OC­TA­NE

No to­dos los Pors­che de con­duc­ción épi­ca se ba­san en el 911. Un cuar­to de si­glo atrás, el sub­es­ti­ma­do y po­co que­ri­do 968 se trans­for­mó en un co­che fas­ci­nan­te con la ver­sión Club Sport.

EVO (Spain) - - SUMARIO - por john bar­ker & eduar­do a lon­so fo­to­gra­fía por as­ton parrott

Pro­ba­mos el Pors­che 968 Club Sport, uno de los mo­de­los pre­fe­ri­dos del pi­lo­to le­yen­da de los rall­yes Wal­ter Rörhl

El más cé­le­bre ejem­plo de evo­lu­ción his­tó­ri­ca de un Pors­che es, por su­pues­to, el del 911. Pe­ro yo di­ría que la trans­for­ma­ción del 924 ori­gi­nal en el 968 Club Sport me­re­ce ad­mi­ra­ción. Mi pri­mer tes­ti­go de la acu­sa­ción es el bi­cam­peón de rall­yes y con­sul­tor de Pors­che Wal­ter Röhrl, quien a prin­ci­pios de los años 90 de­cla­ró que el 968 Club Sport era el co­che de me­jor ma­ne­jo que Pors­che fabricaba.

Pa­ra po­ner­te en si­tua­ción, el Pors­che 968, co­mer­cia­li­za­do en­tre 1992 y 1995, fue el sus­ti­tu­to del 944 en el que se ba­sa­ba, que a su vez era una evo­lu­ción del 924. En aque­lla épo­ca, Pors­che las es­ta­ba pa­san­do ca­nu­tas, y el 968 se po­si­cio­na­ba co­mo un su­ges­ti­vo es­ca­lón de ac­ce­so a la mar­ca. Fue el úl­ti­mo de­por­ti­vo de Pors­che de mo­tor de­lan­te­ro –si ex­clui­mos al Ca­yen­ne y Pa­na­me­ra–, y hu­bo ver­sio­nes po­ten­tes co­mo el Tur­bo S y el Tur­bo RS, pe­ro el 968 más es­pe­cial fue el Club Sport, una va­rian­te ali­ge­ra­da del 968 pen­sa­da pa­ra los con­duc­to­res más en­tu­sias­tas, aque­llos dis­pues­tos a sa­cri­fi­car al­go de con­fort y prac­ti­ci­dad a cam­bio de dis­fru­tar de un me­jor ren­di­mien­to. Por su­pues­to, el CS só­lo exis­tió con ca­rro­ce­ría coupé y cam­bio ma­nual.

Esas pa­la­bras de Röhrl no eran en vano. Ser un ‘re­fri­to’ del 944 –ex­haus­ti­vo, eso sí– no pa­re­cía una ba­se muy en­tu­sias­man­te a pe­sar de su ex­ce­len­te chasis. Sin em­bar­go, el CS aca­bó sien­do uno de los me­jo­res de­por­ti­vos de los 90, gra­cias en par­te a que al­gu­nos ele­men­tos esen­cia­les es­tu­vie­ron ahí des­de el pri­mer 968 de 1992, es­pe­cial­men­te la con­fi­gu­ra­ción tran­sax­le –con la ca­ja de cam­bio y el di­fe­ren­cial for­man­do una mis­ma uni­dad en el eje tra­se­ro–, que con­fe­ría un re­par­to de pe­sos muy cer­cano al 50:50. Mu­chos otros com­po­nen­tes que ayu­da­ron a crear el Club Sport, de­bu­ta­ron en otros mo­de­los. Por ejem­plo, el mo­tor de cua­tro ci­lin­dros es en esen­cia me­dio pro­pul­sor V8 del Pors­che 928, una ‘mi­tad’ que se es­tre­nó en el 944 ini­cial­men­te con 2.5 li­tros de ci­lin­dra­da –des­pués se su­biría a 3.0–, su­plan­tan­do así al blo­que 2.0 de Au­di que em­plea­ba has­ta en­ton­ces. El 968 tam­bién dis­pu­so de com­po­nen­tes li­ge­ros en la sus­pen­sión, co­mo bra­zos de alu­mi­nio, ba­rras es­ta­bi­li­za­do­ras hue­cas y has­ta las tuer­cas de rue­da de alu­mi­nio pre­via­men­te vis­tas en los 944 Tur­bo y 944 S2, jun­to con el equi­po de fre­nos Brem­bo de al­to ren­di­mien­to.

