CAM­BIOS CONS­TRUC­TI­VOS DES­DE ABA­JO

Cinco Días - Executive Excellence - - OPINIÓN DE EXPERTOS -

Ne­ce­si­ta­mos apro­xi­mar­nos a es­te he­cho con un plan­tea­mien­to que ro­dee la es­truc­tu­ra de po­der clá­si­ca y que fun­cio­ne de aba­jo a arri­ba. Al res­pec­to, me gus­ta­ría co­men­tar­les el test que hi­ci­mos en una em­pre­sa glo­bal de ro­pa.

Cuan­do sus­ti­tu­ya­mos la re­sig­na­ción por la in­dig­na­ción y ad­mi­ta­mos que nues­tras or­ga­ni­za­cio­nes es­tán en­fren­ta­das con nues­tros va­lo­res, po­dre­mos cam­biar­las

In­vi­ta­mos a 3.000 per­so­nas de to­do el mun­do a un hac­kat­hon on­li­ne. Ca­da se­ma­na, du­ran­te ocho, les pre­sen­ta­mos un prin­ci­pio post-bu­ro­crá­ti­co, co­mo el de la des­agre­ga­ción, y les pre­gun­ta­mos que, si nos to­má­se­mos en se­rio ese prin­ci­pio, qué cam­bia­rían en sus or­ga­ni­za­cio­nes. Al fi­nal de va­rias se­ma­nas, te­nía­mos 500 hacks pa­ra la ges­tión. Es­tos se pre­sen­ta­ron a 10.000 re­vi­sio­nes en­tre pa­res y de ahí na­cie­ron 20 ex­pe­ri­men­tos.

El re­sul­ta­do es que sí se pue­de em­pe­zar a cam­biar la bu­ro­cra­cia, pe­ro nun­ca pue­des ha­cer­lo de arri­ba a aba­jo. To­dos los pro­ce­sos ma­nua­les se cam­bia­ron des­de aba­jo ha­cia arri­ba, ge­ne­ran­do un cam­bio so­cial­men­te cons­truc­ti­vo. Ya seas un CEO o un em­plea­do de pri­me­ra lí­nea, re­tar el sta­tu quo re­quie­re de mu­cho va­lor. Es co­mo una es­pe­cie de gue­rra.

Pe­se a to­do, qui­sie­ra aca­bar con al­gu­nas apre­cia­cio­nes es­pe­ran­za­do­ras. Ha­ce 300 años, la au­to­ri­dad mo­nár­qui­ca se da­ba por he­cho en to­do el mun­do, pa­re­cía al­go tan na­tu­ral co­mo la gra­ve­dad.

Hoy muy po­cos de no­so­tros es­ta­ría­mos dis­pues­tos a vi­vir en so­cie­da­des don­de los re­yes tu­vie­ran el po­der ab­so­lu­to y es­te de­ri­va­se de un “ac­ci­den­te” de na­ci­mien­to. Ha­ce unos años, la es­cla­vi­tud pa­re­cía un he­cho im­pla­ca­ble. Al­gu­nos se­res hu­ma­nos es­ta­ban des­ti­na­dos a ser pro­pie­dad. Afor­tu­na­da­men­te hoy ve­mos a la es­cla­vi­tud co­mo al­go re­pug­nan­te.

Ha­ce cien años, el pa­triar­ca­do es­ta­ba tre­men­da­men­te ins­ti­tu­cio­na­li­za­do, de tal ma­ne­ra que las mu­je­res es­ta­ban so­juz­ga­das ba­jo los hom­bres. Hoy re­co­no­ce­mos eso co­mo una tre­men­da in­jus­ti­cia.

En de­fi­ni­ti­va, los sis­te­mas so­cia­les tre­men­da­men­te asen­ta­dos, co­mo la bu­ro­cra­cia, pue­den ser cam­bia­dos. Si echa­mos la vis­ta atrás, ve­mos que nun­ca han si­do mo­di­fi­ca­dos des­de la pers­pec­ti­va de una ar­gu­men­ta­ción uti­li­ta­ris­ta, no se han va­ria­do pa­ra ser más pro­duc­ti­vos o pa­ra ga­nar más di­ne­ro. Aque­llo que siem­pre ha con­se­gui­do res­que­bra­jar los ci­mien­tos de en­tor­nos so­cia­les asen­ta­dos, aun­que abo­ca­dos al fra­ca­so, no ha si­do el ar­gu­men­to prag­má­ti­co, sino el ar­gu­men­to mo­ral. No se tra­ta­ba de “eso no fun­cio­na”, sino de “eso es­tá equi­vo­ca­do”.

El ar­gu­men­to mo­ral, no el prag­má­ti­co, ha si­do el que siem­pre ha con­se­gui­do res­que­bra­jar los ci­mien­tos de en­tor­nos so­cia­les abo­ca­dos al fra­ca­so

En mi opi­nión, las ins­ti­tu­cio­nes cam­bia­rán cuan­do lo ha­ga­mos no­so­tros, cuan­do sus­ti­tu­ya­mos la re­sig­na­ción por la in­dig­na­ción, cuan­do ad­mi­ta­mos fi­nal­men­te que nues­tras or­ga­ni­za­cio­nes es­tán en­fren­ta­das a nues­tros va­lo­res, no so­la­men­te por en­su­ciar el me­dio am­bien­te o por el mo­do en el que uti­li­zan la in­for­ma­ción per­so­nal pa­ra dis­rum­pir los pro­ce­sos po­lí­ti­cos, sino tam­bién por ir en con­tra de nues­tros prin­ci­pios en la ma­ne­ra en la que tra­tan a las per­so­nas, con­su­mien­do sus vi­das.

Cuan­do esa con­vic­ción in­te­gre nues­tra for­ma de pen­sar, cuan­do es­te­mos dis­pues­tos a pres­cin­dir de los in­tere­ses per­so­na­les pa­ra de­fen­der es­te cam­bio, en­ton­ces ten­dre­mos la opor­tu­ni­dad de cons­truir or­ga­ni­za­cio­nes que sean tan ma­ra­vi­llo­sas co­mo las per­so­nas que es­tán den­tro de ellas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.