EL DUE­LO

El Ford Fies­ta ST y el VW Po­lo GTI son los dos úl­ti­mos ur­ba­nos de­por­ti­vos en lle­gar a un se­lec­to club don­de pa­re­ce que hay que te­ner al me­nos 200 CV pa­ra que te to­men en se­rio.

EVO (Spain) - - SUMARIO - por M. t ineo fo­to­gra­fía por Je­sús iz­quier­do

El Fies­ta ST se mi­de al Po­lo GTi... y a los me­jo­res ur­ba­nos de­por­ti­vos

No es que sea adi­vino, pe­ro hay ve­ces que bas­ta con acer­car­te a un co­che pa­ra, sin tan si­quie­ra abrir la puer­ta, sa­ber por dón­de van a ir los ti­ros. Eso exac­ta­men­te es lo que me es­tá pa­san­do aho­ra mis­mo. Se­gún me es­ta­ba acer­can­do al VW Po­lo GTI, mis ojos no de­ja­ban de fi­jar­se en las llan­tas de 17 pul­ga­das que lle­va es­ta uni­dad. Pe­ro la cues­tión no es la me­di­da: es el mo­de­lo del neu­má­ti­co. Que en Volks­wa­gen ha­yan op­ta­do por­que es­te VW Po­lo GTI lle­ve de se­rie un Mi­che­lin Pri­macy 3, una rue­da pen­sa­da pa­ra ber­li­nas y com­pac­tos de ca­rác­ter tran­qui­lo, di­ce mu­cho del plan­tea­mien­to fi­lo­só­fi­co del co­che. Y más aún cuan­do el Ford Fies­ta ST, su ri­val en es­ta com­pa­ra­ti­va, lle­va unos Mi­che­lin Su­per Sport.

Es cier­to que, si pa­ga­mos 400 eu­ros por las llan­tas de 18 pul­ga­das, ve­re­mos que las Pri­macy 3 des­apa­re­cen pa­ra de­jar su si­tio a unos Mi­che­lin Pi­lot Sport 4 más de­por­ti­vos pe­ro, in­de­pen­dien­te­men­te de eso, lo de los Pri­macy 3 no de­ja de ser una cla­ra de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes.

De to­das for­mas, si hay una mar­ca dig­na de ad­mi­rar por el pro­ve­cho que le ha sa­ca­do a tres sim­ples si­glas, esa es Volks­wa­gen con sus ver­sio­nes GTI así que, cuan­do lo ha­cen así, se­rá por­que les fun­cio­na.

Ocu­rre al­go pa­re­ci­do con la es­té­ti­ca del co­che. Pa­ra es­tar an­te un GTI de 200 CV, es­te Po­lo pa­sa re­la­ti­va­men­te des­aper­ci­bi­do. Las llan­tas de 17 pul­ga­das, las si­glas GTI, la do­ble sa­li­da de es­ca­pe y las pe­que­ñas lí­neas ro­jas que re­co­rren el fron­tal son lo más dis­tin­ti­vo de es­te dis­cre­to ur­bano de­por­ti­vo.

En el in­te­rior hay un po­co más de pi­can­te, pe­ro tam­po­co se han vuel­to lo­cos. Unos asien­tos con las for­mas más mar­ca­das que los de se­rie, el vo­lan­te del Golf GTI, la plan­cha ro­ji­za que pre­si­de el sal­pi­ca­de­ro o la ins­tru­men­ta­ción di­gi­tal con­fi­gu­ra­ble –vir­tual cock­pit, de se­rie– son los de­ta­lles que de­la­tan a la ver­sión más de­por­ti­va de la fa­mi­lia Po­lo.

Co­mo buen Volks­wa­gen, no es di­fí­cil en­con­trar la pos­tu­ra ideal de con­duc­ción, pues el asien­to es có­mo­do, tie­ne pin­ta de que me va a su­je­tar lo su­fi­cien­te en cur­va y el vo­lan­te se mue­ve ge­ne­ro­sa­men­te tan­to ver­ti­cal co­mo ho­ri­zon­tal­men­te. Tam­po­co cues­ta ha­bi­tuar­se a la dis­tri­bu­ción de los man­dos, así que en­se­gui­da es­toy lis­to pa­ra po­ner­me en mar­cha.

