El cal­va­rio de Cos­pe­dal

La pun­ti­lla a la ex nú­me­ro dos del PP, que no pla­nea­ba de­jar su es­ca­ño e in­si­núa que el ata­que tie­ne el se­llo de Sáenz de San­ta­ma­ría, fue vin­cu­lar a Ra­joy en la char­la con Vi­lla­re­jo

Europa Sur - - PANORAMA - PI­LAR CERNUDA

LA pun­ti­lla fue la pu­bli­ca­ción de la con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca de su ma­ri­do con Vi­lla­re­jo, en la que Ig­na­cio Ló­pez del Hie­rro de­cía al ex co­mi­sa­rio que su mu­jer ha­bía in­for­ma­do al “je­fe” del con­te­ni­do de la reunión de días an­tes y que és­te –só­lo po­día ser Mariano Ra­joy– “es­tá de acuer­do” con lo que ha­bla­do en el en­cuen­tro. Es de­cir, que Vi­lla­re­jo in­ves­ti­ga­ra a per­so­nas su­pues­ta­men­te vin­cu­la­das con Gür­tel y se men­cio­na­ba ex­pre­sa­men­te una fun­da­ción de la que for­ma­ba par­te Javier Are­nas.

En el PP na­die cre­yó que Ra­joy es­tu­vie­ra de acuer­do con esa vi­gi­lan­cia al ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral y ex vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno. Es de do­mi­nio pú­bli­co su es­tre­chí­si­ma re­la­ción po­lí­ti­ca y per­so­nal... co­mo lo es que des­de ha­ce años María Do­lo­res de Cos­pe­dal man­tie­ne una pro­fun­da e in­di­si­mu­la­da ani­mad­ver­sión a Are­nas, vi­sua­li­za­da en va­rios mo­men­tos en los que ha­bía que to­mar de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas en las que man­te­nían po­si­cio­nes dis­tin­tas, so­bre to­do con nom­bra­mien­tos pa­ra car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad. Más aún cuan­do se tra­ta­ba de An­da­lu­cía y la di­rec­ción na­cio­nal del par­ti­do, con Cos­pe­dal en la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral, de­bía opi­nar so­bre can­di­da­tos a las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, au­to­nó­mi­cas y ge­ne­ra­les.

El pro­ble­ma prin­ci­pal de Cos­pe- dal ha si­do no ca­li­brar el al­can­ce de su fra­ca­so de las pri­ma­rias, el es­ca­so res­pal­do de los mi­li­tan­tes. So­por­tó mal que So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría ga­na­ra la pri­me­ra vuelta y no du­dó en ofre­cer su apo­yo a Pa­blo Ca­sa­do con tal de que no ga­na­ra la mu­jer con la que lle­va­ba al má­xi­mo ex­tre­mo una ri­va­li­dad que ha im­preg­na­do la vi­da del PP en los úl­ti­mos años. Una con­fron­ta­ción que cuen­tan que tie­ne que ver con que se mi­ra­ban de reojo al ser una la mano de­re­cha de Ra­joy en el par­ti­do y la otra en el Eje­cu­ti­vo; tan­to Cos­pe­dal co­mo va­rios mi­nis­tros con­si­de­ra­ban que la vi­ce­pre­si­den­ta usa­ba el CNI pa­ra sus pro­pios in­tere­ses y, en el plano per­so­nal, por­que la ex ti­tu­lar de De­fen­sa san­gra­ba por la he­ri­da de que las ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les de su ma­ri­do siem­pre pro­vo­ca­ron mu­cho re­ce­lo, mien­tras que se acep­tó sin pro­ble­ma que el ma­ri­do de So­ra­ya acep­ta­ra un im­por­tan­te car­go en Te­le­fó­ni­ca.

