BMW M3 SPORT EVO­LU­TION

EVO (Spain) - - SUMARIO - por fran­cesc gu­tié­rrez & eduar­do alonso fo­to­gra­fía por joan ro­drí­guez

No to­dos los días se con­du­ce el M3 más mí­ti­co de la sa­ga

El BMW M3 de la ge­ne­ra­ción E30 es uno de los de­por­ti­vos más le­gen­da­rios del mun­do. Y par­tien­do de esa ex­ce­len­te ba­se, la ver­sión Sport Evo­lu­tion aña­día un mo­tor más po­de­ro­so y me­jo­ras en cier­tos pun­tos cla­ve pa­ra con­ver­tir­se en uno de los me­jo­res M3 de to­da la sa­ga.

Pre­sen­ta­do en 1990, el sport evo­lu­tion fue la úl­ti­ma evo­lu­ción del BMW M3 E30. Na­ció fru­to de la ne­ce­si­dad de co­mer­cia­li­zar 500 ejem­pla­res de ca­lle pa­ra ho­mo­lo­gar la ver­sión de com­pe­ti­ción, tal y co­mo en aquel mo­men­to exi­gía la nor­ma­ti­va del Gru­po A. Pe­ro, an­tes de de­ta­llar­te las bon­da­des del Sport Evo­lu­tion, nun­ca es­tá de más re­pa­sar el ori­gen del BMW M3 E30. Es­te ve­ne­ra­do mo­de­lo na­ció en 1986 y fue el pri­mer M3 de la his­to­ria. Ini­cial­men­te, su mo­tor 2.3 S14 de cua­tro ci­lin­dros desa­rro­lla­ba 200 CV –195 CV en ver­sión ca­ta­li­za­da–, po­ten­cia que au­men­tó has­ta los 215 CV en 1989. Un año an­tes, la edi­ción es­pe­cial M3 E30 Evo­lu­tion, co­mún­men­te de­no­mi­na­da Evo 2 y li­mi­ta­da a 500 ejem­pla­res, ha­bía ex­pues­to una ver­sión más am­bi­cio­sa, con 220 CV, una ae­ro­di­ná­mi­ca más so­fis­ti­ca­da y cier­tas par­tes ali­ge­ra­das. Y, por úl­ti­mo, el Sport Evo­lu­tion que hoy nos ata­ñe, co­no­ci­do co­mo Evo 3, ele­va­ba la ci­lin­dra­da a 2.5 li­tros y la po­ten­cia has­ta 238 CV. Ade­más, vis­to el éxi­to del Evo 2, BMW de­ci­dió au­men­tar la pro­duc­ción del Evo 3 has­ta las 600 uni­da­des, co­mer­cia­li­zán­do­se úni­ca­men­te en dos co­lo­res: ro­jo y ne­gro.

Co­mo te ima­gi­nas, el Sport Evo­lu­tion es el M3 E30 más rá­pi­do, emo­cio­nan­te y desea­do. Su ma­yor con­tri­bu­ción es­tu­vo en el pro­pul­sor, don­de co­mo de­cía­mos se au­men­tó la ci- lin­dra­da de 2.302 cc a 2.467 cc, el má­xi­mo per­mi­ti­do en los dis­tin­tos re­gla­men­tos de com­pe­ti­ción pa­ra mo­to­res at­mos­fé­ri­cos de cua­tro ci­lin­dros. El tra­ba­jo rea­li­za­do en los con­duc­tos de ad­mi­sión, vál­vu­las, ár­bo­les de le­vas y sis­te­ma de lu­bri­ca­ción per­mi­tió un in­cre­men­to de ren­di­mien­to que se ci­fró en 238 CV a 7.000 rpm y 240 Nm a 4.750 rpm, to­do ello a pe­sar de ha­ber dis­mi­nui­do la com­pre­sión de los ci­lin­dros has­ta los 10,2:1 y de ha­ber­se vis­to obli­ga­dos a uti­li­zar un ca­ta­li­za­dor más res­tric­ti­vo que an­tes pa­ra no dis­pa­rar las emi­sio­nes. Res­pec­to a la ca­ja de cam­bio no hu­bo va­ria­cio­nes, per­ma­ne­cien­do la trans­mi­sión ma­nual Ge­trag 265 de cin­co ve­lo­ci­da­des de ti­po dog leg, con la pri­me­ra ve­lo­ci­dad don­de nor­mal­men­te es­ta­ría la se­gun­da. Di­cha ca­ja de cam­bio, ade­más, con­ser­va­ba el gru­po 3,15 del Evo­lu­tion, es de­cir, un desa­rro­llo un po­qui­to más lar­go que el 3,25 del M3 nor­mal, al­go pro­pi­cia­do por su ma­yor po­ten­cia y por la ne­ce­si­dad de au­men­tar la ve­lo­ci­dad pun­ta.

