LOS DA­TOS

EVO (Spain) - - FORD GT VS EXIGE CUP 430 VS AMG GT R VS 911 GT2 RS -

Re­sul­ta cu­rio­so lo que se pue­de ver en la te­le­me­tría de los tiem­pos por vuel­ta. Pue­de que el cro­nó­me­tro nun­ca mien­ta, pe­ro lo que per­ci­bes sen­ta­do tras el vo­lan­te en oca­sio­nes di­bu­ja un pa­no­ra­ma muy di­fe­ren­te a lo que cuen­ta el bi­na­rio y frío chip de nues­tro apa­ra­to de me­di­ción Vbox.

Pri­me­ro, la ver­dad irre­fu­ta­ble: nin­gún co­che de los que te­ne­mos hoy aquí sa­le del vér­ti­ce de una cur­va has­ta el si­guien­te pun­to de fre­na­da con la fe­ro­ci­dad con la que lo ha­ce el GT2 RS. Cuan­do sus rue­das es­tán rec­tas, el Pors­che es co­mo una ba­la, con una cur­va de po­ten­cia as­cen­den­te más pro­nun­cia­da que la del Ford GT. Del mis­mo mo­do, na­da igua­la la ca­pa­ci­dad de fre­na­da del Ford en cuan­to a con­sis­ten­cia y re­sis­ten­cia al uso in­ten­si­vo.

Las grá­fi­cas tam­bién re­ve­lan cier­tas ha­bi­li­da­des de los co­ches que des­cu­bres só­lo cuan­do vas real­men­te rá­pi­do. El GT2 te ha­ce ga­nar con­fian­za a pa­sos agi­gan­ta­dos y, al fi­nal, aca­bas fre­nan­do más tar­de que con el Ford. Qui­zá de­ma­sia­do tar­de, ya que en la cur­va de 90 gra­dos pier­do más tiem­po del que de­bo en la apro­xi­ma­ción, pa­ran­do de­ma­sia­do le­jos del vér­ti­ce y ace­le­ran­do con mu­cho cui­da­do pa­ra no ha­cer de­rra­par los neu­má­ti­cos tra­se­ros.

Cu­rio­sa­men­te, el más con­sis­ten­te en la vuel­ta rá­pi­da es el Mer­ce­des-AMG GT R. No es ca­paz de igua­lar ni al Ford GT ni al Pors­che GT2 RS en las ace­le­ra­cio­nes lar­gas, pe­ro con­si­gue tra­zar las cur­vas más len­tas con mu­cha efi­ca­cia. Y gra­cias al ex­ce­len­te con­trol de trac­ción, se pue­de lle­var la po­ten­cia al as­fal­to con bas­tan­te efi­ca­cia. De­sa­for­tu­na­da­men­te, no es ca­paz de man­te­ner el ti­po fren­te al GT y al GT R cuan­do la velocidad su­pera los 160 km/h.

Al­go pa­re­ci­do pa­sa con el Exi­ge. La velocidad que al­can­za en los gi­ros es fe­no­me­nal, pe­ro don­de los otros ace­le­ran de ma­ne­ra cons­tan­te y pro­gre­si­va, la lí­nea de ace­le­ra­ción del Lotus ‘tar­ta­mu­dea’ de­bi­do al ex­tra­ño ma­ne­jo del cam­bio ma­nual.

En úl­ti­ma ins­tan­cia, la ma­yor ven­ta­ja in­di­vi­dual del GT2 es que es ca­paz de neu­tra­li­zar su peor dis­tri­bu­ción de los pe­sos en­tre ejes, pa­ra sim­ple­men­te igua­lar o su­pe­rar a ca­da uno de sus ri­va­les tan­to en las sec­cio­nes más re­vi­ra­das co­mo, so­bre to­do, a la ho­ra de ace­le­rar en lí­nea recta.

El Pors­che 911 GT2 RS es un mons­truo, y se nos ocu­rren po­cos co­ches en los que se pue­da apro­ve­char se­me­jan­te po­ten­cial du­ran­te más tiem­po. Es de­cir, que los 700 CV llegan al sue­lo siem­pre que pi­sa­mos a fon­do el ace­le­ra­dor, al­go in­creí­ble te­nien­do en cuen­ta que só­lo trac­cio­nan los neu­má­ti­cos tra­se­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.