CRIS­TIA­NIS­MO, ¿PUN­TO FI­NAL?

Europa Sur - - OPINIÓN - AL­FON­SO LA­ZO

SE cuen­ta de He­gel, y lo cuen­ta Ji­mé­nez Lo­zano en el úl­ti­mo to­mo de sus

Diarios, có­mo to­das las ma­ña­nas de domingo lo des­per­ta­ba el re­pi­que de las cam­pa­nas de las igle­sias; y era un des­per­tar go­zo­so, pues le ase­gu­ra­ba al fi­ló­so­fo “que la his­to­ria se­guía te­nien­do sen­ti­do”. Esas cam­pa­nas ape­nas se es­cu­chan ya, e in­clu­so al­gu­nos al­cal­des “pro­gre­sis­tas” han prohi­bi­do su re­pi­que. Au­to­ri­da­des hay que es­tán es­tu­dian­do en es­tos mo­men­tos la ex­pro­pia­ción de la Mez­qui­ta-Ca­te­dral de Cór­do­ba, la Gi­ral­da de Se­vi­lla y otros tem­plos co­no­ci­dos pa­ra, di­go yo, no mo­les­tar a los ve­ci­nos con el cam­pa­neo. En las gran­des ur­bes mul­ti­cul­tu­ra­les só­lo se per­mi­ti­rán co­mo rui­dos re­li­gio­sos los cantos del al­mué­dano.

Es inú­til ocul­tar­lo. En Eu­ro­pa se ha con­su­ma­do el des­plo­me del cris­tia­nis­mo co­mo creen­cia, y es­tá lle­gan­do a su fin el cris­tia­nis­mo co­mo cul­tu­ra que sus­ten­ta­ba la per­so­na­li­dad eu­ro­pea. Un pro­ce­so que co­men­zó ha­ce más de dos si­glos en­tre fi­ló­so­fos y cien­tí­fi­cos pa­ra dar ori­gen en­se­gui­da a lo que al­gu­nos his­to­ria­do­res lla­man “la apos­ta­sía de las ma­sas”. El cris­tia­nis­mo po­drá se­guir ex­ten­dién­do­se en el Áfri­ca ne­gra, mas si no re­cu­pe­ra a la in­te­lli­gen­tsia oc­ci­den­tal Áfri­ca ter­mi­na­rá por se­guir la in­di­fe­ren­cia re­li­gio­sa de Eu­ro­pa.

Días pa­sa­dos, la ciu­dad en que vi­vo ha vis­to nu­me­ro­sas pro­ce­sio­nes, co­ro­na­cio­nes de imá­ge­nes ben­di­tas, re­zos ma­si­vos del Ro­sa­rio en pú­bli­co, be­sa­ma­nos… Es­tá muy bien. Así son sa­tis­fe­chas mu­chas sen­si­bi­li­da­des cris­tia­nas, aun­que no creo que sea el me­jor ca­mino pa­ra atraer­se el mun­do in­te­lec­tual que se fue. La Igle­sia ne­ce­si­ta mi­rar aten­ta­men­te su om­bli­go, por­que allí re­cor­da­rá co­sas que ha­bía ol­vi­da­do. Re­cor­da­rá, por ejem­plo, que unos son los Man­da­mien­tos de la Ley de Dios, con­se­cuen­cia de la Re­ve­la­ción, y otros, los Man­da­mien­tos de la Igle­sia, pro­duc­tos de la His­to­ria. Y no pue­den te­ner el mis­mo ran­go. “Di­ce el se­ñor: es­te pue­blo se me acer­ca de pa­la­bra, / y me hon­ra só­lo con los la­bios…/ Y el res­pe­to que me mues­tra son pre­cep­tos en­se­ña­dos por los hom­bres” (Isaías, 29-13)

