An­to­nio Gar­cia

Pue­de pre­su­mir de te­ner me­jor pal­ma­rés que su gran ami­go Fer­nan­do Alonso… en la es­pe­cia­li­dad de kar­ting. Ha ga­na­do en tres oca­sio­nes las 24 Ho­ras de Le Mans y dos ve­ces el cam­peo­na­to de re­sis­ten­cia más im­por­tan­te de Es­ta­dos Uni­dos. Sin em­bar­go, es un pi­lo

EVO (Spain) - - CÓMO SER -

Ha for­ja­do gran par­te de su ca­rre­ra en Es­ta­dos Uni­dos, país don­de es una es­tre­lla y al que “se tras­la­dó” ha­ce ya más de una dé­ca­da bus­can­do suer­te… y no le ha ido na­da mal. De he­cho, se aca­ba de pro­cla­mar por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo ga­na­dor de la IMSA, el cam­peo­na­to de re­sis­ten­cia más im­por­tan­te de Nor­tea­mé­ri­ca. Sin em­bar­go, An­to­nio Gar­cía es un gran des­co­no­ci­do pa­ra el pú­bli­co es­pa­ñol. “Se­gu­ra­men­te sea por la le­ja­nía, ya que he desa­rro­lla­do ca­si to­da mi tra­yec­to­ria de­por­ti­va fue­ra de Es­pa­ña”, ex­pli­ca. Y eso que es­ta­mos an­te uno de los pi­lo­tos na­cio­na­les más lau­rea­dos de la His­to­ria. Has­ta el pun­to de que su pal­ma­rés en la es­pe­cia­li­dad de kar­ting, en la que lo ha ga­na­do to­do, –cam­peón de Ma­drid, Ca­ta­lu­ña, Es­pa­ña, Eu­ro­pa y mun­dial–, su­pera al de su gran ami­go Fer­nan­do Alonso –ver des­pie­ce en pág. 82–.

Fue pre­ci­sa­men­te en el kar­ting, co­mo ca­si to­dos los cha­va­les que quie­ren triun­far en el au­to­mo­vi­lis­mo, don­de se ini­ció en el mun­do de las ca­rre­ras en 1988, cuan­do só­lo te­nía 8 años: lo hi­zo en la ca­te­go­ría ca­de­te del cam­peo­na­to de Ma­drid y aca­bó en la 11º po­si­ción. Al año si­guien­te pa­só al cam­peo­na­to de Es­pa­ña, en el que que­dó en ter­ce­ra po­si­ción. Pe­ro has­ta 1991 no se pro­du­jo su ex­plo­sión de­fi­ni­ti­va: con­quis­tó en la mis­ma tem­po­ra­da los cam­peo­na­tos de Es­pa­ña, Ma­drid y Ca­ta­lu­ña.

En 1992, as­cen­dió a ca­te­go­ría Ju­nior y en 1993 al­ter­nó con la In­ter­con­ti­nen­tal A –ac­tual KF2–: en ella lo­gró ga­nar en 1994 el cam­peo­na­to del mun­do, “uno de los me­jo­res mo­men­tos de mi ca­rre­ra, ya que era al­go que nin­gún es­pa­ñol ha­bía con­se­gui­do an­tes”. La tem­po­ra­da si­guien­te se pro­cla­mó sub­cam­peón del mun­do, ade­más de ser cam­peón de Es­pa­ña y cuar­to en el Eu­ro­peo. En 1996, re­va­li­dó el cam­peo­na­to de Es­pa­ña y, en 1997, en la ca­te­go­ría de Fór­mu­la A, se al­zó con el cam­peo­na­to de Eu­ro­pa, y con el pres­ti­gio­so Tro­feo Mar­gut­ti. Pre­ci­sa­men­te, ese mis­mo año dio el sal­to a los mo­no­pla­zas, com­pa­ti­bi­li­zan­do las ca­rre­ras de kar­ting con la Fór­mu­la Re­nault Elf Cam­pus, y lo­gró la ter­ce­ra po­si­ción en la ge­ne­ral fi­nal de cam­peo­na­to con tres vic­to­rias y seis po­dios.