Pi­so el freno, pul­so el bo­tón de arran­que ubi­ca­do jun­to a la pa­lan­ca de cam­bios –has­ta el ve­rano de 2019, el Po­lo GTI só­lo se ven­de con un cam­bio au­to­má­ti­co DSG de seis ve­lo­ci­da­des– y el mo­tor 2.0 TSI se po­ne en mar­cha emi­tien­do un le­ve pe­ro su­ge­ren­te ru­gi­do, más na­tu­ral que el que ofre­cía el 1.4 TSI de 180 CV del Po­lo GTI an­te­rior – que, des­pués del resty­ling, se vio sus­ti­tui­do por un 1.8 TSI con 192 CV y un so­ni­do más pa­re­ci­do al de es­te 2.0–.

Un po­co más atrás del bo­tón de arran­que es­tá aquel que per­mi­te se­lec­cio­nar los di­fe­ren­tes mo­dos de con­duc­ción, que son cua­tro: Eco, Nor­mal, Sport e In­di­vi­dual, don­de se pue­den com­bi­nar di­fe­ren­tes ajus­tes de la res­pues­ta del ace­le­ra­dor, de

la sus­pen­sión – con dos ni­ve­les de du­re­za de se­rie– o del so­ni­do del mo­tor. La ma­yor di­fe­ren­cia es­tá en el so­ni­do del mo­tor, que en el mo­do Sport es un po­co más per­cep­ti­ble, y en la du­re­za de la sus­pen­sión, que en es­te mis­mo mo­do tam­bién con­tie­ne un po­co más el ba­lan­ceo de la ca­rro­ce­ría. In­de­pen­dien­te­men­te de ello, el Po­lo GTI no es un mo­de­lo es­pe­cial­men­te in­có­mo­do, y has­ta pue­des ha­cer un via­je lar­go en mo­do Sport sin que tus acom­pa­ñan­tes se que­jen de que re­sul­ta de­ma­sia­do se­co o de que apre­cian mu­cho las irre­gu­la­ri­da­des del as­fal­to.

El cam­bio DSG de seis mar­chas si­gue sien­do tan rá­pi­do co­mo siem­pre, pe­ro a ba­ja velocidad es un po­qui­to más brus­co que en otras oca­sio­nes y, en au­to­má­ti­co, tie­ne cier­ta ten­den­cia a uti­li­zar mar­chas de­ma­sia­do lar­gas, así que op­to por lle­var­lo en mo­do ma­nual.

El mo­tor 2.0 TSI, por su par­te, se mues­tra vi­go­ro­so. Con cua­tro ci­lin­dros y un par cons­tan­te de 320 Nm en­tre 1.500 y 4.400 rpm, tie­ne mu­cho ca­rác­ter des­de ba­jas re­vo­lu­cio­nes, y si­gue em­pu­jan­do con la mis­ma in­ten­si­dad has­ta las 6.000 rpm. El Po­lo GTI es un co­che rá­pi­do, co­mo así lo de­mues­tra una ca­pa­ci­dad de ace­le­ra­ción que le lle­va a pa­sar de 0 a 100 km/ h en 6,7 se­gun­dos.

El mo­tor es tan bueno que, des­pués de dar un par de ace­le­ro­nes, ya ha te­ni­do su­fi­cien­te pa­ra crear­me esa ben­di­ta adic­ción que to­dos es­pe­ra­mos de un buen GTI. Me gus­ta mu­cho có­mo va, pe­ro tam­bién es cier­to que, cuan­do em­pie­zo a apu­rar al­gu­na fre­na­da y le exi­jo un po­co más al cam­bio, el DSG se que­da un pel­da­ño por de­ba­jo de las po­si­bi­li­da­des del mo­tor. Si lo tu­yo es ir de­pri­sa de ver­dad, dis­fru­ta­rás mu­cho más de es­te Po­lo GTI si lo ad­quie­res, el pró­xi­mo ve­rano, con cam­bio ma­nual de seis mar­chas.

