DBS SU­PER­LEG­GE­RA

El nue­vo As­ton Mar­tin DBS Su­per­leg­ge­ra com­pi­te por el tí­tu­lo de su­per­co­che GT mo­derno de­fi­ni­ti­vo. Po­ne­mos sus cre­den­cia­les a prue­ba en los es­pec­ta­cu­la­res puer­tos de mon­ta­ña de los Al­pes aus­tría­cos.

EVO (Spain) - - SUMARIO - por adam tow­ler & Ja­vier Ál­va­rez fo­to­gra­fía por as­ton pa­rrott

Una in­creí­ble ru­ta de mon­ta­ña con el me­jor As­ton Mar­tin

Apues­to a que aún crees en el con­cep­to de los GT – Gran Tu­ris­mo–. Yo sí. O bueno, me gus­ta­ría, en cual­quier ca­so. Me gus­ta­ría mu­cho. Es una idea ro­mán­ti­ca en­rai­za­da en el ori­gen de nues­tro amor por los co­ches de al­tas pres­ta­cio­nes y por con­du­cir­los: la li­ber­tad, el mar­car tu pro­pio rit­mo le­jos del gen­tío y el de­vo­rar ki­ló­me­tros con es­ti­lo. Se­ría ge­nial des­te­rrar la es­pan­to­sa avia­ción co­mer­cial mo­der­na y re­em­pla­zar­la por ca­rre­te­ras na­cio­na­les fran­ce­sas de­sier­tas, con hi­le­ras de ár­bo­les a los la­dos ha­cien­do de guar­da­rraí­les na­tu­ra­les, ¿ver­dad? Ca­rre­te­ras en las que ser ca­za­do a 240 km/h no fue­se un cri­men sino un me­re­ci­do lo­gro y, en ca­so de que la po­li­cía te pa­ra­se, que fue­ra úni­ca­men­te pa­ra elo­giar tu nue­vo Fe­rra­ri 275 GTB. Des­afor­tu­na­da­men­te, ata­do a una li­mi­ta­ción de ve­lo­ci­dad má­xi­ma con­tro­la­da de 130 km/h, con la ame­na­za de re­ci­bir mul­tas dra­co­nia­nas y te­nien­do en cuen­ta el pre­cio que va­le cru­zar el Ca­nal de la Man­cha, el de la ga­so­li­na y el de los exor­bi­tan­tes pea­jes, la op­ción de via­jar en avión sue­le ser más ba­ra­ta y, aun­que de­pen­de de tu des­tino fi­nal, muy a me­nu­do es tam­bién sen­ci­lla­men­te más rá­pi­da. Pe­ro, aun así, ese sue­ño se re­sis­te a mo­rir, y en el epi­cen­tro del mis­mo se en­cuen­tran co­ches co­mo el nue­vo As­ton Mar­tin DBS Su­per­leg­ge­ra. Su pre­sen­cia es­tá to­tal­men­te en con­so­nan­cia con ese es­ti­lo de vi­da de via­jes tran­seu­ro­peos fu­ga­ces, mez­clan­do ras­gos agre­si­vos y lu­jo­sos: un gran ca­pó so­bre un de­rro­cha­dor mo­tor de do­ce ci­lin­dros y un ha­bi­tácu­lo re­tra­sa­do y flan­quea­do por una mar­ca­da lí­nea de cin­tu­ra. No es un co­che de cir­cui­to, pe­ro tam­po­co pa­ra ser des­apro­ve­cha­do en al­go tan abu­rri­do co­mo la ru­ti­na dia­ria. No. Es­te es un co­che pa­ra ha­cer lar­gos via­jes, cru­zan­do lla­nu­ras y dis­fru­tan­do de las sec­cio­nes más in­tere­san­tes de la ru­ta an­tes de lle­gar al su­rrea­lis­ta des­tino.

