NUE­VO o USA­DO

Es­tos dos coupés de trac­ción tra­se­ra ofre­cen mu­cha di­ver­sión por unos 35.000 e. ¿Cuál es el más acon­se­ja­ble?

EVO (Spain) - - SUMARIO - por will beau­mont & Javier arús fo­to­gra­fía: otis clay

¿Lo­tus Exi­ge S de se­gun­da mano o To­yo­ta GT86?

Tie­nes unos 35.000 eu­ros pa­ra gas­tar­te en al­go di­ver­ti­do. Al­go con dos puer­tas, trac­ción a las rue­das tra­se­ras y que te sir­va pa­ra me­ter­te un par de ve­ces al año en un cir­cui­to. Con esa can­ti­dad de di­ne­ro, la lis­ta de can­di­da­tos pue­de ser ex­ten­sa, pe­ro den­tro de to­do ese es­pec­tro exis­ten dos can­di­da­tos más que in­tere­san­tes: un To­yo­ta GT86 nue­vo o un Lo­tus Exi­ge S de se­gun­da mano.

So­bre el pa­pel, es­tos dos mo­de­los tie­nen po­co en co­mún. El Lo­tus pue­de que ten­ga una me­cá­ni­ca de To­yo­ta, pe­ro es que el pro­pio GT86 tie­ne un pro­pul­sor... de Su­ba­ru. El ni­vel de po­ten­cia es bas­tan­te si­mi­lar; el coupé ja­po­nés de­cla­ra 200 CV ge­ne­ra­dos por un pro­pul­sor de 2 li­tros bó­xer at­mos­fé­ri­co, mien­tras que el bri­tá­ni­co al­can­za los 220 CV gra­cias a su mo­tor 1.8 li­tros so­bre­ali­men­ta­do. Pe­ro con 310 kg de más res­pec­to al Lo­tus, el To­yo­ta no pue­de com­pe­tir a ni­vel pres­ta­cio­nes con el Exi­ge; de he­cho, el in­glés pa­sa de 0 a 100 km/ h en 4,3 se­gun­dos, mien­tras que el GT86 ne­ce­si­ta 3,3 se­gun­dos más –7,6 seg.– pa­ra eje­cu­tar la mis­ma ma­nio­bra. La ver­da­de­ra co­ne­xión en­tre am­bos es que, a pe­sar de ha­cer­lo de ma­ne­ras ex­tre­ma­da­men­te di­fe­ren­tes, am­bos au­to­mó­vi­les ape­lan al ‘pi­lo­to’ in­na­to que ca­si to­dos los que dis­fru­ta­mos con­du­cien­do lle­va­mos den­tro.

Las pri­me­ras im­pre­sio­nes acer­ca del GT86 su­gie­ren que To­yo­ta ha he­cho un buen tra­ba­jo a la ho­ra de fa­bri­car un mo­de­lo en­fo­ca­do al dis­fru­te y la di­ver­sión. Pue­des en­con­trar la po­si­ción ideal de con­duc­ción con fa­ci­li­dad, con el tra­se­ro bien pe­ga­do al as­fal­to, el vo­lan­te con la su­fi­cien­te al­tu­ra co­mo pa­ra que los bra­zos ad­quie­ran el án­gu­lo per­fec­to, la pa­lan­ca del cam­bio bien cer­qui­ta y las pier­nas en una pos­tu­ra có­mo­da. Ade­más, el ha­bi­tácu­lo no ago­bia en ab­so­lu­to y la vi­si­bi­li­dad es bue­na.

Que­da cla­ro que en su fa­bri­ca­ción ha pri­ma­do el po­der ofre­cer­lo a un pre­cio ba­jo, so­bre to­do con el em­pleo ma­si­vo de al­gu­nos plás­ti­cos. Pe­ro en cuan­to te em­pie­zas a mo­ver, es­to que­da en un se­gun­do plano, ya que to­dos los ele­men­tos me­cá­ni­cos son de bue­na ca­li­dad. El cha­sis es rí­gi­do, el con­trol de los mo­vi­mien­tos de la ca­rro­ce­ría es co­rrec­to, y la sus­pen­sión tie­ne la su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción co­mo pa­ra pro­por­cio­nar un ro­dar con­for­ta­ble cuan­do no que­re­mos con­du­cir en mo­do ‘a por to­das’. In­clu­so el mo­tor, ca­li­fi­ca­do co­mo pe­re­zo­so y al­go fal­to de fuer­za cuan­do se lan­zó el co­che, re­sul­ta más ex­ci­tan­te que al­gu­nos pro­pul­so­res de cua­tro ci­lin­dros con tur­bo. Va­le que a ba­jas vuel­tas no em­pu­ja co­mo un co­sa­co, pe­ro cuan­do sube de re­vo­lu­cio­nes el so­ni­do es fan­tás­ti­co y pa­sa de las 7.000 rpm. Esa fal­ta de ra­bia que a ve­ces se le acha­ca a es­te pro­pul­sor, no aca­ba sien­do un pro­ble­ma... al me­nos no uno ma­yor que otro que con­si­de­ra­mos al­go más sus­tan­cial. Y es que cuan­do real­men­te quie­res cir­cu­lar rá­pi­do con el GT86, exis­te un cier­to re­tra­so an­tes de que tan­to el eje de­lan­te­ro co­mo el tra­se­ro se com­pri­man y en­cuen­tren el aga­rre ne­ce­sa­rio, lo cual re­sul­ta al­go des­con­cer­tan­te.

