LAM­BORG­HI­NI HU­RA­CáN PER­FOR­MAN­TE SPY­DER

Es­ta ca­rro­ce­ría descapotable aña­de un plus de dra­ma al Lam­borg­hi­ni V10 más ra­di­cal.

EVO (Spain) - - SUMARIO -

DE AL­GU­NA FOR­MA, LOS ITA­LIA­NOS han con­se­gui­do do­mi­nar el ar­te de des­ca­po­tar sus su­per­de­por­ti­vos más ra­di­ca­les. Mien­tras que la idea de un Pors­che 911 GT3 ca­brio sue­na bas­tan­te ri­dí­cu­la, la me­ra men­ción del Fe­rra­ri 458 Spe­cia­le Aper­ta bas­ta pa­ra ha­cer­te sa­li­var. Así que la lle­ga­da del Lam­borg­hi­ni Hu­ra­cán Per­for­man­te no su­po­ne nin­gu­na sor­pre­sa des­agra­da­ble. Al fin y al ca­bo… ¿quién no que­rría sen­tir­se aún más cer­ca de ese im­pre­sio­nan­te mo­tor 5.2 V10 at­mos­fé­ri­co?

Com­pa­ra­do con el te­dio que su­po­ne re­ti­rar el te­cho de un Aven­ta­dor Roads­ter –ma­nio­bra que re­quie­re de­te­ner el co­che y pe­lear­se du­ran­te un cuar­to de ho­ra con pa­ne­les de fi­bra de car­bono que no coope­ran en ab­so­lu­to–, des­ca­po­tar el Hu­ra­cán es un au­tén­ti­co jue­go de ni­ños. Bas­ta con pul­sar un bo­tón du­ran­te 20 se­gun­dos pa­ra que el te­cho de lo­na se plie­gue y que­de guar­da­do ba­jo una ta­pa –y la ope­ra­ción pue­de lle­var­se a ca­bo cir­cu­lan­do has­ta a 50 km/h–. La par­te ma­la es que, con la ca­po­ta, el pe­so del Hu­ra­cán ha au­men­ta­do 125 ki­los… si bien es cier­to que la mi­tad de esa ci­fra se ha in­ver­ti­do en re­fuer­zos pa­ra ga­ran­ti­zar que el chasis con­ser­va ca­si la to­ta­li­dad de su ri­gi­dez y que, con un pe­so en va­cío de 1.507 kg, es­te Per­for­man­te si­gue sien­do 35 ki­los más li­ge­ro que el Hu­ra­cán Spy­der es­tán­dar.

El res­to del co­che ape­nas ha cam­bia­do, ex­cep­to por el su­til ajus­te de mue­lles y amor­ti­gua­do­res adap­ta­ti­vos pa­ra po­ner­los en sin­to­nía con un chasis le­ve­men­te más fle­xi­ble.

En cuan­to le­van­tas la guar­da que pro­te­ge el bo­tón de en­cen­di­do y lo pul­sas, com­prue­bas que no exis­te nin­gún mo­ti­vo pa­ra cir­cu­lar con la ca­po­ta pues­ta, sal­vo que es­té di­lu­vian­do o el sol cai­ga a plo­mo. Se es­cu­cha un cor­to chi­rri­do mien­tras el mo­tor de arran­que ha­ce su tra­ba­jo, y en­ton­ces el V10 co­bra vi­da a tus es­pal­das con un enér­gi­co bra­mi­do ras­ga­do. En la ver­sión coupé es im­po­si­ble que esa me­lo­día pa­rez­ca tan cer­ca­na, ni si­quie­ra ba­jan­do las ven­ta­ni­llas.

Re­co­rres los pri­me­ros ki­ló­me­tros en el mo­do Stra­da… por­que se su­po­ne que es lo que de­bes ha­cer. Y re­pa­sas… ¿Con­fort sor­pren­den­te? Sí. ¿Lo bas­tan­te si­len­cio­so co­mo pa­ra no sui­ci­dar­se? Co­rrec­to. ¿La ca­ja de do­ble em­bra­gue es ca­paz de cam­biar de mar­cha co­mo si fue­ra au­to­má­ti­ca? Afir­ma­ti­vo. La ver­dad es que, a pe­sar de su en­fo­que ‘ra­di­cal’, la vi­da a bor­do de es­te Per­for­man­te es tan lle­va­de­ra co­mo en un Au­di R8… con la sal­ve­dad del du­ro mu­lli­do de los asien­tos.