El chasis se be­ne­fi­ció de me­jo­ras en la sus­pen­sión, con amor­ti­gua­do­res más fir­mes y so­fis­ti­ca­dos, mue­lles más du­ros y 10 mm más cor­tos en el tren de­lan­te­ro, y es­ta­bi­li­za­do­ras un po­co más grue­sas de­lan­te y de­trás pa­ra re­for­zar la es­ta­bi­li­dad a al­ta ve­lo­ci­dad. Man­tu­vo el equi­po de fre­nos del an­te­rior M3 Evo­lu­tion, con ven­ti­la­ción ex­tra y el co­rres­pon­dien­te sis­te­ma ABS.

Por úl­ti­mo, el di­se­ño ex­te­rior con­ser­va­ba el em­pa­que que ca­rac­te­ri­zó al res­to de M3 E30, no sin an­tes es­tre­nar un nue­vo pa­que­te ae­ro­di­ná­mi­co. El fal­dón de­lan­te­ro y el ale­rón tra­se­ro, re­gu­la­bles en tres po­si­cio­nes, apor­ta­ban una car­ga ae­ro­di­ná­mi­ca de has­ta 86 kg de­lan­te y 41 kg de­trás. Por su par­te, los pa­sos de rue­da de­lan­te­ros se am­plia­ron un po­co con el ob­je­ti­vo de po­der alo­jar me­jor las rue­das de 18” que uti­li­za­ría la va­rian­te de com­pe­ti­ción. Asi­mis­mo, se aña­dió un nue­vo con­duc­to de re­fri­ge­ra­ción de ai­re pa­ra los fre­nos a tra­vés de los hue­cos de­ja­dos por los su­pri­mi­dos an­ti­nie­blas, y se mo­di­fi­có la pa­rri­lla de­lan­te­ra, ce­rrán­do­la par­cial­men­te. Tam­bién se tra­ba­jó en re­ba­jar el pe­so fi­nal, re­du­cien­do la ca­pa­ci­dad

ES­TE EVO 3 ES LA Má­XI­MA EX­PRE­SIóN DE PO­DE­RíO DE LA PRI­ME­RA GE­NE­RA­CIóN DEL BMW M3

del de­pó­si­to de com­bus­ti­ble a 62 li­tros, ins­ta­lan­do ven­ta­nas pos­te­rio­res más del­ga­das, y em­plean­do ma­te­ria­les li­ge­ros en el si­len­cio­so de es­ca­pe –de ti­ta­nio–, en la ta­pa del ma­le­te­ro y en los so­por­tes de los pa­ra­cho­ques. Por úl­ti­mo, las pre­cio­sas llan­tas de 16” en dos to­nos de gris eran es­pe­cí­fi­cas, y ba­jo el ca­pó las pi­pas de los ca­bles de bujía iban pin­ta­das de co­lor ro­jo.