La tem­po­ra­da si­guien­te de­ci­dió pro­bar suer­te en el re­cién crea­do Eu­ro-Open For­tu­na by Nis­san –ac­tual­men­te co­no­ci­do co­mo las World Se­ries For­mu­la V8 3.5 y que an­tes fue­ron las World Se­ries by Re­nault–, com­pe­ti­ción que ha­bía na­ci­do de la mano de Jai­me Al­guer­sua­ri –pa­dre del ex­pi­lo­to de To­ro Ros­so–, y que se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en tram­po­lín pa­ra al­can­zar la Fór­mu­la 1. Así, se in­te­gró en el equi­po del ex­pi­lo­to de F1 Adrián Cam­pos –“una de las per­so­nas más im­por­tan­tes en mi ca­rre­ra, por có­mo cre­yó en mí”, afir­ma– y con Marc Ge­né co­mo com­pa­ñe­ro de equi­po – quien ga­nó el cam­peo­na­to–, ob­tu­vo dos vic­to­rias y cin­co po­dios con los que con­clui­ría sex­to.

En 1999, se cen­tró ex­clu­si­va­men­te en los mo­no­pla­zas. Gar­cía te­nía asien­to en uno de los equi­pos pun­te­ros del cam­peo­na­to, lo que su­ma­do a su gran ex­pe­rien­cia le con­ver­tía en uno de los fa­vo­ri­tos pa­ra lo­grar un buen re­sul­ta­do en la cla­si­fi­ca­ción fi­nal. Sin em­bar­go, un jo­ven­cí­si­mo y des­co­no­ci­do cha­val arra­só en el cam­peo­na­to; un tal Fer­nan­do Alonso. Gar­cía lo­gró aquel año una vic­to­ria y cin­co po­dios, pe­ro só­lo le va­lió pa­ra lo­grar la quin­ta po­si­ción en la ge­ne­ral. Fi­nal­men­te, a la ter­ce­ra fue la ven­ci­da y, en el año 2000, el ma­dri­le­ño con­quis­tó el tí­tu­lo de cam­peón de la Eu­ro- Open Te­le­fó­ni­ca by Nis­san –nue­va de­no­mi­na­ción del cer­ta­men–, des­pués de lo­grar cin­co vic­to­rias y diez po­dios.

De es­ta for­ma, en 2001 le lle­gó la opor

tu­ni­DaD de in­ten­tar as­pi­rar a la so­ña­da Fór­mu­la 1. Pa­ra ello, era ca­si obli­ga­to­rio pa­sar an­tes por la Fór­mu­la 3000 –equi­va­len­te a la ac­tual F2 y an­te­sa­la del ‘Gran Cir­co’–. Y lo hi­zo en una es­cu­de­ría pun­te­ra co­mo el Red Bull Ju­nior Team. Pe­ro la suer­te no le acom­pa- Es­ta­do ci­vil: Ca­sa­do. Hi­jos: Dos. ¿Qué co­che tie­nes? Un Che­vro­let Cor­vet­te. ¿Qué co­che de com­pe­ti­ción, de cual­quier es­pe­cia­li­dad, te hu­bie­ra gus­ta­do con­du­cir? Cual­quie­ra del Gru­po B del Mun­dial de Rall­yes. ¿Te han mul­ta­do al­gu­na vez por ex­ce­so de ve­lo­ci­dad? Re­co­noz­co que sí... pe­ro por muy po­qui­to. ¿Ves de­por­te por te­le­vi­sión? Me gus­tan mu­cho el es­quí y el atle­tis­mo. ¿Y un de­por­tis­ta al que ad­mi­ras? Ra­fa Na­dal. ¿Mú­si­ca que es­cu­chas en el co­che? Rock y heavy, so­bre to­do Iron Mai­den y Pink Floyd. ¿Ma­nías an­tes de co­rrer un GP? An­tes las te­nía, pe­ro aho­ra ya no soy tan su­pers­ti­cio­so. ¿Co­mi­da y be­bi­da fa­vo­ri­tas? Tor­ti­lla de pa­ta­tas y un bo­te­llín de cer­ve­za. ¿Al­gún hobby? Prac­ti­car es­quí, co­rrer, ju­gar al golf. ¿Un plan per­fec­to pa­ra el fin de se­ma­na? Es­quiar jus­to des­pués de una bue­na ne­va­da.

