Las vuel­tas que da la vi­da

EVO (Spain) - - LA ÚLTIMA - Te xto: An­to­nio Rodr íguez ‘ To­ñe­jo’ RR23 aro­dri­[email protected]­ke.com @to­ne­jo_­ro­dri­guez

An­tes de ca­da cie­rre me lla­man de la re­dac­ción pa­ra que en­víe la úl­ti­ma del si­guien­te mes, y la ver­dad es que no he ter­mi­na­do de en­tre­gar una y ya es­tán pi­dien­do la si­guien­te. En es­ta oca­sión, la te­nía de­ci­di­da pe­ro, co­mo siem­pre, y pa­ra ga­nar un po­co de tiem­po, les di­je que no sa­bía qué con­tar. Ten­go tan­tas anéc­do­tas que a ve­ces se me ha­ce di­fí­cil, aun­que les ade­lan­té que iba a ver una pre­cio­sa pic­kup an­ti­gua y que, en bre­ve, les en­via­ría el tex­to.

Sa­lí de ca­sa pa­ra di­ri­gir­me al lu­gar don­de ha­bía que­da­do con el due­ño de la pic­kup y, jus­to cuan­do iba a rea­li­zar un gi­ro a iz­quier­das, el co­che que iba de­lan­te de mí se me cru­zó y, a pe­sar de fre­nar rá­pi­do y gi­rar to­do lo que pu­de, no con­se­guí evi­tar el im­pac­to. Nos apar­ta­mos de la vía prin­ci­pal y, cuan­do es­ta­ba ba­jan­do la si­lla del co­che pa­ra ver los da­ños, se me acer­có el con­duc­tor del Mer­ce­des que se me ha­bía cru­za­do sin avi­sar di­cién­do­me si me po­día ayu­dar con la si­lla. Del ca­breo que te­nía le di­je que no, pe­ro cuan­do vi el es­ta­do de mi co­che el dis­gus­to fue ma­yúscu­lo. El la­do de­re­cho es­ta­ba muy mal­tre­cho. Yo le di­je que el cul­pa­ble era él por ha­ber­se cru­za­do sin se­ña­li­zar, a lo que res­pon­dió que no, que nos ha­bía­mos da­do los dos y que no se de­cla­ra­ba cul­pa­ble del gol­pe, así que nos di­mos los da­tos del se­gu­ro y que­da­mos en lla­mar­nos por te­lé­fono pa­ra ter­mi­nar de arre­glar el te­ma.

Al con­tac­tar con mi se­gu­ro, me pre­gun­ta­ron si ha­bía ido la po­li­cía a to­mar los da­tos del si­nies­tro y a de­ter­mi­nar quién era el cul­pa­ble. Les di­je que no, ya que mo­vi­mos los co­ches pa­ra no cau­sar un atas­co que per­ju­di­ca­ra la cir­cu­la­ción. En­ton­ces, me co­men­ta­ron que ha­bía he­cho mal, ya que no te­nía­mos que ha­ber­los mo­vi­do y de­bía­mos ha­ber avi­sa­do a la po­li­cía pa­ra que le­van­ta­ra un ates­ta­do que les sir­vie­ra pa­ra de­ter­mi­nar quién era el cul­pa­ble real, ya que nin­guno de los dos ad­mi­tía ser el res­pon­sa­ble del si­nies­tro. An­te es­ta si­tua­ción, me di­je­ron que la com­pa­ñía no se ha­cía car­go del arre­glo de nin­guno de los co­ches y, ade­más, nos iban a su­bir la pri­ma del se­gu­ro a los con­duc­to­res. No sa­béis que cuer­po se me pu­so an­te se­me­jan­te in­de­fen­sión.

En ese mo­men­to me arre­pen­tí de no ha­ber de­ja­do los co­ches en el si­tio del gol­pe. Lla­mé a Wi­lliam, con­duc­tor del otro co­che, pa­ra ex­pli­car­le lo que ha­bía di­cho la com­pa­ñía, y muy ama­ble­men­te me di­jo que iba a lla­mar a su ase­gu­ra­do­ra y que me de­vol­ve­ría la lla­ma­da lo an­tes po­si­ble. Cuan­do lo hi­zo, me con­tó lo que ya sa­bía y que­da­mos en ver­nos pa­ra bus­car una so­lu­ción en­tre am­bos. De­ci­di­mos en­con­trar­nos cer­ca de mi ca­sa y acu­dí pen­san­do que ha­bría cam­bia­do de opi­nión y se ha­bía da­do cuen­ta que él era cul­pa­ble del gol­pe.

Wi­lliam lle­gó con pun­tua­li­dad in­gle­sa, y es­tu­vi­mos ha­blan­do y dán­do­nos ex­pli­ca­cio­nes de có­mo es­ta­ba to­do. Me di­jo que yo le ha­bía da­do en una puer­ta, pe­ro que ya te­nía un gol­pe an­te­rior y que le da­ba igual. Tam­bién me co­men­tó que, si me pa­re­cía bien, pi­die­ra co­ti­za­ción de la re­pa­ra­ción de mi co­che y que él asu­mía la mi­tad del cos­te del arre­glo. Va­mos, que no ter­mi­na­ba de re­co­no­cer su cul­pa. Aquí la cha­pa y la pin­tu­ra son ca­rí­si­mas. Co­mo ejem­plo, pin­tar un pa­ra­gol­pes cues­ta una me­dia de 400$. Si pin­tas los dos, lo mis­mo que cues­ta en Es­pa­ña pin­tar el co­che en­te­ro. ¿Qué os pa­re­ce?

Tras vi­si­tar mul­ti­tud de ta­lle­res pa­ra arre­glar la ale­ta de mi Le­xus y, an­te mi cre­cien­te de­ses­pe­ra­ción por los pre­cios, lo de­jé en un lo­cal que me re­co­men­dó mi ami­go Sa­cha, que ade­más era el si­tio don­de me die­ron el me­jor pre­cio. Que­dé con Wi­lliam pa­ra de­cir­le que ya te­nía el pre­su­pues­to y pa­ra arre­glar cuen­tas. La no­che an­tes de re­unir­me con él, es­tu­ve mi­ran­do sus da­tos y no po­día creer lo que des­cu­brí. Era ve­cino mío, vi­vía en el mis­mo edi­fi­cio que yo en la plan­ta 20, só­lo 14 plan­tas más arri­ba, pe­ro nun­ca le ha­bía vis­to. ¡Me­nu­da ca­sua­li­dad!

Al día si­guien­te que­dé con él y vino con su mu­jer, una au­tén­ti­ca da­ma. Wi­lliam tie­ne 87 años y se ca­só ha­ce unos cuan­tos con es­ta gran se­ño­ra, ya que su pri­me­ra mu­jer, des­pués de 30 años de ca­sa­dos, se ti­ró del edi­fi­cio que hay fren­te a mi ca­sa. Me con­tó fas­ci­nan­tes pin­ce­la­das de una vi­da de un au­tén­ti­co ca­ba­lle­ro. Me di­jo que fue bau­ti­za­do en Ro­ma por el Pa­pa Pío XII, ya que sus pa­dres eran di­plo­má­ti­cos y él ha­bía na­ci­do en Ita­lia. No os po­déis ima­gi­nar lo que dis­fru­té con mi ve­cino. A raíz de una des­agra­da­ble ex­pe­rien­cia, he co­no­ci­do a un ser hu­mano ejem­plar con el que es­pe­ro com­par­tir mu­chos más mo­men­tos ex­tra­or­di­na­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.