MUS­TANG BU­LLITT

El úl­ti­mo Bu­llitt, a años luz tec­no­ló­gi­ca­men­te del Mus­tang Fast­back de 1968 de la pe­lí­cu­la del mis­mo nom­bre, in­ten­ta tras­la­dar­nos al pa­sa­do y ha­cer­nos sen­tir co­mo el fa­mo­so ac­tor Ste­ve McQueen.

EVO (Spain) - - SUMARIO - Isaac Her­nán­dez

FORD HA QUE­RI­DO CE­LE­BRAR el 50 aniver­sa­rio de la mí­ti­ca pe­lí­cu­la Bu­llitt por to­do lo al­to, con el Mus­tang más po­ten­te de to­da la ga­ma. En ver­de, por su­pues­to.

He­mos via­ja­do a Ca­li­for­nia, EE.UU., pa­ra pro­bar la ver­sión ame­ri­ca­na de es­te de­por­ti­vo, cu­ya va­rian­te eu­ro­pea se pre­sen­tó en el pa­sa­do Sa­lón de Gi­ne­bra con el mis­mo pro­pul­sor... pe­ro con al­gu­nos ca­ba­llos me­nos.

Es­ta ver­sión a la que ha­ce­mos re­fe­ren­cia es la ter­ce­ra edi­ción Bu­llitt en la que ha tra­ba­ja­do el equi­po Mus­tang, y tam­bién la más po­ten­te. El mo­tor 5.0 V8 pro­du­ce 480 CV – es de­cir, 30 CV más que el Mus­tang GT–, y per­mi­te al Bu­llit al­can­zar una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 262 km/h.

Al igual que en las edi­cio­nes Bu­llitt de 2001 y 2008, Ford di­ce que es­te nue­vo Bu­llitt es “mi­ni­ma­lis­ta”, ya que el mí­ti­co Mus­tang GT 390 Fast­back de co­lor ver­de que apa­re­cía en el lar­go­me­tra­je no con­ta­ba con nin­gún em­ble­ma. Así, des­apa­re­cen el caballito de la pa­rri­lla –pin­ta­da en ne­gro bri­llo– y los em­ble­mas 5.0 de los la­te­ra­les.

Los que no son mi­ni­ma­lis­tas son los fre­nos Brem­bo, pin­ta­dos en co­lor ro­jo bri­llan­te, que aso­man en­tre los ra­dios de las llan­tas re­tro de 19 pul­ga­das. El di­se­ño ex­te­rior se com­ple­ta con de­ta­lles cro­ma­dos al­re­de­dor de las ven­ta­nas y la pa­rri­lla.

Abri­mos la puer­ta y nos da la bien­ve­ni­da un lo­go­ti­po Bu­llitt en el um­bral. Na­da más su­bir al ha­bi­tácu­lo nos en­con­tra­mos arro­pa­dos por cue­ro ne­gro con cos­tu­ras ver­des y de­ta­lles en alu­mi­nio y pla­tea­dos. Pa­ra que no nos ol­vi­de­mos del co­che en el que es­ta­mos, el vo­lan­te cuen­ta –una vez más– con el lo­go­ti­po de Bu­llitt. Y so­bre el sal­pi­ca­de­ro, fren­te al asien­to del co­pi­lo­to, nos sa­lu­da una pla­ca con el nú­me­ro de uni­dad co­rres­pon­dien­te –en nues­tro ca­so, el Bu­llitt MP007–.

La pa­lan­ca de cam­bios, de­co­ra­da con una bo­la de bi­llar blan­ca co­mo la que tie­ne el Bu­llitt ori­gi­nal de 1968, nos in­vi­ta a des­per­tar a la bes­tia. Apretamos el bo­tón de arranque y el V8 ru­ge sin pie­dad. Pa­ra quie­nes no quie­ran mo­les­tar a sus ve­ci­nos, se pue­de es­co­ger un mo­do de arranque si­len­cio­so, pe­ro quien com­pra es­te co­che desea que sue­ne co­mo de­be ha­cer­lo un buen V8. Nues­tro Bu­llitt es­tá programado pa­ra tro­nar.

