Del con­flic­to co­mer­cial a la “gue­rra fría” tec­no­ló­gi­ca

Cinco Días - Executive Excellence - - OPINIÓN DE EXPERTOS -

La sen­sa­ción de vér­ti­go con la que ce­rra­mos el año pa­sa­do no ter­mi­na de di­si­par­se. Es cier­to que los da­tos de ac­ti­vi­dad y el com­por­ta­mien­to de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros han si­do en es­tos pri­me­ros me­ses del año, en ge­ne­ral, me­jor de lo es­pe­ra­do, pe­ro la ba­lan­za de ries­gos si­gue muy des­equi­li­bra­da, pues el rui­do que trans­mi­ten los prin­ci­pa­les fo­cos de ines­ta­bi­li­dad (gue­rra co­mer­cial, Bre­xit, etc.) se ha in­ten­si­fi­ca­do, es­pe­cial­men­te, en el úl­ti­mo mes. De ma­ne­ra que, en es­tos mo­men­tos, lo más rea­lis­ta es an­ti­ci­par un en­quis­ta­mien­to de los pro­ble­mas a cor­to pla­zo, lo que obli­ga­rá a in­cor­po­rar un au­men­to de la in­cer­ti­dum­bre en las pre­vi­sio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas.

Sin em­bar­go, fren­te al au­men­to de la ines­ta­bi­li­dad, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co si­gue mos­tran­do una ele­va­da re­si­lien­cia, en­ten­di­da co­mo la ca­pa­ci­dad de la ac­ti­vi­dad pa­ra re­tor­nar a los rit­mos ten­den­cia­les (po­ten­cia­les) una vez que se mi­ti­gan las per­tur­ba­cio­nes o shocks de cor­to pla­zo. De he­cho, los da­tos de ac­ti­vi­dad del pri­mer tri­mes­tre han vuel­to a sor­pren­der de ma­ne­ra po­si­ti­va, pues prác­ti­ca­men­te to­das las prin­ci­pa­les eco­no­mías ex­pe­ri­men­ta­ron una me­jo­ra des­pués del pa­rón del segundo semestre del año pa­sa­do. El rit­mo de avan­ce tri­mes­tral del cre­ci­mien­to de la ac­ti­vi­dad mun­dial se si­tuó en el 0,7% (cer­ca del 3% en tér­mi­nos anua­li­za­dos), una dé­ci­ma más que en los dos tri­mes­tres an­te­rio­res. Por paí­ses, des­ta­ca la ace­le­ra­ción del PIB en EE.UU. (del 0,5% al 0,8%) y, es­pe­cial­men­te, la de Ale­ma­nia (del 0% al 0,4%) e Ita­lia (del -0,1% al 0,2%), paí­ses que es­tu­vie­ron ro­zan­do la re­ce­sión en la úl­ti­ma par­te del año pa­sa­do.

Evo­lu­ción del PIB (*)

Co­mer­cio mun­dial El buen com­por­ta­mien­to del con­su­mo pú­bli­co y pri­va­do por el la­do de la de­man­da y del sec­tor ser­vi­cios por el la­do de la ofer­ta es­tán per­mi­tien­do com­pen­sar la de­bi­li­dad del co­mer­cio y sus efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre los sec­to­res in­dus­tria­les, apro­ve­chan­do la exis­ten­cia de unas con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras muy la­xas y cier­ta re­la­ja­ción de la po­lí­ti­ca fis­cal en un buen nú­me­ro de paí­ses. El re­sul­ta­do de to­do ello es que el mer­ca­do la­bo­ral si­gue man­te­nien­do un com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co, co­mo re­fle­jan los má­xi­mos his­tó­ri­cos al­can­za­dos por la ta­sa de em­pleo en 25 paí­ses de la OCDE, in­clu­yen­do Gran Bre­ta­ña, Ca­na­dá, Ale­ma­nia o Aus­tra­lia.

Sin em­bar­go, las res­tric­cio­nes en la ofer­ta de tra­ba­jo, es­pe­cial­men­te en los seg­men­tos con per­fi­les téc­ni­cos, no es­tán pre­sio­nan­do los sa­la­rios ni, por tan­to, tras­la­dán­do­se a la in­fla­ción, lo que es­tá per­mi­tien­do con­tar con más mar­gen a los ban­cos cen­tra­les. De he­cho, la prin­ci­pal no­ve­dad en po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca du­ran­te los pri­me­ros me­ses del año ha si­do el cam­bio de ex­pec­ta­ti­vas so­bre la sen­da de evo­lu­ción de los ti­pos de in­te­rés ofi­cia­les. Si has­ta fi­na­les del año pa­sa­do se an­ti­ci­pa­ba la con­ti­nui­dad del pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción mo­ne­ta­ria li­de­ra­do por la Re­ser­va Fe­de­ral, las ex­pec­ta­ti­vas han cam­bia­do de for­ma drás­ti­ca y, aho­ra, se pien­sa que los ti­pos de in­te­rés pue­den ba­jar en los pró­xi­mos tri­mes­tres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.