JEAN- ÉRIC VER­GNE

Des­de ni­ño, es­te fran­cés era una de las gran­des es­pe­ran­zas del au­to­mo­vi­lis­mo mun­dial... y aca­ba de pro­cla­mar­se cam­peón de la Fórmula E, la má­xi­ma competición de mo­no­pla­zas eléc­tri­cos.

EVO (Spain) - - SUMARIO - por ser­gio ro­drí­guez

No triun­fó en la Fórmula 1... pe­ro aca­bar de pro­cla­mar­se cam­peón de la Fórmula E

Ees­te es un mun­do com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te pa­ra mí. No tie­ne na­da que ver con mi época en la Fórmula 1. Tam­po­co yo soy el mis­mo. Ni si­quie­ra me pa­rez­co en un 1% a lo que era en­ton­ces”. Es­tas fue­ron las pa­la­bras de Jean-Éric Ver­gne na­da más pro­cla­mar­se, el pa­sa­do mes de ju­lio, cam­peón de la Fórmula E; el cam­peo­na­to de mo­no­pla­zas eléc­tri­cos.

La vida del que era con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo la mayor jo­ya del au­to­mo­vi­lis­mo fran­cés, jun­to a Ro­main Gros­jean y al fa­lle­ci­do Ju­les Bian­chi –“es­to va por Ju­les”, ex­cla­mó Ver­gne por la ra­dio del equi­po en ho­me­na­je a su ami­go tras ga­nar la Fórmula E–, ha da­do mu­chas vuel­tas en los úl­ti­mos años. Jean-Éric no ha lo­gra­do con­so­li­dar­se co­mo pi­lo­to ofi­cial en la Fórmula 1, al­go a lo que pa­re­cía pre­des­ti­na­do, pe­ro ha con­se­gui­do ha­cer­se un hue­co en­tre la éli­te de una de las dis­ci­pli­nas au­to­mo­vi­lís­ti­cas con más fu­tu­ro.

Cuan­do tu pa­dre es pro­pie­ta­rio de una pis­ta de kar­ting en las afue­ras de Pa­rís es re­la­ti­va­men­te fá­cil que tu vida aca­be ín­ti­ma­men­te li­ga­da al mun­do del mo­tor. De he­cho, Ver­gne ape­nas con­ta­ba con “cin­co o seis años de edad” cuan­do se subió por pri­me­ra vez a un kart. En­se­gui­da de­bu­tó de for­ma ofi­cial en la es­pe­cia­li­dad, de­mos­tran­do que te­nía gran­des cua­li­da­des pa­ra con­ver­tir­se en un pi­lo­to de ta­lla mun­dial. Así, en 2001 y con só­lo 11 años, se pro­cla­mó ven­ce­dor del cam­peo­na­to fran­cés de la ca­te­go­ría Ro­tax Max –pa­ra jó­ve­nes pro­me­sas–. Ape­nas cua­tro años des­pués, en 2005 y ya com­pi­tien­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal, lo­gró el sub­cam­peo­na­to de Eu­ro­pa de la di­vi­sión ICA; mien­tras que la tem­po­ra­da si­guien­te fi­na­li­zó en el sép­ti­mo pues­to del mun­dial de Fórmula A, la má­xi­ma ca­te­go­ría del kar­ting en aque­llos tiem­pos.

Su irrup­ción en el mun­do de los mo­no­pla­zas tam­bién fue arro­lla­do­ra. En 2007, de­bu­tó en la Fórmula Cam­pus Re­nault Elf –la ac­tual Fórmula 4 fran­ce­sa–, el cam­po de prue­bas en el que to­dos los gran­des ta­len­tos del au­to­mo­vi­lis­mo ga­lo sue­len dar sus pri­me­ros pa­sos. Ver­gne se al­zó con el tí­tu­lo des­pués de lo­grar seis vic­to­rias y diez po­dios en tre­ce ca­rre­ras.