Lo que no po­drá so­lu­cio­nar el cam­bio ma­nual es la for­ma de trac­cio­nar cuan­do se bus­ca el lí­mi­te. El GTI cuen­ta con el sis­te­ma XDS, esa fun­ción del con­trol de trac­ción que se li­mi­ta a fre­nar la rue­da de­lan­te­ra in­te­rior pa­ra tra­tar de si­mu­lar cier­to efec­to au­to­blo­can­te, ese que te per­mi­te se­guir ace­le­ran­do a fon­do mien­tras que el eje de­lan­te­ro tra­ta de afe­rrar­se al vér­ti­ce de la cur­va, cuan­do se ace­le­ra fon­do a la sa­li­da de una cur­va.

Es cier­to que el XDS eli­mi­na en gran par­te de la ten­den­cia del co­che a ir­se de mo­rro, pe­ro tam­bién lo es que no ofre­ce la res­pues­ta de­por­ti­va de un di­fe­ren­cial au­to­blo­can­te me­cá­ni­co o, in­clu­so, el de un au­to­blo­can­te con­tro­la­do elec­tró­ni­ca­men­te co­mo el VAQ que se co­mer­cia­li­zan en otros mo­de­los del Gru­po VW equi­pa­dos con el blo­que 2.0 TSI co­mo, por ejem­plo, el VW Golf GTI Per­fo­ran­ce, el Skoda Oc­ta­via RS 245 o el Seat León Cu­pra.

El mo­tor es lo me­jor del Po­lo GTI; un par de ace­le­ro­nes bas­tan pa­ra crear­te adic­ción

In­du­da­ble­men­te, con es­te cam­bio DSG, con el XDS y con la apa­bu­llan­te res­pues­ta del mo­tor a cual­quier ré­gi­men, el Po­lo es an­te to­do un mo­de­lo fá­cil de con­du­cir muy de­pri­sa, al­go que ca­sa a la per­fec­ción al ha­blar del com­por­ta­mien­to del co­che en zo­nas vi­ra­das. En las cur­vas rá­pi­das, el Po­lo GTI se mues­tra pre­ci­so e im­per­tur­ba­ble, si­guien­do las in­di­ca­cio­nes da­das des­de el vo­lan­te sin re­chis­tar.

En zo­nas más len­tas y con cur­vas en­la­za­das, se apre­cia un po­co me­jor la fa­ci­li­dad con la que el mo­rro cam­bia de di­rec­ción, mos­tran­do el buen tra­ba­jo del eje de­lan­te­ro pe­se a te­ner que so­por­tar el pe­so del 2.0 TSI ahí de­lan­te. In­de­pen­dien­te­men­te de eso, las reac­cio­nes del eje tra­se­ro si­guen sien­do muy no­bles, y pro­vo­car que des­li­ce es ta­rea ca­si im­po­si­ble sal­vo que lo for­ce­mos con el freno de mano, co­mo en al­gu­na de las fo­tos de es­te re­por­ta­je. Y es que el Po­lo es tan es­ta­ble que en to­das las fo­tos pa­re­cía es­tar pa­ra­do, así que no nos que­dó más re­me­dio que re­cu­rrir a es­te tru­co pa­ra sa­car­le una un po­co fue­ra de sus ca­si­llas.

Sin du­da, es­te Po­lo si­gue fiel­men­te las pau­tas de los úl­ti­mos GTI de la mar­ca ale­ma­na. Un co­che pa­ra to­do, que co­rre mu­cho, que te lo po­ne to­do muy fá­cil, que tie­ne una es­té­ti­ca de­por­ti­va pe­ro en ab­so­lu­to re­car­ga­da, que se be­ne­fi­cia de la ima­gen de mar­ca y ver­sión… y que, a la ho­ra de ir de­pri­sa de ver­dad, cum­ple muy bien pe­ro no te lle­ga a apa­sio­nar.