Al igual que el Mus­tang GT, cuen­ta con dis­tin­tas en­to­na­cio­nes ac­ce­si­bles a tra­vés de un bo­tón en el sal­pi­ca­de­ro –GT, Track y Drag Strip–. Pe­ro, a di­fe­ren­cia del GT, el Bu­llitt tie­ne una mú­si­ca es­pe­cial, más gu­tu­ral. Los in­ge­nie­ros de Ford han he­cho del so­ni­do su ver­da­de­ra prio­ri­dad. La subida de vuel­tas vie­ne

acom­pa­ña­da de un bra­mi­do que siem­pre pi­de más, que rue­ga que lle­gue­mos a la ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 262 km/h.

Pe­ro va­mos por la au­to­pis­ta 1 de Ca­li­for­nia y por aquí no se pue­de co­rrer tan­to. Nos di­ri­gi­mos a San Fran­cis­co pa­ra vi­si­tar la mis­ma ca­lle Tay­lor don­de se ro­dó la prin­ci­pal es­ce­na de la per­se­cu­ción de la pe­lí­cu­la Bu­llitt. Ba­ja­mos por Tay­lor Street y gi­ra­mos a la iz­quier­da por Fil­bert Street. En­ton­ces, em­pie­zan a so­nar las alar­mas de otros co­ches a nues­tro pa­so. Por suer­te, el 5.0 es ca­paz de mo­ver al co­che a vir­tual­men­te cual­quier ré­gi­men, de ma­ne­ra que po­de­mos abu­sar de las mar­chas lar­gas mien­tras aban­do­na­mos la ciu­dad co­mo tam­bién hi­cie­ra McQueen en la pe­lí­cu­la. Cru­za­mos el Golden Ga­te ha­cia Sau­sa­li­to. Una de las es­ce­nas de Bu­llitt se iba a ro­dar en el puen­te, pe­ro las au­to­ri­da­des de la ciu­dad lo pen­sa­ron me­jor y no otor­ga­ron la li­cen­cia ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer una per­se­cu­ción so­bre la ba- hía. Aca­ba­ron fil­man­do al nor­te, por don­de con­du­ci­mos aho­ra nues­tra bra­man­te ba­la ver­de.

Una di­rec­ción con asis­ten­cia eléc­tri­ca muy bien pues­ta a pun­to, los fre­nos Brem­bo de seis pis­to­nes y la amor­ti­gua­ción adap­ta­ti­va Mag­neRi­de – op­cio­nal, pe­ro ca­si im­pres­cin­di­ble pa­ra man­te­ner a ra­ya los 1.680 ki­los de pe­so– con­vier­ten al Bu­llitt en un dis­po­si­ti­vo ideal pa­ra con­du­cir a al­ta ve­lo­ci­dad por ca­rre­te­ras de mon­ta­ña no de­ma­sia­do re­vi­ra­das.

Le pre­gun­to a Carl Wid­mann, in­ge­nie­ro je­fe de Mus­tang, có­mo se­rá el Bu­llitt den­tro de otros 50 años, pen­san­do que en­ton­ces es po­si­ble que cuen­te con al­gu­na cla­se de hi­bri­da­ción. Carl de­ja cla­ro que, sea lo que sea, tie­ne que to­car­nos el al­ma des­de un pun­to de vis­ta emo­cio­nal. “Es­te co­che tie­ne que ver mu­cho con el so­ni­do, que le da al co­che esa per­so­na­li­dad que te di­ce. ¿Es­tás se­gu­ro de que quie­res de­jar de ace­le­rar?”.

El Bu­llitt se pue­de ele­gir só­lo en dos co­lo­res: el ver­de de las fotos –el mis­mo tono del co­che que sa­lía en la pe­lí­cu­la– y ne­gro. En Es­pa­ña se pon­drá a la ven­ta a fi­na­les de año. Por den­tro, lo más lla­ma­ti­vo es el po­mo de co­lor blan­co co­mo el que lle­va­ba el Mus­tang GT 390 Fast­back y los asien­tos Re­ca­ro es­pe­cí­fi­cos pa­ra es­ta ver­sión Bu­llitt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.