El ‘va­peo’, otra ar­ma con­tra el ta­ba­quis­mo

El uso de va­pea­do­res o ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos se abre ca­mino co­mo una he­rra­mien­ta útil pa­ra de­jar de fu­mar y re­du­cir los da­ños aso­cia­dos a la adic­ción al ta­ba­co

Europa Sur - - SALUD Y BIENESTAR - Ra­mi­ro Na­va­rro

En Es­pa­ña el nú­me­ro de fu­ma­do­res ha au­men­ta­do un 3,3% en­tre 2017 y 2019 has­ta si­tuar­se en el 23,3% de la po­bla­ción, con un con­su­mo me­dio dia­rio de 10,7 ci­ga­rri­llos se­gún las úl­ti­mas ci­fras de la En­cues­ta de Ta­ba­quis­mo. Es­te há­bi­to, aso­cia­do a mul­ti­tud de en­fer­me­da­des, ma­ta a 55.000 per­so­nas al año. Se es­ti­ma que hay 11 mi­llo­nes de fu­ma­do­res y que un ter­cio de ellos ex­pre­sa su de­seo de de­jar de fu­mar. El 70% de las per­so­nas que lo in­ten­tan fra­ca­san y vuel­ven a re­caer. En to­tal su­man unos dos mi­llo­nes de fu­ma­do­res que, pe­se a apo­yar­se en tra­ta­mien­tos y se­gui­mien­to mé­di­co, no con­si­guen la des­ha­bi­tua­ción. Co­mo en to­das las adic­cio­nes, la tran­si­ción no es fá­cil.

La lle­ga­da de ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos, va­pea­do­res y otros dis­po­si­ti­vos si­mi­la­res, se re­ve­ló pa­ra mu­chos fu­ma­do­res co­mo una al­ter­na­ti­va útil pa­ra de­jar de fu­mar. Des­de en­ton­ces, su uso ha pro­li­fe­ra­do, es­tá ac­ce­si­ble en los es­tan­cos, pe­ro aún no for­ma par­te de las re­co­men­da­cio­nes de los mé­di­cos y otros pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios. El ca­mino pa­ra tras­la­dar una in­no­va­ción al con­se­jo mé­di­co ha­bi­tual tam­po­co es una tran­si­ción fá­cil. La re­fe­ren­cia pa­ra aque­llos que pro­mue­ven su uso es Reino Uni­do. Allí las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias, tras el po­si­cio­na­mien­to del Ro­yal Co­lle­ge of Phy­si­cians, res­pal­da­ron el con­se­jo mé­di­co pa­ra pa­sar de fu­mar a

va­pear, con­ven­ci­dos de que los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos son un 95% me­nos da­ñino que los ci­ga­rri­llos tra­di­cio­na­les. En ese con­tex­to, se pre­sen­tó re­cien­te­men­te en Ma­drid la Pla­ta­for­ma pa­ra la Re­duc­ción del Da­ño por Ta­ba­quis­mo, in­te­gra­da por una vein­te­na de mé­di­cos. El por­ta­voz de es­ta ini­cia­ti­va, el doc­tor Fer­nan­do Fer­nán­dez Bueno, sub­ra­ya que “las me­di­das de ce­sa­ción que im­plan­tó el go­bierno des­de 2005 fue­ron po­si­ti­vas, pe­ro han lle­ga­do a su lí­mi­te”. Así, “se tra­ta de plan­tear al­ter­na­ti­vas al ta­ba­quis­mo uti­li­zan­do los va­pea­do­res que, en fun­ción de los es­tu­dios y la evi­den­cia ac­tual, sa­be­mos que al me­nos re­sul­tan un 95% me­nos da­ñino que el ta­ba­co”.

