EL úL­TI­MO BAI­LE

EVO (Spain) - - SUMARIO - POR ADAM TOW­LER & JA­VIER ÁL­VA­REZ FO­TO­GRA­FÍA POR AS­TON PARROTT

Re­co­rre­mos un tra­mo mí­ti­co del Rally de Gran Bre­ta­ña al vo­lan­te del le­gen­da­rio Su­ba­ru WRX STi

El Su­ba­ru WRX STI Fi­nal Edi­tion es el úl­ti­mo de una lar­ga tra­di­ción de ilus­tres Im­pre­za dan­do co­lor a nues­tras ca­rre­te­ras. Lo con­du­ci­mos en el es­ce­na­rio de gran­des triun­fos de sus an­te­ce­so­res en WRC, y en la tie­rra de su pi­lo­to más fa­mo­so.

Ame­di­da que avan­za la jor­na­da, el des­lum­bran­te sol se co­lo­ca don­de más mo­les­ta, ilu­mi­nan­do el lien­zo de mos­qui­tos muer­tos so­bre el pa­ra­bri­sas del Su­ba­ru co­mo si fue­ran pe­que­ños dia­man­tes. Ha si­do un via­je lar­go. Al­gu­nos ex­pre­sa­ron com­pa­sión cuan­do les di­je que iba a con­du­cir el WRX STI Fi­nal Edi­tion has­ta Es­co­cia, un in­di­cio de la per­cep­ción ha­bi­tual so­bre la co­mo­di­dad de es­te co­che. Con es­te mo­de­lo ten­go la tan­gi­ble im­pre­sión de lle­var una má­qui­na de­ba­jo de mí, y no un me­ro elec­tro­do­més­ti­co mo­derno. Ya nos es­ta­mos en­ten­dien­do. He­mos crea­do un vínculo, bá­si­ca­men­te, y soy par­ti­da­rio de ello. Es­te au­to­mó­vil sim­bo­li­za la esen­cia de lo que es­ta re­vis­ta re­pre­sen­ta. Y sí, lo sé, ya no se lla­ma Im­pre­za, pe­ro dis­cúl­pa­me por es­ta vez...

Es­te va a ser un via­je bas­tan­te per­so­nal, en bus­ca de lo de­fi­ni­ti­vo: la eta­pa de rally de­fi­ni­ti­va, el Im­pre­za de­fi­ni­ti­vo y su pi­lo­to de­fi­ni­ti­vo, un jo­ven fon­ta­ne­ro de La­narks­hi­re que cam­bió el mun­do y es el úni­co hé­roe de­por­ti­vo que ja­más tu­ve. Co­lin Stee­le McRae, miem­bro de la Or­den del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co.

El chasis de es­te Su­ba­ru, con ayu­da de Pro­dri­ve, se ha ido me­jo­ran­do, pa­san­do de ser una for­mi­da­ble pe­ro des­ca­fei­na­da com­bi­na­ción de trac­ción to­tal y po­de­río tur­bo, a al­go más re­fi­na­do, equi­li­bra­do y tre­men­da­men­te pre­ci­so.

Es­te mo­de­lo ha te­ni­do nu­me­ro­sas no­men­cla­tu­ras – P1, Ty­pe RA, WRX STI 4, 5 y 6–, só­lo des­ci­fra­bles por los más afi­cio­na­dos. Sin em­bar­go, la lle­ga­da de la ca­rro­ce­ría com­pac­ta no gus­tó en ab­so­lu­to, al­go que la fir­ma ni­po­na se ha en­car­ga­do de so­lu­cio­nar vol­vien­do, en la eta­pa ac­tual, a la clá­si­ca ber­li­na. La exis­ten­cia de un enor­me mer­ca­do de mo­de­los GTI de si­mi­lar po­ten­cia, di­se­ño más atrac­ti­vo, igual de rá­pi­dos y más ba­ra­tos de man­te­ner, no ha im­pe­di­do que el Im­pre­za si­ga fiel a sus orí­ge­nes, in­clu­so a sa­bien­das de que sus ven­tas se po­dían re­sen­tir.