ñó. “Creí en mis po­si­bi­li­da­des; sin em­bar­go, al que no co­no­cía era a Hel­mut Mar­ko, que por en­ton­ces era el pro­pie­ta­rio del equi­po. No tu­vo pa­cien­cia. Só­lo me de­jó dispu­tar cua­tro ca­rre­ras y res­cin­die­ron mi con­tra­to. Fue el pri­mer ba­ta­ca­zo de mi ca­rre­ra de­por­ti­va”, ex­pli­ca. Así, a mi­tad de tem­po­ra­da se vio obli­ga­do a cam­biar de ai­res, fir­man­do por el equi­po ita­liano Du­ran­go –que en 2010 in­clu­so anun­ció su in­ten­ción de in­gre­sar en la F1, de la mano del ca­na­dien­se Jac­ques Vi­lle­neu­ve, aun­que fi­nal­men­te no fruc­ti­fi­có–.

Tras el fias­co que su­pu­so la aven­tu­ra en la Fór­mu­la 3000, al­can­zar la má­xi­ma com­pe­ti­ción del au­to­mo­vi­lis­mo mun­dial pa­re­cía ca­si im­po­si­ble. “Al prin­ci­pio sí que jo­ro­ba, por su­pues­to que me hu­bie­ra gus­ta­do co­rrer al­gu­na tem­po­ra­da de F1… pe­ro aho­ra mi­ro atrás y no cam­bia­ría ab­so­lu­ta­men­te na­da”. Así que, Gar­cía de­ci­dió dar un gi­ro a su ca­rre­ra y pro­bar for­tu­na en otras es­pe­cia­li­da­des. Se en­ro­ló en las World Se­ries by Nis­san – en las que lo­gró tres po­dios y un quin­to pues­to fi­nal–, así co­mo en el cam­peo­na­to mun­dial FIA GT: en es­te, ade­más de su­bir­se al po­dio cin­co ve­ces en las seis ca­rre­ras que dis­pu­tó, se im­pu­so en las mí­ti­cas 24 Ho­ras de Spa, úni­ca prue­ba de re­sis­ten­cia del cer­ta­men.

Tras esa vic­to­ria, Gar­cía re­ci­bió una ofer­ta de BMW pa­ra co­rrer en el Cam­peo­na­to Eu­ro­peo de Tu­ris­mos. Des­pués de mu­cho pen­sar­lo, el ma­dri­le­ño se de­ci­dió a dar el pa­so y se cen­tró en afron­tar el nue­vo re­to. De es­ta for­ma, en el año 2003 de­bu­tó a los man­dos de un BMW ofi­cial, con el que ob­tu­vo cua­tro po­dios a lo lar­go de la tem­po­ra­da, fi­na­li­zan­do oc­ta­vo en la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral. La tem­po­ra­da si­guien­te con­ti­nuó en la mis­ma es­cu­de­ría, aun­que es­ta vez dispu­tan­do el Cam­peo­na­to del Mun­do de la es­pe­cia­li­dad –WTCC–, con­si­guien­do tres po­dios que lo ubi­ca­ron sép­ti­mo en la cla­si­fi­ca­ción fi­nal. Esa mis­ma tem­po­ra­da tam­bién to­mó par­te en la Bel­car Se­ries – el cam­peo­na­to de Bél­gi­ca de GT–, im­po­nién­do­se en el le­gen­da­rio cir­cui­to de Nür­bur­gring.