To­do es­to nos lle­va has­ta un nu­bla­do y al­go mo­ja­do Berch­tes­ga­den, en Ale­ma­nia. La bru­ma ma­tu­ti­na se afe­rra a la par­te su­pe­rior de las bos­co­sas cum­bres mien­tras con­duz­co el DBS ha­cia el Es­te so­bre ca­rre­te­ras sin pin­tar, que el na­ve­ga­dor ha de­cre­ta­do co­mo la ru­ta más rá­pi­da a Aus­tria, pe­ro que ame­na­zan con de­jar al DBS ver­gon­zo­sa­men­te en­ca­ja­do en­tre las pro­tec­cio­nes y al­gu­na ca­ba­ña de le­ña­dor. Es­te As­ton Mar­tin es un co­che gran­de, y en cuan­to la ca­rre­te­ra se es­tre­cha no pue­des ob­viar­lo.

Nos di­ri­gi­mos al pue­blo aus­tría­co de Prug­gern, des­de don­de de­be­ría­mos po­der ac­ce­der a la ca­ra nor­te del Sölk

NO ES UN CO­CHE PA­RA DES­APRO­VE­CHAR EN LA ABU­RRI­DA RU­TI­NA D IARIA

Pass. As­cien­de 1.788 me­tros so­bre el ni­vel del mar y co­nec­ta los va­lles de los ríos Mur y Enns, y aun­que no sea el pla­to fuer­te en com­pa­ra­ción con los es­pec­ta­cu­la­res puer­tos que nos es­pe­ran ma­ña­na, es­tá re­la­ti­va­men­te cer­ca y nun­ca he es­ta­do, así que, ¿por qué no? Ade­más, la ru­ta ha­cia allí evi­den­cia los pun­tos fuer­tes del DBS.

Una vez se aca­ba nUes­tra ex­tra­ña

y ge­nial ru­ta ha­cia la ca­rre­te­ra ge­ne­ral, me es­cu­rro en el asien­to del As­ton y me re­la­jo, sa­bien­do que no voy a ro­zar la ca­rí­si­ma ca­rro­ce­ría de fi­bra de car­bono con­tra el trá­fi­co del otro sen­ti­do, apro­ve­chan­do pa­ra sen­tir el po­ten­cial de ace­le­ra­ción del V12. Aun­que hay que acep­tar que es­te fa­mi­liar mo­tor ha per­di­do par­te de su mu­si­ca­li­dad por la re­duc­ción de ci­lin­dra­da –729 cc me­nos que el 5.933 cc del DBS Van­quish S an­te­rior– y la in­cor­po­ra­ción de dos tur­bos, tam­bién ha ga­na­do mu­chí­si­ma fuer­za con la so­bre­ali­men­ta­ción. Aho­ra ofre­ce 900 Nm des­de 1.800 rpm, que es más que su­fi­cien­te pa­ra tri­via­li­zar el pe­so del co­che –1.770 kg con op­cio­na­les li­ge­ros–. Tam­po­co se pue­de pa­sar por al­to el he­cho de que ero­ga 725 CV.

A pe­sar de la pro­me­sa de ofre­cer un des­co­mu­nal par des­de ca­si el ra­len­tí, hay al­go de re­tra­so en la en­tre­ga del mo­tor a muy ba­jas vuel­tas –un bre­ve mo­men­to en el que los pul­mo­nes se lle­nan de ai­re an­tes de ex­ha­lar una sua­ve pe­ro im­pa­ra­ble po­ten­cia que cre­ce y cre­ce sin apa­ren­te fin–. Ade­lan­tar es una de sus bon­da­des cla­ve, al­go que no es nin­gu­na sor­pre­sa te­nien­do en cuen­ta el po­ten­cial dis­po­ni­ble.

Aun así, un co­che con las pres­ta­cio­nes del DBS tie­ne sus li­mi­ta­cio­nes, co­mo com­pro­ba­mos en es­ta zo­na de Aus­tria en pleno ve­rano, que es­tá muy, muy aba­rro­ta­da. De he­cho, con­du­cir en es­tos va­lles tan ver­des de­trás de lar­gas fi­las de trá­fi­co len­to en­se­gui­da se vuel­ve al­go claus­tro­fó- bi­co. El DBS es­tá atra­pa­do. Y es un in­quie­tan­te ade­lan­to de lo que en­con­tra­re­mos ma­ña­na cuan­do va­ya­mos al Gross­glock­ner Pass: nos han avi­sa­do de que se vuel­ve in­tra­ta­ble a par­tir de la ho­ra del desa­yuno.