¿Y qué pa­só con Co­lin? Tu­vo sus mo­men­tos bue­nos y ma­los, por su­pues­to. Aque­llos tem­pra­nos y sal­va­jes años, la ver­ti­gi­no­sa velocidad, la su­ce­si­va des­truc­ción de di­ver­sos Ford Sie­rra RS Cos­worth... Los glo­rio­sos años de los Su­ba­ru Gru­po A, de vic­to­rias ab­so­lu­tas en las prue­bas más pres­ti­gio­sas y, en 1995, con­ver­tir­se en el Cam­peón del Mun­do de rall­yes más jo­ven, y el pri­me­ro de Reino Uni­do. Des­pués lle­ga­ron los años con Ford, la di­ver­si­fi­ca­ción a otras dis­ci­pli­nas de la com­pe­ti­ción y, lue­go, el te­rri­ble y trá­gi­co ac­ci­den­te de he­li­cóp­te­ro en 2007 que, jun­to a la pér­di­da de otro hé­roe de las ca­rre- ras y de Su­ba­ru, Ri­chard Burns, abrió una irre­pa­ra­ble he­ri­da en el co­ra­zón del mun­do de los rall­yes.

Pa­ra ren­dir un múl­ti­ple ho­me­na­je tan­to a los pi­lo­tos co­mo al STI, nues­tro pri­mer des­tino es el Kiel­der Fo­rest –si fuis­te un afi­cio­na­do a los rall­yes de los años 70, 80 y 90 igual te sue­na–. Es­te lu­gar cuen­ta con los que, sin du­da, son al­gu­nos de los me­jo­res tra­mos de bos­que del mun­do; un lu­gar en el que Co­lin ga­nó el rally RAC en 1995. Una lo­ca­li­za­ción sa­gra­da.

Es iró­ni­co, por tan­to, que no en­cuen­tres men­ción al­gu­na so­bre la his­to­ria de es­te bos­que en la ma­yo­ría de webs que ha­blan so­bre la prue­ba bri­tá­ni­ca. Es más, si bus­cas Kiel­der Fo­rest en In­ter­net en­con­tra­rás que las no­ti­cias más re­cien­tes es­tán do­mi­na­das por la re­in­tro­duc­ción del lin­ce tras 1.300 años de ex­tin­ción... pe­ro na­da so­bre el he­cho de que el Rally de Gran Bre­ta­ña es­tu­vo aquí en 2018. La com­pe­ti­ción es ac­tual­men­te un te­ma in­có­mo­do, te­nien­do en cuen­ta la con­cien­cia eco­ló­gi­ca y la pre­ser­va­ción de los bos­ques.

Es­pe­ra­ba cier­to gra­do de frus­tra­ción a la ho­ra de con­du­cir el STI Fi­nal Edi­tion has­ta aquí, pe­ro no ha si­do así. Es­tá cla­ro que es un mo­de­lo ve­te­rano, y ni las llan­tas más gran­des, los fre­nos me­jo­ra­dos o el sis­te­ma mul­ti­me­dia de es­ta edi­ción li­mi­ta­da a 150 uni­da­des, con­si­guen di­si­mu­lar sus años.

No es un co­che que fa­ci­li­te las co­sas al con­duc­tor, ya que has de es­for­zar­te pa­ra apro­ve­char las pres­ta­cio­nes que es ca­paz de ofre­cer. Nun­ca me ha gus­ta­do la ma­ne­ra de en­tre­gar la po­ten­cia del mo­tor 2.5 li­tros, al que le fal­ta la ma­la le­che y el am­plio rango de vuel­tas del an­ti­guo y enér­gi­co 2.0 li­tros, es­pe­cial­men­te si lo com­pa­ra­mos con los pri­me­ros ejem­pla­res, con sus co­lec­to­res de lon­gi­tu­des dis­pa­res y los ca­rac­te­rís­ti­cos au­lli­dos de su ron­co y ras­ga­do es­ca­pe.