Nues­tra ex­pe­rien­cia nos di­ce que es­te com­por­ta­mien­to se pue­de me­jo­rar con un set de neu­má­ti­cos más ad­he­ren­tes, lo que aca­ba por re­ve­lar un cha­sis equi­li­bra­do y efi­caz... que es el que, con to­da pro­ba­bi­li­dad, plan­tea­ron des­de un prin­ci­pio los res­pon­sa­bles de su desa­rro­llo. Ade­más, en nin­gún mo­men­to se sa­cri­fi­ca la ca­pa­ci­dad que tie­ne es­te co­che de de­rra­par de atrás a ba­ja ve­lo­ci­dad, sino que más bien

se aña­de un pun­to de pre­ci­sión que ge­ne­ra mu­cha más con­fian­za en el con­duc­tor a la ho­ra de bus­car los lí­mi­tes del co­che.

Cam­biar las Mi­che­lin Pri­macy que vie­nen de se­rie por otras más ad­he­ren­tes – por ejem­plo, unas Mi­che­lin Pi­lot Sport 4S, por no sa­lir­nos de la mar­ca fran­ce­sa– es ca­si obli­ga­to­rio pa­ra que se­pas to­do lo que pue­de dar de sí es­te mo­de­lo.

To­do lo de­más del To­yo­ta es­tá muy bien plan­tea­do, aun­que exis­ten mul­ti­tud de op­cio­nes pa­ra tu­near­lo un po­co, co­mo aña­dir un tur­bo o un com­pre­so al mo­tor, ba­jar la al­tu­ra de la ca­rro­ce­ría, ins­ta­lar unos fre­nos más po­ten­tes, ba­rras an­ti­vuel­co... y una lis­ta in­fi­ni­ta de co­sas. No re­co­men­da­mos abu­sar de es­to, so­bre to­do pa­ra no me­nos­ca­bar la usa­bi­li­dad dia­ria que ofre­ce es­te co­che pe­ro, si no te im­por­ta ese sa­cri­fi­cio, lo cier­to es que el GT86 es una bue­na ba­se pa­ra ha­cer una má­qui­na más rá­pi­da y se­ria.

Pre­ci­sa­men­te cuan­do te me­tes con cier­ta di­fi­cul­tad en el ha­bi­tácu­lo del Exi­ge, te vie­ne a la ca­be­za la co­mo­di­dad del GT86. El hue­co que de­ja la puer­ta al abrir­la pro­cu­ra po­ca al­tu­ra; y el um­bral es bas­tan­te an­cho, lo que di­fi­cul­ta sor­tear­lo con un mí­ni­mo de ele­gan­cia. Cuan­do fi­nal­men­te con­si­gues po­ner­te tras el vo­lan­te y te po­si­cio­nas en el du­ro asien­to, el Exi­ge te trans­mi­te un am­bien­te un po­qui­to más pre­mium que el del To­yo­ta. Pe­ro no por­que sea más lu­jo­so, sino por­que cuen­ta con los ele­men­tos jus­tos pa­ra con­du­cir: vo­lan­te, pa­lan­ca de cam­bio, un par de re­lo­jes en la ins­tru­men­ta­ción y po­co más. Ni si­quie­ra lle­va unas al­fom­bri­llas pa­ra los pies.

En el Lo­tus, nun­ca lle­gas a ir tan có­mo­do co­mo en el To­yo­ta, ya que el vo­lan­te que­da siem­pre de­ma­sia­do le­jos y cues­ta con­se­guir su­je­ción del asien­to a la al­tu­ra de las ro­di­llas. Es una pos­tu­ra ex­tra­ña, pe­ro la pa­la­bra ex­tra­ño es al­go a lo que te ten­drás que acos­tum­brar si quie­res un Exi­ge. De he­cho, al­gu­nas ope­ra­cio­nes me­cá­ni­cas que pue­den re­sul­tar a prio­ri sen­ci­llas, co­mo cam­biar al­gu­na bom­bi­lla, se pue­den con­ver­tir en un in­fierno si no tie­nes los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios. Y lo sa­be­mos bien por al­gu­nos ami­gos de nues­tra pu­bli­ca­ción.

