‘Mi­ni-Mer­kel’, una apues­ta por la re­no­va­ción den­tro de la con­ti­nui­dad

Europa Sur - - MUNDO -

An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer. La su­ce­so­ra de Mer­kel al fren­te de la CDU lle­ga al car­go pa­ra de­fen­der lo que ella lla­ma las tres raí­ces del par­ti­do –la con­ser­va­do­ra, la so­cial­cris­tia­na y la li­be­ral– sin aban­do­nar el cen­tro. Su elec­ción es una apues­ta por la re­no­va­ción den­tro de la con­ti­nui­dad. Cuan­do AKK, co­mo se le co­no­ce por sus ini­cia­les, se con­vir­tió en se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la agru­pa­ción en fe­bre­ro pa­sa­do, ele­gi­da por un con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio a propuesta de Mer­kel, al­gu­nos me­dios la pre­sen­ta­ron co­mo la “prin­ce­sa he­re­de­ra”. Ella res­pon­dió que nun­ca le ha gus­ta­do el pa­pel de prin­ce­sa, ni si­quie­ra en car­na­va­les, lo que era una for­ma de mos­trar in­de­pen­den­cia fren­te a su men­to­ra. Mer­kel, por su par­te, evi­tó apo­yar­la abier­ta­men­te du­ran­te la ca­rre­ra por la su­ce­sión, pe­ro era un se­cre­to a vo­ces que era su can­di­da­ta. Su re­cha­zo abier­to al ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual la em­pa­ren­ta con los con­ser­va­do­res, pe­ro sus convicciones en política eco­nó­mi­ca y so­cial, co­mo su de­fen­sa del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra o de las cuo­tas de mu­je­res pa­ra fo­men­tar la igual­dad en las empresas, le dis­tan­cian de ellos. AKK, a quien se ha lle­ga­do a de­no­mi­nar mi­ni-Mer­kel, na­ció en Völ­klin­gen, en el Sa­rre (oes­te de Ale­ma­nia), ha­ce 55 años. Ca­tó­li­ca prac­ti­can­te, es­tá ca­sa­da des­de ha­ce 33 años con el in­ge­nie­ro Hel­mut Ka­rren­bauer, y es ma­dre de tres hi­jos, ya adul­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.