El año 2005 no fue, pre­ci­sa­men­te, el más pro­ve­cho­so de su ca­rre­ra, ya que só­lo pu­do ser no­veno en el WTCC. Se im­po­nía un cam­bio de ai­res y la tem­po­ra­da 2006 fue el ini­cio de su tra­yec­to­ria en las ca­rre­ras de re­sis­ten­cia, don­de fi­nal­men­te ha for­ja­do su ex­tra­or­di­na­rio desa­rro­llo pro­fe­sio­nal. Co­men­zó co­rrien­do en la ca­te­go­ría GT1 de las Eu­ro­pean Le Mans Se­ries, en las fi­las del Team Mo­de­na y a los man­dos de un As­ton Mar­tin DBR9. La co­sa no pu­do em­pe­zar me­jor, pues lo­gró una vic­to­ria y va­rios po­dios, que le sir­vie­ron pa­ra al­can­zar el sub­cam­peo­na­to. Ade­más, de­bu­tó en las 24 Ho­ras de Le Mans ter­mi­nan­do en cuar­ta po­si­ción. Pre­ci­sa­men­te, allí des­cu­brió uno de sus gran­des pun­tos fuer­tes: en su de­but noc­turno y con llu­via en el cir­cui­to fran­cés rin­dió a un al­tí­si­mo ni­vel: “La no­che en Le Mans es com­pli­ca­da. Aquel pri­mer año en­ci­ma me llo­vió, y no ha­bía ro­da­do nun­ca en esas con­di­cio­nes. Me di cuen­ta de que con llu­via y de no­che to­do se ha­ce muy au­to­má­ti­co. Vas más de me­mo­ria que de vis­ta, más por sen­sa­ción que por lo que real­men­te ves; vas co­gien­do cier­tas re­fe­ren­cias pa­ra fre­na­da y ace­le­ra­ción… y no ne­ce­si­tas ver más”.

Al año si­guien­te con­si­guió dos nue­vos po­dios en las Le Mans Se­ries, de nue­vo for­man­do par­te del equi­po Mo­de­na, a la vez que co­men­zó a pro­bar suer­te al otro la­do del char­co, dispu­tan­do una ca­rre­ra de las Ame­ri­can Le Mans Se­ries –las 12 Ho­ras de Se­bring, en las que lo­gró su­bir­se al ter­cer es­ca­lón del po­dio–.

Fue en la teM­po­ra­da 2008 Cuan­do dio

ese sal­to de ca­li­dad que lle­va­ba tiem­po bus­can­do. Ese año con­si­guió tres vic­to­rias y cua­tro po­dios en las Eu­ro­pean Le Mans Se­ries, pe­ro to­có la ci­ma ob­te­nien­do la vic­to­ria en las 24 Ho­ras de Le Mans – ca­rre­ra que ya ha dispu­tado en 13 oca­sio­nes, sien­do el pi­lo­to es­pa­ñol con más par­ti­ci­pa­cio­nes en la his­to­ria de es­ta prue­ba, jun­to a Je­sús Pa­re­ja–: lo hi­zo en la ca­te­go­ría GT1 a bor­do de un As­ton Mar­tin DBR9 con el equi­po ofi­cial de la es­cu­de­ría. Se­ría el pri­me­ro de sus tres triun­fos en la ca­rre­ra de re­sis­ten­cia por an­to­no­ma­sia. Tam­bién se im­pu­so en 2009 de nue­vo en GT1 y, en 2011, en la ca­te­go­ría GTE Pro, ade­más de

“La IMSA es el cam­peo­na­to en el que más me he dis­fru­ta­do. Hay mu­chas mar­cas ofi­cia­les y es muy emo­cio­nab­te”

su­bir­se al po­dio en 2014 (se­gun­do) y 2017 (ter­ce­ro), es­tas tres úl­ti­mas co­rrien­do pa­ra Cor­vet­te. En 2009, tam­bién se su­biría a lo más al­to del ca­jón de otra de las ca­rre­ras de re­sis­ten­cia más co­di­cia­das del mun­do, las 24 Ho­ras de Day­to­na – en la ca­te­go­ría ab­so­lu­ta con el equi­po es­ta­dou­ni­den­se Bru­mos Ra­cing y a bor­do de un Ri­ley Pors­che–.

Du­ran­te los si­guien­tes años al­ter­na­ría las prue­bas eu­ro­peas y ame­ri­ca­nas de las Le Mans Se­ries has­ta que, en 2012, se in­cor­po­ró al equi­po ofi­cial de Cor­vet­te en Es­ta­dos Uni­dos, cen­tran­do de­fi­ni­ti­va­men­te su ca­rre­ra en te­rri­to­rio ame­ri­cano. Pa­ra em­pe­zar, ob­tu­vo cin­co po­dios en diez ca­rre­ras y aca­bó quin­to en la cla­se GT, co­la­bo­ran­do de for­ma de­ci­si­va a que su es­cu­de­ría lo­gra­ra el tí­tu­lo por equi­pos. Un año más tar­de, el ma­dri­le­ño con­si­guió tres vic­to­rias y seis po­dios en las nue­ve ca­rre­ras del cam­peo­na­to, ha­cién­do­se con el do­ble­te, ya que con­quis­tó tan­to el tí­tu­lo de pi­lo­tos co­mo el de es­cu­de­rías.