Cu­rio­sa­men­te, al fi­nal de la vi­da co­mer­cial del 944, y an­tes de que el 968 co­men­za­ra a fa­bri­car­se en la fac­to­ría de Pors­che de Zuf­fen­hau­sen –Alemania– en 1992, li­brán­do­se así del las­tre psi­co­ló­gi­co de fa­bri­car­se en la plan­ta de Au­di con el que car­ga­ba el 944, sur­gió lo que pue­de con­si­de­rar­se el pre­cur­sor del 968 Club Sport. Fue con­ce­bi­do por Pors­che Gran Bre­ta­ña, se lla­ma­ba 944 S2 SE – Spe­cial Equip­ment–, y só­lo se cons­tru­ye­ron 15 uni­da­des, to­das pa­ra Reino Uni­do. Se re­pro­gra­mó pa­ra que los 211 CV del mo­tor 3.0 del 944 S2 se ele­va­ran a 228 CV, fue equi­pa­do con un di­fe­ren­cial de des­li­za­mien­to li­mi­ta­do y con un ra­dia­dor de acei­te, y su chasis se be­ne­fi­ció de ma­yor ri­gi­dez y de una sus­pen­sión más ba­ji­ta, la cual ade­más ofre­cía la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar cier­tos ajus­tes pa­ra ade­cuar el com­por­ta­mien­to del vehícu­lo a gus­to del con­su­mi­dor. Con to­do, de­mos­tró que ha­bía un buen po­ten­cial por ex­plo­tar.

Pors­che de­cla­ró que el 80% del 968 era nue­vo. Ade­más de un di­se­ño ins­pi­ra­do en el del 928, in­clu­yen­do los fa­ros es­ca­mo­tea­bles, in­cor­po­ró una ca­ja de cam­bio de seis ve­lo­ci­da­des en lu­gar de la de cin­co mar­chas del 944, y el mo­tor 3.0 re­ci­bió el sis­te­ma de dis­tri­bu­ción va­ria­ble Va­rioCam, que ajus­ta la sin­cro­ni­za­ción de las le­vas pa­ra pro­por­cio­nar más par a ba­jo ré­gi­men y más po­ten­cia a al­tas re­vo­lu­cio­nes.

El Club Sport lle­gó un año más tar­de. To­mó las me­jo­res par­tes del 968 y las com­bi­nó en un con­jun­to ul­tra-equi­li­bra­do e ines­pe­ra­da­men­te sa­tis­fac­to­rio, pe­ro ello con­lle­vó ce­der en otros as­pec­tos. Tu­vo que ver­se des­pro­vis­to de al­gu­nos ele­men­tos, en­tre los que se in­cluían los asien­tos tra­se­ros, el ai­re acon­di­cio­na­do, el lim­pia­pa­ra­bri­sas pos­te­rior, la aper­tu­ra eléc­tri­ca del por­tón tra­se­ro, bue­na par­te del ma­te­rial in­so­no­ri­zan­te, los ele­va­lu­nas eléc­tri­cos y los asien­tos Re­ca­ro con ajus­te eléc­tri­co, re­em­pla­za­dos por unos más li­ge­ros ba­quets fi­jos, tam­bién fir­ma­dos por Re­ca­ro. El aho­rro to­tal de pe­so se ci­fró en 50 kg, siem­pre y cuan­do el com­pra­dor es­co­gie­se la es­pe­ci­fi­ca­ción más bá­si­ca sin aña­dir equi­pa­mien­to ex­tra. Asi­mis­mo, Pors­che ins­ta­ló una sus­pen­sión de­por­ti­va es­pe­cí­fi­ca pa­ra el CS, y con to­do lo­gró afi­nar la res­pues­ta del 968 es­tán­dar.