El DBS es un lu­gar có­mo­do pa­ra pa­sar lar­gas jor­na­das. Los asien­tos po­drían su­je­tar un po­co más la­te­ral­men­te, co­mo com­pro­ba­re­mos des­pués, pe­ro pa­ra des­pla­za­mien­tos por au­to­pis­ta a gran ve­lo­ci­dad son ex­ce­len­tes. Me doy cuen­ta de que es­toy de­jan­do los mo­dos más sua­ves de con­duc­ción ca­si to­do el tiem­po. El bo­tón de ajus­te de amor­ti­gua­do­res es­tá en el ra­dio iz­quier­do del vo­lan­te y ofre­ce tres ni­ve­les. El más du­ro, Sport+, es de­ma­sia­do fir­me pa­ra la ca­rre­te­ra, así que en­se­gui­da me en­cuen­tro uti­li­zan­do el mo­do nor­mal el 80% del tiem­po – el DBS es sor­pren­den­te­men­te có­mo­do– y se­lec­cio­nan­do Sport pa­ra po­der apo­yar al­go más el co­che en las cur­vas cuan­do la ca­rre­te­ra se re­tuer­ce. Con los mo­dos del mo­tor pa­sa igual, ya que Sport

y Sport+ son muy dra­má­ti­cos, con un gran vo­lu­men de es­ca­pe y chis­po­rro­teos y pe­dorre­tas que re­sul­tan per­fec­tos cuan­do vas a pro­bar el co­che a un con­ce­sio­na­rio o pa­ra gra­bar ví­deos de YouTu­be. Pe­ro el mo­do nor­mal GT tie­ne una bue­na y pro­gre­si­va res­pues­ta al ace­le­ra­dor que ha­ce que el V12 se sien­ta más pa­re­ci­do al vie­jo blo­que at­mos­fé­ri­co. Y tam­po­co es que no pue­das es­cu­char el mo­tor en es­te mo­do, por­que una de las co­sas ge­nia­les de es­te DBS es que no in­ten­ta es­con­der su ca­rác­ter de­por­ti­vo co­mo sí ha­cen otros mo­de­los. Ya sa­bes de lo que ha­blo: pres­ta­cio­na­les co­ches ale­ma­nes de al­ta ga­ma que en mo­do Com­fort son co­mo con­du­cir un BMW Se­rie 3 bien equi­pa­do. Pe­ro en el DBS la no­ta de es­ca­pe es­tá siem­pre ahí, in­clu­so a rit­mo de ca­mi­nan­te, y to­dos los man­dos re­sul­tan di­rec­tos, con cier­to pe­so que no hay que con­fun­dir con du­re­za, lo que ha­ce que siem­pre se­pas que con­du­ces al­go fue­ra de lo co­mún.

Cuan­do fi­nal­men­te lle­ga­mos, ha­bien­do re­co­rri­do un buen tra­mo de au­to­bahn y to­ma­do una ra­ción de co­mi­da McDo­nalds re­co­gi­da por el McAu­to –pa­ra des­con­cier­to de sus em­plea­dos–, el Sölk re­sul­ta ser un bom­ba­zo de ca­rre­te­ra pa­ra con­du­cir. La ra­zón de es­to se de­be en par­te a que cam­bia cons­tan­te­men­te en cues­tión de su­per­fi­cies y pai­sa­jes, y a me­di­da que es­ca­las se pre­sen­tan nue­vos re­tos tan­to pa­ra el co­che co­mo pa­ra el con­duc­tor.

