CU­PRA ATE­CA

‘To­do­ca­mino’ y ‘de­por­ti­vo’ son dos pa­la­bras que no nos gus­ta aso­ciar. Nos re­chi­na. Sin em­bar­go, ba­jo la ca­rro­ce­ría del Cu­pra Ate­ca se es­con­de me­dio Seat León Cu­pra, así que di­fí­cil­men­te el re­sul­ta­do po­dría ser ma­lo.

EVO (Spain) - - SUMARIO - Eduar­do Alon­so (@ea­lon­so_ evo)

SI HA­CE NO MU­CHOS AÑOS AL ABRIR es­ta re­vis­ta te hu­bie­ses en­con­tra­do la ima­gen de un to­do­ca­mino apu­ran­do los pia­nos de un cir­cui­to, no te ha­bría­mos re­pro­cha­do que per­die­ses la cre­di­bi­li­dad en no­so­tros. Sin em­bar­go, en los tiem­pos que co­rren es al­go que no re­sul­ta tan cho­can­te. Son mu­chos los fa­bri­can­tes que se han lan­za­do al de­sa­rro­llo de un SUV de­por­ti­vo –¡has­ta Lam­borg­hi­ni!–, y ca­da vez son más a pe­sar de que ca­si nin­guno ha lo­gra­do que la es­té­ti­ca de­por­ti­va con la que los ‘vis­ten’ se tras­la­de a la ex­pe­rien­cia de con­duc­ción. La reali­dad es que, por lo ge­ne­ral, un SUV de­por­ti­vo es un au­to­mó­vil rá­pi­do... en lí­nea recta. No en vano, ha­bla­mos de co­ches al­tos y pe­sa­dos, dos ca­rac­te­rís­ti­cas in­com­pa­ti­bles con con un com­por­ta­mien­to ágil y di­ná­mi­co en cur­va.

No obs­tan­te, cuan­do uti­li­zas in­gre­dien­tes de pres­ti­gio, es más fá­cil dar con al­go que fun­cio­ne. El co­che de es­tas imá­ge­nes per­fec­ta­men­te po­dría lla­mar­se Seat Ate­ca Cu­pra, pe­ro Seat ha de­ci­di­do crear Cu­pra co­mo mar­ca in­de­pen­dien­te, y es­te Cu­pra Ate­ca es su pri­mer mo­de­lo. Ba­jo su ca­rro­ce­ría se es­con­den la pla­ta­for­ma y los prin­ci­pa­les ele­men­tos mecánicos de uno de los me­jo­res com­pac­tos de­por­ti­vos de la ac­tua­li­dad: el Seat León Cu­pra. En el pa­que­te se in­clu­ye el mo­tor 2.0 TSI en su es­pe­ci­fi­ca­ción de 300 CV, trac­ción to­tal con eje tra­se­ro co­nec­ta­ble me­dian­te dis­po­si­ti­vo Hal­dex, y la úl­ti­ma ver­sión del cam­bio au­to­má­ti­co DSG con em­bra­gues ba­ña­dos en acei­te y sie­te ve­lo­ci­da­des. To­do es­to se com­bi­na con una sus­pen­sión adap­ta­ti­va de tres ni­ve­les de du­re­za y una di­rec­ción que re­ci­be un ajus­te es­pe­cí­fi­co.

Su as­pec­to se distancia del de su ho­mó­ni­mo Seat por los pa­ra­gol­pes, las llan­tas de 19”, el ale­rón tra­se­ro, las cua­tro sa­li­das de es­ca­pe y la pa­rri­lla con el nue­vo em­ble­ma de Cu­pra. Es­tá cla­ro que el Cu­pra Ate­ca tie­ne una plan­ta com­pac­ta y pro­vo­ca­ti­va, y te­nien­do en cuen­ta to­do lo que es­con­de ba­jo ella, ten­go mu­chas es­pe­ran­zas de que pre­sen­te con­vin­cen­tes ar­gu­men­tos so­bre el as­fal­to del cir­cui­to ca­ta­lán de Cas­te­llo­lí.

