PI­XEL LIGHT

Es­ta tec­no­lo­gía re­pre­sen­ta el si­guien­te –y, tal vez, de­fi­ni­ti­vo– pa­so en la evo­lu­ción de los sis­te­mas de alum­bra­do, y un cam­bio de ten­den­cia ra­di­cal res­pec­to de los fa­ros ma­tri­cia­les an­ti­des­lum­bran­tes que se es­tán po­pu­la­ri­zan­do.

EVO (Spain) - - SUMARIO - Tex­to Ál­va­ro Sau­ras

Es­ta­mos an­te la que, con to­da pro­ba­bi­li­dad, sea la re­vo­lu­ción de­fi­ni­ti­va en la ilu­mi­na­ción

El sis­tE­ma dE alum­bra­do Es, pro­ba­ble­men­te, el que más re­vo­lu­cio­nes su­ce­si­vas ha su­fri­do a lo lar­go de la his­to­ria. Una se­rie de me­jo­ras y cam­bios ra­di­ca­les que siem­pre han gi­ra­do en torno a los tres ele­men­tos fun­da­men­ta­les de cual­quier sis­te­ma de ilu­mi­na­ción: la fuen­te lu­mi­no­sa, el me­ca­nis­mo de pro­yec­ción de la luz y el sis­te­ma pa­ra mo­de­lar el haz.

To­do em­pe­zó a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do cuan­do, allá por 1908, se co­men­za­ron a ins­ta­lar los pri­me­ros fa­ros de lla­ma de ace­ti­leno do­ta­dos de pan­ta­lla re­flec­tan­te y de una len­te ca­paz de en­fo­car la luz so­bre la ca­rre­te­ra de for­ma más o me­nos gro­se­ra, un pro­gre­so que en Eu­ro­pa fir­mó la ale­ma­na He­lla.

Esa tran­si­ción de las ve­las y los can­di­les de pa­ra­fi­na al ace­ti­leno mul­ti­pli­có por 50 la can­ti­dad de luz que pro­yec­ta­ban los fa­ros, pa­san­do de la re­mo­ta po­si­bi­li­dad de ser vis­tos a cier­ta dis­tan­cia a po­der en­viar un te­nue ejér­ci­to de fo­to­nes a dis­tan­cias que, se­gún las es­ti­ma­cio­nes más op­ti­mis­tas de He­lla, ron­da­ban los 300 me­tros.

El ace­ti­leno bri­lló du­ran­te po­co tiem­po. En cuan­to Ro­bert Bosch in­tro­du­jo, en 1913, los pri­me­ros sis­te­mas de arran­que y alum­bra­do eléc­tri­co –gra­cias al em­pleo de una ba­te­ría y una di­na­mo ge­ne­ra­do­ra de co­rrien­te con­ti­nua pa­ra po­der car­gar­la–, las lám­pa­ras de in­can­des­cen­cia re­em­pla­za­ron a los fa­ros de gas… aun­que hay que re­co­no­cer que, al otro la­do del char­co, ese sal­to cua­li­ta­ti­vo tu­vo lu­gar un par de años an­tes, de la mano de Ca­di­llac.

La lám­pa­ra de in­can­des­cen­cia ofre­cía tan­ta luz – es de­cir, pa­ra los es­tán­da­res de la épo­ca...– que sur­gió por pri­me­ra vez el pro­ble­ma del des­lum­bra­mien­to. En 1925, Os­ram desa­rro­lló una so­lu­ción a esa cues­tión que si­gue vi­gen­te en al­re­de­dor del 20% de los co­ches a la ven­ta: la bom­bi­lla de do­ble fi­la­men­to Bi­lux, ca­paz de pro­por­cio­nar dos in­ten­si­da­des lu­mi­no­sas di­fe­ren­tes gra­cias a la in­cor­po­ra­ción de dos fi­la­men­tos in­de­pen­dien­tes. Por otro la­do, la idea de em­plear una len­te pa­ra en­fo­car la luz so­bre la ca­rre­te­ra siem­pre re­sul­tó de­ma­sia­do ca­ra, y ca­yó en el ol­vi­do al po­co de pre­sen­tar He­lla su lám­pa­ra de ace­ti­leno. En su lu­gar se re­cu­rrió a las tu­li­pas ta­lla­das que prác­ti­ca­men­te to­dos he­mos co­no­ci­do, ba­sa­das en los prin­ci­pios de di­se­ño de las len­tes fres­nel.

