Kiss me

Te pre­sen­ta­mos un in­no­va­dor y efi­caz tra­ta­mien­to pa­ra que tus clien­tas luz­can unos la­bios a prue­ba de be­sos.

Esthetic World - - Sumario -

el có­di­go de barras en los la­bios se va pro­nun­cian­do con el pa­so del tiem­po y no siem­pre apa­re­ce por fu­mar. Gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías sur­gen nue­vos tra­ta­mien­tos que per­mi­ten co­rre­gir las arrugas pe­ri­bu­ca­les y me­jo­rar la definición del per­fil la­bial sin ci­ru­gía y sin da­ño tér­mi­co y en só­lo 30 mi­nu­tos.

Mues­tra de ello es el lá­ser de CO2, el pri­mer sis­te­ma que bo­rra las arrugas de la zo­na de la bo­ca y re­cu­pe­ra el per­fil la­bial, con una má­xi­ma efi­ca­cia, una mí­ni­ma re­cu­pe­ra­ción y ce­ro ries­go de hi­per­pig­men­ta­ción pos­tin­fla­ma­to­ria.

El cen­tro IML aca­ba de in­cor­po­rar a sus ser­vi­cios el Smart Xi­de Dot, una com­bi­na­ción del lá­ser frac­cio­na­do de CO2 con una ra­dio­fre­cuen­cia a 30W, que re­nue­va la epi­der­mis y re­es­truc­tu­ra la der­mis, ¡sin da­ño tér­mi­co!

Aca­bar con el te­mi­do “có­di­go de barras”

El “có­di­go de barras” es co­mo se de­no­mi­na nor­mal­men­te al con­jun­to de arrugas dis­pues­tas de for­ma per­pen­di­cu­lar a los la­bios. Pre­do­mi­nan­tes en la par­te su­pe­rior, pue­den pre­sen­tar­se tam­bién en la in­fe­rior y evo­lu­cio­nar des­de su apa­ri­ción pre­coz, apro­xi­ma­da­men­te en la dé­ca­da de los 30, has­ta los sur­cos tar­díos de los 50. Si bien es cier­to que es­tas te­mi­das arrugas pe­ri­bu­ca­les dan nom­bre a la “bo­ca de fu­ma­dor” y de­la­tan la edad con elo­cuen­cia, tam­bién lo es que no ne­ce­sa­ria­men­te se de­ben al mal há­bi­to del ta­ba­co.

Las arrugas pe­ri­bu­ca­les mar­can el bi­go­te y res­tan definición al bor­de la­bial de­bi­do a la po­ten­cia del múscu­lo or­bi­cu­lar, que es­tá cons­tan­te­men­te so­li­ci­ta­do cuan­do ha­bla­mos, co­me­mos, be­sa­mos o fu­ma­mos. Su re­pe­ti­da con­trac­ción frun­ce la piel, con la que for­ma una uni­dad fun­cio­nal y es por es­ta ra­zón que se aca­ba pro­du­cien­do una im­pron­ta a ni­vel dér­mi­co pri­me­ro y a ni­vel epi­dér­mi­co des­pués.

Tal y co­mo ocu­rre con las pa­tas de ga­llo, que se di­bu­jan so­bre el múscu­lo or­bi­cu­lar de los ojos, el “có­di­go de barras” ad­quie­re una es­truc­tu­ra ra­dial que se va pro­nun­cian­do con los años de­bi­do a los sutiles cam­bios de la es­truc­tu­ra ósea en el ros­tro y al es­pe­sor de la der­mis en la zo­na. Es­ta con­di­ción grue­sa, que ha­ría es­pe­rar una ma­yor re­si­lien­cia fren­te a la mí­mi­ca y al en­ve­je­ci­mien­to, es pre­ci­sa­men­te la que pro­nun­cia sus arrugas cuan­do apa­re­cen de for­ma dra­má­ti­ca e in­de­le­ble.

Ni­ve­lar el re­lie­ve

Igua­lar el bi­go­te cuan­do el “có­di­go de barras” lo des­di­bu­ja, al­te­ran­do la definición del per­fil la­bial, ha si­do du­ran­te años el ob­je­ti­vo per­se­gui­do por téc­ni­cas co­mo el blan­ching (in­fil­tra­cio­nes de áci­do hia­lu­ró­ni­co re­si­lien­te) o co­mo el lá­ser CO2 ( re­sur­fa­cing).