Ade­más, la ma­yor ci­lin­dra­da no pa­re­ce ge­ne­rar mu­cho más par mo­tor, a pe­sar de la ci­fra ofi­cial de 408 Nm, pues­to que el Fi­nal Edi­tion es bas­tan­te po­co in­tere­san­te por de­ba­jo de las 4.000 rpm. Aun así, a par­tir de ese pun­to hay una ra­zo­na­ble can­ti­dad de em­pu­je gra­cias al tur­bo, y el cua­tro ci­lin­dros bó­xer ha­ce pa­re­cer tor­pe a cual­quier cua­tro ci­lin­dros en lí­nea gra­cias a su en­tre­ga Arriba: El WRX STI en su ho­gar es­pi­ri­tual, en el bos­que de Kiel­der. Arriba a la de­re­cha: Con­du­ci­do con cal­ma, es­te Fi­nal Edi­tion pue­de sen­tir­se ra­ro, pe­ro si de­ci­des lle­var­lo al má­xi­mo te brin­da­rá mo­men­tos en los que real­men­te fun­cio­na.

li­bre de iner­cias. Sí, el cam­bio de mar­chas es du­ro en frío y el in­te­rior, fun­cio­nal –du­ra­de­ro, sin du­da, pe­ro su tac­to es­tá muy le­jos del de los ma­te­ria­les mo­der­nos más gus­to­sos–. El asien­to del con­duc­tor su­je­ta bien, pe­ro es­tá co­lo­ca­do tan ab­sur­da­men­te al­to que es­toy mi­ran­do ca­si por de­ba­jo del pa­ra­sol. Y, a pe­sar de la pu­bli­ci­ta­da "rá­pi­da cre­ma­lle­ra", la di­rec­ción to­da­vía se sien­te al­go len­ta com­pa­ra­da con los es­tán­da­res ac­tua­les –de ra­pi­dí­si­mas di­rec­cio­nes–, con un po­co de im­pre­ci­sión ini­cial al mo­ver­se del cen­tro. Cuan­do lo con­du­ces al 50% de su po­ten­cial el Fi­nal Edi­tion se sien­te des­acom­pa­sa­do, al­go tor­pe e in­ne­ce­sa­ria­men­te du­ro, igual de des­ubi­ca­do que un ado­les­cen­te en su pri­me­ra ci­ta.

Pe­ro tam­bién hay mo­men­tos en los que pa­re­ce funcionar y ca­si flo­tar so­bre ca­rre­te­ras exi­gen­tes. Si lo ha­ces bien te ha­ce par­tí­ci­pe, te en­vuel­ve, y es au­tén­ti­co. Te das cuen­ta de que, por muy bue­nos que sean los com­pac­tos mo­der­nos tur­boa­li­men­ta­dos, no hay ni ha­brá nun­ca na­da tan efec­ti­vo y ex­ci­tan­te co­mo un bó­xer tur­bo de cua­tro ci­lin­dros jun­to a un sis­te­ma de trac­ción to­tal per­ma­nen­te.

De­ja­mos atrás el pol­vo Del Kiel­Der y nos di­ri­gi­mos a un lu­gar se­cre­to don­de nos es­pe­ra el que, pa­ra mu­chos, es el me­jor el Im­pre­za de la his­to­ria. Se tra­ta de un 22B, pe­ro no cual­quier 22B: el 22B de Co­lin McRae. Uno de los tres pro­to­ti­pos fa­bri­ca­dos por Pro­di­ve du­ran­te el pro­ce­so de de­sa­rro­llo del mo­de­lo, que fue ven­di­do por McRae a sus ac­tua­les due­ños, la fa­mi­lia No­ble, que po­see el con­ce­sio­na­rio lo­cal de Su­ba­ru (AF No­ble) en Pe­ni­cuik, Es­co­cia. Te­ne­mos po­co tiem­po con el co­che, pe­ro men­ti­ría si di­je­ra que no es­toy en­tu­sias­ma­do, sen­ta­do en el asien­to del con­duc­tor, ha­cien­do rui­dos de mo­tor y mo­vien­do el vo­lan­te co­mo un ni­ño pe­que­ño. Po­cos co­ches, sea cual sea su po­ten­cia y pre­cio, tie­nen la pre­sen­cia en ca­rre­te­ra del 22B. Aú­na to­do lo que amo en los co­ches de ca­lle ges­ta­dos en com­pe­ti­ción.