Den­tro, me re­ci­ben unos en­vol­ven­tes asien­tos de ti­po ba­quet que se ofre­ce­rán de for­ma op­cio­nal des­de fi­na­les de año. Cos­ta­rán unos 1.300 ci­fra que yo pa­ga­ría pa­ra dis­fru­tar de la me­jor pos­tu­ra de con­duc­ción que apor­tan. El lo­go­ti­po de Cu­pra en el vo­lan­te, las cos­tu­ras y el cua­dro de man­dos vir­tual con­for­man el res­to de prin­ci­pa­les va­ria­cio­nes que hay res­pec­to a un Seat Ate­ca. Por lo de­más es un ha­bi­tácu­lo muy fa­mi­liar. No trans­mi­te es­pe­cial re­fi­na­mien­to, pe­ro tie­ne una ca­li­dad más que co­rrec­ta, una bue­na dis­tri­bu­ción de man­dos, y un es­pa­cio so­bre­sa­lien­te a te­nor de que se en­cie­rra en una com­pac­ta ca­rro­ce­ría de 4,37 me­tros de lon­gi­tud.

Pres­ta­cio­nal­men­te ha­blan­do, la in­cor­po­ra­ción del blo­que 2.0 TSI en su con­fi­gu­ra­ción de 300 CV tras­la­da al Ate­ca a un uni­ver­so de ren­di­mien­to to­tal­men­te des­co­no­ci­do pa­ra él. Ace­le­ra de 0 a 100 km/h en só­lo 5,2 se­gun­dos, y la nue­va ca­ja DSG de 7 ve­lo­ci­da­des fun­cio­na tan bien co­mo la de 6 mar­chas que em­plea el León Cu­pra. Ace­le­ra con mu­cha con­tun­den­cia des­de po­co más de 2.000 rpm y man­tie­ne un em­pu­je muy li­neal has­ta 5.500 rpm, mo­men­to en el que un úl­ti­mo es­ti­rón has­ta al­go más de 6.500 rpm cul­mi­na con la trans­mi­sión DSG in­ser­tan­do otra mar­cha con la ins­tan­ta­nei­dad de un re­vol­ver Mag­num dis­pa­ran­do. Sí que co­rre, sí...

Pe­ro, a fin de cuen­tas, ha­cer que co­rra no era lo com­pli­ca­do te­nien­do en cuen­ta el ex­cep­cio­nal ma­te­rial me­cá­ni­co que el Gru­po VW ha­ce lle­gar a la fac­to­ría che­ca de Kva­siny, don­de se en­sam­bla el Ate­ca. Lo tra­ba­jo­so era in­cul­car­le un ca­rác­ter digno del acró­ni­mo Cu­pra, al­go pa­ra lo cual el Ate­ca, de­bi­do a su con­cep­ción de to­do­ca­mino, ya par­te con dos des­ven­ta­jas im­por­tan­tes: más pe­so y al­tu­ra res­pec­to a un Seat León Cu­pra –ver Téc­ni­ca–. Aho­ra bien, no es­ta­mos ha­blan­do de un SUV de­ma­sia­do pe­sa­do, pues un León ST Cu­pra 4Dri­ve DSG ape­nas es 87 kg más li­ge­ro.

Cier­ta­men­te, en los pro­gra­mas Nor­mal y Sport del dis­po­si­ti­vo de mo­dos de con­duc­ción, es­te Cu­pra no es ni más in­có­mo­do ni más rui­do­so que un Seat Ate­ca. Di­cho de otro mo­do, pro­por­cio­na idén­ti­co gra­do de usa­bi­li­dad. Y eso es bueno te­nien­do en cuen­ta que bue­na par­te del uso des­ti­na­do a es­te co­che no se­rá ple­na­men­te de­por­ti­vo.

