PRES­TA­CIO­NES

EVO (Spain) - - SUPERTEST -

El Golf con su trac­ción to­tal, la trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de do­ble em­bra­gue y su sis­te­ma de launch­con­trol, es un dis­pa­ro sa­lien­do des­de pa­ra­do. Se­lec­ciono el mo­do Sport del ESP, man­ten­go el co­che su­je­to pi­san­do el freno y ace­le­ro a fon­do. Des­pués de sol­tar el freno, el R pa­re­ce to­mar­se una bre­ví­si­ma pau­sa pa­ra co­ger ai­re y sa­lir co­mo una ba­la has­ta al­can­zar los 100 km/h en ape­nas 4,6 se­gun­dos. A par­tir de esa ve­lo­ci­dad, el VW ace­le­ra con una ener­gía que sus ri­va­les no son ca­pa­ces de igua­lar. La ca­ja de cam­bio me­te mar­chas muy rá­pi­do y el Golf ga­na ve­lo­ci­dad sin apa­ren­te es­fuer­zo.

Arran­car rá­pi­do con el Re­nault y el Hon­da re­quie­re un par de en­sa­yos pa­ra en­con­trar la téc­ni­ca per­fec­ta. El Mé­ga­ne re­sul­ta más dra­má­ti­co, de­rra­pan­do de de­lan­te y mos­trán­do­se más brus­co en la tran­si­ción de pri­me­ra a se­gun­da ve­lo­ci­dad, con apre­cia­bles sa­cu­di­das en la trans­mi­sión. La sen­sa­ción de em­pu­je es bru­tal y al­can­za los 100 km/h en 6,1 se­gun­dos.

Sa­lir con el Ci­vic exi­ge una me­nor tor­tu­ra me­cá­ni­ca, en parte por­que el mo­tor dos li­tros tur­bo no pa­sa de 3.500 rpm en pa­ra­do. Aun así, es su­fi­cien­te pa­ra que, con un po­co de des­li­za­mien­to de las rue­das de­lan­te­ras, al­can­ce los 100 km/h 0,2 se­gun­dos más rá­pi­do que el Re­nault.

Una vez lan­za­dos, las di­fe­ren­cias en­tre es­tos tres co­ches se re­du­cen con­si­de­ra­ble­men­te, aun­que por ló­gi­ca el Mé­ga­ne que­da un po­co por de­trás en las re­cu­pe­ra­cio­nes de­bi­do a su me­nor po­ten­cia –eso sí, ha­bla­mos de dé­ci­mas–.

Vien­do su des­plie­gue en la prue­ba de ace­le­ra­ción, lla­ma la aten­ción en­con­trar al Golf en el úl­ti­mo lu­gar en la ma­nio­bra de fre­na­da. Su me­jor y peor dis­tan­cia son las más lar­gas de los tres, y el pe­dal se que­da­ba de­ma­sia­do es­pon­jo­so des­pués de cua­tro fre­na­das; de he­cho, tras diez ma­nio­bras de de­ten­ción, el pe­dal lle­ga­ba has­ta la mo­que­ta y sa­lía hu­mo de las pas­ti­llas. Por el con­tra­rio, el pe­dal del Re­nault se em­pe­zó a ablan­dar a par­tir de la sép­ti­ma fre­na­da, y só­lo el so­ni­do de fric­ción te ha­cía en­tre­ver que los fre­nos Brem­bo es­ta­ban más ca­lien­tes de lo nor­mal.

Por po­co, el me­jor en es­ta ma­nio­bra ha si­do el Hon­da. Sus dis­tan­cias de fre­na­da se alar­ga­ban un po­co en ca­da ejer­ci­cio, pe­ro el pe­dal per­ma­ne­ció fir­me y los fre­nos siem­pre trans­mi­tían dis­po­ner de su­fi­cien­te mor­dien­te, in­clu­so des­pués de la dé­ci­ma pa­sa­da.

El VW ace­le­ra con una ener­gía que sus ri­va­les no son ca­pa­ces de igua­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.