‘Club Sport’ era una de­nomi­na­ción apro­pia­da que ya ha­bía si­do usa­da en un 911 muy es­pe­cial a me­dia­dos de los años 80. Co­mo

WAL­TER RÖHRL DE­CLA­RÓ QUE ES­TE ERA EL CO­CHE DE ME­JOR MA­NE­JO QUE PORS­CHE FABRICABA

aquel 911, el ali­ge­ra­do 968 lu­cía, en op­ción, un ad­he­si­vo ‘Club Sport’ en los la­te­ra­les de la ca­rro­ce­ría de es­ti­lo si­mi­lar a los vi­ni­los ‘Ca­rre­ra’ es­tre­na­dos por el 911 2.7 RS de 1972 y 1973. Las llan­tas de 17” del Club Sport po­dían ir pin­ta­das en el co­lor de la ca­rro­ce­ría, los cua­les, por cier­to, eran cin­co: Ama­ri­llo Speed, Ro­jo Guards, Azul Ma­ri­ti­me, Azul Riviera, o es­te Blan­co Grand Prix.

Cuan­do el Club Sport sa­lió a la ven­ta yo era un crío. Ni lle­ga­ba a los pe­da­les, pe­ro de al­gu­na for­ma sa­bía que ese iba a ser un gran co­che pa­ra en­tu­sias­tas. Me em­pa­pé de to­da la in­for­ma­ción po­si­ble de ese 968 CS, e in­clu­so aún guar­do al­gu­na re­vis­ta con él en por­ta­da. To­das las pu­bli­ca­cio­nes coin­ci­dían en lo mis­mo: la con­duc­ción del Club Sport era re­ma­ta­da­men­te bri­llan­te. Era del to­do gra­ti­fi­can­te cuan­do ex­plo­ta­bas sus lí­mi­tes de ad­he­ren­cia, y de­bi­do a que se mos­tra­ba dó­cil e in­tui­ti­vo, tam­bién era uno de esos co­ches pla­cen­te­ros de con­du­cir pa­ra cual­quier per­so­na. Mu­chas re­vis­tas lo en­fren­ta­ban a éxi­tos del mo­men­to co­mo el BMW M3 E36, el Au­di S2, el Lotus Es­prit S2, el To­yo­ta Su­pra o el Fe­rra­ri 348, y aun­que el Club Sport no siem­pre sa­lió ga­na­dor, to­das coin­ci­dían en que el Pors­che trans­mi­tía tan bue­nas sen­sa­cio­nes que ha­cía que su con­duc­tor se sin­tie­ra he­roi­ca­men­te in­ven­ci­ble.

25 años des­pués de que mi pa­dre me com­pra­ra esas re­vis­tas cuan­do real­men­te él las dis­fru­ta­ba tan­to co­mo yo, por fin, es­toy sen­ta­do en un 968 Club Sport. Al in­tro­du­cir­me en el rí­gi­do ba­quet y aga­rrar el vo­lan­te, me abru­man las sen­sa­cio­nes, en­tre otras co­sas por­que el ha­bi­tácu­lo hue­le tal y co­mo me ima­gi­na­ba, co­mo un Pors­che clá­si­co mo­derno. Su ca­li­dad es ex­cep­cio­nal y la ins­tru­men­ta­ción es­tá re­ple­ta de in­for­ma­ción. Pe­ro, ¿en­con­tra­ré en él la ma­gia que tan­to me ilu­sio­na­ba? Ba­jo los pa­tro­nes ac­tua­les, sus ci­fras de ren­di­mien­to no son en ab­so­lu­to con­mo­ve­do­ras. A pe­sar de la re­duc­ción de pe­so, so­bre la bás­cu­la aún re­gis­tra­ba 1.320 kg, por lo que su re­la­ción pe­so-po­ten­cia no es es­plén­di­da. Con 3.0 li­tros de ci­lin­dra­da, es­te mo­tor fue el ma­yor pro­pul­sor de cua­tro ci­lin­dros du­ran­te mu­chos años, pe­ro in­clu­so con la adi­ción del sis­te­ma Va­rioCam, só­lo ob­te­nía 240 CV a 6.200 rpm y 305 Nm a 4.100 rpm.

De tal ma­ne­ra, no me es­pe­ra­ba que el CS tu­vie­se tan ‘ma­la le­che’, pe­ro la tie­ne. Aplasta el ace­le­ra­dor y el mo­tor de 4 ci­lin­dros te proporcionará una opor­tu­na pa­ta­da, lan­zan­do al co­che con una ener­gía ma­yor de la que su­gie­re su fi­cha téc­ni­ca. Creo que desafía sus pro­pias ci­fras en par­te por­que res­pon­de de ma­ne­ra muy pre­ci­sa al ace­le­ra­dor, y por­que se sien­te tan ten­so y pres­to a cual­quier ré­gi­men de re­vo­lu­cio­nes que lo no­tas a gus­to tan­to a ba­jas re­vo­lu­cio­nes co­mo en­tran­do en la zo­na ro­ja.

