Nue­va York con los ojos de Mon­drian

El Thys­sen-Bor­ne­mis­za des­em­bar­ca en la Uni­ver­si­dad de Sevilla de la mano de En­de­sa con un pro­yec­to de reali­dad vir­tual que pro­po­ne un via­je tri­di­men­sio­nal por tres de sus obras maes­tras

Europa Sur - - CULTURA Y OCIO - Cha­ro Ra­mos

Vi­vir den­tro de un cam­po de tri­go pin­ta­do por Van Gogh al final de su vi­da, oyen­do el sil­bi­do del vien­to y el can­to de los gri­llos, se­rá po­si­ble es­ta se­ma­na en la ca­pi­tal an­da­lu­za. El Rec­to­ra­do de la Uni­ver­si­dad de Sevilla aco­ge­rá, de miér­co­les a viernes, un am­bi­cio­so pro­gra­ma que une ar­te y reali­dad vir­tual: En­trar en el cua­dro, im­pul­sa­do por el Thys­sen-Bor­ne­mis­za y En­de­sa. Es­te via­je tri­di­men­sio­nal, que du­ra apro­xi­ma­da­men­te cin­co mi­nu­tos, es gra­tui­to pa­ra el pú­bli­co y ya pue­de so­li­ci­tar­se la re­ser­va de en­tra­da en la web www.en­tra­re­nel­cua­dro.com aun­que el vi­si­tan­te tam­bién po­drá apun­tar­se en los ho­ra­rios de la ac­ti­vi­dad –de 10:00 a 20:00 sin in­te­rrup­ción– en la an­ti­gua Fá­bri­ca de Ta­ba­cos, ac­ce­dien­do por la ca­lle San Fer­nan­do.

Pa­ra Eve­lio Ace­ve­do, di­rec­tor ge­ren­te del Mu­seo Thys­sen-Bor­ne­mis­za, el pro­yec­to En­trar en el cua­dro pre­ten­de “no só­lo ofre­cer al vi­si­tan­te una per­cep­ción dis­tin­ta de al­gu­nos de los cua­dros más im­por­tan­tes de es­ta pi­na­co­te­ca na­cio­nal, cu­ya co­lec­ción com­pró el Es­ta­do en 1993, sino tam­bién lla­mar la aten­ción de nue­vos pú­bli­cos que aún no co­no­cen los fon­dos que ate­so­ra­mos, que son ade­más úni­cos en Es­pa­ña en lo que res­pec­ta a los mo­vi­mien­tos pic­tó­ri­cos que sur­gie­ron en los si­glos XIX y XX –im­pre­sio­nis­mo, ex­pre­sio­nis­mo, van­guar­dias ru­sas... ya que ape­nas es­tán en el Rei­na Sofía–, y en cuan­to a la pin­tu­ra ger­má­ni­ca y ho­lan­de­sa del XVII, que no abun­da tam­po­co en las co­lec­cio­nes del Pra­do”.

La ini­cia­ti­va, en la que co­la­bo­ran el Ins­ti­tu­to Eu­ro­peo del Di­se­ño y la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se de tec­no­lo­gía Hew­lett-Pac­kard (HP), na­ció ha­ce dos años, cuan­do En­de­sa y el Thys­sen sus­cri­bie­ron un con­ve­nio pa­ra po­ner en mar­cha ac­cio­nes que con­tri­bu­ye­ran al de­sa­rro­llo cul­tu­ral de la so­cie­dad española. En­trar en el cua­dro, es­tre­na­do en Ma­drid el año pa­sa­do, lle­ga por pri­me­ra vez a otra ciu­dad española, en es­te ca­so Sevilla, y se pre­ten­de que re­ca­le a lo lar­go de 2019 en otras cin­co ca­pi­ta­les.