LAS ‘COLOCACIONES’

Otro asun­to cu­yas con­se­cuen­cias no mi­dió bien Cos­pe­dal fue que pi­dió o exi­gió –el ver­bo lo uti­li­zan unos u otros en fun­ción de las sim­pa­tías que sien­ten ha­cia ella– que el res­pal­do a Ca­sa­do de­bía tra­du­cir­se en la en­tra­da en los ór­ga­nos de di­rec­ción del PP de una se­rie de per­so­nas de su ab­so­lu­ta con­fian­za y que los pues­tos que se ofre­cie­ran a quie­nes ha­bían apo­ya­do a So­ra­ya fue­ran de se­gun­do ni­vel. Lo con­si­guió, pe­ro eso no pro­vo­có ex­ce­si­vas sim­pa­tías, en­tre otras ra­zo­nes por­que no to­dos sus apa­dri­na­dos te­nían una tra­yec­to­ria re­le­van­te en el par­ti­do y por­que se de­jó fue­ra de jue­go a di­ri­gen­tes que apo­ya­ron a So­ra­ya, muy apre­cia­dos en el PP y que ha­bían de­mos­tra­do su va­lía, co­mo la pro­pia vi­ce­pre­si­den­ta, la ex mi­nis­tra de Tra­ba­jo Fá­ti­ma Bá­ñez o José Luis Ay­llón, pro­ba­ble­men­te el dipu­tado con más pres­ti­gio del Con­gre­so ac­tual, con ex­ce­len­tes re­la­cio­nes con to­dos los gru­pos y que co­no­ce la vi­da par­la­men­ta­ria co­mo na­die.

En ese cli­ma de in­cer­ti­dum­bre en el PP, a la es­pe­ra de que Ca­sa­do to­ma­ra de­ci­sio­nes so­bre las lis­tas elec­to­ra­les, y con in­quie­tud por­que Cs em­pe­za­ba a le­van­tar ca­be­za sin que se vie­ra una reac­ción con­tun­den­te por par­te del nue­vo equi­po de di­rec­ción, se fil­tra­ron las cin­tas de Cos­pe­dal.

En esa at­mós­fe­ra de desa­zón en la que Ca­sa­do mul­ti­pli­ca­ba su pre­sen­cia lu­chan­do ca­si so­lo an­te la ad­ver­si­dad, pues los nue­vos di­ri­gen­tes del PP eran po­co ave­za­dos y só­lo des­ta­ca­ban Teo García y Javier Ma­ro­to, el di­gi­tal mon­cloa.es pu­bli­có unas cin­tas que fue­ron un re­vul­si­vo por mu­chas ra­zo­nes. Por­que Cos­pe­dal se reunió con un ex co­mi­sa­rio mal­di­to, José Vi­lla­re­jo; por­que el en­cuen­tro fue clan­des­tino y en su des­pa­cho de la ca­lle Gé­no­va; por­que la ci­ta la pre­pa­ró su ma­ri­do, que tam­bién asis­tió... y por­que las cin­tas de­mos­tra­ban que Cos­pe­dal le hi­zo en­car­gos de in­ves­ti­ga­ción a Vi­lla­re­jo.

RA­JOY Y ARE­NAS... LE­TA­LES

No só­lo la opo­si­ción y mu­chos me­dios de co­mu­ni­ca­ción pi­die­ron la di­mi­sión de Cos­pe­dal, sino que el pro­pio Ca­sa­do re­ci­bió to­do ti­po de in­di­ca­cio­nes de que de­bía bus­car una sa­li­da hon­ro­sa e in­me­dia­ta pa­ra la ex se­cre­ta­ria ge­ne­ral. Cos­pe­dal pu­bli­có un co­mu­ni­ca­do en el que arre­me­tía con­tra la mi­nis­tra de Jus­ti­cia y re­cor­da­ba que ella nun­ca ha­bía men­ti­do, co­mo Do­lo­res Delgado. Si pen­sa­ba que es­ta­ba to­do re­suel­to, se equi­vo­ca­ba: dos días des­pués se pu­bli­ca­ba una cin­ta en la que pe­día a Vi­lla­re­jo que in­ves­ti­ga­ra a Javier Are­nas. En el PP ya no hu­bo per­dón, y me­nos aún cuan­do di­jo que in­ten­tar in­for­mar­se so­bre Gür­tel era su obli­ga­ción.