Pe­ro eso no qui­ta que es­té ca­pa­ci­ta­do pa­ra pro­por­cio­nar­te gra­tos mo­men­tos. En el tra­mo más re­vi­ra­do se­lec­ciono el mo­do Cu­pra, y las pri­me­ras cur­vas me re­ve­lan un Ate­ca más ten­so y reac­ti­vo que el que hay de­trás del em­ble­ma de Seat. Por el pe­so de la di­rec­ción, la fir­me­za de la sus­pen­sión, la res­pues­ta del ace­le­ra­dor y el so­ni­do que ema­na

de los es­ca­pes, le en­cuen­tro más afi­ni­dad con un Seat León Cu­pra que con un Seat Ate­ca. En cier­tos mo­men­tos, y siem­pre que no se bus­quen los lí­mi­tes del co­che, pa­re­ce co­mo si con­du­je­ses un Seat León Cu­pra al que han des­po­ja­do de su ca­rro­ce­ría pa­ra po­ner la de un Ate­ca, aun­que soy muy cons­cien­te de que es­ta sen­sa­ción se irá di­si­pan­do se­gún en­tre­mos en cir­cui­to.

Un par de ho­ras des­pués me en­cuen­tro en el pitla­ne de Cas­te­llo­lí es­pe­ran­do a que me au­to­ri­cen a sa­lir. Es la pri­me­ra vez que me aden­tro en un cir­cui­to mon­ta­do en al­go que mi­de más de me­tro y me­dio de al­tu­ra, pe­ro por la ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da en ca­rre­te­ra abier­ta sien­to que no me va a de­frau­dar. Es­ta pis­ta es bas­tan­te téc­ni­ca. Hay cur­vas cie­gas, otras rá­pi­das en las que tie­nes que en­co­men­dar­te a la ad­he­ren­cia la­te­ral, y fre­na­das for­tí­si­mas. Por suer­te, la uni­dad que lle­vo tie­ne ins­ta­la­do el kit de fre­nos Brem­bo op­cio­nal –2.448 e–, que in­cor­po­ra unas apro­pia­das pin­zas mo­no­blo­que de cua­tro pis­to­nes.

Sal­go a la pis­ta y, tras una pri­me­ra vuel­ta de ca­len­ta­mien­to, las pres­ta­cio­nes pu­ras del Cu­pra Ate­ca si­guen sor­pren­dién­do­me pa­ra bien, pe­ro a ni­vel de chasis co­mien­za a mos­trar sus pre­vi­si­bles in­ca­pa­ci­da­des. El mo­do Cu­pra del Ate­ca no re­fle­ja tan­tas ho­ras de prue­bas en cir­cui­to co­mo sí trans­mi­te el del León. No se sien­te en ab­so­lu­to co­mo un co­che pe­sa­do, pe­ro no gi­ra tan plano co­mo el León Cu­pra a pe­sar de que la sus­pen­sión es con­ve­nien­te­men­te fir­me, y mis ór­de­nes so­bre el vo­lan­te tar­dan al­gu­nas mi­lé­si­mas de se­gun­do más en ob­te­ner res­pues­ta. Asi­mis­mo, los neu­má­ti­cos Pi­re­lli P Ze­ro se llegan a ver so­bre­pa­sa­dos ba­jo fuer­tes car­gas de pe­so en las cur­vas más rá­pi­das, aun­que bien es cier­to que, al ace­le­rar, di­gie­ren los 400 Nm de par con sol­ven­cia. Aun con to­do, si a la ho­ra de cam­biar de co­che tu mu­jer se em­pe­ña en un SUV, no po­dría pro­po­ner­te un to­do­ca­mino de­por­ti­vo con me­jo­res ca­pa­ci­da­des di­ná­mi­cas que es­te. Bueno, qui­zá sí po­dría, pe­ro ten­drías que te­ner el do­ble de pre­su­pues­to.

