­per­fi­cia­les (áci­do gli­có­li­co, sa­li­cí­li­co, fe­nol). Han de­mos­tra­do in­clu­so un pa­pel protector fren­te al cán­cer de piel me­dian­te un au­men­to de la ex­pre­sión de pro­teí­nas su­pre­so­ras de tu­mo­res. No so­lo los be­ne­fi­cios apa­re­cen en el es­tra­to epi­dér­mi­co, ya ha­ce años di­ver­sos es­tu­dios de­mos­tra­ron que exis­te una co­mu­ni­ca­ción me­dian­te ci­to­qui­nas en­tre las cé­lu­las epi­dér­mi­cas y cé­lu­las dér­mi­cas co­mo el fi­bro­blas­to que pro­du­ci­rán un au­men­to en la sín­te­sis de fi­bras elás­ti­cas y co­lá­ge­nas. Se re­co­mien­dan en­tre 3 y 5 se­sio­nes. Luz pul­sa­da in­ten­sa. En la mis­ma lí­nea que los pee­lings, van a au­men­tar la cohe­si­vi­dad de la epi­der­mis, un au­men­to de fi­bras co­lá­ge­nas y elás­ti­cas en la der­mis y una pro­tec­ción fren­te a di­ver­sos tu­mo­res cu­tá­neos in­du­ci­dos por el sol. Se acon­se­jan 2 se­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.