Aque­lla es­pec­ta­cu­lar ac­tua­ción hi­zo que Red Bull se fi­ja­ra en él y le fi­cha­ra pa­ra su Ju­nior Team. El fran­cés no con­ta­ba con un gran pre­su­pues­to eco­nó­mi­co, por lo que la lle­ga­da del apo­yo de la es­cu­de­ría aus­tria­ca fue un im­pul­so fun­da­men­tal a su ca­rre­ra. Aun­que, pa­ra ello, an­tes tu­vo que mos­trar su va­lía fren­te a otras de las gran­des pro­me­sas del au­to­mo­vi­lis­mo mun­dial. “Sa­bía que des­pués de com­pe­tir en kar­ting ten­dría que pa­sar a la Fórmula Re­nault 2.0 y eso me cos­ta­ría 500.000 eu­ros si que­ría es­tar en un buen equi­po. En­ton­ces, op­té por dispu­tar la Fórmula Cam­pus. La fe­de­ra­ción de au­to­mo­vi­lis­mo fran­ce­sa me ayu­dó y ga­né el tí­tu­lo. Hi­ce una bue­na tem­po­ra­da, con mu­chas vic­to­rias, y eso me dio la opor­tu­ni­dad de ha­cer el test con Red Bull… don­de tu­ve que lu­char con otros 20 pi­lo­tos”, ex­pli­ca.

Allí co­men­zó su re­la­ción con el exi­gen­te, pe­ro efi­caz, Hel­mut Mar­ko – ex­pi­lo­to y ac­tual ase­sor de la es­cu­de­ría Red Bull Ra­cing de Fórmula 1, que tam­bién des­cu­brió a pi­lo­tos co­mo Se­bas­tian Vet­tel, Max Vers­tap­pen o Da­niel Ric­ciar­do–, quien co­men­zó ha­cién­do­le com­pe­tir du­ran­te los dos años si­guien­tes en la Eu­ro­cup Fórmula Re­nault 2.0 y en la Fórmula Re­nault 2.0 WEC de for­ma si­mul­tá­nea. En su se­gun­da tem­po­ra­da lo­gró el sub­cam­peo­na­to de am­bos cer­tá­me­nes.

De la mano de Red Bull, en 2010 dio el sal­to a la Fórmula 3 bri­tá­ni­ca. Una vez más, con­si­guió el tí­tu­lo en su año de de­but, con 13 vic­to­rias, 11 po­les, 13 vuel­tas rá­pi­das y 20 po­dios en 30 ca­rre­ras. Además, tu­vo la opor­tu­ni­dad de dispu­tar seis prue­bas de la Fórmula Re­nault 3.5 – an­te­rior­men­te co­no­ci­da co­mo la Re­nault World Se­ries–, al­zán­do­se con el triun­fo en Sil­vers­to­ne y con­si­guien­do otros tres po­dios más. To­do ello le sir­vió pa­ra que To­ro Ros­so, fi­lial de Red Bull, le ofre­cie­ra rea­li­zar un test a los man­dos de un Fórmula 1.

Tras los gran­des re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en las es­ca­sas ca­rre­ras en las que com­pi­tió el año an­te­rior, el fran­cés co­men­zó la tem­po­ra­da co­mo cla­ro fa­vo­ri­to a la vic­to­ria fi­nal en las World Se­ries 2011. Sin em­bar­go, y pe­se a lu­char por el tí­tu­lo has­ta la úl­ti­ma ci­ta del cam­peo­na­to –a la que lle­gó en se­gun­da po­si­ción–, fi­nal­men­te el ca­na­dien­se Ro­bert Wic­kens se lo arre­ba­tó des­pués de una po­lé­mi­ca co­li­sión en la se­gun­da cur­va de la prue­ba, que obli­gó a am­bos a aban­do­nar y de­can­tó el tí­tu­lo a fa­vor de Wic­kens.

Pe­se a to­do, To­ro Ros­so con­tra­tó a Ver­gne pa­ra ejer­cer co­mo ter­cer pi­lo­to de la es­cu­de­ría de Fórmula 1 y dispu­tar las primeras se­sio­nes li­bres de los úl­ti­mos Gran­des Pre­mios de la tem­po­ra­da 2011, con el ob­je­ti­vo de que acu­mu­la­ra ki­ló­me­tros de ex­pe­rien­cia. A fi­na­les de ese año lle­gó su prue­ba de fue­go: Red Bull or­ga­ni­zó en Abu Dha­bi un test pa­ra eva­luar a sus jó­ve­nes va­lo­res. Ver­gne lo­gró los me­jo­res re­gis­tros de la se­ma­na con re­la­ti­va co­mo­di­dad y, el 14 de di­ciem­bre de 2011, To­ro Ros­so anun­ció que el fran­cés se­ría uno de sus pi­lo­tos ti­tu­la­res en 2012.