Ca­sa­do ha­bía man­te­ni­do char­las con Cos­pe­dal, que en nin­gún mo­men­to ma­ni­fes­tó su in­ten­ción de re­nun­ciar a su es­ca­ño. Trans­mi­tía que era víc­ti­ma de un ata­que, y sus afi­nes vol­vían a se­ña­lar a So­ra­ya y al CNI: Vi­lla­re­jo y Fé­lix Sanz Rol­dán, di­rec­tor de los ser­vi­cios de in­for­ma­ción, se de­tes­ta­ban mu­tua­men­te, y el ser­vi­cio de es­pio­na­je ha­bía te­ni­do ac­ce­so a las cin­tas con mi­les de ho­ras de gra­ba­cio­nes que guar­da­ba el ex po­li­cía en un es­con­di­te des­cu­bier­to por la Po­li­cía Ju­di­cial que lo in­ves­ti­ga­ba. Nun­ca se sa­brá si efec­ti­va­men­te las fil­tra­cio­nes pro­ce­dían del CNI o de al­gu­nas per­so­nas que tu­vie­ron ac­ce­so a ellas en la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial; es un se­cre­to que guar­dan los pe­rio­dis­tas que las han pu­bli­ca­do.

El lu­nes, an­tes de la reunión del Co­mi­té de Di­rec­ción del PP –en el que se sien­tan Te­je­ri­na, Zoi­do, Mon­tse­rrat y Ti­ra­do, se­gui­do­res in­con­di­cio­na­les de Cos­pe­dal–, la ex se­cre­ta­ria ge­ne­ral fue con­vo­ca­da a Gé­no­va pa­ra ver­se con Teo García y Javier Ma­ro­to. No le pi­die­ron que de­ja­ra el es­ca­ño, pe­ro sí la con­ve­nien­cia de que pen­sa­ra en su fu­tu­ro. Tras la re­ve­la­ción de las cin­tas, se­ría difícil que en­ca­be­za­ra una lis­ta elec­to­ral, in­clu­so la de To­le­do. El tiem­po que le que­da­ba co­mo dipu­tada po­día ser un cal­va­rio por el aco­so me­diá­ti­co y el re­cha­zo de bue­na par­te de sus com­pa­ñe­ros.

Al día si­guien­te, nue­va car­ga: la pu­bli­ca­ción de una lla­ma­da de Ló­pez del Hie­rro a su ami­go Vi­lla­re­jo en la que le co­mu­ni­ca­ba que el “je­fe” es­ta­ba de acuer­do con lo ha­bla­do en la reunión de Gé­no­va. La in­dig­na­ción por tra­tar de im­pli­car a Ra­joy fue ge­ne­ra­li­za­da y ya ni la ocul­ta­ban los más des­ta­ca­dos miem­bros de la di­rec­ción del PP, que con­fe­sa­ban abier­ta­men­te que es­pe­ra­ban que Cos­pe­dal die­ra un pa­so de­fi­ni­ti­vo.

Esa noche, una nu­be de pe­rio­dis­tas prác­ti­ca­men­te asal­ta­ron a Cos­pe­dal en la fies­ta del vi­gé­si­mo aniversario de La Ra­zón. Fue ta­jan­te cuan­do le pre­gun­ta­ron si re­nun­cia­ría a su es­ca­ño: “Que no, que no, que no, ya he di­cho que no”. En las ho­ras si­guien­tes de­bió pen­sár­se­lo me­jor y al día si­guien­te, a me­dia tar­de, lla­mó a Ca­sa­do a Hel­sin­ki, don­de és­te acu­día a una reunión del PP eu­ro­peo. Le co­mu­ni­có su re­nun­cia in­me­dia­ta al es­ca­ño.

No ha con­se­gui­do sa­lir por la puer­ta gran­de. No gus­tó que en su lar­go co­mu­ni­ca­do fi­gu­ra­ra la fra­se “si un par­ti­do no es ca­paz de de­fen­der a los su­yos cuan­do son in­jus­ta­men­te ata­ca­dos, no pue­de es­pe­rar que los ciu­da­da­nos con­fíen en él”. Le res­pon­dió Ma­ro­to des­de On­da Ce­ro: la con­duc­ta del PP tie­ne que ser lim­pia, ejem­plar y trans­pa­ren­te, con un men­sa­je aña­di­do: no es ade­cua­do “es­piar a un com­pa­ñe­ro”.

Cos­pe­dal no ha sa­li­do por la puer­ta gran­de de la po­lí­ti­ca tras la re­ve­la­ción de las cin­tas

J. J. GUI­LLÉN / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.