El co­mien­zo del as­cen­so es rá­pi­do, con cur­vas an­chas y am­plias en las que el as­fal­to ro­to ha si­do par­chea­do, di­bu­jan­do un pa­trón de ta­ble­ro de aje­drez co­mo nun­ca he vis­to an­tes. Mien­tras las re­pa­ra­cio­nes lo han he­cho li­so en ge­ne­ral, hay cam­bios de on­du­la­ción im­por­tan­tes a lo an­cho de la vía. No son bue­nas no­ti­cias pa­ra el gran As­ton. Por un la­do, aquí tie­ne la opor­tu­ni­dad de es­ti­rar por fin las ‘pier­nas’, y lo ha­ce de ma­ne­ra en­fá­ti­ca, ca­ta­pul­tán­do­se en­tre cur­vas con enor­mes can­ti­da­des de em­pu­je, pe­ro tam­bién ha­cien­do tra­ba­jar mu­cho a su eje tra­se­ro.

A pe­sar de los tres mo­dos de sus­pen­sión, la tra­se­ra del DBS se sien­te bas­tan­te blan­da, pre­su­mi­ble­men­te pa­ra fa­ci­li­tar la mo­tri­ci­dad con se­me­jan­te can­ti­dad de par mo­tor, y los amor­ti­gua­do­res es­tán a me­dio ca­mino en­tre el DB11 y el Van­ta­ge en tér­mi­nos de du­re­za y pues­ta a pun­to. Aun­que se per­ci­be más es­ta­ble que el co­che que con­du­ji­mos por pri­me­ra vez en la to­ma de con­tac­to, aún mues­tra una can­ti­dad ra­zo­na­ble de mo­vi­mien­to ver­ti­cal y la­te­ral en la za­ga, lo que pa­ra mis nal­gas de pro­ba­dor de co­ches es un pe­lín más de lo desea­do. Di­cho es­to, po­co tiem­po des­pués de rea­li­zar es­ta prue­ba con­du­je otro DBS, uno con la tra­se­ra me­jor ata­da, lo que su­gie­re que la fa­se fi­nal de pues­ta a pun­to aún se es­ta­ba lle­van­do a ca­bo cuan­do pro­bé el co­che que ves aquí.

En­se­gui­da me acos­tum­bro al com­por­ta­mien­to de es­te co­che, y la ex­pe­rien­cia de­mues­tra que no va a ha­cer un mal ges­to re­pen­ti­na­men­te. Tam­bién pon­go rá­pi­da­men­te el ESP en su mo­do más per­mi­si­vo Track, por­que de otra for­ma tien­de mu­cho a ca­par el ace­le­ra­dor, lo que pue­de ha­cer que el DBS se sien­ta al­go tor­pe y, por en­de, el con­duc­tor. De nue­vo, sin esa es­tric­ta red de se­gu­ri­dad, na­da alar­man­te ocu­rre sal­vo que real­men­te pro­vo­ques al DBS, ya que ge­ne­ra una gran can­ti­dad de ad­he­ren­cia y nues­tro rit­mo en ca­rre­te­ra es al­to. In­clu­so en la sa­li­da de las cur­vas más ce­rra­das pre­fie­re que tra­ba­je la trac­ción an­tes que de­rra­par bes­tial y abrup­ta­men­te.

La an­cha ca­rre­te­ra rá­pi­do se con­vier­te

en al­go más es­tre­cho, don­de los ex­ten­sos cam­pos aho­ra son bos­ques, has­ta que una hor­qui­lla de 180 gra­dos da co­mien­zo al as­cen­so. Aquí la ca­rre­te­ra po­ne rum­bo al cie­lo y me apo­yo en el par mo­tor del V12, que nos pro­pul­sa en las cor­tas rec­tas y al sa­lir de las ce­rra­das cur­vas con una pa­ta­da que pa­re­ce re­ple­gar el as­fal­to a su pa­so co­mo si de una gran al­fom­bra se tra­ta­se. El rit­mo se em­pie­za a re­sen­tir, y no por el co­che sino por­que los pai­sa­jes se es­tán vol­vien­do es­pec­ta­cu­la­res, has­ta que lle­ga­mos a la ci­ma –to­do son la­de­ras de hier­ba con mo­que­ta de flo­res– y em­pe­za­mos el des­cen­so ha­cia el va­lle del Enns. Mien­tras ba­ja­mos por un tú­nel crea­do por ár­bo­les, nues­tro avan­ce se de­tie­ne mo­men­tá­nea­men­te por un pe­que­ño re­ba­ño de ga­na­do que blo­quea el ca­mino. Da­da su cer­ca­nía al pre­ci­pi­cio, no es­toy se­gu­ro de quién de­be­ría preo­cu­par­se más: ellos por es­tar al fi­lo del abis­mo o no­so­tros por te­ner un gran to­ro mi­ran­do el lo­go­ti­po fron­tal del As­ton Mar­tin. ¿Es un afi­cio­na­do de As­ton Mar­tin? No voy a que­dar­me a ave­ri­guar­lo...