Co­mo com­pa­ñe­ro de equi­po ten­dría al tam­bién jo­ven­cí­si­mo y ta­len­to­so pi­lo­to aus­tra­liano Da­niel Ric­ciar­do,

que con­ta­ba con un año de ex­pe­rien­cia en la F1. Pe­ro, pa­ra sor­pre­sa de to­dos, Ver­gne su­peró por 16 pun­tos a Ric­ciar­do en la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral del mun­dial, tras lo­grar pun­tuar en cua­tro Gran­des Pre­mios.

El año 2013 no se po­día pre­sen­tar me­jor pa­ra el pi­lo­to ga­lo. En el ho­ri­zon­te, una mo­ti­va­ción ex­tra: un más que po­si­ble asien­to en Red Bull al fi­na­li­zar la tem­po­ra­da.

Sin em­bar­go, Ver­gne per­dió la ba­ta­lla con Ric­ciar­do, que­dan­do sie­te pun­tos por de­trás de él en la cla­si­fi­ca­ción fi­nal. De es­ta for­ma, el aus­tra­liano le qui­tó el asien­to en uno de los me­jo­res co­ches de la pa­rri­lla y una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra as­pi­rar en el fu­tu­ro a los po­dios y las vic­to­rias – al­go que Ric­ciar­do sí ha lo­gra­do–. En 2014, y con Da­niil Kv­yat co­mo nue­vo com­pa­ñe­ro de equi­po en To­ro Ros­so, Ver­gne cua­jó su me­jor tem­po­ra­da en la ca­te­go­ría, fi­na­li­zan­do 13º – con 22 pun­tos– y pun­tuan­do en sie­te ca­rre­ras.

Pe­ro, a pe­sar de que aca­bó el año ca­si tri­pli­can­do en pun­tos al ru­so, Red Bull sor­pren­den­te­men­te de­ci­dió que se­ría Kv­yat quien ocu­pa­ría el asien­to que de­ja­ba li­bre Se­bas­tian Vet­tel, tras su mar­cha a Fe­rra­ri. No obs­tan­te, to­do pa­re­cía in­di­car que la con­ti­nui­dad de Ver­gne en la má­xi­ma ca­te­go­ría es­ta­ba ase­gu­ra­da… has­ta que Hel­mut Mar­ko, mano de­re­cha de Die­trich Ma­tes­chitz – el man­da­más de Red Bull–, de­ci­dió apos­tar por Carlos Sainz Jr., de­jan­do a Ver­gne en la es­ta­ca­da.

Re­cien­te­men­te, el fran­cés se des­pa­cha­ba a gus­to en una en­tre­vis­ta pa­ra F1To­day: “Es gra­cio­so, por­que mi pri­mer obs­tácu­lo pa­ra se­guir en la F1 fue Red Bull. Cuan­do las co­sas van bien con ellos, es ge­nial, pe­ro cuan­do no, no tie­nes don­de ir. Ellos me lle­va­ron a la F1, pe­ro tam­bién hi­cie­ron que yo sa­lie­ra de allí”. Aun­que re­co­no­ció la parte po­si­ti­va de to­do: “Fui el me­jor pi­lo­to de aquel test – de fi­na­les de 2007– jun­to con Da­niel Ric­ciar­do y, des­de en­ton­ces, Red Bull siem­pre me apo­yó, así que nun­ca tu­ve que bus­car pa­tro­ci­na­do­res. Tu­ve la suer­te de en­con­trar­me con ellos por­que con­tro­la­ron mi ca­rre­ra y siem­pre me bus­ca­ron asien­to en un buen equi­po”, co­men­ta­ba so­bre su ex­pe­rien­cia con la es­cu­de­ría aus­tria­ca.

