RI­VA­LES EN LA PIS­TA Y EN LA CA­LLE

EVO (Spain) - - BMW M3 SPORT EVOLUTION -

L BMW M3 SPORT EVO­LU­TION no só­lo de­bía ba­tir­se con di­ver­sos ri­va­les en la pis­ta. Mer­ce­des, Au­di y Opel, que pre­ci­sa­men­te eran sus con­ten­dien­tes en el Cam­peo­na­to Ale­mán de Tu­ris­mos – DTM–, tam­bién hi­cie­ron bien los de­be­res con sus res­pec­ti­vos mo­de­los de ca­lle.

En Mer­ce­des fue­ron los pri­me­ros en des­ta­par la ca­ja de los true­nos vis­tien­do al ‘mo­des­to’ 190 E con un tra­je de­por­ti­vo y, de pa­so, de­mos­tra­ron su po­ten­cial tec­no­ló­gi­co ba­tien­do to­dos los ré­cords pa­ra ber­li­nas de tu­ris­mo. El 190 E 2.3 16v na­ció en 1983, y por aquel en­ton­ces rom­pió mol­des en­tre las ber­li­nas de su seg­men­to, tan­to por su pro­vo­ca­ti­vo di­se­ño co­mo por el em­pleo de un pro­pul­sor de 4 ci­lin­dros, 16 vál­vu­las y 185 CV fir­ma­do por Cos­worth. Al igual que hi­zo BMW con el M3 E30, los pla­nes de­por­ti­vos de la mar­ca se cen­tra­ron en él, y se fue­ron desa­rro­llan­do las evo­lu­cio­nes per­ti­nen­tes pa­ra man­te­ner­se ple­na­men­te vi­gen­te, co­mo el re­em­pla­zo del mo­tor 2.3 por un 2.5 de 204 CV en 1988.

El úl­ti­mo de la sa­ga 190 E 16v, co­no­ci­do co­mo Evo­lu­tion II, se pre­sen­tó ca­si a la par que el BMW M3 Sport Evo­lu­tion. Sin em­bar­go, Mer­ce­des co­gió a to­do el mun­do por sor­pre­sa lle­van­do el re­gla­men­to al lí­mi­te, di­se­ñan­do un tan exa­ge­ra­do co­mo efi­caz kit ae­ro­di­ná­mi­co. El Evo­lu­tion 2 sa­có el má­xi­mo ren­di­mien­to del pro­pul­sor 2.5 16v, ele­van­do su po­ten­cia has­ta 235 CV, los cua­les de­bían car­gar con 1.340 kg de pe­so. En com­pe­ti­ción, el Mer­ce­des se mos­tró muy com­pe­ti­ti­vo en el DTM y, tras unos ini­cios com­pli­ca­dos en 1990, en 1991 lo­gró el sub­cam­peo­na­to y arra­só en 1992, co­pan­do las tres pri­me­ras po­si­cio­nes del Cam­peo­na­to.

Por su par­te, tan­to el Au­di V8 Evo co­mo el Opel Ome­ga Evo 500 di­fe­rían un po­co del plan­tea­mien­to de BMW y Mer­ce­des, ya que se tra­ta­ba de gran­des ber­li­nas de al­ta ga­ma. El pri­me­ro de­ri­va de la ga­ma Au­di 100/200, y usó un mo­tor 3.6 V8 de 250 CV. Fue el úni­co de los cua­tro en em­plear trac­ción to­tal me­dian­te su par­ti­cu­lar sis­te­ma Quat­tro, lo cual le pro­por­cio­na­ba me­jor mo­tri­ci­dad a cos­ta de aca­rrear un las­tre ex­tra que ele­va­ba el pe­so to­tal a 1.710kg. En com­pe­ti­ción, el Au­di V8 lo­gró el tí­tu­lo en el DTM en 1990 y 1991, mien­tras que la tem­po­ra­da si­guien­te aban­do­na­ría a mi­tad de cam­peo­na­to al de­tec­tar­se una irre­gu­la­ri­dad en sus pro­pul­so­res.

Por su par­te, el Opel Ome­ga Evo 500 uti­li­zó un pro­pul­sor 3.0 de 6 ci­lin­dros que ren­día 230 CV, y fue ob­je­to de un pro­fun­do tra­ba­jo ae­ro­di­ná­mi­co. Sin em­bar­go, en las ca­rre­ras nun­ca lle­gó a mos­trar un gran po­ten­cial y, tras un desas­tro­so año en el DTM de 1991, Opel se re­ti­ró, de­di­cán­do­se a po­ner a pun­to el nue­vo Ca­li­bra que le re­em­pla­za­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.