PORS­CHE 911 GT3 & GT3 RS & GT2 RS

EVO (Spain) - - SUMARIO - por r ichard mea­den & javier arús FO­TO­Gra­FÍa por andy mOr­Gan

Ex­pri­mi­mos en cir­cui­to los 911 más ra­di­ca­les pa­ra ave­ri­guar cuál es el me­jor

Los Pors­che 911 GT3, GT3 RS y GT2 RS re­pre­sen­tan lo má­xi­mo y más cer­cano a la com­pe­ti­ción en la mar­ca ger­ma­na. Pe­ro só­lo uno pue­de ser... el me­jor.

Pors­che siem­pre ha ofre­ci­do ver­sio­nes ex

tre­mas del 911, pe­ro ra­ra­men­te ha te­ni­do de ma­ne­ra si­mul­tá­nea a la ven­ta tres va­rian­tes de es­te cor­te. Por lo tan­to, no se nos ha ocu­rri­do una me­jor ma­ne­ra pa­ra ce­le­brar el 70 aniver­sa­rio de la mar­ca que re­unir el GT3, GT3 RS y GT2 RS en el cir­cui­to in­glés de An­gle­sey... con el ob­je­ti­vo de des­cu­brir cuál es el rey den­tro de la ga­ma de es­te icono.

Em­pe­ce­mos por el GT3. Se tra­ta de una uni­dad muy es­pe­cial ya que, en lu­gar de con­tar con la om­ni­pre­sen­te trans­mi­sión au­to­má­ti­ca PDK, equi­pa un cam­bio ma­nual de seis mar­chas, pro­ba­ble­men­te uno de los me­jo­res de su cla­se en to­da la his­to­ria. Es­te cam­bio lle­va aso­cia­do un sis­te­ma ca­paz de rea­li­zar la ma­nio­bra de pun­ta-ta­cón de for­ma au­to­má­ti­ca; fun­cio­na ge­nial, aun­que pre­fie­ro ha­cer­lo yo mis­mo.

Es­te 991.2 GT3 es un gran ejem­plo de có­mo Pors­che es ca­paz de me­jo­rar un pro­duc­to ca­si per­fec­to. Y, sin du­da, lo me­jor es el pa­so del blo­que de 3.8 a 4.0 li­tros; lo que no só­lo su­po­ne me­jo­rar el par má­xi­mo, sino que tam­bién se re­du­ce la fric­ción en­tre los di­fe­ren­tes ele­men­tos me­cá­ni­cos que lo con­for­man. El re­sul­ta­do son 500 CV y 460 Nm con un li­mi­ta­dor em­pla­za­do a 9.000 rpm, uni­do a una ban­da so­no­ra di­rec­ta­men­te im­por­ta­da de las ca­rre­ras que se me­te has­ta la es­pi­na dor­sal ca­da vez que ace­le­ras. En un co­lor blan­co bri­llan­te con de­ta­lles en ne­gro, es­ta uni­dad cuen­ta con una apa­rien­cia dis­cre­ta, gra­cias a un ale­rón tra­se­ro mo­des­to y la au­sen­cia de con­duc­tos o ra­nu­ras adi­cio­na­les en com­pa­ra­ción con sus her­ma­nos GT. Es una má­qui­na sim­ple, fun­cio­nal... pe­ro siem­pre con una pin­ta, cuan­to me­nos, ame­na­zan­te.

Al prin­ci­pio re­sul­ta ex­tra­ño el he­cho de pi­sar un pe­dal de em­bra­gue y mo­ver una pa­lan­ca de cam­bio; sin em­bar­go, que­da cla­ro que Pors­che no ha ol­vi­da­do la im­por­tan­cia que tie­ne que es­tos ele­men­tos ofrez­can el tac­to y la re­sis­ten­cia ade­cua­dos. An­gle­sey es un cir­cui­to sin nin­gu­na cla­se de exi­gen­cia en cuan­to a la res­tric­ción del so­ni­do y cuen­ta con un as­fal­to muy li­so, por lo que ac­ti­vo el es­ca­pe de­por­ti­vo y se­lec­ciono el mo­do más fir­me de la sus­pen­sión adap­ta­ti­va.