En 2015, y sin vo­lan­te en la F1, Ver­gne de­ci­dió apos­tar por la Fórmula E, a la que lle­gó de la mano del equi­po An­dret­ti Au­tos­port. Al prin­ci­pio, lo que más le lla­mó la aten­ción fue que la prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre la nue­va competición y el Gran Cir­co no se en­con­tra­ba en los mo­no­pla­zas, “que son bas­tan­te si­mi­la­res ex­cep­tuan­do, ló­gi­ca­men­te, que los mo­to­res de los F1 son mu­cho más po­ten­tes y los co­ches de la Fórmula E muy pe­sa­dos, lo que ha­ce que sean más di­fí­ci­les de ma­ne­jar”, sino en las pis­tas: “en la F1 nun­ca co­rre­rías por las ca­lles de Puer­to Ma­de­ro –Ar­gen­ti­na– o de Pa­rís. Los cir­cui­tos de la Fórmula E son mu­cho más es­tre­chos, con más ba­ches y el mu­ro es­tá muy cer­ca, por lo que la sen­sa­ción de ve­lo­ci­dad que se ge­ne­ra es, a ve­ces, in­clu­so más al­ta. Además, cuan­do llue­ve, de­bi­do a las lí­neas pin­ta­das de la ciu­dad, es ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil con­du­cir: es co­mo ha­cer un rally pe­ro con mu­ros por to­dos la­dos”. Esa pri­me­ra tem­po­ra­da ter­mi­nó sép­ti­mo en la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral y lo­gró dos po­dios, tres po­les y la vuel­ta rá­pi­da en la ca­rre­ra de Mó­na­co.

Además, a me­dia­dos de 2015, Ver­gne em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo pi­lo­to de prue­bas de Fe­rra­ri, pues­to que ejer­ció has­ta prin­ci­pios de 2017, cuan­do de­ci­dió cen­trar­se en ex­clu­si­va en la competición de mo­no­pla­zas eléc­tri­cos. De he­cho, Jean-Éric ha si­do cla­ve en la gran evo­lu­ción de la es­cu­de­ría de Ma­ra­ne­llo que, ac­tual­men­te, le es­tá per­mi­tien­do vol­ver a lu­char por un tí­tu­lo, el de cons­truc­to­res, que se le re­sis­te des­de el año 2008.

Du­ran­te 2016, Ver­gne com­bi­nó su pa­pel co­mo pro­ba­dor de Fe­rra­ri con su se­gun­da tem­po­ra­da en la Fórmula E – en es­ta oca­sión, co­rrien­do pa­ra DS Vir­gin Ra­cing–, con­si­de­ra­da co­mo de tran­si­ción y adap­ta­ción y en la que fi­na­li­zó no­veno. Ese año, Jean-Éric re­ci­bió una ofer­ta de Pors­che pa­ra dispu­tar las 24 Ho­ras de Le Mans, pe­ro Fe­rra­ri im­pi­dió que la acep­ta­se. Tam­bién se ba­ra­jó su re­gre­so a la F1, co­mo po­si­ble pi­lo­to de Lo­tus o Haas, aun­que fi­nal­men­te nin­gu­na de las dos op­cio­nes cris­ta­li­zó.

“La Fórmula E pue­de atraer a la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de com­pra­do­res de co­ches eléc­tri­cos”

En 2017, lle­gó a su ac­tual es­cu­de­ría, la chi­na Te­chee­tah, y aca­bó quin­to el cam­peo­na­to, con una vic­to­ria y cua­tro se­gun­dos pues­tos. Pe­ro es­te 2018 ha si­do su gran año, tras lo­grar cua­tro vic­to­rias, un se­gun­do pues­to y al­zar­se con el tí­tu­lo al con­se­guir 198 pun­tos, el tri­ple que su com­pa­ñe­ro de equi­po, el ex­pe­ri­men­ta­do ale­mán An­dré Lot­te­rer –tri­ple ga­na­dor de las 24 Ho­ras de Le Mans–. De ca­ra a la tem­po­ra­da que vie­ne, Ver­gne con­ta­rá con un es­pa­ñol co­mo apo­yo, ya que Pe­dro Mar­tí­nez De La Ro­sa se ha in­cor­po­ra­do a Te­chee­tah co­mo con­se­je­ro del equi­po. Jean-Éric ha reac­cio­na­do a la no­ti­cia in­di­can­do que se en­cuen­tra: “muy muy fe­liz de que Pe­dro ven­ga al equi­po, to­dos es­ta­mos con­ten­tos por po­der tra­ba­jar con él”.

