La lí­nea que se­pa­ra el de­li­to del au­to­con­su­mo

Europa Sur - - ANDALUCÍA - G. C.

Ac­tual­men­te, la Fis­ca­lía tie­ne que po­der de­mos­trar una aso­cia­ción or­ga­ni­za­da en­tre el cul­ti­va­dor y, por ejem­plo, el pro­pie­ta­rio del si­tio de cul­ti­vo, el pro­vee­dor de se­mi­llas y otros ar­tícu­los ne­ce­sa­rios pa­ra su ger­mi­na­ción. Si es­ta aso­cia­ción re­sul­ta creí­ble, el pro­vee­dor pue­de ser acu­sa­do de com­pli­ci­dad y ser pro­ce­sa­do, en par­ti­cu­lar en el ca­so de los grows­hop. Se­gún la web de THC Abo­ga­dos, “la eje­cu­ción de ac­tos de cul­ti­vo de dro­gas y es­tu­pe­fa­cien­tes son pu­ni­bles só­lo en cuan­to tien­dan a fa­ci­li­tar la pro­mo­ción, fa­vo­re­ci­mien­to o fa­ci­li­ta­ción del con­su­mo in­de­bi­do”. Es de­cir, “ha­brá cas­ti­go pe­nal pa­ra el jar­di­ne­ro cuan­do su in­ten­ción sea des­ti­nar la se­mi­lla a la ven­ta jun­to con ma­te­ria­les con los que se pue­da re­la­cio­nar que es­tas son pa­ra su cul­ti­vo o trá­fi­co”, con­ti­núan des­de THC Abo­ga­dos, que se­ña­lan que con la in­cor­po­ra­ción del ar­tícu­lo 371 se em­pie­za con el tra­ta­mien­to cri­mi­na­li­za­do de con­duc­tas que, en prin­ci­pio, no de­bían tras­cen­der de una san­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, pe­ro que, sin em­bar­go, en ra­zón de la na­tu­ra­le­za de los fi­nes per­se­gui­dos, em­pie­zan a ser cas­ti­ga­das por el De­re­cho pe­nal.

En es­te sen­ti­do, se­gún los ex­per­tos, se pue­de ha­blar de con­su­mo pa­ra tres o cin­co días a par­tir de unos ocho gra­mos diarios “co­mo can­ti­dad en que pue­de es­ta­ble­cer­se el lí­mi­te en­tre la te­nen­cia pa­ra el con­suno pro­pio y la te­nen­cia pu­ni­ble”. Tam­bién es­tá el ma­tiz de las plan­ta­cio­nes pa­ra uso com­par­ti­do, lo que se­gún el le­tra­do Juan Antonio Mar­tí­nez “no pue­de tra­du­cir­se en una pa­ten­te de cor­so, por lo que su exis­ten­cia ha de ser me­di­da siem­pre en ca­da ca­so con­cre­to y con ca­rác­ter res­tric­ti­vo”.

El Tri­bu­nal Su­pre­mo es­pe­ci­fi­ca que “la can­ti­dad de dro­ga po­seí­da es un ele­men­to pa­ra la prue­ba sub­je­ti­va del de­li­to. “Es­to es el áni­mo de des­ti­nar­la al trá­fi­co, pe­ro no el ele­men­to sub­je­ti­vo del ti­po, pues si fue­ra así bas­ta­ría con la com­pro­ba­ción de que la can­ti­dad de­ten­ta­da su­pe­ra­ba el ba­re­mo le­gal que per­mi­te su acre­di­ta­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.