El GT3 es fa­bu­lo­sa­men­te co­mu­ni­ca­ti­vo y un co­che de los que te pi­de con­du­cir­lo lo más rá­pi­do que pue­das. Ofre­ce cier­to ni­vel de pro­gre­si­vi­dad en sus reac­cio­nes que te ayu­da a sen­tir y me­dir con pre­ci­sión dón­de es­tán los lí­mi­tes, pe­ro tam­bién un ni­vel de aga­rre y trac­ción fue­ra de lo nor­mal. El he­cho de te­ner que cam­biar de re­la­ción de for­ma ma­nual aña­de car­ga de tra­ba­jo, pe­ro te une de una ma­ne­ra más ín­ti­ma con el co­che y te in­tro­du­ce en el pro­ce­so de lle­var­lo rá­pi­do. Y a es­to se su­ma la sa­tis­fac­ción que te pro­du­ce te­ner que re­du­cir y me­ter mar­chas du­ran­te to­da la vuel­ta, dis­fru­tan­do de un tac­to y pre­ci­sión inigua­la­bles.

Des­pués de un par de tan­das de cin­co vuel­tas ca­da una, el Vbox re­gis­tra un me­jor crono de 1:13.9. Es­to sig­ni­fi­ca que se ha que­da­do a ape­nas 0,5 se­gun­dos del tiem­po que hi­zo el GT3 con trans­mi­sión PDK el año pa­sa­do en es­te mis­mo lu­gar. Con to­do, ese tiem­po aña­di­do me­re­ce la pe­na só­lo por el me­ro pla­cer que su­po­ne el ma­ne­jo de la ca­ja de cam­bio ma­nual.

El si­guien­te Pors­che que voy a con­du­cir es el GT3 RS y pa­ra qué ne­gar­lo: sien­to de­bi­li­dad por es­te co­che. Y es­to me ocu­rre des­de que tu­ve la opor­tu­ni­dad de con­du­cir­lo en la pre­sen­ta­ción in­ter­na­cio­nal ce­le­bra­da en el tra­za­do ale­mán de Nür­bur­gring. Sos­pe­cho que mi enamo­ra­mien­to no lo com­par­te to­do el mun­do; es el ca­so de los que va­lo­ra­ban la ma­yor usa­bi­li­dad de la an­te­rior ge­ne­ra­ción del GT3 RS. Pe­ro yo con­si­de­ro que los RS de­ben de ser má­qui­nas ra­di­ca­les. O al me­nos ofre­cer la su­fi­cien­te ri­gi­dez co­mo pa­ra que no to­do el mun­do sea ca­paz de to­le­rar­lo. Que es­ta ver­sión lle­gue tan le­jos en es­te sen­ti­do es al­go que ce­le­brar, ya que mues­tra que Pors­che siem­pre es­tá dis­pues­ta a su­pe­rar los lí­mi­tes... le pe­se a quien le pe­se. Es­te mo­de­lo cuen­ta con el co­ra­zón y el al­ma de un co­che de ca­rre­ras, y la es­té­ti­ca es la ade­cua­da pa­ra en­ca­jar en esa des­crip­ción –no te di­go na­da si, ade­más, la pin­tu­ra es es­te co­lor ver­de–. To­do ayu­da a crear una gran ex­pec­ta­ción de lo que nos va­mos a en­con­trar a la ho­ra de con­du­cir­lo.

Real­men­te se no­ta di­fe­ren­cia con el GT3 en cuan­to a que te sien­tes más cer­cano al fun­cio­na­mien­to de to­dos los ele­men­tos me­cá­ni­cos del co­che. A es­ta per­cep­ción ayu­da el he­cho

de con­tar con me­nos ma­te­rial ais­lan­te del so­ni­do, lo que de pa­so ayu­da a aho­rrar unos cuan­tos ki­los. Es­to nos da el pri­mer in­di­cio de que es­ta­mos an­te un pro­duc­to más de­por­ti­vo, al­go que que­da de­fi­ni­ti­va­men­te pa­ten­te en cuan­to aban­do­na­mos el pitla­ne y salimos a pista a ro­dar.

Aun­que en el GT3 re­sul­ta fa­bu­lo­so, el pro­pul­sor 4.0 con seis ci­lin­dros bó­xer at­mos­fé­ri­co se mues­tra to­da­vía más vis­ce­ral en es­te GT3 RS, con­fir­man­do rá­pi­da­men­te la ga­nan­cia de 20 CV y 10 Nm de par, que lle­va las ci­fras a 520 CV y 470 Nm. Y la ra­pi­dez se de­ja no­tar aún más con la ra­pi­dí­si­ma y obli­ga­to­ria trans­mi­sión de do­ble em­bra­gue PDK.