La me­jo­ra con­ti­nua de las lám­pa­ras con­ven­cio­na­les Bi­lux con­si­guió que el alum­bra­do de ba­ja in­ten­si­dad fue­ra ga­nan­do en po­ten­cia... y mo­les­tan­do ca­da vez más al res­to de con­duc­to­res. Ese in­con­ve­nien­te se re­sol­vió mo­de­lan­do pro­gre­si­va­men­te el haz pa­ra dar lu­gar, en el Borg­ward Isa­be­lla de 1958, a lo que se­ría el

Vie­ne de la pag. 85 pri­mer sis­te­ma de alum­bra­do de cor­to al­can­ce ‘mo­derno’, con un haz de cor­to al­can­ce con lí­nea de cor­te de­fi­ni­da y per­fi­les de alum­bra­do asi­mé­tri­cos; unos fa­ros ca­pa­ces de, tal y co­mo ocu­rre en la ac­tua­li­dad, ilu­mi­nar ‘de­cen­te­men­te’ la cu­ne­ta de­re­cha sin des­lum­brar a los con­duc­to­res que con­du­cen en sen­ti­do con­tra­rio.

En 1970 se lan­za­ron las pri­me­ras lám­pa­ras ha­ló­ge­nas, que du­pli­ca­ron la can­ti­dad de luz dis­po­ni­ble y abrie­ron la puer­ta a ha­cer óp­ti­cas más com­pac­tas. Por otra par­te, y da­do que las tu­li­pas ta­lla­das eran muy in­efi­cien­tes, sur­gie­ron los dos sis­te­mas de pro­yec­ción que se em­plean en la ac­tua­li­dad. Por un la­do, en 1983, el Aus­tin Maes­tro es­tre­nó los pri­me­ros re­flec­to­res ho­mo­fo­ca­les, fa­bri­ca­dos por Lu­cas y con­sis­ten­tes en una pa­rá­bo­la re­flec­tan­te es­tam­pa­da com­pues­ta por mul­ti­tud de seg­men­tos que ser­vían pa­ra mo­de­lar el haz. Y por otro, en 1986, BMW re­cu­pe­ró pa­ra el Se­rie 7 el sis­te­ma de en­fo­que que em­plea­ba He­lla a prin­ci­pios de si­glo… pe­ro per­fec­cio­na­do me­dian­te el uso de una len­te ‘po­li­elip­soi­dal’ que era ca­paz de mo­de­lar el haz al tiem­po que pro­yec­ta­ba la luz.

En 1990, BMW lan­zó los pri­me­ros fa­ros con lám­pa­ra de des­car­ga de ga­ses, una fuen­te lu­mi­no­sa po­pu­lar­men­te co­no­ci­da co­mo xe­nón y que tri­pli­ca­ba la can­ti­dad de luz dis­po­ni­ble pa­ra po­ner so­bre la ca­rre­te­ra. Por enési­ma vez en es­ta his­to­ria, to­dos tu­vi­mos la sen­sa­ción de que se ha­bía al­can­za­do el nir­va­na del alum­bra­do. En ab­so­lu­to…