En una en­tre­vis­ta pa­ra TheBes­tF1.es, Ver­gne ad­mi­tía que lo que más le gus­ta de la Fórmula E es “la com­pe­ti­ti­vi­dad” que hay en ella: “te­ne­mos una pa­rri­lla de vein­te pi­lo­tos con un in­creí­ble ta­len­to y un gru­po aún más gran­de de in­ge­nie­ros y me­cá­ni­cos bri­llan­tes”. Además, des­ta­ca­ba ele­men­tos no­ve­do­sos co­mo “el com­pro­mi­so que el cam­peo­na­to ofre­ce con el afi­cio­na­do y el im­por­tan­te pa­pel que es­te jue­ga. Nin­gu­na otra ca­te­go­ría de au­to­mo­vi­lis­mo tie­ne ese ni­vel de in­ter­ac­ción con los afi­cio­na­dos. In­clu­so pue­den in­fluir en el re­sul­ta­do de una ca­rre­ra a tra­vés del Fa­nBoost – con el que los fans vo­tan a su pi­lo­to fa­vo­ri­to a tra­vés de la web fa­nboost.fia­for­mu­lae.com, y los tres con más pun­tos re­ci­ben un au­men­to ex­tra de po­ten­cia du­ran­te la ca­rre­ra: pa­san­do de 133 kW (180 CV) a 200 kW (270CV) du­ran­te 2,5 se­gun­dos–.

En lo que res­pec­ta al fu­tu­ro –tan­to de la competición co­mo de la mo­vi­li­dad por ca­rre­te­ra–, Ver­gne tie­ne cla­ro que “es eléc­tri­co y los fa­bri­can­tes lo sa­ben. La Fórmula E es una ex­ce­len­te zo­na de prue­bas pa­ra su tec­no­lo­gía, ya que no hay me­jor lu­gar que la pis­ta de ca­rre­ras pa­ra desa­rro­llar y trans­fe­rir és­ta a gran ve­lo­ci­dad. Pe­ro, otro de los as­pec­tos im­por­tan­tes pa­ra los fa­bri­can­tes es, por su­pues­to, el con­su­mi­dor. Así, la Fórmula E pue­de atraer a la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de com­pra­do­res de co­ches y a los que es­tén in­tere­sa­dos en la tec­no­lo­gía eléc­tri­ca. Es el es­ce­na­rio per­fec­to”, agre­ga. Sin em­bar­go, tam­bién pien­sa que las ca­rre­ras de co­ches con mo­tor de com­bus­tión “no des­apa­re­ce­rán”. Y, en lo que res­pec­ta a su fu­tu­ro, tie­ne cla­ro que su “úni­co ob­je­ti­vo es la Fórmula E... aun­que quién sa­be lo que pue­de ve­nir”.

Nom­bre com­ple­to: Jean-Éric Ser­ge Ray­mond Ver­gne Fe­cha de Na­ci­mien­to: 25 de abril de 1990 Lu­gar de na­ci­mien­to: Pon­toi­se -Fran­cia- Pal­ma­rés: Ga­na­dor de la Fórmula Cam­pus Re­nault –2007–. Sub­cam­peón de la Eu­ro­cup Fórmula Re­nault 2.0 –2009–. Sub­cam­peón de la Fórmula Re­nault 2.0 WEC –2009–. Ga­na­dor de la Fórmula 3 bri­tá­ni­ca –2010–. Sub­cam­peón de la Fórmula Re­nault 3.5 Se­ries –2011–. Ga­na­dor de la Fórmula E –2017-2018–.

En Nue­va York –EE.UU.–, Ver­gne se pro­cla­mó cam­peón de la tem­po­ra­da 2017-2018 de la Fórmula E.

Iz­quier­da, de arri­ba aaba­jo: En mar­zo de 2013, an­tes del GP de Ma­la­sia, en el cir­cui­to de Se­pang, co­ci­nan­do ro­ti­ca­nai; un ti­po de pan plano cir­cu­lar tí­pi­co de Ma­la­sia. Du­ran­te la tem­po­ra­da 2010, tras ga­nar una prue­ba de la Fórmula 3 bri­tá­ni­ca. En 2017, Ver­gne com­pi­tió en el WEC; Cam­peo­na­to Mun­dial de Re­sis­ten­cia.Arri­ba: En la tem­po­ra­da 2011, Jean- Éric lo­gró el sub­cam­peo­na­to de la pres­ti­gio­sa Fórmula Re­nault 3.5 Se­ries.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.