Las sen­sa­cio­nes de in­me­dia­tez y agre­si­vi­dad re­sul­tan cau­ti­va­do­ras des­de el mo­men­to que con­si­gues que los neu­má­ti­cos al­can­cen la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da, al­go que por otra par­te re­sul­ta fun­da­men­tal tra­tán­do­se de unos efec­ti­vos Mi­che­lin Pi­lot Sport Cup 2 R. Es­tos son los neu­má­ti­cos que em­pleó Pors­che pa­ra lo­grar el ré­cord en el vie­jo Nords­chlei­fe, y cuan­do real­men­te le exi­ges al RS que pa­re, gi­re o ace­le­re con pre­mu­ra, te das cuen­ta de que son de otro pla­ne­ta. Del pla­ne­ta com­pe­ti­ción.

Tam­bién pro­ba­mos a dar unas vuel­tas con unos Mi­che­lin Pi­lot Sport Cup 2 nor­ma­les, pe­ro en ese mo­men­to la pista con­ta­ba con al­gu­nos par­ches de hu­me­dad, por lo que no con­se­gui­mos sa­car el má­xi­mo ren­di­mien­to del co­che. Lo que que­da cla­ro es que con cual­quie­ra de los dos, el GT3 RS cam­bia de di­rec­ción con una agi­li­dad es­tra­tos­fé­ri­ca, al­go a lo que sin du­da ayu­da la ca­pa­ci­dad de pe­gar el co­che al as­fal­to del pa­que­te ae­ro­di­ná­mi­co.

De for­ma inevi­ta­ble, to­do es­to im­pli­ca que la ca­pa­ci­dad del 911 de mos­trar los mo­da­les tí­pi­cos de un vehícu­lo con el mo­tor si­tua­do en la par­te tra­se­ra prác­ti­ca­men­te des­apa­re­cen. Sin em­bar­go, los con­duc­to­res más ex­pe­ri­men­ta­dos to­da­vía se­rán ca­pa­ces de lle­var­lo de la­do si gus­tan; al­go que no re­sul­ta re­co­men­da­ble con los Cup R, ya que só­lo es­tán pen­sa­dos pa­ra ge­ne­rar ad­he­ren­cia en can­ti­da­des ca­si in­fi­ni­tas.

Han pa­sa­do unos cuan­tos años des­de que las di­fe­ren­cias en­tre el GT3 y el GT3 RS son tan mar­ca­das y evi­den­tes. De he­cho, creo que ha­bría que re­tro­ce­der has­ta el 996.2 GT3 RS pa­ra en­con­trar una dis­tan­cia en­tre am­bos más abul­ta­da.

Pron­to me­di­re­mos el ren­di­mien­to del GT3 RS fren­te al cro­nó­me­tro, pe­ro an­tes va­mos a ocuparnos del GT2 RS. Des­de el mo­men­to en el que arran­cas el mo­tor, sa­bes que vas a vi­vir una ex­pe­rien­cia de con­duc­ción muy di­fe­ren­te. El GT2 RS pal­pi­ta y vi­bra con ira y ener­gía. La no­ta de so­ni­do del pro­pul­sor es más pro­fun­da y ma­lé­vo­la que las de los GT3, in­clu­so al ra­len­tí. Es­ta­mos an­te una pie­za de ar­ti­lle­ría pe­sa­da, de eso no ca­be du­da.

Hay una gran si­mi­li­tud en­tre las con­fi­gu­ra­cio­nes del GT3 RS y el GT2 RS, por lo que no es una sor­pre­sa que de pri­me­ras te re­sul­te fa­mi­liar el tac­to de la di­rec­ción o el pues­to de con­duc­ción. Al prin­ci­pio, con los neu­má­ti­cos fríos, la di­rec­ción te pa­re­ce de­ma­sia­do li­ge­ra; pe­ro en cuan­to ge­ne­ras tem­pe­ra­tu­ra, to­do em­pie­za a fluir co­mo de­be y es­pe­ras.

Lo que sin du­da trans­for­ma to­da la ex­pe­rien­cia de con­duc­ción es la enor­me di­fe­ren­cia en la en­tre­ga de la po­ten­cia del mons­truo­so mo­tor twin tur­bo. Mien­tras que el 4.0 at­mos­fé­ri­co te su­mer­ge en un pre­cio­so a la par que sal­va­je cres­cen­do de re­vo­lu­cio­nes, es­te 3.8 so­bre­ali­men­ta­do te pe­ga con­tra el asien­to en cuan­to co­ge ai­re y no te de­ja mo­ver­te del res­pal­do, ge­ne­ran­do una fuer­za lon­gi­tu­di­nal tan enor­me que exi­ge lo má­xi­mo al cha­sis y los neu­má­ti­cos. Des­de lue­go la en­tre­ga de la fuer­za no es tan li­neal co­mo en el at­mos­fé­ri­co, y tam­po­co se pro­du­ce nin­gún re­tra­so en la res­pues­ta de los tur­bos. Es­tá cla­ro que, si el con­duc­tor quie­re, es un pro­pul­sor