Sin du­da, un cris­tiano de­be te­ner pre­sen­te la re­ve­la­ción que la Igle­sia con­ser­va y trans­mi­te. Mas aquí se pre­sen­ta un pro­ble­ma. Dios ha­bla, pe­ro el hom­bre es li­mi­ta­do en su com­pren­sión, con­di­cio­na­do por su épo­ca. Im­po­si­ble que la Dei­dad ha­bla­se de los ge­nes y del ADN a un pro­fe­ta he­breo del si­glo VI a. C. Así que el pro­fe­ta de­be in­ter­pre­tar, y en la in­ter­pre­ta­ción, por fuer­za, pue­de equi­vo­car­se. Dejemos, pues, a los es­tu­dio­sos que in­da­guen con li­ber­tad so­bre los tex­tos sa­gra­dos y den opi­nio­nes di­ver­sas. La in­ter­pre­ta­ción li­te­ral de la Bi­blia que exi­gía la Igle­sia has­ta bien en­tra­do el si­glo XX ale­jó de ella a esos es­tu­dio­sos. Lo cual nos lle­va al pro­ble­ma prin­ci­pal: la obli­ga­to­rie­dad de dog­mas ce­rra­dos e in­to­ca­bles cuan­do mu­chos de ellos se pro­cla­ma­ron en épo­cas bár­ba­ras y acien­tí­fi­cas.

Un cien­tí­fi­co, ya sea un his­to­ria­dor o un cos­mó­lo­go, pro­cla­ma sus des­cu­bri­mien­tos que son acep­ta­dos por los co­le­gas y la so­cie­dad cul­ta. Pe­ro esas te­sis siem­pre es­tán abier­ta a re­vi­sio­nes fu­tu­ras. Si las de­fi­ni­cio­nes de los dog­mas pu­die­ran ser con­tem­pla­das, re­vi­sa­das y re­in­ter­pre­ta­das, no du­do que mu­chos cien­tí­fi­cos re­gre­sa­rían al ho­gar de un cris­tia­nis­mo ol­vi­da­do. Va de su­yo que exis­te un nú­cleo al que el cris­tiano no pue­de re­nun­ciar, sal­vo que de­je de ser cris­tiano: la creen­cia en un Dios pa­dre crea­dor del cie­lo y la tie­rra, Je­sús co­mo hi­jos de Dios (sig­ni­fi­que eso lo que sig­ni­fi­que), su re­su­rrec­ción, nues­tra vi­da eter­na y una mo­ral ba­sa­da en el amor. Si se lee con aten­ción, el Cre­do no re­sul­ta na­da irra­cio­nal. Pe­ro a qué vie­ne to­do es­to, pen­sa­rá el lec­tor.

Pues vie­ne a cuen­ta de que en tiem­pos de pa­la­breo po­lí­ti­co desata­do es sano preo­cu­par­se de vez en cuan­do de las co­sas que im­por­tan de ver­dad. Por­que la des­apa­ri­ción del cris­tia­nis­mo en Eu­ro­pa no es só­lo el fin de una fe, sino una ca­tás­tro­fe cul­tu­ral. Es­cri­be San­ta­ya­na, un no cre­yen­te: “Soy hi­jo de la cris­tian­dad; mi he­ren­cia pro­ce­de de Gre­cia y Ro­ma, de la Ro­ma an­ti­gua y mo­der­na, de la li­te­ra­tu­ra y fi­lo­so­fía de Eu­ro­pa. La his­to­ria y el ar­te cris­tiano con­tie­nen to­das mis me­di­cio­nes es­pi­ri­tua­les, mi len­gua­je in­te­lec­tual y mo­ral”. Qui­zás, aña­do por mi par­te, ha­ber ol­vi­da­do es­to, cons­cien­te y cul­pa­ble­men­te, ex­pli­que la de­ca­den­cia de la UE.

En la Es­pa­ña de los si­glos XV y XVI a los ju­díos bau­ti­za­dos a la fuer­za y que se­guían en se­cre­to la ley mo­sai­ca, se les lla­ma­ba ju­dai­zan­tes o crip­to­ju­díos. Es po­si­ble que a no tar­dar mu­cho en la Unión Eu­ro­pea hablemos de un crip­to­cris­tia­nis­mo.

Si las de­fi­ni­cio­nes de los dog­mas pu­die­ran ser re­vi­sa­das y re­in­ter­pre­ta­das, no du­do que mu­chos cien­tí­fi­cos re­gre­sa­rían al ho­gar de un cris­tia­nis­mo ol­vi­da­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.