Del To­ro re­es­cri­be a Sch­wartz: ac­tua­li­dad del te­rror ‘folk’

Europa Sur - - CULTURA Y OCIO - Car­los Co­lón

HIS­TO­RIAS DE MIE­DO PA­RA CON­TAR EN LA OSCURIDAD ★★★★★ Te­rror, EEUU, 2019, 111 min. Di­rec­ción: An­dré Øvre­dal. Guión: Dan Ha­ge­man, Ke­vin Ha­ge­man, Gui­ller­mo del To­ro, John Au­gust, Mar­cus Duns­tan, Pa­trick Mel­ton. Fo­to­gra­fía: Ro­man Osin. In­tér­pre­tes: Zoe Mar­ga­ret Co­llet­ti, Mi­chael Gar­za, Aus­tin Za­jur, Ga­briel Rush, Kath­leen Po­llard, Gil Be­llows. Ci­nes: Odeón Mul­ti­ci­nes, Puer­ta Eu­ro­pa.

Al­vin Sch­wartz (1927-1992) es –no era, es: los au­to­res vi­ven mien­tras ten­gan edi­tor y lec­to­res– un ti­po sim­pá­ti­co que es­cri­bió re­la­tos de te­rror pa­ra ado­les­cen­tes res­pe­tan­do a sus jóvenes lec­to­res, por lo que pue­den in­tere­sar tam­bién a quie­nes ha­yan de­ja­do atrás esos años con­vul­sos y fe­li­ces. Su ma­yor pe­ro no úni­co éxi­to fue la se­rie de re­la­tos agru­pa­dos en la co­lec­ción de muy su­ges­ti­vo tí­tu­lo His­to­rias de mie­do pa­ra con­tar en la oscuridad (hay edición es­pa­ño­la en Edi­to­rial Océano), es­plén­di­da­men­te ilus­tra­das por Step­hen Gam­mell, cu­yo ma­yor ha­llaz­go es ba­sar­se en el fol­clo­re ame­ri­cano ten­dien­do puen­tes des­de las le­yen­das ur­ba­nas a los re­la­tos po­pu­la­res y la glo­rio­sa tra­di­ción, a su vez tam­bién ins­pi­ra­da en el fol­clo­re, ini­cia­da por Was­hing­ton Ir­ving cu­yo Sleepy Ho­llow es­tá a pun­to de cum­plir su bi­cen­te­na­rio.

Res­pe­to al es­pec­ta­dor y gui­ños a las fuen­tes tra­di­cio­na­les del te­rror ha­cen tam­bién el en­can­to y el in­te­rés de es­ta pro­duc­ción aus­pi­cia­da por Gui­ller­mo del To­ro, que tam­bién par­ti­ci­pa en el guion jun­to a un buen equi­po de guio­nis­tas for­ma­do por Dan y Ke­vin Ha­ge­man –res­pon­sa­bles de Ho­tel Tran­sil­va­nia–, John Au­gust –co­la­bo­ra­dor de Spiel­berg y Bur­ton–, y Mar­cus Duns­tan y Pa­trick Mel­ton –guio­nis­tas de The

Co­llec­tor y The Neigh­bour– di­ri­gi­das por el pri­me­ro. Un acier­to fue tam­bién, ade­más del res­pe­to al ori­gi­nal li­te­ra­rio garantizad­o por es­te nu­me­ro­so y buen equi­po de guio­nis­tas, en­car­gar la di­rec­ción al no­rue­go An­dré Ovre­dal a quien el éxi­to de Troll Hun­ter le per­mi­tió sal­tar de su país a In­gla­te­rra pa­ra ro­dar La au­top­sia

de Ja­ne Doe, que a su vez le abrió las puertas de Holly­wood. Una elec­ción muy in­te­li­gen­te por­que en sus pe­lí­cu­las de te­rror ro­da­das en No­rue­ga, Ovre­dal –tan­to en la ya men­cio­na­da Troll Hun­ter co­mo en la por es­tre­nar­se Mor­tal– se ins­pi­ra en le­yen­das y tra­di­cio­nes, lo que le ha­cía idó­neo pa­ra con­ser­var el per­fu­me a pa­pel de li­bro vie­jo leído a oyen­tes jóvenes que tie­nen los re­la­tos de Sch­wartz.

El guion une en una so­la his­to­ria am­bien­ta­da en 1968 tres re­la­tos pre­sen­tan­do a uno de los me­jo­res mons­truos del re­cien­te ci­ne de te­rror: el Jangly Man –no el úni­co, pe­ro sí el más me­mo­ra­ble ser que apa­re­ce en la pe­lí­cu­la– in­ter­pre­ta­do por un con­tor­sio­nis­ta: un ho­rren­do ca­dá­ver pu­tre­fac­to cu­yos miem­bros pa­re­cen te­ner vi­da pro­pia co­mo si sus ex­tre­mi­da­des fue­ran las ser­pien­tes de la ca­be­za de la Gor­go­na. Y con un re­cur­so o efec­to que siem­pre fun­cio­na: la lec­tu­ra de un li­bro de te­rror en cu­yas páginas los lec­to­res se van re­co­no­cien­do. La sín­te­sis per­fec­ta en­tre un re­la­to de fic­ción y las muy reales pe­sa­di­llas so­ña­das tras oír, cuan­do éra­mos ni­ños o muy jóvenes, un cuento de te­rror en torno a una ho­gue­ra o en una ha­bi­ta­ción os­cu­ra al caer la no­che. El Jangly Man y las otras cria­tu­ras son to­do lo fie­les a las ilus­tra­cio­nes de Step­hen Gam­mell co­mo el ta­len­to del ilus­tra­dor y las ex­pec­ta­ti­vas de los se­gui­do­res de es­tos re­la­tos exi­gen.

Par­tien­do siem­pre de los re­la­tos ori­gi­na­les, y en fi­de­li­dad a ellos, Del To­ro y el equi­po de guio­nis­tas dejan en­tre­ver que los bue­nos re­la­tos de te­rror son siem­pre una pa­rá­bo­la ne­gra de los más ne­gros te­mo­res del ser hu­mano y de las cruel­da­des que pue­da co­me­ter. En es­te ca­so el fon­do de co­rrup­ción po­lí­ti­ca (Ni­xon), gue­rra (Viet­nam) e in­to­le­ran­cia (ra­cis­mo) cum­ple esa fun­ción den­si­fi­can­do el di­ver­ti­men­to. Una agra­da­ble sor­pre­sa ve­ra­nie­ga.

D. S.

‘His­to­rias de mie­do...’ se re­ve­la co­mo un fil­me en­can­ta­dor e in­te­li­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.