Den­tro, en­con­tra­mos unos asien­tos es­pe­cí­fi­cos de ti­po ba­quet, mu­cho más en­vol­ven­tes, có­mo­dos y con me­jor su­je­ción la­te­ral, que los del res­to de la sa­ga M3 E30, y con el aña­di­do de te­ner re­gu­la­ción en al­tu­ra, lo cual fa­ci­li­ta en­con­trar una bue­na po­si­ción de con­duc­ción. Los de­ta­lles de­por­ti­vos es­tán en to­das par­tes, y las prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias con sus her­ma­nos de ga­ma se re­fle­jan en el vo­lan­te, más pe­que­ño y de ma­yor gro­sor, y en las pa­lan­cas del cam­bio y del freno de mano, fo­rra­das en piel vuel­ta. Los cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad de co­lor ro­jo y, có­mo no, la co­rres­pon­dien­te pla­ca en la con­so­la que nos ad­vier­te de que es­ta­mos an­te una se­rie es­pe­cial, con­for­man el res­to de di­fe­ren­cias en el in­te­rior del Sport Evo­lu­tion res­pec­to al de un M3 E30 es­tán­dar. En cuan­to a su equi­pa­mien­to, la ma­yo­ría de las uni­da­des sa­lie­ron de fá­bri­ca equi­pa­das con op­cio­nes ta­les co­mo ai­re acon­di­cio­na­do, te­cho eléc­tri­co, or­de­na­dor de a bor­do o re­gu­la­ción de fa­ros en al­tu­ra.

Con to­do, el Sport Evo­lu­tion – o Evo 3– se pre­sen­ta­ba co­mo la má­xi­ma ex­pre­sión de po­de­río de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción del M3, ha­bién­do­se re­for­za­do prin­ci­pal­men­te en dos as­pec­tos que le dis­tan­cian del res­to de la ga­ma: mo­tor y ae­ro­di­ná­mi­ca.

Co­mo no po­día ser de otro mo­do, la ca­li­dad de con­duc­ción del M3 E30 es su­per­la­ti­va. Pre­sen­ta cua­li­da­des com­pa­ti­bles con un uso nor­mal, y a la vez es­tá per­fec­ta­men­te pre­pa­ra­do pa­ra cual­quier exi­gen­cia. Las ci­fras de po­ten­cia y par no son na­da es­can­da­lo­sas ba­jo el pris­ma de hoy en día, pe­ro con un pe­so to­tal de ape­nas 1.200 kg, ace­le­ra de 0 a 100 km/h en 7,1 se­gun­dos y al­can­za 248 km/h. Don­de real­men­te se en­cuen­tra en su há­bi­tat es en ca­rre­te­ras re­vi­ra­das, aque­llas que al­ter­nan cur­vas rá­pi­das con otras más len­tas. Es allí don­de el blo­que 2.5 sa­ca a re­lu­cir su po­ten­cial, con una res­pues­ta tí­pi­ca de un pro­pul­sor 16 vál­vu­las de la épo­ca, es de­cir, con na­da por de­ba­jo las 2.500 rpm, un tí­mi­do re­prís a 3.500 rpm, y un es­ta­lli­do fi­nal a 4.800 rpm que se pro­lon­ga has­ta las 7.000 rpm.

La ca­ja de cam­bio Ge­trag per­mi­te te­ner en­fren­ta­das la se­gun­da y la ter­ce­ra mar­cha, que son las más fre­cuen­tes en con­duc­ción de­por­ti­va por una ca­rre­te­ra de mon­ta­ña. Su ma­ne­jo es pre­ci­so y bas­tan­te rá­pi­do, y ade­más su fa­vo­ra­ble desa­rro­llo per­mi­te man­te­ner ca­si siem- pre el mo­tor en la zo­na óp­ti­ma de ren­di­mien­to, al­go vi­tal pa­ra al­can­zar un rit­mo ele­va­do. Tan só­lo me­jo­ra­ría­mos un as­pec­to: el sal­to en­tre la ter­ce­ra y cuar­ta ve­lo­ci­dad re­sul­ta un po­co más acu­sa­do de lo ideal, de­jan­do caer el mo­tor por de­ba­jo de la zo­na más bri­llan­te.