En 2014, se pro­du­jo la fu­sión de las Ame­ri­can Le Mans Se­ries y la Grand Am – de la que tam­bién ha­bía dispu­tado al­gu­nas prue­bas en los años pre­ce­den­tes– en la Uni­ted Spor­tsCar Cham­pions­hip. Allí con­ti­nuó con el equi­po Cor­vet­te. Lo­gró cua­tro vic­to­rias y un cuar­to pues­to, fi­na­li­zan­do ter­ce­ro en el cam­peo­na­to de pi­lo­tos de la cla­se GT Le Mans. Ade­más, tu­vo tiem­po de par­ti­ci­par en dos ca­rre­ras de la tem­po­ra­da inau­gu­ral de la Fór­mu­la E, el cam­peo­na­to del mun­do de mo­no­pla­zas eléc­tri­cos –aun­que no pun­tuó en nin­gu­na–.

El año 2015 co­men­zó con muy buen pie: en las dos pri­me­ras ca­rre­ras de la tem­po­ra­da se vol­vió a pro­cla­mar ven­ce­dor de las 24 Ho­ras de Day­to­na – es­ta vez en la ca­te­go­ría GT Le Mans– y tam­bién con­quis­tó la vic­to­ria de su cla­se en las 12 Ho­ras de Se­bring. To­do pa- re­cía in­di­car que Gar­cía y su com­pa­ñe­ro, el da­nés Jan Mag­nus­sen, te­nían to­das las pa­pe­le­tas pa­ra ha­cer­se con el tí­tu­lo. Sin em­bar­go, só­lo pu­die­ron lo­grar dos po­dios y dos cuar­tos pues­tos en el res­to de las prue­bas del cer­ta­men, lo que les con­de­nó a la ter­ce­ra pla­za en el cam­peo­na­to de pi­lo­tos –pues­to que re­pe­ti­rían en 2016, ya ba­jo la de­no­mi­na­ción IMSA Spor­tscar Cham­pions­hip–.

En cuan­to a los dos úl­ti­mos años, só­lo se pue­den de­fi­nir co­mo tre­men­da­men­te exi­to­sos: ha ga­na­do en 2017 y 2018 la IMSA, el cam­peo­na­to de re­sis­ten­cia más im­por­tan­te de Es­ta­dos Uni­dos. “Es la com­pe­ti­ción en la que más me he di­ver­ti­do com­pi­tien­do. Tan­to por­que hay mu­chas mar­cas ofi­cia­les co­rrien­do, co­mo por el con­cep­to de ca­rre­ras ame­ri­ca­nas, en las que la es­tra­te­gia tie­ne mu­cho pe­so y en cual­quier mo­men­to pue­de pa­sar cual­quier co­sa y cam­biar­lo to­do”. Por ello, su in­ten­ción es con­ti­nuar par­ti­ci­pan­do en ella, aun­que en el fu­tu­ro, cuan­do de­je las ca­rre­ras, que­rría tra­ba­jar jun­to a Adrián Cam­pos en su can­te­ra de pi­lo­tos, de la que ya ejer­ce co­mo so­cio: “Me gus­ta­ría po­der apor­tar al­go más al pro­yec­to”, re­co­no­ce.

Aba­jo: Mi­ke Roc­ken­fe­ller, An­to­nio Gar­cía y Jan Mag­nus­sen subidos al se­gun­do es­ca­lón del po­dio de las 10 Ho­ras del cir­cui­to de Atlan­ta. Es­te re­sul­ta­do le va­lió al pi­lo­to es­pa­ñol pa­ra ga­nar el cam­peo­na­to IMSA de 2017. Ade­más, su equi­po – Cor­vet­te Ra­cing– lo­gró el tí­tu­lo de cons­truc­to­res.Iz­da.: An­to­nio Gar­cía jun­to a Fer­nan­do Alonso y sus dos va­le­do­res en los cir­cui­tos: Adrián Cam­pos y Jai­me Al­guer­sua­ri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.