Una vez en la par­te ba­ja del va­lle, la ca­rre­te­ra es po­co más que una pis­ta de gra­va en al­gu­nos pun­tos, con pe­que­ños tra­mos de as­fal­to per­fec­to abrién­do­se pa­so en­tre bos­ques. Al DBS le en­can­ta es­ta par­te, y la rá­pi­da di­rec­ción a tra­vés del vo­lan­te de cua­dra­das for­mas ha­ce fá­cil co­lo­car el mo­rro en las cur­vas, mien­tras el eje tra­se­ro se con­cen­tra úni­ca­men­te en trans­mi­tir la fuer­za al sue­lo.

Com­ple­ta­mos el puer­to de mon­ta­ña y es ho­ra de pi­sar el ace­le­ra­dor has­ta nues­tro ho­tel, cer­ca del ini­cio del mí­ti­co Gross­glock­ner Pass. To­da­vía hay mu­cho trá­fi­co fas­ti­dian­do el pa­seo en es­te tra­mo fi­nal, pe­ro mien­tras cru­za­mos el va­lle ha­cia el pin­to­res­co pue­blo de Hei­li­gen­blut am Gross­glock­ner, el res­to de co­ches des­apa­re­ce y las lar­gas rec­tas se vuel­ven tre­men­da­men­te ten­ta­do­ras. Las in­ma­cu­la­das ca­sas de ma­de­ra y las pra­de­ras se­ga­das con gran pre­ci­sión su­gie­ren que los lo­ca­les pro­ba­ble­men­te no de-

ben te­ner un gran sen­ti­do del hu­mor cuan­do se tra­ta de un V12 dan­do el do de pe­cho, así que con­ten­go en par­te mi en­tu­sias­mo. Aun así, el DBS se sien­te muy rá­pi­do, con los mos­qui­tos que han sa­li­do pa­ra dar un pa­seo ves­per­tino sien­do víc­ti­mas de su fron­tal. Co­mo siem­pre, es­toy usan­do las le­vas pa­ra cam­biar ma­nual­men­te de mar­chas. Sal­vo cuan­do man­ten­go una ve­lo­ci­dad cons­tan­te en la au­to­bahn, no pue­do evi­tar in­vo­lu­crar­me en el pro­ce­so de con­duc­ción del DBS, in­clu­so a pe­sar de que a ve­ces la ca­ja au­to­má­ti­ca de con­ver­ti­dor de par no tie­ne la pre­ci­sión de los me­jo­res cam­bios de do­ble em­bra­gue.

La ra­zón por la que el equi­po es­tá to­man­do tan pron­to su ta­zón de le­che an­tes de dor­mir es por­que la High Al­pi­ne Road abre a las 5 de la ma­ña­na. To­do aquel con el que he­mos ha­bla­do has­ta aho­ra ha pues­to el gri­to en el cie­lo so­bre el trá­fi­co y los ci­clis­tas, así que si que­re­mos lo­grar fo­to­gra­fías decentes, y ya ni ha­blo de con­se­guir dar un pa­seo de­cen­te con el DBS, ne­ce­si­ta­mos es­tar allí cuan­do abra.