El blan­ching cons­ti­tu­ye una téc­ni­ca mí­ni­ma­men­te in­va­si­va de ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos cuan­do son con­ta­das las arrugas a co­rre­gir. Por su par­te, el lá­ser CO2 in­du­ce la to­tal re­no­va­ción de la piel y re­quie­re po­co tiem­po de re­cu­pe­ra­ción has­ta con­se­guir la com­ple­ta re­pi­te­li­za­ción de la zo­na.

Un lá­ser pa­ra la re­no­va­ción in­te­gral de la piel

El nue­vo lá­ser frac­cio­nal de CO2, de gran in­te­rés pa­ra la eli­mi­na­ción de

las arrugas pe­ri­bu­ca­les, con­si­gue la re­no­va­ción in­te­gral de la piel (epi­der­mis y der­mis su­per­fi­cial) sin pro­du­cir da­ño tér­mi­co. Es­te re­to, lar­ga­men­te per­se­gui­do por la me­di­ci­na es­té­ti­ca, es una reali­dad gra­cias a sus prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas: La com­bi­na­ción de ener­gía lá­ser con ra­dio­fre­cuen­cia a 30W úni­ca­men­te, que in­du­ce la re­mo­de­la­ción del co­lá­geno a una ma­yor pro­fun­di­dad, pe­ro sin da­ño tér­mi­co. La abla­ción par­cial de la epi­der­mis gra­cias al sis­te­ma frac­cio­nal del lá­ser CO2, que rea­li­za mi­cro­co­lum­nas de coa­gu­la­ción, sin al­te­rar el te­ji­do cir­cun­dan­te.

Ade­más, el sis­te­ma Pul­se Sha­pe De­sing ( PSD) per­mi­te es­ta­ble­cer con exac­ti­tud la den­si­dad y pro­fun­di­dad del pul­so, así co­mo su du­ra­ción y su pi­co de ener­gía. Con ello se con­si­gue la per­so­na­li­za­ción de ca­da tra­ta­mien­to en fun­ción de las arrugas pe­ri­bu­ca­les y el es­pe­sor de la der­mis en su con­jun­to.

Pro­to­co­lo de apli­ca­ción

A con­ti­nua­ción de­ta­lla­mos el pa­so a pa­so a se­guir pa­ra rea­li­zar el tra­ta­mien­to: Se rea­li­za con anes­te­sia tron­cu­lar, la mis­ma que la del den­tis­ta. Una vez dor­mi­dos los ner­vios men­to­niano e in­fra­or­bi­ta­rio, se apli­ca el Smart Xi­de Dot (lá­ser y

ra­dio­fre­cuen­cia), cu­yos pa­rá­me­tros se ajus­tan pre­via­men­te a las ne­ce­si­da­des de ca­da pa­cien­te. Se eli­mi­nan las ca­pas su­per­fi­cia­les de piel que han si­do va­po­ri­za­das por el lá­ser me­dian­te una to­run­da im­preg­na­da en sue­ro fi­sio­ló­gi­co. Tras la lim­pie­za de es­te dis­cre­to re­si­duo, se apli­ca po­ma­da an­ti­bió­ti­ca en la zo­na. La re­no­va­ción in­du­ci­da de la piel se pro­lon­ga has­ta un má­xi­mo de 4 días, du­ran­te los cua­les tie­ne lu­gar la re­ge­ne­ra­ción de los si­guien­tes es­tra­tos cu­tá­neos. El área pue­de ma­qui­llar­se des­de el cuar­to día, ya que du­ran­te 2 se­ma­nas pre­sen­ta­rá un eri­te­ma dis­cre­to, propio de la piel re­no­va­da. Du­ran­te los dos me­ses si­guien­tes se de­be evi­tar ri­gu­ro­sa­men­te la exposición so­lar.

Re­sul­ta­dos vi­si­bles en po­co tiem­po

Es­te tra­ta­mien­to per­mi­te que los la­bios luz­can co­mo nue­vos gra­cias a un con­torno pe­ri­bu­cal to­tal­men­te re­no­va­do, con una piel li­sa y sin arrugas. Ade­más de la piel sua­ve y el po­ro fino, se ob­tie­ne un real­ce na­tu­ral del per­fil la­bial, con de­mar­ca­ción de­fi­ni­da en­tre el lí­mi­te cu­tá­neo y el mu­co­so.

Así pues, pa­ra aque­llas no­vias que quie­ran lu­cir una bo­ca ra­dian­te y sin arrugas, ¡es­te es el tra­ta­mien­to que de­ben ele­gir pa­ra que el día de su bo­da sus be­sos sean de pe­lí­cu­la!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.