Las lám­pa­ras de xe­nón pro­por­cio­na­ban tan­ta luz que los fa­bri­can­tes ale­ma­nes se pu­sie­ron ma­nos a la obra pa­ra en­con­trar for­mas de sa­car­le el má­xi­mo par­ti­do. El re­sul­ta­do fue el AFS o Adap­ti­ve For­ward-ligh­ting Sys­tem: unos fa­ros de xe­nón do­ta­dos de proyectores gi­ra­to­rios que con­ta­ban en su in­te­rior con una pie­za gi­ra­to­ria que era ca­paz de ge­ne­rar va­rias lí­neas de cor­te que da­ban lu­gar a otros tan­tos ha­ces de lu­ces cor­tas. Los nue­vos fa­ros, es­tre­na­dos por el Opel Sig­num en 2003, ofre­cían ha­ces es­pe­cí­fi­cos pa­ra ciu­dad, ca­rre­te­ra, au­to­pis­ta y mal tiem­po, y la ha­bi­li­dad de gi­rar has­ta 13 gra­dos pa­ra se­guir el tra­za­do de la ca­rre­te­ra.

A pe­sar de to­do, la luz lar­ga se­guía sien­do la gran asig­na­tu­ra pen­dien­te. Que la luz más po­ten­te de un co­che ape­nas pu­die­ra usar­se un 15% del tiem­po de­bi­do a que mo­les­ta­ba a los de­más con­duc­to­res era un fra­ca­so. Y pa­ra re­sol­ver­lo, se in­ven­tó el alum­bra­do di­ná­mi­co o “alum­bra­do de lar­go al­can­ce an­ti-des­lum­bran­te”: una ver­sión me­jo­ra­da del AFS que, uti­li­zan­do la mis­ma tec­no­lo­gía de tam­bor ro­ta­ti­vo pa­ra re­cor­tar el haz, y la in­for­ma­ción de una cá­ma­ra si­tua­da en el pa­ra­bri­sas, era ca­paz de pro­yec­tar som­bras chi­nes­cas so­bre los co­ches que cir­cu­la­ban por de­lan­te o los que ve­nían de fren­te. Co­mo re­sul­ta­do, en si­tua­cio­nes sen­ci­llas de trá­fi­co, se po­día cir­cu­lar con lu­ces lar­gas sin mo­les­tar a na­die.

El rei­na­do del alum­bra­do di­ná­mi­co de xe­nón du­ró po­co… por cul­pa de la irrup­ción del alum­bra­do led. Por­que, con los le­des, lle­gó un nue­vo cam­bio de pa­ra­dig­ma. Pa­sa­mos de una fuen­te de luz pun­tual y muy po­ten­te, el xe­nón, mo­de­la­da por una len­te elip­soi­dal y re­cor­ta­da por un tam­bor gi­ra­to­rio a una fuen­te de luz dis­tri­bui­da, com­pues­ta por múl­ti­ples le­des, mo­de­la­da y pro­yec­ta­da me­dian­te pe­que­ños re­flec­to­res. Es una idea bri­llan­te lla­ma­da ma­trix­light o alum­bra­do ma­tri­cial y que es­tre­nó por pri­me­ra vez por el Au­di A8 de 2013. Pa­ra ofre­cer un alum­bra­do di­ná­mi­co an­ti-des­lum­bran­te, los fa­ros de ma­triz de le­des con­fían en mul­ti­tud de pe­que­ños dio­dos cu­ya in­ten­si­dad se con­tro­la de for­ma in­di­vi­dual. Pe­ro… ¿cuán­tos le­des ha­cen fal­ta pa­ra con­se­guir un alum­bra­do di­ná­mi­co per­fec­to? Au­di co­men­zó con 25 por fa­ro. Mazda em­pe­zó ofre­cien­do só­lo 4. Opel co­men­zó con 16, y aho­ra ofre­ce 32. Y ac­tual­men­te, Mer­ce­des em­plea 84. El re­sul­ta­do es acep­ta­ble en to­dos los ca­sos. Por ejem­plo, Au­di ase­gu­ra que los sis­te­mas que ofre­cen en la ac­tua­li­dad per­mi­ten cir­cu­lar con luz lar­ga el 90% del tiem­po… pe­ro ni si­quie­ra el Multibeam de Mer­ce­des –unos fa­ros real­men­te bue­nos– es ca­paz de fun­cio­nar de for­ma im­per­cep­ti­ble pa­ra el con­duc­tor. La idea es bue­na, pe­ro ni la re­so­lu­ción ni el con­tras­te son su­fi­cien­tes co­mo pa­ra al­can­zar la per­fec­ción. De ma­ne­ra que, tras tan só­lo cin­co años de rei­na­do, to­ca vol­ver a la me­sa de di­se­ño. Adiós alum­bra­do ma­tri­cial; bien­ve­ni­da, pi­xel light.

