Piëch ele­vó Pors­che a los al­ta­res de la com­pe­ti­ción... aun­que los cos­tes fue­ron ca­si in­sos­te­ni­bles

EVO (Spain) - - PERSONAJES -

CO­MO IN­GE­NIE­RO, PIËCH RE­SUL­TÓ MÁS BRI­LLAN­TE QUE SUS PRE­DE­CE­SO­RES –lo cual ya es de­cir; con­ci­bió mo­de­los co­mo el exi­to­so 904–, abor­dan­do las di­fi­cul­ta­des de una ma­ne­ra más cien­tí­fi­ca. Sin em­bar­go, tam­bién mos­tra­ba una pa­sión des­me­di­da por la com­pe­ti­ción... y una in­cli­na­ción a gas­tar can­ti­da­des de di­ne­ro des­me­di­das en per­fec­cio­nar los Pors­che de ca­rre­ras. El exi­to­so 917, pro­pul­sa­do por un mo­tor bó­xer de 12 ci­lin­dros, na­ció ba­jo la di­rec­ción de Piëch, pe­ro su pri­mo But­zi co­men­zó a ver las in­ver­sio­nes de Piëch co­mo un des­pil­fa­rro te­me­ra­rio de di­ne­ro. Las fric­cio­nes en­tre But­zi y Piëch fue­ron en au­men­to has­ta que Ferry Pors­che to­mó una de­ci­sión ra­di­cal: el man­do de la com­pa­ñía que­da­ría en ma­nos de un ges­tor ex­terno, y las fa­mi­lias Pors­che y Piëch –prin­ci­pa­les ac­cio­nis­tas de la em­pre­sa fa­mi­liar– adop­ta­rían un rol de su­per­vi­sión. De es­te mo­do, en 1972, la mar­ca se con­vir­tió en AG –So­cie­dad Anó­ni­ma–, Fer­di­nand Piëch sa­lió de Pors­che –así co­mo su pri­mo y su tío–, y el pues­to de ge­ren­te lo ocu­pó Er­nest Furh­man, que per­ma­ne­ció en el car­go has­ta 1980 y cua­dru­pli­có los be­ne­fi­cios de Pors­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.