Bas­ta con ver el Fies­ta ST pa­ra dar­se cuen­ta de que el Ford es otra co­sa. Sí, cues­ta prác­ti­ca­men­te lo mis­mo que el Po­lo GTI, am­bos mo­de­los tie­nen unas di­men­sio­nes si­mi­la­res, com­par­ten po­ten­cia, ca­rro­ce­ría de cin­co puer­tas y aca­ban de lle­gar a los con­ce­sio­na­rios. Pe­ro el Fies­ta es bas­tan­te más es­pec­ta­cu­lar, al me­nos a sim­ple vis­ta. Ya de por sí, sus for­mas son más su­ge­ren­tes que las del Po­lo, que pue­de re­sul­tar un mo­de­lo un po­co so­so en ese as­pec­to. Ade­más, el Fies­ta cuen­ta con un lla­ma­ti­vo di­fu­sor tra­se­ro que ha­ce que su do­ble sa­li­da de es­ca­pe luz­ca mu­cho más que en el Po­lo, sus llan­tas de 18 pul­ga­das tie­nen un di­se­ño más es­pec­ta­cu­lar y de­ta­lles co­mo el ale­rón tra­se­ro o las pom­po­sas for­mas de sus pa­ra­gol­pes re­don­dean un con­jun­to que re­sul­ta vi­sual­men­te más de­por­ti­vo. Con el Po­lo es muy fá­cil pa­sar des­aper­ci­bi­do; con el Fies­ta, des­de lue­go, no tan­to.

Abro la puer­ta del Fies­ta y lo pri­me­ro que me lla­ma la aten­ción son sus es­pec­ta­cu­la­res asien­tos Re­ca­ro, ade­más de otros de­ta­lles co­mo el po­mo del cam­bio, el re­chon­cho vo­lan­te con la fir­ma ST, o los de­ta­lles en sí­mil de fi­bra de car­bono re­par­ti­dos por el sal­pi­ca­de­ro, ade­más de los pe­da­les de alu­mi­nio.

No tar­do en de­jar­me caer so­bre mi asien­to, y es en­ton­ces cuan­do em­pie­zo a te­ner sen­sa­cio­nes en­con­tra­das. Pa­re­ce que me va a su­je­tar bien, pe­ro me cues­ta en­con­trar la pos­tu­ra ideal y, aun­que al fi­nal lo con­si­go, no ten­go la sen­sa­ción de es­tar tan có­mo­do co­mo en el Po­lo.

To­do se me ol­vi­da cuan­do pul­so el bo­tón de arran­que. El mo­tor 1.5 Tur­bo de tres ci­lin­dros sue­na me­jor de lo es­pe­ra­do, con un su­ge­ren­te y atrac­ti­vo ron­qui­do pro­ve­nien­te del es­ca­pe. Sin du­da, le sien­ta muy

bien, y bas­ta con dar un par de pe­que­ños ace­le­ro­nes en va­cío pa­ra con­fir­mar que un mo­tor de po­cos ci­lin­dros pue­de so­nar di­fe­ren­te, pe­ro no mal.

Pi­so el em­bra­gue, que tie­ne po­co re­co­rri­do, e in­tro­duz­co la pri­me­ra de las seis mar­chas del cam­bio ma­nual. Su tac­to es ti­ran­do a me­tá­li­co, du­ri­to y, al tiem­po, pre­ci­so. Me gus­ta. Jus­to de­trás, se en­cuen­tra el bo­tón que per­mi­te se­lec­cio­nar en­tre los tres mo­dos de con­duc­ción: Nor­mal, Sport y Cir­cuit. Fren­te al Po­lo, las di­fe­ren­cias en­tre ellos no son de­ma­sia­do gran­des y, co­mo aquí no hay sus­pen­sión con va­rios ni­ve­les de du­re­za, la ma­yor di­fe­ren­cia es­tá en lo per­mi­si­vo que sea el con­trol de es­ta­bi­li­dad con nues­tras fe­cho­rías.