Es­ta vez sí, pi­xel light pa­re­ce la cul­mi­na­ción de los sis­te­mas de alum­bra­do pa­ra au­to­mó­vil. La pri­me­ra olea­da va a su­po­ner un in­cre­men­to de la re­so­lu­ción de los 84 a al­re­de­dor de 4.000 pí­xe­les por fa­ro. Y la se­gun­da, va a ele­var esa ci­fra del mi­llar al mi­llón. El re­sul­ta­do es que es­tos fa­ros no van a ilu­mi­nar: van a pro­yec­tar imá­ge­nes en blan­co y ne­gro. Y las po­si­bi­li­da­des im­plí­ci­tas en ese sal­to cua­li­ta­ti­vo son enor­mes. El fun­cio­na­mien­to de los fa­ros ya no va a ser per­cep­ti­ble por el con­duc­tor, que va a te­ner la im­pre­sión de que con­du­ce siem­pre con las lu­ces lar­gas en­cen­di­das al tiem­po que ni con­duc­to­res ni pea­to­nes van a ser des­lum­bra­dos. Se van a des­ta­car los pe­li­gros, y se van a pro­yec­tar in­di­ca­cio­nes so­bre la ca­rre­te­ra des­ti­na­das al con­duc­tor y al res­to de usua­rios. Va a ser po­si­ble en­viar luz a un ki­ló­me­tro de dis­tan­cia. Y to­do ello, con unos proyectores del ta­ma­ño de una pe­lo­ta de te­nis y el con­su­mo de un or­de­na­dor por­tá­til. Ja­que ma­te. Que­ríais un sis­te­ma de alum­bra­do per­fec­to y, a par­tir del año que vie­ne, va­mos a co­men­zar a po­der dis­fru­tar­lo aun­que, en sus pri­me­ras ite­ra­cio­nes, pro­ba­ble­men­te su­pere con cre­ces los 3.000 eu­ros... y va­ya a tar­dar al­re­de­dor de una dé­ca­da en con­ver­tir­se en una al­ter­na­ti­va lo bas­tas­te ase­qui­ble co­mo pa­ra po­pu­la­ri­zar­se.

(1) En 1925, las lám­pa­ras Bi­lux per­mi­tie­ron com­bi­nar dos ha­ces di­fe­ren­tes en un só­lo pro­yec­tor. (2) A prin­ci­pios de si­glo, el fa­ro de ace­ti­leno de He­lla ya usa­ba una len­te. (3) Un re­flec­tor con múl­ti­ples su­per­fi­cies da lu­gar a un fa­ro ase­qui­ble, pe­ro vo­lu­mi­no­so. (4) El Opel Sig­num de 2003 ofre­ció los pri­me­ros fa­ros adap­ta­ti­vos AFS de la his­to­ria, con un pro­yec­tor gi­ra­to­rio y va­rios ti­pos de haz. (5) El BMW Se­rie 7 de 1986 es­tre­nó los proyectores elip­soi­da­les. Por pri­me­ra vez, re­flec­tor y len­te se alia­ban pa­ra mo­de­lar el haz de cor­tas. Las lu­ces lar­gas se­guían em­plean­do una tu­li­pa de cris­tal ta­lla­do. (6) El pro­yec­tor HD84 de He­lla com­bi­na una ma­triz de 84 le­des en tres fi­las pa­ra ge­ne­rar múl­ti­ples pa­tro­nes de luz (7).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.