los úl­ti­mos hé­roes

EVO (Spain) - - SUMARIO - JA­VIER ARÚS Di­rec­tor

Pe­si­mis­mo. eso es lo Que He­mos no­ta­Do los pro­fe­sio­na­les de la co­mu­ni­ca­ción que he­mos acu­di­do al re­cien­te Sa­lón In­ter­na­cio­nal de Pa­rís, celebrado en la ca­pi­tal fran­ce­sa en­tre el 4 y el 14 de oc­tu­bre.

Los fa­bri­can­tes se han vis­to obli­ga­dos a ba­jar drás­ti­ca­men­te las emi­sio­nes de sus res­pec­ti­vas ga­mas de vehícu­los, lo que ha pro­vo­ca­do que la mues­tra es­tu­vie­ra re­ple­ta de va­rian­tes elec­tri­fi­ca­das ca­pa­ces de ofre­cer un ren­di­mien­to si­mi­lar a los au­to­mó­vi­les con mo­to­res de com­bus­tión tra­di­cio­na­les, pe­ro con­ta­mi­nan­do mu­cho me­nos. Un es­fuer­zo que, sin du­da, ha su­pues­to una enor­me in­ver­sión de re­cur­sos eco­nó­mi­cos y hu­ma­nos pa­ra cum­plir con los exi­gen­tes pla­zos im­pues­tos por las di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes.

De es­ta for­ma, los que acu­di­mos al Sa­lón con la es­pe­ran­za de con­tem­plar los me­jo­res de­por­ti­vos que ven­drán en el fu­tu­ro, nos he­mos lle­va­do una pe­que­ña de­cep­ción... ya que los po­cos que ha­bía se vie­ron eclip­sa­dos por la invasión de hí­bri­dos, hí­bri­dos en­chu­fa­bles o eléc­tri­cos. Las mar­cas pa­re­cían es­con­der­los, a sa­bien­das de que su fu­tu­ro es­tá más que com­pli­ca­do plan­tea­dos tal y co­mo exis­ten en la ac­tua­li­dad.

Au­to­mó­vi­les co­mo el Pors­che 911 Speeds­ter, el Renault Mé­ga­ne R.S. Trophy, el Mer­ce­des-AMG A 35 o el BMW Z4 es­ta­ban en un se­gun­do plano, de­trás de otros mo­de­los ver­des que re­pre­sen­tan el ca­mino ha­cia don­de se di­ri­ge irre­me­dia­ble­men­te el mun­do del mo­tor.

Des­de no per­de­mos la es­pe­ran­za. Esos po­cos re­pre­sen­tan­tes, esa re­sis­ten­cia de vehícu­los con mo­to­res rui­do­sos y plan­tea­mien­to de­por­ti­vo nun­ca de­ben des­apa­re­cer. Por eso, en nues­tra pu­bli­ca­ción siem­pre ten­drán ca­bi­da... sin que ello su­pon­ga des­cui­dar la in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con las nue­vas tec­no­lo­gías so­bre la elec­tri­fi­ca­ción del parque mó­vil.

He de con­fe­sar que me cues­ta ima­gi­nar có­mo un de­por­ti­vo eléc­tri­co se­rá ca­paz de ge­ne­rar las mis­mas emo­cio­nes que uno tradicional –los ac­tua­les to­da­vía que­dan le­jos–. Ten­go cla­ro que las pres­ta­cio­nes es­tán ahí, pe­ro la di­ná­mi­ca o el so­ni­do no creo que lle­guen nun­ca a ser igua­les. Por es­to, es­pe­ro que los fa­bri­can­tes so­lu­cio­nen es­tas cues­tio­nes pa­ra que nun­ca eche­mos de me­nos a los de­por­ti­vos de plan­tea­mien­to tradicional.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.