EL GT3 RS CAM­BIA DE DI­REC­CIóN CON UNA AGI­LI­DAD ES­TRA­TOS­Fé­RI­CA

que pue­de de­mos­trar fi­nu­ra en su fun­cio­na­mien­to; pe­ro si pi­sas a fon­do el ace­le­ra­dor, de­bes es­tar pre­pa­ra­do pa­ra di­ge­rir y ca­na­li­zar el em­pu­je que lle­ga a los neu­má­ti­cos tra­se­ros.

El GT2 RS tam­bién se con­du­ce de una ma­ne­ra muy dis­tin­to. La di­fe­ren­cia en ve­lo­ci­dad pun­ta en las mo­des­tas rec­tas de An­gle­sey tam­po­co es gran­de res­pec­to a los otros dos mo­de­los, pe­ro di­ga­mos que te tie­nes que cen­trar más en ati­nar con el pun­to de fre­na­da ade­cua­do, ya que ese pe­que­ño ex­tra de km/ h y ki­los se de­jan no­tar cuan­do bus­ca­mos ser rá­pi­dos en un cir­cui­to.

Jus­to co­mo en el GT3 y el GT3 RS, pue­des to­mar la cur­va Kink a fon­do, aun­que al fi­nal aca­bas le­van­tan­do el pie del ace­le­ra­dor pa­ra tra­zar el si­guien­te gi­ro de iz­quier­das. Jus­to en ese ins­tan­te es don­de es­tá el pun­to más crí­ti­co de fre­na­da de to­do el tra­za­do. En la si­guien­te sec­ción es cuan­do el GT2 se per­ci­be me­nos ágil que sus dos her­ma­nos; es­tá cla­ro que es­tá muy le­jos de ser tor­pe, pe­ro sí se no­tan un po­co más de iner­cias en los cam­bios de di­rec­ción, y no pue­des ser tan pre­ci­so con el ace­le­ra­dor ya que no cuen­tas con el ex­qui­si­to tac­to y res­pues­ta que en­con­tra­mos en los GT3. Di­cho es­to, el mo­tor es tan bru­tal que ha­ce que la sa­li­da de los gi­ros sea al­go so­bre­na­tu­ral y las rec­tas se con­su­man en un pis pas. Ace­le­rar a fon­do pro­vo­ca que tu co­ra­zón la­ta más rá­pi­do y con más fuer­za, oca­sio­nan­do una sen­sa­ción de li­ge­ro ma­reo a me­di­da que tus en­tra­ñas se des­pla­zan den­tro de las ca­vi­da­des de tu cuer­po.

Es más, el GT2 RS es ca­paz de po­ner en el as­fal­to los 700 CV y 750 Nm con una efec­ti­vi­dad aco­jo­nan­te. Sí, no hay otra pa­la­bra más grá­fi­ca pa­ra des­cri­bir­lo. Es una ex­pe­rien­cia sal­va­je, y des­de lue­go una que ja­más an­tes ha­bía­mos ex­pe­ri­men­ta­do a bor­do de nin­gún otro 911; in­clu­so es­tá al ni­vel del lu­ná­ti­co 997 GT2 RS... aun­que sin lle­gar a te­ner nun­ca la sen­sa­ción de que el co­che es­tá tra­tan­do de ani­qui­lar­te.

Se tra­ta de un au­to­mó­vil con mu­chí­si­mo ca­rác­ter, pe­ro uno que pue­de con­du­cir ca­si cual­quier con­duc­tor que se lo pro­pon­ga. Es un per­fec­to dos en uno: su­fi­cien­te­men­te ci­vi­li­za­do co­mo pa­ra fun­cio­nar co­mo un vehícu­lo de ca­rre­te­ra y ca­paz de cu­brir gran­des dis­tan­cias, pe­ro tam­bién alu­ci­nan­te­men­te sal­va­je co­mo pa­ra lle­var tu adre­na­li­na al má­xi­mo... siem­pre que es­tés pre­pa­ra­do pa­ra asi­mi­lar­lo.