Y hay al­go más. Al igual que el mo­tor bó­xer de seis ci­lin­dros en un 911, es­te pro­pul­sor de 968 se sien­te co­mo una par­te pri­mor­dial del co­che. Sus es­fuer­zos se ha­cen sentir de ma­ne­ra su­til pe­ro fí­si­ca a tra­vés del chasis y del asien­to, por lo que te en­cuen­tras en to­tal sin­to­nía con él. Sa­bes a cuan­tas re­vo­lu­cio­nes va gi­ran­do el mo­tor sin ne­ce­si­dad de mi­rar el ta­có­me­tro, y eres cons­cien­te de qué ti­po de res­pues­ta tie­nes dis­po­ni­ble en ca­da mo­men­to.

De ini­cio, el aro del vo­lan­te, de di­se­ño ex­clu­si­vo pa­ra el CS, pa­re­ce al­go grue­so. La in­for­ma­ti­va di­rec­ción re­sul­ta igual­men­te re­cia. Pe­ro el 968 se ajus­ta a otra nor­ma de Pors­che, que es que el pe­so, tac­to y re­sis­ten­cia de to­dos los con­tro­les – di­rec­ción, em­bra­gue, fre­nos, ace­le­ra­dor y, en menor me­di­da, pa­lan­ca de cam­bio– son pa­re­jos. Trans­mi­te una con­sis­ten­cia re­con­for­tan­te y es un signo de ca­li­dad de eje­cu­ción. Y, ade­más de to­do eso, es­tá el chasis. El Club Sport es uno de esos co­ches que se sien­te bien des­de el pri­mer ki­ló­me­tro, y que a par­tir de él me­jo­ra y me­jo­ra cons­tan­te­men­te. Es un de­por­ti­vo que con­vier­te una bue­na ca­rre­te­ra en una gran ca­rre­te­ra.

TAN PRON­TO CO­MO COMIENZAS A

ex­plo­rar la ad­he­ren­cia la­te­ral del 968 en los gi­ros, te das cuen­ta de que pi­vo­ta so­bre su pro­pio eje ver­ti­cal con tre­men­da na­tu­ra­li­dad. Y tam­bién en se­gui­da apre­cias lo neu­tro y co­mu­ni­ca­ti­vo que es. ‘Aprie­ta’ un po­co más y su pre­ci­sión, equi­li­brio y com­pos­tu­ra te in­vi­ta­rán a aba­lan­zar­te so­bre los vér­ti­ces de las cur­vas pa­ra dar gas jus­to des­pués. To­do se de­be a su con­fi­gu­ra­ción. Se di­ce que los de­por­ti­vos de mo­tor cen­tral lle­van el pe­so de la me­cá­ni­ca co­lo­ca­do en la po­si­ción ideal, en­tre los dos ejes. Sin em­bar­go, ba­jo mi pun­to de vis­ta no hay na­da tan ar­mó­ni­co y ma­lea­ble co­mo la dis­po­si­ción de mo­tor de­lan­te­ro y pro­pul­sión tra­se­ra, más aún cuan­do co­lo­cas la ca­ja de cam­bio so­bre el eje pos­te­rior, lo cual per­mi­te re­tra­sar unos cen­tí­me­tros la po­si­ción del mo­tor.