Pe­ro no ha­ce fal­ta de­cir que el mo­do que de­bes uti­li­zar siem­pre es el Sport. Bas­ta mo­ver el man­do si­tua­do en la par­te in­fe­rior del aro del vo­lan­te pa­ra que el Hu­ra­cán li­be­re to­do su po­ten­cial. De in­me­dia­to, las vál­vu­las del es­ca­pe se abren y cam­bia ra­di­cal­men­te la no­ta del es­ca­pe, des­cor­chan­do la au­tén­ti­ca so­no­ri­dad del fa­bu­lo­so 5.2 V10, que emi­te un ru­gi­do gra­ve y re­so­nan­te que atra­vie­sa to­do el co­che y se te me­te den­tro del cuer­po. Aprié­ta­le las tuer­cas y la no­ta cam­bia­rá, con­vir­tién­do­se en un au­lli­do

me­tá­li­co y en­fu­re­ci­do que co­bra tin­tes de mo­tor de F1 de me­dia­dos de los años 90 a me­di­da que la ba­rra di­gi­tal de la ins­tru­men­ta­ción se apro­xi­ma a las 8.500 rpm y to­do el cuen­ta­vuel­tas se po­ne a par­pa­dear fre­né­ti­ca­men­te, pri­me­ro en ama­ri­llo y des­pués en ro­jo.

Lam­borg­hi­ni re­co­no­ce que el Spy­der es un par de dé­ci­mas más len­to que el coupé a la ho­ra de ace­le­rar de 0 a 100 km/h, pe­ro 3,1 se­gun­dos pa­re­ce un tiem­po lo bas­tan­te bueno. Ade­más, con el par que en­tre­ga el mo­tor a par­tir de las 5.000 vuel­tas y un ace­le­ra­dor tan afi­la­do que po­drías cor­tar­te el pie, el Hu­ra­cán siem­pre pa­re­ce tre­men­da­men­te rá­pi­do. En cuan­to a la ca­ja, sube de mar­chas con tan­ta pre­ci­sión que ape­nas se no­tan los cam­bios, mien­tras que las re­duc­cio­nes vie­nen acom­pa­ña­das de un ex­qui­si­to pun­ta ta­cón y un in­ten­so pe­tar­deo.

El mo­tor es tan adic­ti­vo que es fá­cil pa­sar por al­to el res­to de cua­li­da­des po­si­ti­vas del Hu­ra­cán. Pue­de que el pe­so ex­tra ha­ya di­fu­mi­na­do un po­co sus ha­bi­li­da­des –aun­que ne­ce­si­ta­rías un cir­cui­to pa­ra no­tar­lo–, pe­ro ha per­mi­ti­do con­se­guir un chasis in­creí­ble­men­te rí­gi­do. Cir­cu­lan­do por ca­rre­te­ras en bas­tan­te mal es­ta­do, y con el in­fle­xi­ble mo­do Cor­sa se­lec­cio­na­do, es po­si­ble per­ci­bir cier­to re­tor­ci­mien­to del chasis, pe­ro el res­to del tiem­po pa­re­ce que las sus­pen­sio­nes es­tán ator­ni­lla­das a una ro­ca. Eso ins­pi­ra mu­cha con­fian­za y te in­vi­ta a pre­sio­nar al co­che has­ta el pun­to de sa­car a la luz su es­pec­ta­cu­lar agi­li­dad y neu­tra­li­dad.

La di­rec­ción, que tie­ne un tac­to cu­rio­sa­men­te len­to mien­tras deam­bu­las, se vuel­ve hi­per­ac­ti­va­men­te rá­pi­da en mo­do Sport, mien­tras que dis­fru­tas de una ad­he­ren­cia y mo­tri­ci­dad sim­ple­men­te sen­sa­cio­na­les. El con­trol del mo­vi­mien­to de la ca­rro­ce­ría es igual de im­pre­sio­nan­te. Era de es­pe­rar que hu­bie­ra po­co ba­lan­ceo, pe­ro re­sul­ta sor­pren­den­te la ha­bi­li­dad ca­si pa­ra­nor­mal con la que los amor­ti­gua­do­res mag­ne­to­reo­ló­gi­cos li­dian con los ba­ches, los plie­gues y las jun­tas del as­fal­to, per­mi­tien­do al Hu­ra­cán di­sec­cio­nar cual­quier tra­mo de ca­rre­te­ra a un rit­mo fre­né­ti­co y con pre­ci­sión qui­rúr­gi­ca. Tan só­lo las im­per­fec­cio­nes más gran­des trans­mi­ten mo­vi­mien­tos al vo­lan­te.

Eso es un re­cor­da­to­rio de que el Hu­ra­cán tam­bién tie­ne un la­do ju­gue­tón. Es cier­to que la di­rec­ción ado­le­ce de fal­ta de tac­to, pe­ro el com­por­ta­mien­to es muy pro­gre­si­vo e in­ter­ac­ti­vo, con

El Hu­ra­cán es­tre­nó el Vir­tual Cock­pit en 2004... aun­que nun­ca ha­bía si­do tan co­lo­ri­do. El ale­rón tra­se­ro es de plás­ti­co re­for­za­do con car­bono.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.