Perú: Felicidad completa /

ZONAS COMO ÁN­CASH, LORETO Y AMA­ZONAS AVALAN LA RIQUEZA HISTÓRICA, ARQUITECTÓ­NICA, NAT­U­RAL Y CUL­TURAL QUE CON­VIERTEN A ESTE DES­TINO EN UN CAUDAL DE EX­PE­RI­EN­CIAS IN­CREÍBLES PARA TODO TIPO DE VIAJEROS

Excelencias from the Caribbean & the Americas - - Sumario - POR ANA MARIA DOMINGUEZ CRUZ FOTOS ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Perú, im­pre­sio­n­ante país. Con cerca de 90 mi­cro­cli­mas, 4 000 es­pecies de mari­posas y con una gas­tronomía de las más di­ver­sas del mundo con 500 platos típi­cos, ate­sora en sus 24 de­par­ta­men­tos una riqueza histórica, arquitectó­nica, nat­u­ral y cul­tural en­vidi­a­ble que lo con­vierten en un des­tino turís­tico por ex­ce­len­cia. Quizás los sitios más vis­i­ta­dos en­tre los viajeros que lle­gan al «ombligo del mundo» —según la tra­duc­ción quechua de Perú— son Machu Pic­chu, el Lago Tit­i­caca, el Valle del Colca y las Líneas de Nazca, en­tre otros. Sin em­bargo, esta nación an­d­ina es un paraíso de ex­tremo a ex­tremo.

Los más atre­v­i­dos lle­gan hasta Án­cash, cuya cap­i­tal es Huaraz y donde se pueden en­con­trar neva­dos, la­gu­nas, valles y playas fasci­nantes. El Jeru­paja, el Jiris­hanca, el Ron­doy, el Rasac y el Ni­nashanca, encier­ran re­tos sober­bios para alpin­istas; los cu­riosos pueden deslum­brase con sitios ar­que­ológi­cos como la Cueva del Guitar­rero en Yun­gay o las la­gu­nas de Llan­ganuco; y los au­daces in­cluyen en su agenda el can­o­taje en el río Santa, los cir­cuitos de trekking (ex­cur­sion­ismo) y el senderismo por la cordillera Huay­huash.

De­gus­tar los platos típi­cos de Án­cash, prepara­dos con carne de cuy, aves, cerdo y ovi­nos, es un deleite mere­cido. Asom­bran al tur­ista la patasca, el puchero, los tamales, no­gales, rosquitas bañadas y las be­bidas como la chicha de jora o maní y caliche (que se prepara con agua caliente, hi­er­bas aromáti­cas, al­co­hol y limón).

Si Perú es el des­tino elegido para unas va­ca­ciones, tam­poco puede ig­no­rarse la zona de Loreto, el más vasto de­par­ta­mento del país, cuyos prin­ci­pales en­can­tos son el río Ama­zonas, la di­ver­si­dad de tribus que en su en­torno habita y la veg­etación fab­u­losa que le rodea.

De­spués de recor­rer la zona colo­nial de Iquitos, apre­ciar las arte­sanías de su boule­var, pro­bar platos como la en­sal­ada de chonta o palmito, el inch­i­capi (sopa de gal­lina con maní, cu­lantro y yuca), el tim­buche (caldo con­cen­trado a base de pescado y cu­lantro), la patarashca (pescado en­vuelto en hojas de bi­jao y asado al fuego), el juanes (masa de ar­roz al palillo con tro­zos de pollo, en­vuelta en hojas de bi­jao y co­cida al va­por) y be­ber agua­jina, chapo, shibe, huitochado, en­tre otras be­bidas exóti­cas, el vis­i­tante no puede de­jar de aven­tu­rarse en un vi­aje en bote por la selva, vis­i­tar Pin­pil­tuwasi, la Casa de las Mari­posas, o recor­rer uno de los puentes col­gantes que, a 40 m de al­tura, te ofre­cen una vista es­pec­tac­u­lar.

Sigu­iendo la ruta de las ex­pe­ri­en­cias emo­cio­nantes, al norte de Perú, está el de­par­ta­mento Ama­zonas, cuya cap­i­tal es Chachapoya­s y que reúne un pat­ri­mo­nio ar­que­ológico in­creíble encima del Valle del Río Utcubamba, en los mau­soleos de Revash, en el museo Leymebamba y en An­guyo Alto.

Los nat­u­ral­is­tas se deleitarán en la catarata Yum­billa, una de las más al­tas del mundo, y en las de Chi­nata y Pa­bel­lón, con el hábi­tat nat­u­ral de es­pecies an­i­males y veg­e­tales sor­pren­dentes, al que se suma el Paraíso de las Orquídeas, donde se en­cuen­tran más de 2 500 var­iedades de esa flor. Y tanta di­ver­si­dad se dis­fruta mu­cho mejor si se acom­paña con platos típi­cos basa­dos en plá­tanos, yuca y pesca­dos de río como el paiche, sábalo, bagre, palometa e in­cluso pi­rañas.

No ob­stante las ru­tas trazadas en las guías turís­ti­cas y el re­conocimien­to a Perú en los World Travel Awards (WTA) 2018 como el Mejor des­tino cul­tural del mundo, el Mejor des­tino culi­nario del mundo y el de Mejor atrac­ción turís­tica, no hay dis­frute como aquel que puede trazarse uno mismo de­san­dando el mundo.

Los nat­u­ral­is­tas se deleitarán en la catarata Yum­billa, una de las más al­tas del mundo. / Nat­u­ral­ists will be pleased with the Yum­billa Falls, one of the tallest in the world.

Los más atre­v­i­dos lle­gan hasta Án­cash, donde se pueden en­con­trar al­tas mon­tañas ne­vadas. / Bold­est trav­el­ers go to An­cash, where they can find high snow-cov­ered moun­tains.

En Loreto re­sulta fasci­nante recor­rer uno de los puentes col­gantes que ofre­cen una vista es­pec­tac­u­lar. / In Loreto, tour­ing around one of the sus­pen­sion bridges of­fer­ing a spec­tac­u­lar land­scape is cer­tainly fas­ci­nat­ing.

Newspapers in English

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.