DI­XIT

Nues­tra opi­nión per­so­nal so­bre los mo­dos de con­duc­ción

EVO (Spain) - - MODOS DE CONDUCCIÓN: ¿INGENIERÍAO MARKETING ? -

Creo que en los vehícu­los don­de pri­man las emo­cio­nes y las sen­sa­cio­nes de con­duc­ción, los mo­dos de con­duc­ción de­ben de es­tar pues­tos a pun­to pa­ra ayu­dar al con­duc­tor a sa­car el má­xi­mo par­ti­do del co­che sin me­nos­ca­bar en nin­gún mo­men­to la di­ver­sión y en­tre­te­ni­mien­to al vo­lan­te. ¿Al­gún ejem­plo? Lo ha­cen real­men­te bien fir­mas co­mo Pors­che, BMW M, Mer­ce­des-AMG o Fe­rra­ri. Sus mo­de­los de­por­ti­vos cuen­tan con mo­dos de con­duc­ción muy per­mi­si­vos que per­mi­ten dis­fru­tar de las ca­pa­ci­da­des di­ná­mi­cas del vehícu­lo en cues­tión, po­nien­do al al­can­ce de la ma­yo­ría la po­si­bi­li­dad de lle­var­los al lí­mi­te. Aho­ra bien, es­tos mo­dos de con­duc­ción no de­ben de en­mas­ca­rar en nin­gún mo­men­to un ren­di­mien­to me­jo­ra­ble a ni­vel chasis, ya que al fi­nal se ve­rá afec­ta­da la se­gu­ri­dad. Ja­vier Arús, di­rec­tor Es­te ti­po de man­dos se di­vi­den en dos gru­pos: los que de ver­dad sir­ven pa­ra al­go y los que son un sim­ple ele­men­to de mar­ke­ting. En es­tos úl­ti­mos, las di­fe­ren­cias en­tre los di­ver­sos pro­gra­mas son ca­si in­apre­cia­bles, así que su uti­li­dad se re­du­ce a que pue­das ven­der­le hu­mo a al­gún ami­go con­tán­do­le una mi­lon­ga con que tu co­che tie­ne un man­do que es la bom­ba y bla­bla­bla­bla­bla... En­tre los pri­me­ros, esos que de ver­dad mo­di­fi­can pa­rá­me­tros del co­che, nos en­con­tra­mos los que ofre­cen mar­cas co­mo Pors­che, Fe­rra­ri, BMW... En la ma­yo­ría de es­tos ca­sos, las di­fe­ren­cias son pal­pa­bles, y eso ayu­da a que to­do un de­por­ti­vo de pu­ra ra­za sea un vehícu­lo dó­cil co­mo un cor­de­ri­to en las po­si­cio­nes más tran­qui­las... o una au­tén­ti­ca bes­tia en las más ra­di­ca­les. Mi­guel Tineo, je­fe de Prue­bas A uno de es­tos man­dos só­lo le pi­do tres co­sas. La pri­me­ra, que sea fá­cil de uti­li­zar sin apar­tar la vis­ta o la aten­ción de la ca­rre­te­ra. Los bo­to­nes M de BMW o los ma­net­tino de Fe­rra­ri, Pors­che y, por ejem­plo, el Au­di R8 son bue­nos ejem­plos. Lo se­gun­do, que sea ca­paz de ha­cer al­go per­cep­ti­ble y con pro­pó­si­to, y no me­ra­men­te au­men­tar la can­ti­dad de rui­do fal­so que sa­le de los al­ta­vo­ces o con­cen­trar el 70% de la res­pues­ta del mo­tor en los dos pri­me­ros cen­tí­me­tros de re­co­rri­do del pe­dal. Por ejem­plo, en el mo­do Sport+ de Pors­che, la ca­ja re­du­ce por sis­te­ma a la mar­cha que ofre­ce la má­xi­ma ace­le­ra­ción. Fi­nal­men­te, creo que es fun­da­men­tal que ofrez­can un mo­do del con­trol de es­ta­bi­li­dad real­men­te la­xo, co­mo por ejem­plo el MDM de BMW. Ál­va­ro Sau­ras, je­fe Téc­ni­co Nun­ca he si­do muy par­ti­da­rio de los mo­dos de con­duc­ción. Sien­to que re­cu­rrir a la ar­ti­fi­cio­sa elec­tró­ni­ca pa­ra al­te­rar ele­men­tos bá­si­cos del co­che, de al­gún mo­do co­rrom­pe la esen­cia de la con­duc­ción. Pe­ro, sien­do rea­lis­ta, son del to­do ne­ce­sa­rios si pre­ten­de­mos que los co­ches más rá­pi­dos pue­dan ser con­du­ci­dos por per­so­nas con dis­tin­tos ni­ve­les de ha­bi­li­dad y exi­gen­cia al vo­lan­te. Un ejem­plo ex­tre­mo es el BMW M5. Con 600 CV, sim­ple­men­te ne­ce­si­ta ofre­cer un aba­ni­co de di­fe­ren­tes per­so­na­li­da­des pa­ra adap­tar­se a dis­tin­tos ti­pos de uso. Po­der ajus­tar ele­men­tos co­mo la trans­mi­sión, la sus­pen­sión o los con­tro­les de trac­ción y es­ta­bi­li­dad, re­sul­ta no só­lo fun­da­men­tal, sino tam­bién muy pro­ve­cho­so si los dis­tin­tos mo­dos de con­duc­ción se ca­li­bran de for­ma que pre­sen­ten per­so­na­li­da­des cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­das. Eduar­do Alonso, pro­ba­dor Hay dos ti­pos de se­lec­to­res de mo­dos de con­duc­ción: los que real­men­te cum­plen lo que pro­me­ten y los que es­tán co­mo un me­ro ele­men­to or­na­men­tal. El del Pors­che 911 es el me­jor ejem­plo de los pri­me­ros. ¿Quie­res des­pla­zar­te al tra­ba­jo gas­tan­do lo me­nos po­si­ble? No to­cas na­da. ¿Te ape­te­ce sen­tir que lle­vas uno de los me­jo­res de­por­ti­vos del mun­do? Pul­sas el Sport Plus. Men­ción es­pe­cial, con tono nos­tál­gi­co, pa­ra la sus­pen­sión va­ria­ble del Vol­vo S60 R y sus tres bo­to­nes má­gi­cos. En­tre los que no fun­cio­nan, se me ocu­rren unos cuan­tos. Nom­bra­ré el del BMW –ex­cep­tuan­do el de los M–, por­que ca­da vez im­por­ta me­nos qué bo­tón ac­cio­nes. Ro­ge­lio Ca­mar­go, pro­ba­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.