“De­ci­di­mos ele­gir tres cua­dros di­fe­ren­tes, tan­to por su épo­ca co­mo por su con­te­ni­do, pa­ra que la per­cep­ción fue­ra muy dis­tin­ta”, con­ti­núa Ace­ve­do. La ex­pe­rien­cia arran­ca con Les Ves­se­nots en Au­vers (1890) de Vin­cent van Gogh, una de las jo­yas del Thys­sen-Bor­ne­mis­za. Pa­ra rea­li­zar la in­mer­sión al vi­si­tan­te se le da un equi­po que con­sis­te en unas ga­fas es­pe­cia­les de reali­dad vir­tual pe­ga­das a unos cas­cos. To­do ello va li­ga­do a una mo­chi­la-or­de­na­dor que lo co­nec­ta con la tec­no­lo­gía del es­pa­cio don­de se rea­li­za la in­mer­sión, un pe­que­ño pa­be­llón que se ase­me­ja a un iglú o a una cel­da de abe­jas.

“Una vez te co­lo­cas to­do ese com­ple­jo equi­po tec­no­ló­gi­co”, ex­pli­ca Ace­ve­do, “ve­rás en pri­mer lu­gar el cua­dro de Van Gogh co­mo si es­tu­vie­ras en la sa­la del mu­seo pe­ro lue­go, con­for­me te vas me­tien­do den­tro y te gi­ras, vas en­tran­do en el cua­dro y en la na­tu­ra­le­za, per­ci­bien­do sen­sa­cio­nes muy di­fe­ren­tes, que es lo que ofre­ce el es­pa­cio del iglú: mien­tras te mue­ves por el pai­sa­je vi­vi­rás la ex­pe­rien­cia del vien­to que te da en la ca­ra, es­cu­chas los rui­dos de pá­ja­ros y gri­llos, sien­tes la hier­ba a tus pies... Es co­mo si es­tu­vie­ras den­tro del cua­dro. Es­tá he­cho de un mo­do muy con­cien­zu­do y la pro­pia HP ha pe­di­do es­tos tra­ba­jos des­de la cen­tral de EEUU por­que es lo me­jor que han he­cho has­ta aho­ra en ma­te­ria de reali­dad vir­tual”.

El si­guien­te lien­zo es una vi­sión de la ciu­dad de Nue­va York re­tra­ta­da en 1941 por Piet Mon­drian. Cam­bian los so­ni­dos y el es­pec­ta­dor ate­rri­za de mo­do ver­ti­gi­no­so en la im­pla­ca­ble geo­me­tría de Mon­drian, el ar­tis­ta ho­lan­dés que se re­fu­gió en los Es­ta­dos Uni­dos hu­yen­do de los na­zis. New York City III es el tí­tu­lo de la obra con fran­jas de co­lo­res ho­ri­zon­tes y verticales en la que po­dre­mos in­tro­du­cir­nos. “Por un la­do ves Man­hat­tan aba­jo, co­mo si fue­ra un ma­pa, pe­ro tam­bién se te da la op­ción de in­te­grar­te en la ver­ti­ca­li­dad del cua­dro, co­mo si es­tu­vie­ras en un as­cen­sor su­bien­do por un ras­ca­cie­los”, de­ta­lla Ace­ve­do. “Es una ex­pe­rien­cia muy in­tere­san­te y po­ten­te, hay gen­te in­clu­so que se ma­rea. Y al avan­zar es co­mo si te mo­vie­ras por el ma­pa de la me­tró­po­lis, de mo­do que si te acer­cas a Har­lem oyes mú­si­ca de jazz, y si te di­ri­ges a Chi­na­town es­cu­chas mú­si­ca chi­na... Es una ex­pe­rien­cia muy ab­sor­ben­te e in­mer­si­va, vi­ves el cua­dro a tra­vés de to­dos los sen­ti­dos, no só­lo de la vis­ta, y nun­ca fal­tan el cla­xon de los ta­xis y el ru­mor de la gen­te”.