Aún me que­dan al­gu­nas vuel­tas an­tes de ba­jar­me de es­te Cu­pra, y es­te ra­ti­to que lle­vo con él me ha ser­vi­do pa­ra dar­me cuen­ta de que co­mo más pue­des dis­fru­tar­lo, y co­mo más efec­ti­vo se mues­tra, es lle­ván­do­lo al 90% de sus ca­pa­ci­da­des. Si in­ten­tas lle­var­lo al lí­mi­te, sus raí­ces de to­do­ca­mino cor­ta­rán de raíz cual­quier po­si­bi­li­dad de go­zo en for­ma de ba­lan­ceos e iner­cias pa­rá­si­tas. Tie­nes que fre­nar­lo mu­cho an­tes de las cur­vas pa­ra evi­tar sub­vi­ra­je, pe­ro eso es be­ne­fi­cio­so por tres ra­zo­nes. La pri­me­ra es que los fre­nos Brem­bo son muy ca­pa­ces, ade­más de in­tui­ti­vos de do­si­fi­car en el pe­dal. La se­gun­da es que la en­tre­ga de par es muy po­de­ro­sa una vez car­ga el tur­bo. Y la ter­ce­ra, di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la se­gun­da, es que la mo­tri­ci­dad que pro­por­cio­na la trac­ción to­tal co­nec­ta­ble, que al ace­le­rar a la sa­li­da de las cur­vas des­vía has­ta el 50% del par al eje tra­se­ro, te per­mi­ten sa­lir dis­pa­ra­do ha­cia el si­guien­te gi­ro. Aca­bas yen­do ra­pi­dí­si­mo, y el re­sul­ta­do es bas­tan­te im­pre­sio­nan­te, siem­pre te­nien­do en cuen­ta que se tra­ta de un SUV.

Pues­tos a fan­ta­sear, no pue­do evi­tar ima­gi­nar qué tal se­ría es­te Ate­ca con la con­fi­gu­ra­ción más en­tu­sias­ta dis­po­ni­ble en el León Cu­pra: trac­ción de­lan­te­ra con au­to­blo­can­te y neu­má­ti­cos Mi­che­lin Sport Cup 2. Pe­ro hay que en­ten­der que el Cu­pra Ate­ca no es un pro­duc­to tan ex­tre­mis­ta. Sea co­mo fue­re, el Cu­pra Ate­ca ha con­fir­ma­do mis bue­nas ex­pec­ta­ti­vas. Nin­gún otro SUV que se ha­ga lla­mar de­por­ti­vo, al me­nos sin que cues­te mu­cho más de los 44.790 que va­le es­te Ate­ca, e ha con­se­gui­do que me ba­je de él tan sa­tis­fe­cho. Eso sí, per­so­nal­men­te, no pue­do ob­viar que un

Seat León ST Cu­pra ofre­ce un com­por­ta­mien­to más de­por­ti­vo por 6.580 eu­ros me­nos a igual­dad de equi­pa­mien­to –trac­ción to­tal y cam­bio DSG–. No obs­tan­te, no ten­go du­da al­gu­na de que el nue­vo Cu­pra Ate­ca es un pro­duc­to úni­co. Hay mu­chos SUV com­pac­tos que pre­ten­den ser de­por­ti­vos, pe­ro la ma­yo­ría se li­mi­ta a la es­té­ti­ca y a las pres­ta­cio­nes pu­ras. En cam­bio, el Cu­pra Ate­ca re­fle­ja su pro­vo­ca­ti­vo as­pec­to en una con­duc­ción ra­zo­na­ble­men­te apa­sio­nan­te den­tro de los lí­mi­tes im­pues­tos por su na­tu­ra­le­za SUV.

Pa­ra ser un SUV, sus ha­bi­li­da­des en cir­cui­to re­sul­tan bas­tan­te com­pe­ti­ti­vas

El cua­dro de man­dos vir­tual es de se­rie, no así los asien­tos de ti­po ba­quet ta­pi­za­dos en Al­cán­ta­ra.Aba­jo del to­do: El sal­pi­ca­de­ro no cam­bia res­pec­to al del Seat Ate­ca, pe­ro el vo­lan­te lu­ce aho­ra el nue­vo em­ble­ma de Cu­pra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.