El fu­tu­ro es­tá en los MOEs (Mar­ket Orien­ted Ecosys­tems)

Cinco Días - Executive Excellence - - OPINIÓN DE EXPERTOS -

“En vez de ha­blar de la in­fluen­cia de la tec­no­lo­gía so­bre la de­mo­cra­cia y nues­tro rol co­mo ciu­da­da­nos, ha­bla­re­mos de nues­tro im­pac­to, el de los se­res hu­ma­nos, den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes, y de có­mo po­ne­mos a las per­so­nas otra vez en el cen­tro. Tra­ta­re­mos de cla­ri­fi­car qué es lo que no­so­tros, co­mo ges­to­res y em­plea­dos, te­ne­mos que ha­cer de una for­ma di­fe­ren­te en el fu­tu­ro”. Con es­ta de­cla­ra­ción de ob­je­ti­vos ini­cia­ba Ju­lie Tei­gland, re­gio­nal ma­na­ging part­ner de EY DE, CH y AT, su in­ter­ven­ción co­mo mo­de­ra­do­ra de la me­sa “The Hu­man-Cen­tred Or­ga­ni­za­tion of the Fu­tu­re” (La or­ga­ni­za­ción hu­mano-cén­tri­ca del fu­tu­ro), ce­le­bra­da en el úl­ti­mo Glo­bal

Pe­ter Druc­ker Fo­rum.

Tei­gland es­tu­vo acom­pa­ña­da por un gru­po de ex­per­tos, “des­de aca­dé­mi­cos que han da­do for­ma a las teo­rías a gran­des CEOs que han uti­li­za­do las or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­no­cén­tri­cas pa­ra te­ner éxi­to”. El pri­me­ro en to­mar la pa­la­bra fue Da­ve Ul­rich, re­fe­ren­te mun­dial en el ám­bi­to de los RR.HH.:

Si us­te­des tu­vie­sen que ele­gir qué tie­ne más im­pac­to y es más re­le­van­te en las or­ga­ni­za­cio­nes: si los in­di­vi­duos (el ta­len­to, la com­pe­ten­cia, la fuer­za tra­ba­ja­do­ra y las per­so­nas) o la or­ga­ni­za­ción (con su cul­tu­ra, su ca­pa­ci­dad, su lu­gar de tra­ba­jo y sus pro­ce­sos), qué es­co­ge­rían. No­so­tros he­mos he­cho in­ves­ti­ga­cio­nes en 1.200 em­pre­sas con 30.000 em­plea­dos, y el fac­tor ha si­do de 80/20 a fa­vor de las or­ga­ni­za­cio­nes, no a fa­vor del in­di­vi­duo. Las or­ga­ni­za­cio­nes ne­ce­si­tan de gen­te bue­na, ne­ce­si­ta­mos gran­des per­so­nas, pe­ro tam­bién gran­des sis­te­mas de or­ga­ni­za­ción.

Quie­nes son afi­cio­na­dos al fút­bol sa­ben que en el Mun­dial só­lo el 20% de las ve­ces el ga­na­dor de la Bo­ta de Oro sue­le ser del equi­po que tam­bién ga­na el cam­peo­na­to. Lo mis­mo su­ce­de en el res­to de de­por­tes. En baloncesto, por ejem­plo, el 20% de las ve­ces el ju­ga­dor que más pun­tos mar­ca es­tá en el equi­po que ga­na, ocu­rre lo mis­mo con el hoc­key so­bre hie­lo, y tam­bién en el ci­ne. El 20% de las pe­lí­cu­las que con­si­guen el Os­car a la cin­ta del año, tam­bién se lle­van la es­ta­tui­lla al me­jor ac­tor prin­ci­pal o me­jor in­tér­pre­te.

Es evi­den­te, con to­das es­tas com­pa­ra­cio­nes, que el ta­len­to tie­ne una im­por­tan­cia cru­cial, pe­ro las or­ga­ni­za­cio­nes tie­nen in­clu­so una ma­yor. Así que, ¿có­mo crea­mos or­ga­ni­za­cio­nes que fun­cio­nen? Es­to nos lle­va a pre­gun­tar­nos ¿qué es lo que ha­ce que una or­ga­ni­za­ción sea efec­ti­va?

QUÉ HA­CE EFEC­TI­VA A UNA OR­GA­NI­ZA­CIÓN

Tra­ta­mos de in­te­grar to­das las de­no­mi­na­cio­nes de ‘or­ga­ni­za­ción emer­gen­te’ den­tro de un Eco­sis­te­ma Orien­ta­do al Mer­ca­do

Es­ta idea ha ex­pe­ri­men­ta­do una evo­lu­ción tre­men­da­men­te in­tere­san­te. He­mos te­ni­do es­te­reo­ti­pos co­mo la mor­fo­lo­gía o la es­truc­tu­ra, los sis­te­mas con su ali­nea­ción, la bu­ro­cra­cia, el mo­de­lo de Mckin­sey con sus 11 di­men­sio­nes, o la ca­pa­ci­dad or­ga­ni­za­cio­nal que des­ta­ca a cier­tas em­pre­sas; pe­ro me gus­ta­ría ir un pa­so más allá. Par­ti­ría de la si­guien­te pre­gun­ta: ¿qué es lo que ten­go que ha­cer pa­ra crear una or­ga­ni­za­ción del fu­tu­ro que sea tan po­ten­te que per­mi­ta a las per­so­nas que la in­te­gran ver cum­pli­das sus ne­ce­si­da­des?

Pa­ra ilus­trar­lo, les ex­pon­dré un ca­so muy sen­ci­llo. Ha­ce un año y me­dio, una mu­jer es­ta­ba en la pla­ya con sus dos hi­jos. Am­bos se me­tie­ron al agua, y la fuer­te re­sa­ca los arras­tró mar aden­tro. An­gus­tia­da, la madre se ti­ró al agua, pe­ro tam­bién la en­vol­vió la re­sa­ca, al igual que a la abue­la. Sin em­bar­go, en ape­nas dos mi­nu­tos, 80 per­so­nas for­ma­ron una ca­de­na hu­ma­na, su­je­tán­do­se fuer­te­men­te de las ma­nos, y se lan­za­ron al res­ca­te to­das uni­das, con­si­guien­do sal­var­los a to­dos. Es una me­tá­fo­ra sen­ci­lla, pe­ro in­creí­ble, de la or­ga­ni­za­ción del fu­tu­ro. ¿Có­mo po­de­mos es­ca­lar es­ta his­to­ria de la ca­de­na hu­ma­na for­ma­da pa­ra sal­var a esos dos ni­ños? El ta­len­to no es su­fi­cien­te. Mi­chael Phelps pue­de ha­ber si­do el me­jor na­da­dor de to­da la his­to­ria, pe­ro él so­lo no po­dría ha­ber sal­va­do a esas per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.