La ter­ce­ra y úl­ti­ma in­mer­sión que se pro­po­ne es al­go más se­re­na. El es­pec­ta­dor co­no­ce­rá des­de den­tro el bo­de­gón ti­tu­la­do Va­so chino con flo­res, con­chas e in­sec­tos (1628) de Balt­ha­sar van der Ast. Los ele­men­tos del lien­zo, co­mo pé­ta­los y se­mi­llas, vue­lan has­ta ir com­ple­tan­do es­ta na­tu­ra­le­za muer­ta, aun­que un abe­jo­rro quie­re acer­car­se a las f lo­res in­cor­dian­do pa­ra ello al vi­si­tan­te.

“En Ma­drid, don­de de­bu­tó, es­ta ex­pe­rien­cia fue un éxi­to y no du­da­mos de que ocu­rri­rá lo mis­mo en Sevilla. Tan­to a En­de­sa co­mo al Thys­sen nos in­tere­sa­ba”, pro­si­gue el ge­ren­te, “pro­mo­ver la cul­tu­ra a tra­vés de la tec­no­lo­gía y la in­no­va­ción cien­tí­fi­ca. La cul­tu­ra me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da de la gen­te, su co­no­ci­mien­to y su for­ma­ción. Con En­trar en el cua­dro se lo­gra des­de el dis­fru­te, por­que un mu­seo es un si­tio don­de to­dos los pú­bli­cos pue­den pa­sar­lo muy bien a la vez que apren­den”.

DE BALTHUS A BALENCIAGA

Más allá del pro­gra­ma En­trar en el cua­dro, 2019 se pre­sen­ta en el Thys­sen-Bor­ne­mis­za con un pro­gra­ma ex­po­si­ti­vo es­plén­di­do. El 19 de fe­bre­ro lle­ga­rá la re­tros­pec­ti­va de­di­ca­da a la pin­tu­ra de Balthus que han pre­pa­ra­do jun­to con la Fun­da­ción Be­ye­ler de Ba­si­lea. A par­tir del 18 de ju­nio, y du­ran­te to­do el ve­rano, Balenciaga y la pin­tu­ra española vin­cu­la­rá los pa­tro­nes, vo­lú­me­nes y crea­cio­nes de Cris­tó­bal Balenciaga, el di­se­ña­dor de mo­da es­pa­ñol más admirado e inf lu­yen­te de to­dos los tiem­pos, con la gran pin­tu­ra española de los si­glos XV a XX. “Con­ta­re­mos con 60 obras maes­tras de ar­tis­tas co­mo Go­ya, Zur­ba­rán, Ve­láz­quez, El Gre­co o Zu­loa­ga, pro­ce­den­tes de las prin­ci­pa­les co­lec­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das de nues­tro país”, avan­za Eve­lio Ace­ve­do. Y a par­tir del 15 de oc­tu­bre y has­ta enero de 2020, el Thys­sen-Bor­ne­mis­za pn­drá el foco en el si­glo XIX, tan pre­sen­te en sus co­lec­cio­nes, a tra­vés de la mues­tra Ma­net, De­gas, los im­pre­sio­nis­tas y la fo­to­gra­fía .En su­ma, un año pa­ra dis­fru­tar no só­lo vir­tual­men­te del mu­seo.

De miér­co­les a viernes la ac­ti­vi­dad acer­ca­rá la com­ple­ja tec­no­lo­gía que HP ha di­se­ña­do

FUN­DA­CIÓN EN­DE­SA

Un vi­si­tan­te con las ga­fas y la mo­chi­la-or­de­na­dor an­te el pa­be­llón-iglú don­de se rea­li­za la in­mer­sión en el cua­dro.

En­trar en tres cua­dros. Son ‘Les Ves­se­nots en Au­vers’, de Van Gogh; ‘Va­so chino con flo­res, con­chas e in­sec­tos’, de Balt­ha­sar van der Ast, y ‘New York City III’, de Mon­drian.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.