Sin em­bar­go, to­da esa com­ple­ji­dad y cier­ta in­co­mo­di­dad me­re­cen la pe­na. Des­pués de con­du­cir el To­yo­ta, el Lo­tus se en­car­ga de re­ca­li­brar tu per­cep­ción de có­mo se de­be per­ci­bir un coupé de­por­ti­vo. El so­ni­do al ra­len­tí de los mo­to­res se pa­re­ce un po­co, pe­ro ahí aca­ban las com­pa­ra­cio­nes. Y es que el Exi­ge es la an­tí­te­sis del GT86. To­do es aga­rre y se­gu­ri­dad. Con un set de neu­má­ti­cos Yo­koha­ma AD08R, es­te Lo­tus se per­ci­be in­fa­li­ble.

Las reac­cio­nes son sú­per afi­la­das. La rá­pi­da di­rec­ción ape­nas exi­ge un mí­ni­mo mo­vi­mien­to pa­ra rea­li­zar fre­né­ti­cos cam­bios de tra­yec­to­ria. Hay un po­co de hol­gu­ra en el cam­bio ma­nual de es­ta uni­dad, pe­ro con ape­nas mar­car bien el re­co­rri­do des­cu­bres que su ma­ne­jo es pre­ci­so y agra­da­ble.

Cuan­to más pi­sas el ace­le­ra­dor, más per­cep­ti­ble re­sul­ta el fun­cio­na­mien­to del compresor me­tien­do ai­re en el mo­tor, al­go muy ca­rac­te­rís­ti­co de es­te mo­de­lo. En ca­da cur­va que afron­tas sien­tes que el Exi­ge es ca­paz de ha­cer cual­quier co­sa que le pro­pon­gas. Pue­de que no se mue­va co­mo el To­yo­ta, pe­ro te co­mu­ni­ca to­do lo que ocu­rre en­tre la ca­rre­te­ra y el co­che.

Con una com­pren­sión tan cla­ra de có­mo se com­por­ta el co­che en to­do mo­men­to, oca­sio­nal­men­te echas de me­nos un mo­tor más po­ten­te. Co­mo en el To­yo­ta, el mer­ca­do af­ter­mar­ket del Exi­ge S ofre­ce

EL GT86 ES UNA BUE­NA BA­SE PA­RA HA­CER UNA Má­QUI­NA MáS Rá­PI­DA

mul­ti­tud de pie­zas pa­ra me­jo­rar es­te co­che. Nor­mal­men­te la gen­te sue­le cam­biar el es­ca­pe, los fre­nos, la sus­pen­sión y tam­bién re­to­ques en el so­pla­do del compresor pa­ra ga­nar ca­ba­llos.

Lo que sí tie­nes que ha­cer si te de­ci­des a com­prar un Exi­ge de se­gun­da mano es in­ten­tar ave­ri­guar cuán­tos de los ki­ló­me­tros que mar­ca su odó­me­tro se han he­cho ro­dan­do en cir­cui­to, ya que es un mo­de­lo ha­bi­tual en to­da cla­se de tan­das. Los que cla­ra­men­te ha­yan pa­sa­do mu­chas ho­ras en tra­za­dos sue­len es­tar más ma­cha­ca­dos, pe­ro tam­bién sa­len más ba­ra­tos. Ade­más, es­tá cla­ro que es un co­che con cla­ra ten­den­cia a re­va­lo­ri­zar­se con el tiem­po, por lo que su­po­ne una in­ver­sión ga­ran­ti­za­da si no tie­nes nin­gún per­can­ce.

Tan­to el GT86 co­mo el Exi­ge atraen al mis­mo ti­po de con­duc­tor, só­lo que igual en di­fe­ren­tes eta­pas de su ex­pe­rien­cia. Los lí­mi­tes del To­yo­ta son más ac­ce­si­bles, es siem­pre equi­li­bra­do y se­gu­ro, ade­más de que es per­fec­ta­men­te uti­li­za­ble a dia­rio. Aun­que si quie­res al­go real­men­te se­rio, ten­drás que efec­tuar­le al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes. El Exi­ge, mien­tras tan­to, re­sul­ta im­pre­sio­nan­te tal cual vie­ne de se­rie. Su ren­di­mien­to es­tá en un ni­vel to­tal­men­te di­fe­ren­te, por lo que es un co­che con el que de­bes es­tar pre­pa­ra­do pa­ra acep­tar más com­pro­mi­sos... Pe­ro las re­com­pen­sas que re­ci­bes ha­cen que cual­quier sa­cri­fi­cio me­rez­ca la pe­na.

EL EXI­GE SE CO­MU­NI­CA AL­TO Y CLA­RO CON EL CON­DUC­TOR

Com­pa­ra­do con el in­te­rior del Lo­tus, el del GT86 pa­re­ce has­ta so­fis­ti­ca­do. Ade­más, la pos­tu­ra de con­duc­ción es me­jor en el mo­de­lo ni­pón.

Dcha.: El com­por­ta­mien­to del GT86 me­jo­ra mu­cho si po­nes unos neu­má­ti­cos de cor­te más de­por­ti­vo que los que trae de se­rie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.