Ya es­ta­mos en me­dio de Es­co­cia y, al tiem­po que se ha­ce de no­che, el ai­re fresco es en­gu­lli­do por la en­tra­da de ai­re del ca­pó y las rue­das se afe­rran a la ca­rre­te­ra con la fu­ria con la que bus­can trac­ción los ga­tos en los di­bu­jos ani­ma­dos. Los ca­rri­les, de­li­mi­ta­dos por mu­re­tes de pie­dra, se con­vier­ten en un gri­sá­ceo tú­nel ilu­mi­na­do úni­ca­men­te por los fa­ros, con mi bra­zo iz­quier­do a pun­to de cam­biar de mar­cha, bus­can­do el li­mi­ta­dor de re­vo­lu­cio­nes, in­ten­tan­do sa­car to­do lo que ofre­ce el co­che, no­tan­do la za­ga mo­ver­se al ace­le­rar... Una ex­pe­rien­cia mu­cho más in­ten­sa y pro­fun­da que la dis­po­ni­ble, por ejem­plo, en un VW Golf R, aun­que pro­ba­ble­men­te igual de rá­pi­da.

No es nin­gu­na sor­pre­sa que en­se­gui­da ten­ga­mos que pa­rar a re­pos­tar y, allí, apar­ca­do fren­te al sur­ti­dor, hay un re­ba­ja­do, mo­di­fi­ca­do y ob­se­si­va­men­te lim­pio VW Po­lo BlueMo­tion, con dos jó­ve­nes al­re­de­dor, con el por­tón del ma­le­te­ro ador­na­do por una pe­ga­ti­na "Ifin doubt, fla­tout" –”An­te la du­da, ace­le­ra a fon­do”– de Co­lin McRae. La me­mo­ria de es­te hom­bre si­gue vi­va, in­clu­so en el co­che más ines­pe­ra­do.

Me es­toy rien­do so­lo mien­tras lleno el de­pó­si­to del WRX, y des­pués con­duz­co tran­qui­la­men­te los úl­ti­mos km has­ta el ho­tel, ya que ma­ña­na va a ser un gran día.

El al­ba nos brin­da un cor­to pa­seo has­ta el pue­blo de La­nark. Mi yo de 16 años nun­ca ima­gi­nó que es­ta­ría lle­gan­do un día a ca­sa de Jimmy McRae, pe­ro aquí es­toy, li­bre­ta en mano, lla­man­do a su puer­ta. Es fá­cil pa­sar por al­to el ta­len­to al vo­lan­te que te­nía Jimmy. El due­ño de un exi­to­so ne­go­cio de fon­ta­ne­ría y ca­le­fac­ción se con­vir­tió en una es­tre­lla del de­por­te ga­nan­do el cam­peo­na­to bri­tá­ni­co de rall­yes cin­co ve­ces en los años 80, cuan­do era una de las más destacadas com­pe­ti­cio­nes del mun­do. Las imá­ge­nes de Jimmy pe­leán­do­se con su so­no­ro y di­ver­ti­do Sie­rra Cos­worth de tres puer­tas es­tán an­cla­das en mi me­mo­ria, y aho­ra es­toy sen­ta­do fren­te a él en su sa­lón mien­tras res­pon­de a mis pre­gun­tas so­bre la re­la­ción laboral de su di­fun­to hi­jo con Su­ba­ru. La vi­da es cu­rio­sa, des­de lue­go.

Ha­bla­mos so­bre có­mo prio­ri­zó la ca­rre­ra de Co­lin so­bre la su­ya pro­pia. So­bre có­mo Da­vid Ri­chards de Pro­dri­ve se acer­có a Jimmy tras el RAC de 1990 y di­jo "te­ne­mos que ha­blar". Pro­dri­ve no te­nía pre­su­pues­to su­fi­cien­te pa­ra co­rrer con un Le­gacy en el cam­peo­na­to bri­tá­ni­co. "Da­vid me pre­gun­tó cuán­to ga­na­ba un fon­ta­ne­ro. Le di­je que 25 li­bras a la se­ma­na. Y eso es lo que Da­vid le pa­gó. Co­lin to­da­vía tra­ba­ja­ba en nues­tra em­pre­sa en­tre se­ma­na, has­ta fi­na­les de ese año".