En el Club Sport te sien­tes ple­na­men­te có­mo­do con lo que el chasis va ha­cien­do de­ba­jo de ti. Las rue­das de­lan­te­ras sus­cri­ben tus ór­de­nes con to­tal exac­ti­tud y el eje tra­se­ro flu­ye so­bre el as­fal­to di­bu­jan­do mo­des­tas de­rra­pa­das en­tre vér­ti­ce y vér­ti­ce. Es una sa­tis- fac­ción ab­so­lu­ta. Pres­ta­cio­nes y aga­rre es­tán per­fec­ta­men­te com­pe­ne­tra­dos pa­ra crear un mo­men­to de tras­cen­den­cia que com­par­ten to­dos los ico­nos de la con­duc­ción. Ha­blo de co­ches co­mo el Ca­ter­ham Se­ven, el Lotus Elan ori­gi­nal o la ge­ne­ra­ción E30 del BMW M3. De he­cho, es­te Pors­che se pa­re­ce mu­cho al M3 E30. Es co­mo si fue­se una evo­lu­ción del mis­mo, pe­ro más ba­ji­to y con una cu­cha­ra­di­ta más de par y otra más de ad­he­ren­cia.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún a es­tos co­ches es su sua­vi­dad y fle­xi­bi­li­dad de mar­cha. El Club Sport re­sul­ta bas­tan­te ‘blan­di­to’ en com­pa­ra­ción con la ma­yo­ría de de­por­ti­vos ac­tua­les, y eso a pe­sar de que va un par de cen­tí­me­tros más aba­jo que el 968 nor­mal y de que sus neu­má­ti­cos tie­nen me­nos per­fil. Aun así, re­sul­ta sor­pren­den­te­men­te có­mo­do in­clu­so con los rí­gi­dos ba­quets de fi­bra de vi­drio.

En los con­ce­sio­na­rios de Pors­che, las ven­tas del 968 fue­ron de­cep­cio­nan­tes has­ta la lle­ga­da del Club Sport. Fue en ese mo­men­to cuan­do comenzó a re­ci­bir aplau­sos y ha­la­gos de la pren­sa del mo­tor. En­ton­ces, el in­fra­va­lo­ra­do 968 em­pe­zó a au­to­ge­ne­rar­se una es­pe­cie de ha­lo al­re­de­dor de sí mis­mo que aca­ba­ría por con­ver­tir­lo en un icono. Ade­más, se dio el cu­rio­so ca­so de que el Club Sport, a pe­sar de tra­tar­se de una ver­sión es­pe­cial, re­sul­ta­ba más ba­ra­to que el 968 gra­cias a la su­pre­sión de nu­me­ro­so equi­pa­mien­to. Con un pre­cio que al cam­bio su­pe­ra­ba por po­co los 40.000 eu­ros, de pron­to el 968 CS pa­re­cía un cho­llo. No en vano, por el 968 es­tán­dar ha­bía que des­em­bol­sar al­go más de 50.000 eu­ros.

Por su­pues­to, tal y co­mo era de es­pe­rar, hoy en día un Club Sport va­le mu­cho más que un 968 nor­mal: has­ta 60.000 e; el do­ble que el 968. Ah, y si des­pués de to­do te plan­teas la com­pra de un 968, dé­ja­me dar­te dos con­se­jos: hu­ye de las ver­sio­nes ca­brio y de las uni­da­des equi­pa­das con la es­pan­to­sa ca­ja Tip­tro­nic de cua­tro mar­chas. La ca­rro­ce­ría ca­brio no só­lo ce­día en ri­gi­dez –al­go com­pren­si­ble–, sino que pa­ra mi gus­to arrui­na la pre­cio­sa lí­nea es­té­ti­ca del 968. Por su par­te, la trans­mi­sión au­to­má­ti­ca del mo­men­to echa­ba por tie­rra las pres­ta­cio­nes del mo­tor 3.0.

La­men­ta­ble­men­te, el 968 tu­vo una vi­da muy cor­ta, y el Club Sport más bre­ve aún. En el año 1996, el Boxs­ter fue lan­za­do al mer­ca­do, y con él cul­mi­nó la pro­duc­ción del 968. Iró­ni­ca­men­te, nun­ca me gus­tó el ma­ne­jo del pri­mer Boxs­ter, pe­ro el ac­tual 718 Boxs­ter con mo­tor de cua­tro ci­lin­dros es so­bre­na­tu­ral­men­te bueno. Pa­re­ce que los in­ge­nie­ros de Pors­che sa­ben un par de co­sas so­bre evo­lu­cio­nar mo­de­los... En cual­quier ca­so, el 968 CS siem­pre ocu­pa­rá un lu­gar pri­vi­lie­gia­do en el sa­lón de la fa­ma de los de­por­ti­vos. Su dul­ce mo­tor de cua­tro ci­lin­dros y su me­mo­ra­ble con­duc­ción re­ple­ta de pu­re­za ha­cen que sin du­da lo me­rez­ca.

APLASTA EL ACE­LE­RA­DOR Y EL MO­TOR 3.0 TE PROPORCIONARá UNA OPOR­TU­NA PA­TA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.