La co­sa pin­ta bien. Las pri­me­ras apu­ra­das de mar­cha me per­mi­ten com­pro­bar que el 1.5 de 200 CV tie­ne ga­rra, tan­to que has­ta las ace­le­ra­cio­nes son me­jo­res que las del Po­lo: tar­da 6,5 se­gun­dos en pa­sar de 0 a 100 km/ h, 0,2 se­gun­dos me­nos que el GTI. Sin em­bar­go, cuan­do em­pie­zo a en­la­zar cur­vas y op­to por ju­gar un po­co con la res­pues­ta del mo­tor a me­dio ré­gi­men, sí se no­ta que el 2.0 TSI de cua­tro ci­lin­dros del ale­mán es to­da­vía más tem­pe­ra­men­tal, al­go com­pren­si­ble te­nien­do en cuen­ta que, mien­tras el Po­lo dis­po­ne de 320 Nm, el Fies­ta se con­for­ma con 290 Nm. No es que sea una di­fe­ren­cia abis­mal ni preo­cu­pan­te pa­ra el ST, pe­ro los da­tos son los que son y ahí es­tán.

Voy cu­brien­do ki­ló­me­tros y el Fies­ta no tar­da en de­mos­trar­me que jue­ga en otra liga. Pa­ra em­pe­zar, la sus­pen­sión se sien­te un po­co más fir­me y, so­bre to­do, más re­bo­to­na, tan­to que ca­da pe­que­ña im­per­fec­ción del as­fal­to se con­vier­te en dos o tres os­ci­la­cio­nes de la ca­rro­ce­ría, al­go que su­po­ne otras tan­tas agi­ta­cio­nes pa­ra tu cuer­po y el de tus acom­pa­ñan­tes. Por eso, mien­tras que un via­je de Ma­drid a Cá­diz con el Po­lo no su­pon­drá ma­yor pro­ble­ma, con el Fies­ta pue­de re­sul­tar bas­tan­te más can­sa­do.

Fue­ra de esos lar­gos tra­yec­tos, tam­po­co es que su­pon­ga mu­cho más pro­ble­ma, so­bre to­do por­que, cuan­do te po­nes a ir de­pri­sa de ver­dad, esos re­bo­tes des­apa­re­cen, y la sus­pen­sión se en­car­ga de con­te­ner

El Fies­ta ST va me­jor cuan­to más de­pri­sa lo con­du­ces y cuan­tas más cur­vas ha­ya

El Fies­ta ST es un co­che muy di­fí­cil de se­guir cuan­do des­apa­re­cen las rec­tas

los mo­vi­mien­tos de la ca­rro­ce­ría con efi­ca­cia. Es, en­ton­ces, cuan­do aflo­ran los pun­tos fuer­tes del Fies­ta ST, un mo­de­lo que se sien­te más có­mo­do cuan­to más de­pri­sa va­yas con él.

Hay que acla­rar que es­ta uni­dad, ade­más, lle­va el pack Per­for­man­ce op­cio­nal, que por 900 eu­ros in­clu­ye un di­fe­ren­cial au­to­blo­can­te y un con­trol Launch Con­trol pa­ra ha­cer ace­le­ra­cio­nes ful­gu­ran­tes des­de pa­ra­do que, sin­ce­ra­men­te, me pa­re­ce una fri­ka­da –tan­to co­mo en cual­quier otro co­che que lo lle­ve–. El au­to­blo­can­te, no; es­te sí que se no­ta, y es­te sí que es de lo más in­tere­san­te. Sin ser es­pe­cial­men­te brus­co ni com­pli­car­le la vi­da al con­duc­tor, es­te di­fe­ren­cial ayu­da no­ta­ble­men­te a me­ter el mo­rro en las cur­vas cuan­do, en pleno apo­yo, ace­le­ras a fon­do y la agu­ja del cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes sa­le dis­pa­ra­da en bus­ca del seis de su es­ca­la. En­tre lo que co­rre el mo­tor, lo bien que va la ca­ja de cam­bios a la ho­ra de ju­gar con ella, la efi­ca­cia del au­to­blo­can­te y la pre­ci­sión de la di­rec­ción, el Fies­ta ST se con­vier­te en un au­tén­ti­co de­vo­ra­dor de cur­vas.