Jimmy re­me­mo­ra có­mo unas pa­la­bras pa­ter­na­les su­yas y de Ri­chards cal­ma­ron a Co­lin, po­nien­do fin a la ra­cha de ac­ci­den­tes, y des­pués so­bre las di­fi­cul­ta­des de la tem­po­ra­da de 1996. "Creo que en cual­quier de­por­te, cuan­do lle­gas a lo más al­to, te re­la­jas un po­co, y pien­so que eso es lo que le ocu­rrió a Co­lin. Qui­zá te ol­vi­des de lo im­por­tan­te. Ya no exis­tió la mis­ma re­la­ción con Da­vid ese año, pe­ro des­pués se arre­gló".

Pue­des ver a Co­lin, qui­zá al Co­lin más jo­ven y tí­mi­do de la pri­me­ra épo­ca en Su­ba­ru, en su pa­dre, y más aún cuan­do Jimmy re­cuer­da el pri­mer test que Co­lin hi­zo en el ge­nial Le­gacy RS de Gru­po A: "Vol­vió con una son­ri­sa y di­jo, oh, ha es­ta­do bien". Eso fue to­do, por lo vis­to. "Oh, ha es­ta­do bien". Dis­cre­to y en voz ba­ja, pe­ro en cuan­to co­no­ces la for­ma de ser de los McRae, sa­bes que "oh, ha es­ta­do bien", en reali­dad, sig­ni­fi­ca­ba "¡ha si­do la le­che!".

Nun­ca pre­gun­ta­ría a Jimmy so­bre el ac­ci­den­te que se lle­vó la vi­da de su hi­jo, de su nie­to, de un ami­go de su nie­to y de otro ami­go de la fa­mi­lia, pe­ro sí le pre­gun­to si el in­te­rés que le­van­ta su hi­jo to­da­vía en­tre los afi­cio­na­dos acen­túa o si­gue acen­tuan­do el do­lor de Jimmy. "Hay mo­men­tos en los que pien­so que he te­ni­do su­fi­cien­te, pe­ro ha­blar so­bre ello de ma­ne­ra po­si­ti­va... bueno, ten­dría que ha­cer­lo más a me­nu­do", afir­ma Jimmy cal­ma­da­men­te, con la emo­ción a flor de piel. No me im­por­ta ad­mi­tir que yo tam­bién ten­go que mor­der­me el la­bio in­fe­rior pa­ra con­te­ner­me, y guar­da­mos si­len­cio por un mo­men­to. "Me gus­ta­ría que su le­ga­do sea lo que es: era un hom­bre en­tu­sias­ta, un pi­lo­to en­tu­sias­ta", aña­de Jimmy. Le cuen­to lo de la pe­ga­ti­na en la tra­se­ra del Po­lo y son­ríe: "Me ha­ce sentir or­gu­llo­so, por lo que re­pre­sen­ta".

Al aca­bar la con­ver­sa­ción me sien­to obli­ga­do a de­cir­le a Jimmy una úl­ti­ma co­sa: cuán­to sig­ni­fi­có su hi­jo pa­ra mí, aun­que nun­ca nos co­no­cié­ra­mos. Có­mo re­cor­ta­ba sus fo­to­gra­fías al lí­mi­te en un Su­ba­ru 555 y las pe­ga­ba en mi car­pe­ta del co­le­gio. Có­mo en­se­ñó que to­do era po­si­ble, en­fren­tán­do­se y ven­cien­do al mun­do. "Ins­pi­ra­cio­nal" es un tér­mino que es­tá de mo­da, pe­ro que ver­da­de­ra­men­te en­ca­ja pa­ra Co­lin. Al mis­mo tiem­po que sa­len es­tas pa­la­bras por mi bo­ca, re-

Iz­quier­da: El Im­pre­za –por­que es lo que siem­pre se­rá pa­ra no­so­tros– en su há­bi­tat pre­fe­ri­do. Aba­jo a la iz­quier­da: Tras Kiel­der, rum­bo a Es­co­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.