Tras un pe­que­ño re­tra­so pro­du­ci­do por­que nos que­da­mos en­ce­rra­dos en el ho­tel –so­mos los úni­cos tan lo­cos co­mo pa­ra le­van­tar­se a es­ta ho­ra–, lle­ga­mos al pea­je po­co des­pués de abrir, y aun­que aún no ha ama­ne­ci­do, ya hay al­go de luz. Co­mo ya pa­ga­mos de an­te­mano en el ho­tel el pa­se dia­rio de 36 eu­ros, el hom­bre del pea­je nos in­di­ca con la mano que pa­se­mos, ocul­tan­do una son­ri­sa al mi­rar el co­che y la ho­ra en el re­loj.

Una vez pa­sa­do el pea­je la ca­rre­te­ra

se con­vier­te en una subida, pe­ro la pen­dien­te no cam­bia mu­cho has­ta que te­ne­mos las mon­ta­ñas a la vis­ta. En­ton­ces lle­ga ese mo­men­to en que los ojos si­guen el tra­za­do de la ca­rre­te­ra en la dis­tan­cia, y tan­to la si­tua­ción co­mo la ma­ges­tuo­si­dad del en­torno nos im­pac­tan de ver­dad. Con­tra­di­cien­do di­rec­ta­men­te to­do lo que he es­cri­to has­ta aho­ra, el DBS de re­pen­te se sien­te muy pe­que­ño, e in­clu­so los 725 CV ba­jo el pie de­re­cho no pa­re­cen tan­tos da­do el re­lie­ve que te­ne­mos que su­pe­rar.

IN­CLU­SO 725 CV BA­JO EL PIE DE­RE­CHO NO PA­RE­CEN DE­MA­SIA­DOS AQUí

La ca­rre­te­ra si­gue y si­gue, ca­da vez más al­ta, con una hor­qui­lla per­fec­ta tras otra, y de mo­men­to no he­mos vis­to nin­gún otro co­che, ni un al­ma, ni un so­ni­do. Es co­mo si la me­jor, más sua­ve y más en­tre­te­ni­da ca­rre­te­ra ja­más crea­da es­tu­vie­ra co­lo­ca­da en es­te dra­má­ti­co pai­sa­je só­lo pa­ra mí, y es­toy ca­si his­té­ri­ca­men­te agra­de­ci­do de ha­ber­me le­van­ta­do de la ca­ma tan pron­to. El DBS aú­na per­fec­ta­men­te am­bos ex­tre­mos del es­pec­tro de ha­bi­li­da­des de un GT, pe­ro igual­men­te me gus­ta­ría con­du­cir aquí un co­che más an­ti­guo y sen­ci­llo. El Ca­ter­ham 310R que te­ne­mos pa­ra prue­ba de lar­ga du­ra­ción se­ría has­ta obs­ceno, y ya es­toy tra­man­do la ma­ne­ra de traer has­ta aquí mi Peu­geot 205 GTI 1.9.

Es­tas cum­bres han si­do cru­za­das por via­je­ros des­de ha­ce 3.500 años, pe­ro la cons­truc­ción de es­ta es­pec­ta­cu­lar ca­rre­te­ra no co­men­zó has­ta 1930, sien­do com­ple­ta­da, mi­la­gro­sa­men­te, soó­lo cua­tro años des­pués. Hi­cie­ron fal­ta 4.000 hom­bres pa­ra ha­cer el tra­ba­jo y el día des­pués de abrir­se se ce­le­bró de­bi­da­men­te una ca­rre­ra de co­ches. Hay un cen­tro pa­ra vi­si­tan­tes en la ci­ma y zo­nas rá­pi­das y lla­nas a mi­tad de ca­mino que ayu­dan a re­la­jar la men­te. En un mo­men­to con­cre­to mi­ro mo­men­tá­nea­men­te por la ven­ta­ni­lla y veo un la­go de tal pu­re­za que el en­torno se re­fle­ja so­bre su su­per­fi­cie co­mo si fue­ra un es­pe­jo. Es so­bre­co­ge­dor.

Nues­tra ma­ña­na – esas ho­ras que te­ne­mos por de­lan­te– la em­plea­mos en su­bir una ca­ra del puer­to, ba­jar la opues­ta, vol­ver a su­bir... Ex­plo­ra­mos ca­da ángulo, aún bo­quia­bier­tos por las vis­tas. Po­co a po­co va apa­re­cien­do más trá­fi­co y, pa­ra las 8.30 am, ya es­tá de­ma­sia­do ates­ta­do co­mo pa­ra con­du­cir con ale­gría.