Fer­nán­dez Bueno es ci­ru­jano on­co­ló­gi­co y co­no­ce bien los es­tra­gos de la adic­ción. Ahí na­ció su in­te­rés por ayu­da a de­jar de fu­mar. “Son mu­chos los que han pro­ba­do tra­ta­mien­tos tra­di­cio­na­les, me­di­ca­ción o par­ches, in­clu­so te­ra­pias al­ter­na­ti­vas que no fun­cio­nan, y po­drían be­ne­fi­ciar­se de es­tos dis­po­si­ti­vos. El ob­je­ti­vo es que los va­pea­do­res o ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos, al igual que con los chi­cles o los par­ches, se ba­ra­jen en los pla­nes y le­yes con­tra el ta­ba­quis­mo y for­men par­te del con­se­jo mé­di­co”.

En Reino Uni­do lo han en­ten­di­do así y han lo­gra­do en una dé­ca­da re­du­cir el nú­me­ro de fu­ma­do­res de un 30% a un 17%. Tam­bién allí han re­for­za­do la pre­sión fis­cal y una ca­je­ti­lla de cual­quier mar­ca va­le más de 10 euros. Exis­ten modelos si­mi­la­res en Ca­na­dá, Fran­cia, No­rue­ga, Nue­va Ze­lan­da o Is­lan­dia.

“Yo ten­go pa­cien­tes que han lo

gra­do de­jar de fu­mar con te­ra­pias clá­si­cas, pe­ro aque­llos pa­cien­tes que no lo lo­gran o que en­tran en ci­clos de de­jar­lo y re­caer con­ti­nua­men­te, es in­tere­san­te po­der ofre­cer­les la al­ter­na­ti­va de los va­po­ri­za­do­res. Al me­nos que ten­gan una he­rra­mien­ta más pa­ra ami­no­rar el da­ño”, afir­ma el por­ta­voz.

La co­mu­ni­dad mé­di­ca aun no res­pal­da uná­ni­me­men­te es­ta op­ción y alu­den ge­ne­ral­men­te a que no se pue­de de­mos­trar el nu­lo da­ño del va­po­ri­za­dor. “Los crí­ti­cos di­cen que no se pue­de de­ter­mi­nar la inocui­dad de los va­po­ri­za­do­res. Tam­po­co son ino­cuos los fár­ma­cos, los par­ches o los chi­cles; pe­ro se­gui­dos por un pro­fe­sio­nal son muy úti­les. En es­ta mis­ma lí­nea, cree­mos que los va­po­ri­za­do­res pue­den ser una bue­na so­lu­ción”, des­ta­ca Fer­nán­dez Bueno.

La evi­den­cia cien­tí­fi­ca va en­gor­dan­do el cor­pus de sus de­fen­so­res. La re­vi­sión de es­tu­dios sobre ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos de 2015 y 2018 de la Agen­cia de Sa­lud Pú­bli­ca de Reino Uni­do es una de las más só­li­das. Tam­bién el año pa­sa­do, The New En­gland Jour­nal of Me­di­ci­ne pu­bli­có un es­tu­dio que de­mos­tró que los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos re­sul­ta­ron ser más efec­ti­vos que las te­ra­pias de re­em­pla­zo de ni­co­ti­na. Asi­mis­mo, hay es­tu­dios con dis­po­si­ti­vos con­cre­tos, co­mo el rea­li­za­do el año pa­sa­do por el Cen­ter for Subs­tan­ce Use Re­search de Es­ta­dos Uni­dos que de­mos­tró usua­rios pri­me­ri­zos dis­mi­nu­ye­ron drás­ti­ca­men­te, has­ta un 75%, el con­su­mo de ci­ga­rri­llos.

Reino Uni­do ha lo­gra­do re­du­cir el nú­me­ro de fu­ma­do­res de un 30% a un 17% en 10 años

REUTERS

Los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos se han con­ver­ti­do en una al­ter­na­ti­va po­pu­lar pa­ra las per­so­nas adic­tas a la ni­co­ti­na.

M. G.

El doc­tor Fer­nan­do Fer­nán­dez Bueno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.