Re­sul­ta fas­ci­nan­te des­cu­brir las di­fe­ren­cias que hay en­tre es­tos tres 911 tan ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­dos. De ma­ne­ra ais­la­da, ca­da uno de ellos mag­ní­fi­co, pe­ro pa­sar de uno a otro te apor­ta una pers­pec­ti­va ma­ra­vi­llo­sa­men­te dis­tor­sio­na­da. O si no, ¿de qué otra for­ma se pue­de ex­pli­car que el GT3 con cam­bio ma­nual es el miem­bro más apa­ci­ble y ami­ga­ble del trío?

Por su­pues­to, no se pue­de de­cir que el GT3 sea un co­che blan­do, pe­ro com­pa­ra­do con la ri­gi­dez de los dos RS, pa­re­ce mu­cho más en­fo­ca­do a un uso en ca­rre­te­ra. La trans­mi­sión ma­nual aña­de un agra­da­ble gra­do de in­ter­ac­ción con la má­qui­na, aun­que ha­ce que la ex­pe­rien­cia re­sul­te un pun­ti­to me­nos in­ten­sa. El mo­tor de 4 li­tros es mag­ní­fi­co, pe­ro no tie­ne esa agre­si­vi­dad fi­nal con la que cuen­ta el GT3 RS y que te de­ja sin pa­la­bras una y otra vez. Y, co­mo era de es­pe­rar, es­tá le­jos del em­pu­je del GT2 RS.

¿Y qué hay de la com­pa­ra­ti­va en­tre los dos RS? Ho­nes­ta­men­te, a pe­sar de con­tar con una con­fi­gu­ra­ción de cha­sis si­mi­lar, son lo su­fi­cien­te­men­te di­fe­ren­tes co­mo pa­ra jus­ti­fi­car que al­gún clien­te quie­ra te­ner los dos en su ga­ra­je. Ado­ro la po­ten­cia y fe­ro­ci­dad del GT2 RS, con esa ca­pa­ci­dad de ace­le­ra­ción úni­ca. Tam­bién me alu­ci­na la ca­pa­ci­dad que tie­ne de re­cu­pe­rar ve­lo­ci­dad en mar­chas lar­gas. Es to­do lo que es­pe­ras de un 911 tur­boa­li­men­ta­do.

Sin em­bar­go, es el GT3 RS el que más me ha mar­ca­do. Y no só­lo por el tiem­po con­se­gui­do con los neu­má­ti­cos Cup R –el cual, co­mo pue­des com­pro­bar en la si­guien­te página, es bue­ní­si­mo– sino por­que re­pre­sen­ta el ce­nit de los 911 at­mos­fé­ri­cos. Có­mo se las in­ge­nia­rán los maes­tros en Pors­che pa­ra que el 992 GT3 RS sea me­jor es al­go di­fí­cil de ima­gi­nar. Pe­ro tam­bién he de ad­mi­tir que no es la pri­me­ra que pien­so eso... y me dan un zas bien gor­do en to­da la bo­ca­za.

EL GT2 RS SON DOS CO­CHES EN UNO: CI­VI­LI­ZA­DO Y SAL­VA­JE

Iz­da.: El so­ni­do en el GT3 RS es igual de bes­tial des­de fue­ra que des­de den­tro.Arri­ba: El Pors­che 911 GT2 RS es más dó­cil de lo que su mo­tor de 700 CV su­gie­re.

Pors­che 911 GT2 RS Pors­che 911 GT3 Pors­che 911 GT3 RS Mo­tor 6 cil. bó­xer, 3.800 cc, twin-tur­bo Po­ten­cia 700 CV a 7.000 rpm Par 750 Nm de 2.500 a 4.500 rpm Pe­so 1.470 kg Rel. pe­so/ po­ten­cia 2,1 kg/CV 0-100 km/h 2,8 seg. Vel. máx. 340 km/h Pre­cio 326.934 e Valoración ★★★★★ Mo­tor 6 cil. bó­xer, 3.996 cc Po­ten­cia 500 CV a 8.250 rpm Par 460 Nm a 6.000 rpm Pe­so 1.413 kg Rel. pe­so/po­ten­cia 2,82 kg/CV 0-100 km/h 3,9 seg. Vel. máx. 320 km/h Pre­cio 175.437 e Valoración ★★★★★ Mo­tor 6 cil. bó­xer, 3.996 cc Po­ten­cia 520 CV a 8.250 rpm Par 470 Nm a 6.000 rpm Pe­so 1.430 kg Rel. pe­so/po­ten­cia 2,75 kg/CV 0-100 km/h 3,2 seg. Vel. máx. 312 km/h Pre­cio 224.171 e Valoración ★★★★★

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.