El po­der de los eco­sis­te­mas

Cinco Días - Executive Excellence - - OPINIÓN DE EXPERTOS -

Pe­ter Druc­ker siem­pre ma­ni­fes­tó que su in­te­rés por el ma­na­ge­ment pro­ce­día de su preo­cu­pa­ción por la evo­lu­ción de las re­la­cio­nes en­tre las per­so­nas y las ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les, una dis­ci­pli­na que él de­no­mi­nó “eco­lo­gía so­cial”. A di­fe­ren­cia de la bio­ló­gi­ca, se re­fe­ría a una nue­va eco­lo­gía de las or­ga­ni­za­cio­nes, he­cha por el hom­bre, con un ob­je­ti­vo prác­ti­co: crear un equi­li­brio en­tre la con­ti­nui­dad por un la­do y el cam­bio y la in­no­va­ción por otro. Gra­cias a la de­tec­ción de las ten­den­cias emer­gen­tes, los ges­to­res po­drían reac­cio­nar y dar for­ma a esas fuer­zas, en be­ne­fi­cio de la so­cie­dad.

Co­mo de cos­tum­bre, Druc­ker iba por de­lan­te, pe­ro “es­te jue­go” ha ido des­pla­zán­do­se con­for­me la tec­no­lo­gía di­gi­tal se ha ido re­mo­de­lan­do, re­di­men­sio­nan­do, ace­le­ran­do y ha­cien­do más com­ple­jas las re­des que con­for­man la eco­lo­gía ac­tual. De­bi­do a una for­ma de in­ter­ac­tua­ción com­ple­ja, no li­neal y di­fí­cil de pre­de­cir, esas fuer­zas es­tán es­ti­ran­do la eco­lo­gía en di­rec­cio­nes y di­men­sio­nes ines­pe­ra­das. El cien­tí­fi­co de la com­ple­ji­dad Brian Art­hur ha es­cri­to so­bre una “se­gun­da eco­no­mía” se­mi­au­tó­no­ma ocul­ta, im­pul­sa­da por una in­te­li­gen­cia al­go­rít­mi­ca ex­ter­na, que es­tá cons­tan­te­men­te in­va­dien­do la eco­no­mía fí­si­ca y los tra­ba­jos que pro­vee.

Mien­tras nos es­for­za­mos por dar sen­ti­do a es­tos de­sa­rro­llos, los con­cep­tos de eco­lo­gía y eco­sis­te­mas pue­den ser do­ble­men­te úti­les. En pri­mer lu­gar, nos brin­dan un nue­vo me­dio pa­ra tra­zar lo que les es­tá su­ce­dien­do a las or­ga­ni­za­cio­nes e industrias a me­di­da que la tec­no­lo­gía di­suel­ve las fron­te­ras tra­di­cio­na­les y crea nue­vos víncu­los en­tre ellas. Co­mo con­se­cuen­cia, es­tá sur­gien­do una li­te­ra­tu­ra de in­ves­ti­ga­ción que la des­cri­be y teo­ri­za so­bre ello. En segundo lu­gar, la me­tá­fo­ra bio­ló­gi­ca abre nue­vas vías tan­to pa­ra en­ten­der el ne­go­cio co­mo una fuer­za di­ná­mi­ca y evo­lu­ti­va en la so­cie­dad co­mo pa­ra re­for­mu­lar nues­tro pen­sa­mien­to acer­ca del ma­na­ge­ment, re­em­pla­zan­do los su­pues­tos me­ca­ni­cis­tas y new­to­nia­nos que han do­mi­na­do du­ran­te mu­cho tiem­po. Des­de es­te pun­to de vis­ta, las or­ga­ni­za­cio­nes re­cu­pe­ran su iden­ti­dad –re­pri­mi­da des­de ha­ce años– co­mo or­ga­nis­mos hu­ma­nos en evo­lu­ción, y no co­mo má­qui­nas me­ca­ni­za­das. Las im­pli­ca­cio­nes que es­to tie­ne pa­ra la edu­ca­ción eje­cu­ti­va, la in­ves­ti­ga­ción y el de­sa­rro­llo son pro­fun­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.