Du­ran­te una pau­sa que rea­li­za­mos pa­ra to­mar un po­co el sol y mi­rar con año­ran­za a las mon­ta­ñas, nos en­con­tra­mos a Phi­llip, es­tu­dian­te de in­ge­nie­ría y lec­tor de nues­tra pu­bli­ca­ción, que ha ve­ni­do des­de Vie­na en su li­ge­ra­men­te mo­di­fi­ca­do BMW M3 E46 pa­ra con­du­cir en es­te puer­to por pri­me­ra vez. El so­ni­do de su fil­tro de ai­re ré­pli­ca CSL re­tum­ba en las mon­ta­ñas al me­nos a ki­ló­me­tro y me­dio de dis­tan­cia, y con él ese sen­ti­mien­to de ca­ma­ra­de­ría sa­bien­do que to­da­vía hay en­tu­sias­tas de los co­ches dis­fru­tan­do de la con­duc­ción por me­ra sa­tis­fac­ción, sea don­de sea.

Lle­ga­do el me­dio­día to­do ha cam­bia­do. La luz du­ra eli­mi­na esa sen­sa­ción de pro­fun­di­dad en la vis­ta de los al­re­de­do­res y cuan­do mi­ro ha­cia aba­jo des­de nues­tra po­si­ción avis­to una ca­ra­va­na de co­ches, fur­go­ne­tas y au­to­bu­ses, ade­más del cons­tan­te tra­sie­go de mo­tos, ro­dan­do ex­tre­ma­da­men­te des­pa­cio y en fi­la por es­ta zig­za­guean­te ca­rre­te­ra. De­be ha­ber de to­do en esa hi­le­ra...

Por tan­to, pien­so que ya sim­ple­men­te me que­da con­tem­plar el atrac­ti­vo vehícu­lo que me ha traí­do has­ta aquí. Un co­che mu­cho más aco­ge­dor y me­nos exi­gen­te que un Fe­rra­ri 812 Su­per­fast; más rá­pi­do y más en­fo­ca­do a la con­duc­ción que un Bentley Con­ti­nen­tal GT; y más ex­ci­tan­te y lla­ma­ti­vo que un Mer­ce­des-AMG Cla­se S Coupé. Na­die se arre­mo­li­na al­re­de­dor del enor­me Mer­ce­des cuan­do lo apar­cas, pe­ro sí lo ha­cen con el DBS. En cual­quier si­tio. No se me ocu­rre otro co­che que cu­bra tan­tos as­pec­tos bá­si­cos de un GT. Sí, el pre­cio del As­ton Mar­tin es con­tun­den­te, y el DBS no es per­fec­to, pe­ro en es­te mo­men­to no creo que ha­ya un me­jor co­che en el que vi­vir esas fan­ta­sías de via­jes lar­gos, desafian­te an­te los om­ni­pre­sen­tes Air­bus, por el sim­ple dis­fru­te de ca­da ki­ló­me­tro.

NO SE ME OCU­RRE OTRO CO­CHE QUE CU­BRA TAN­TOS AS­PEC­TOS BÁ­SI­COS DE UN GT

Con 4.712 mm de lon­gi­tud y 2.146 mm de an­cho, el Su­per­leg­ge­ra se ha­ce no­tar en cual­quier si­tio que no sean rá­pi­das y an­chas ca­rre­te­ras.

Los asien­tos son ex­ce­len­tes pa­ra via­jar por ca­rre­te­ras po­co si­nuo­sas, pe­ro po­drían su­je­tar me­jor la­te­ral­men­te. La di­rec­ción es rá­pi­da a tra­vés del vo­lan­te ca­si cua­dra­do.

Los 725 CV y 900 Nm del DBS ca­ta­pul­tan el co­che en­tre cur­va y cur­va, pe­ro a ve­ces ad­mi­rar el pai­sa­je tie­ne pre­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.