El prófugo de la ma­tan­za de Ato­cha vi­vió en Bra­sil con nom­bre fal­so dos dé­ca­das

Car­los Gar­cía se mo­vió des­de 1994 ade­más por Bolivia, Chi­le, Ar­gen­ti­na y Ve­ne­zue­la

Europa Sur - - ESPAÑA - Agen­cias

El es­pa­ñol Car­los Gar­cía Ju­liá, de­te­ni­do en Sao Pau­lo por su par­ti­ci­pa­ción en el aten­ta­do de 1977 con­tra un des­pa­cho de abo­ga­dos en Ma­drid, vi­vía en Bra­sil des­de ha­cía ca­si dos dé­ca­das, era con­duc­tor de Uber y se es­con­día ba­jo una iden­ti­dad fal­sa ve­ne­zo­la­na, in­for­ma­ron ayer fuen­tes po­li­cia­les a Efe.

Gar­cía Ju­liá, quien cum­plió en Es­pa­ña 14 de los 193 años de pri­sión a los que fue con­de­na­do, fue arres­ta­do el pa­sa­do miér­co­les por las au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas cuan­do sa­lía de su ca­sa, en el ba­rrio de Ba­rra Fun­da, y no ofre­ció re­sis­ten­cia, se­gún ex­pli­có la Po­li­cía Fe­de­ral bra­si­le­ña en una rue­da de pren­sa con­jun­ta con re­pre­sen­tan­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal de Es­pa­ña.

El es­pa­ñol lle­gó a Bra­sil en 2001 por Pa­ca­rai­ma, una empobrecida ciu­dad del es­ta­do bra­si­le­ño de Ro­rai­ma y fron­te­ri­za con Ve­ne­zue­la, pe­ro tan só­lo so­li­ci­tó su re­gis­tro de ex­tran­je­ro en 2009, cuan­do se pre­sen­tó co­mo Ge­na­ro An­to­nio Ma­te­rán, de na­cio­nal ve­ne­zo­la­na.

Las au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas, sin em­bar­go, co­men­za­ron a des­con­fiar des­pués de que no re­no­va­ra sus do­cu­men­tos, una pis­ta que lle­vó es­ta se­ma­na a su de­ten­ción a las puer­tas del do­mi­ci­lio de su pa­re­ja.

El an­ti­guo mi­li­tan­te de Fuer­za Nueva cum­plió 14 de los 193 años de pri­sión a los que fue con­de­na­do en 1980 por cin­co ase­si­na­tos y cua­tro in­ten­tos de ho­mi­ci­dio en el des­pa­cho la­bo­ra­lis­ta de Co­mi­sio­nes Obre­ras, en el nú­me­ro 55 de la ca­lle Ato­cha.

En 1994, tras cum­plir 14 años de pe­na, Gar­cía Ju­liá recibió un per­mi­so pa­ra via­jar a Pa­ra­guay por una ofer­ta de tra­ba­jo, pe­ro la de­ci­sión fue re­vo­ca­da po­co des­pués y Es­pa­ña so­li­ci­tó su re­gre­so in­me­dia­to pa­ra ter­mi­nar de cum­plir la pe­na.

El con­de­na­do, de 63 años y que te­nía 24 cuan­do co­me­tió la ma­tan­za, des­apa­re­ció e ini­ció en­ton­ces un pe­ri­plo de fu­gas por La­ti­noa­mé­ri­ca.

Des­de su des­apa­ri­ción en Bolivia, don­de vi­vió un tiem­po y ha­bía si­do en­car­ce­la­do por un de­li­to re­la­cio­na­do con el nar­co­trá­fi­co, se de­tec­tó su pre­sen­cia en Chi­le, Ar­gen­ti­na, Ve­ne­zue­la y Bra­sil, por don­de se mo­vía al dis­po­ner de do­cu­men­ta­ción a nom­bre de otras per­so­nas, in­di­có la Po­li­cía es­pa­ño­la.

Fue­ron ase­si­na­dos tres abo­ga­dos, un es­tu­dian­te de De­re­cho y un ad­mi­nis­tra­ti­vo. La al­cal­de­sa de Ma­drid, Ma­nue­la Car­me­na, for­ma­ba par­te del des­pa­cho de abo­ga­dos pe­ro no es­ta­ba allí en el mo­men­to de la ma­tan­za.

FER­NAN­DO BIZERRA / EFE

Man­dos po­li­cia­les bra­si­le­ños y es­pa­ño­les se dis­po­nen a dar una rue­da de pren­sa ayer en Sao Pau­lo so­bre la de­ten­ción de Car­los Gar­cía Ju­liá.

EFE

Car­los Gar­cía Ju­liá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.