MAIL EVO

EVO (Spain) - - SUMARIO - Joa­quín Ro­drí­guez

SI HA­CE NO TAN­TOS AñOS A CUAL­QUIER AFI­CIO­NA­DO A LOS CO­CHES le hu­bie­sen plan­tea­do una pre­gun­ta so­bre com­pac­tos de­por­ti­vos, se­gu­ra­men­te más de uno se hu­bie­se lle­va­do ex­tra­ña­do las ma­nos a la cabeza, o se hu­bie­se echa­do a reír. Es cier­to que en los 80 vi­vi­mos una época do­ra­da pa­ra los GTI, pe­ro en aquel en­ton­ces era im­pen­sa­ble que aque­llos que nos pa­re­cían pe­que­ños cohetes de bol­si­llo con rue­das pu­die­sen lle­gar ni a acer­car­se si­quie­ra al com­por­ta­mien­to y – mu­cho me­nos– las pres­ta­cio­nes de los con­si­de­ra­dos au­tén­ti­cos de­por­ti­vos.

Sin em­bar­go, a día de hoy es una reali­dad que hay com­pac­tos vi­ta­mi­na­dos que son ca­pa­ces de po­ner en un aprie­to a co­ches que ca­si les do­blan en po­ten­cia… y, so­bre to­do, mul­ti­pli­can aún más su pre­cio. In­clu­so se ha­bla ya de ‘hi­per­com­pac­tos’, en un afán por bus­car una nue­va de­no­mi­na­ción pa­ra de­fi­nir a unos po­cos que su­pe­ran lo con­ce­bi­ble en­tre el res­to de com­pac­tos a los que ya es­ta­mos más acos­tum­bra­dos, y que con­for­man el gru­po de los com­pac­tos de­por­ti­vos – o, co­mo a mi en­ten­der lla­man los bri­tá­ni­cos más acer­ta­da­men­te, hot­hatch– más ase­qui­bles y ven­di­dos.

Asi­mis­mo, en di­cho gru­po pue­den dis­tin­guir­se a su vez al me­nos dos per­fi­les: el de com­pac­to pres­ta­cio­nal, pe­ro po­li­va­len­te; y el ti­po de com­pac­to que, además de pres­ta­cio­nes, ofre­ce un plus de sen­sa­cio­nes al vo­lan­te. Sin du­da, de los pro­ta­go­nis­tas de la pre­gun­ta del mes, el VW Golf GTI per­te­ne­ce­ría al pri­mer per­fil, mien­tras el Re­nault Mé­ga­ne R.S. se si­tua­ría en el se­gun­do.

Y aquí es don­de lle­ga el quid de la cues­tión. Si bien es un he­cho in­ne­ga­ble que el Golf GTI pue­de sa­tis­fa­cer a un pú­bli­co mu­cho más ex­ten­so co­mo bien se des­cri­be al prin­ci­pio del ar­tícu­lo, tam­bién po­dría de­cir­se que, ba­jo mi pun­to de vis­ta, es­ta gran vir­tud se con­vier­te en su mayor de­fec­to. Y es que el ale­mán si­gue una pre­mi­sa muy pro­pia de la men­ta­li­dad de sus crea­do­res, con­sis­ten­te en que “si al­go fun­cio­na, no lo cam­bies”.

Eso ha­ce que, al igual que po­de­mos con­si­de­rar el Golf GTI co­mo un com­pac­to po­li­va­len­te, so­brio y equi­li­bra­do, otra for­ma de ver­lo se­ría la de un co­che que pe­ca de ano­dino, po­co ex­ci­tan­te y con­ser­va­dor. To­do lo con­tra­rio que su ri­val fran­cés, en el que has­ta en su ver­sión más “des­ca­fei­na­da” co­mo la uti­li­za­da pa­ra la prue­ba se in­tu­ye una apues­ta por la in­no­va­ción – sir­va de ejem­plo la tec­no­lo­gía apli­ca­da a las rue­das tra­se­ras di­rec­tri­ces–, que asu­me una se­rie de ries­gos, a mi pa­re­cer, más que loa­bles, ta­les co­mo es­tar orien­ta­do a un ni­cho de mer­ca­do muy re­du­ci­do, o te­ner que su­pe­rar la exi­to­sa he­ren­cia com­pe­ti­ti­va de sus pre­de­ce­so­res.

Su­pon­go que el ha­ber si­do pro­pie­ta­rio de me­dia do­ce­na de mo­de­los de la sa­ga Ty­pe R – in­clu­yen­do un Ac­cord, un In­te­gra y va­rios Ci­vic de ca­da una de sus ge­ne­ra­cio­nes– de­la­ta a qué pú­bli­co per­te­nez­co de en­tre a quie­nes van di­ri­gi­dos es­ta cla­se de co­ches. En con­se­cuen­cia, de mo­do si­mi­lar a co­mo en el ar­tícu­lo se ha­ce én­fa­sis en la ver­sa­ti­li­dad del Golf GTI – pe­ro en sen­ti­do opues­to–, mi aten­ción se cen­tra inevi­ta­ble­men­te en el co­che que su­po­ne una evo­lu­ción mayor des­de el sim­ple de­ta­lle de no ‘re­ci­clar’ ele­men­tos del pa­sa­do – co­mo la ta­pi­ce­ría de cua­dros o el po­mo de pe­lo­ta de golf de su con­trin­can­te– y que, por eso mis­mo, en­cuen­tro que apor­ta mu­chas más tra­zas de las ca­rac­te­rís­ti­cas que se es­pe­ran de un com­pac­to de­por­ti­vo. Y ese mo­de­lo que, a pe­sar del sor­pren­den­te da­to de su li­ge­ro so­bre­pe­so, en­ca­ja me­jor con el con­cep­to hot­hatch es el Mé­ga­ne R.S.

Joa­quín ha ga­na­do un Pors­che GT3 Cup de Play­mo­bil va­lo­ra­do en 47 e.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.