Cuen­ta, ade­más, con la ayu­da de otros dos pro­ta­go­nis­tas. Por un la­do, el pe­que­ño mo­tor 1.5 ayu­da a que des­can­se po­co pe­so so­bre el eje de­lan­te­ro, y eso le per­mi­te cam­biar de di­rec­ción con mu­cha agi­li­dad. Por otro, el Fies­ta ST cuen­ta con un eje tra­se­ro muy ágil, de esos que tien­den a le­van­tar la rue­da in­te­rior en pleno apo­yo pa­ra pro­vo­car un ma­yor re­don­deo de la za­ga. Pe­ro, en el ca­so del Fies­ta, sus reac­cio­nes son tan dul­ces, pro­gre­si­vas y con­tro­la­bles, que uno tie­ne la sen­sa­ción de que la di­rec­ción ha­ce gi­rar a las cua­tro rue­das.

Al prin­ci­pio, las reac­cio­nes del eje tra­se­ro pue­den sor­pren­der y has­ta asus­tar por la es­pon­ta­nei­dad con la que se ma­ni­fies­tan, pe­ro cuan­do te das cuen­ta de que eso es fun­da­men­tal pa­ra lo­grar se­me­jan­te agi­li­dad, des­cu­bres que el Fies­ta ST es un co­che di­ver­ti­dí­si­mo en es­te ti­po de ca­rre­te­ras. Y no só­lo eso: una vez que apren­des a ace­le­rar cuan­to an­tes a la sa­li­da de las cur­vas pa­ra apro­ve­char el po­ten­cial del mo­tor con la ac­ción del di­fe­ren­cial au­to­blo­can­te, y a ju­gar con el des­li­za­mien­to del eje tra­se­ro, te en­cuen­tras con un co­che fran­ca­men­te di­fí­cil de se­guir cuan­do las rec­tas em­pie­zan a des­apa­re­cer de la ca­rre­te­ra.

Co­mo com­pren­de­rás, aca­bé mi ru­ta de prue­bas con el Ford Fies­ta ST y só­lo pu­de ha­cer una co­sa: vol­ver a lle­nar el de­pó­si­to pa­ra re­pe­tir­la. ¡Qué go­za­da! En es­te ti­po de vías, es don­de se apre­cia que es un co­che he­cho y pen­sa­do pa­ra dis­fru­tar de la con­duc­ción de­por­ti­va en es­ta­do pu­ro. Por eso mis­mo, y por­que eso cua­dra a la per­fec­ción con la fi­lo­so­fía , es­te Ford Fies­ta ST ga­na es­ta com­pa­ra­ti­va.

Sin em­bar­go, de­bo re­co­no­cer que tam­po­co le ha­ría as­cos a te­ner un VW Po­lo GTI en el ga­ra­je aun­que, eso sí, con cam­bio ma­nual. ¿La ra­zón? Pues mien­tas que el Ford Fies­ta ST es un ju­gue­te pa­ra dis­fru­tar lle­ván­do­lo a fon­do, el Po­lo GTI es un ur­bano de tac­to de­por­ti­vo, más dó­cil, fá­cil de ex­pri­mir, mu­cho más có­mo­do y uti­li­za­ble en el día a día. Y con un mo­tor ex­ce­len­te. Y eso tam­bién tie­ne su pú­bli­co. Un pú­bli­co pa­ra el que, pro­ba­ble­men­te, el Ford Fies­ta ST sea de­ma­sia­do.

El bo­tón de arran­que y el de se­lec­ción de mo­dos de con­duc­ción es­tán a la iz­quier­da del cam­bio. La pan­ta­lla cen­tral mues­tra es­tos in­di­ca­do­res de­por­ti­vos. Los fa­ros full led son de se­rie.

Los asien­tos del Fies­ta ST son unos Re­ca­ro con una pin­ta más ra­cing que los del Po­lo. La ins­tru­men­ta­ción es cla­ra, pe­ro más sen­ci­lla. De­ta­lle de la ma­ri­po­sa que mo­di­fi­ca el so­ni­do del es­ca­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.