Cur­va a cur­va ca­da vez re­sul­ta más pal­pa­ble el ele­va­do pla­cer de con­duc­ción que pro­por­cio­na es­te M3, ade­más de una efi­ca­cia aplas­tan­te be­ne­fi­cia­da por la ele­va­da con­fian­za que sus­ci­ta, la cual in­ci­ta lle­var­lo al lí­mi­te. Se con­du­ce con los sen­ti­dos y trans­mi­te unas sen­sa­cio­nes di­fí­ci­les de ex­pre­sar. El tra­ba­jo rea­li­za­do en el bas­ti­dor ha­ce que el com­por­ta­mien­to sea sim­ple­men­te fan­tás­ti­co, go­zan­do de un equi­li­brio y pre­ci­sión en­co­mia­bles. Y, cuan­to más si­nuo­sa sea la ca­rre­te­ra, más se re­fle­jan to­das sus vir­tu­des me­dian­te una agi­li­dad asom­bro­sa. Su en­tra­da en cur­va es neu­tra, y el eje tra­se­ro trans­mi­te una do­ci­li­dad que per­mi­te sa­lir de los gi­ros ex­hi­bien­do un per­ti­nen­te so­bre­vi­ra­je fá­cil de con­tro­lar a tra­vés del in­creí­ble­men­te do­si­fi­ca­ble ace­le­ra­dor. Es­ta ma­nio­bra de de­rra­pa­je, ya de por sí co­mún en to­dos los M3 E30, co­bra una nue­va di­men­sión en el Sport Evo­lu­tion, en­tre otras co­sas por su ma­yor ve­lo­ci­dad de pa­so por cur­va.

Eso sí, hay que po­ner los cin­co sen­ti­dos en la con­duc­ción, ya que la au­sen­cia de cual­quier ti­po de con­trol elec­tró­ni­co de­ja to­do en tus ma­nos. No en vano, y a pe­sar de lo equi­li­bra­do que es, el Sport Evo­lu­tion, al igual que el res­to de la ga­ma E30, exi­ge un al­to gra­do de con­cen­tra­ción pa­ra ir rá­pi­do, aun­que quien sea ca­paz de asu­mir el re­to, tie­ne ga­ran­ti­za­dos mu­chos ki­ló­me­tros de di­ver­sión. Por su par­te, los fre­nos no plan­tean pro­ble­ma al­guno, mos­trán­do­se efi­ca­ces y di­fí­ci­les de fa­ti­gar in­clu­so en con­duc­ción al lí­mi­te.

En 1992, la pre­sen­ta­ción del M3 E36 mar­có el fi­nal de la pro­duc­ción de la ge­ne­ra­ción E30. Pe­ro por su agre­si­va es­tam­pa, tem­pe­ra­men­to, pres­ta­cio­nes, ac­ti­tud de­por­ti­va y pla­cer de con­duc­ción, el M3 Sport Evo­lu­tion se ha ga­na­do por mé­ri­tos pro­pios un lu­gar en la his­to­ria del au­to­mó­vil, ade­más de lo que ello con­lle­va: ha­ber­se con­ver­ti­do en una co­ti­za­da pie­za de edi­ción li­mi­ta­da pa­ra los más apa­sio­na­dos.

Cu­rio­si­da­des • Se fa­bri­ca­ron 600 uni­da­des, de las cua­les 204 son de co­lor ro­jo – Bri­lliant Red– y 394 de co­lor ne­gro –Jet Black–. Los dos ejem­pla­res res­tan­tes son blan­cos y ex­clu­si­vos de fá­bri­ca. De los 600, tan só­lo 30 lle­ga­ron a Es­pa­ña. • El rey de Tai­lan­dia en­car­gó su Sport Evo­lu­tion par­ti­cu­lar, y fue el más es­pe­cial de to­dos: fue cons­trui­do ex pro­fe­so so­bre un M3 E30 des­ca­po­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.