EL BCE: UNA AU­TO­RI­DAD MO­NE­TA­RIA ¿IN­DE­PEN­DIEN­TE?

Cinco Días - Executive Excellence - - OPINIÓN DE EXPERTOS -

Se­gún es­ti­ma­cio­nes de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, la bre­cha de pro­duc­ción en la Eu­ro­zo­na se ha ce­rra­do bas­tan­te du­ran­te los úl­ti­mos años de ex­pan­sión; ape­nas equi­va­le al 0,4% del PIB co­mún. El cre­ci­mien­to del PIB se ve­rá fre­na­do por un mo­des­to po­ten­cial (1,25% al año con ten­den­cia a la ba­ja, fren­te al ca­si 2% de EE.UU. con ten­den­cia al al­za). No es­ta­mos an­te un es­ce­na­rio key­ne­siano, pe­ro los res­pon­sa­bles de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ac­túan co­mo si lo fue­ra. Pre­va­le­ce el con­ven­ci­mien­to de que la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca se pue­de fre­nar con es­tí­mu­los fis­ca­les a la de­man­da agre­ga­da, más allá de lo que ya ge­ne­ran los ‘es­ta­bi­li­za­do­res au­to­má­ti­cos’ in­cor­po­ra­dos en los Pre­su­pues­tos

Ge­ne­ra­les del Es­ta­do.

Hay que re­cor­dar los pro­ble­mas en tér­mi­nos de efi­ca­cia que aca­rrea una po­lí­ti­ca fis­cal ac­ti­va de ex­pan­sión, en es­pe­cial los que pro­vie­nen de los ‘ti­me lags’, que pro­du­cen efec­tos pro­cí­cli­cos. De igual mo­do, la evi­den­cia em­pí­ri­ca in­di­ca que las me­di­das o lle­gan tar­de o no es­ti­mu­lan la de­man­da de pro­duc­tos de fa­bri­ca­ción na­cio­nal. Los mul­ti­pli­ca­do­res fis­ca­les de un in­cre­men­to del gas­to pú­bli­co y de re­duc­cio­nes tri­bu­ta­rias son muy ba­jos en una eco­no­mía abier­ta, de lo cual sue­len ol­vi­dar­se quie­nes pro­po­nen es­ta re­ce­ta fis­cal key­ne­sia­na, co­mo Krug­man y La­gar­de.

Exis­te tam­bién ex­ce­si­va con­fian­za en que las fa­vo­ra­bles con­di­cio­nes mo­ne­ta­rias crea­das por el BCE con­ten­drán una ma­yor ra­len­ti­za­ción del cre­ci­mien­to; sin te­ner en cuen­ta que es­te es preso de su pro­pia po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria aco­mo­da­ti­cia. Du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po, el BCE ha man­te­ni­do su es­tra­te­gia de ti­po de in­te­rés de re­fe­ren­cia ce­ro y de me­di­das no con­ven­cio­na­les me­dian­te la com­pra ma­si­va de bo­nos del Te­so­ro. Aho­ra le fal­ta mar­gen de ac­ción su­fi­cien­te pa­ra una po­lí­ti­ca con­tra­cí­cli­ca y pre­ten­de re­tra­sar el ini­cio de una nor­ma­li­za­ción de los ti­pos de in­te­rés has­ta fi­na­les de 2019. Na­die sa­be, tam­po­co el BCE, si es­to de­pa­ra­rá re­sul­ta­dos po­si­ti­vos.

Otro tan­to ca­be de­cir de una even­tual re­duc­ción del ti­po de in­te­rés ne­ga­ti­vo de la fa­ci­li­dad de de­pó­si­to, con el fin de pro­pi­ciar a la ban­ca una me­jo­ra de ren­ta­bi­li­da­des en sus ope­ra­cio­nes ha­bi­tua­les. El nue­vo pro­gra­ma so­bre sus­tan­cio­sas in­yec­cio­nes de li­qui­dez al sis­te­ma ban­ca­rio pa­ra fo­men­tar la con­ce­sión de prés­ta­mos a em­pre­sas y ho­ga­res pue­de que no sea más que una sim­ple go­ta en el océano, pues la ofer­ta de cré­di­tos no se tra­du­ci­rá au­to­má­ti­ca­men­te en una ma­yor de­man­da de fi­nan­cia­ción que agi­li­ce la in­ver­sión y el con­su­mo si las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas con­ti­nua­ran de­te­rio­rán­do­se.

Los po­lí­ti­cos de­be­rían con­fiar en el me­ca­nis­mo des­cen­tra­li­za­do de crea­ción y di­se­mi­na­ción del co­no­ci­mien­to

Pa­ra re­cu­pe­rar es­pa­cios de ac­ción me­dian­te he­rra­mien­tas ha­bi­tua­les se vie­nen dis­cu­tien­do dos op­cio­nes. Una, eli­mi­nar por com­ple­to el di­ne­ro en efec­ti­vo, de mo­do que to­dos los pagos se ha­rían con tar­je­tas de cré­di­to o a tra­vés de una app

Si el rit­mo de ac­ti­vi­dad en la Eu­ro­zo­na de­ca­ye­ra más de lo pre­vis­to y la in­fla­ción si­guie­ra sien­do ba­ja, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria só­lo po­dría con­tra­rres­tar efec­tos de­pre­si­vos me­dian­te unos ti­pos de in­te­rés no­mi­na­les ne­ga­ti­vos de has­ta un -5%, se­gún al­gu­nos ex­per­tos. En el sis­te­ma mo­ne­ta­rio vi­gen­te es­to no es po­si­ble, por­que los de­po­si­tan­tes de los ban­cos re­ti­ra­rían sus aho­rros y los al­ma­ce­na­rían en di­ne­ro en efec­ti­vo.

Pa­ra re­cu­pe­rar es­pa­cios de ac­ción me­dian­te he­rra­mien­tas ha­bi­tua­les se vie­nen dis­cu­tien­do dos op­cio­nes. Una, eli­mi­nar por com­ple­to el di­ne­ro en efec­ti­vo, de mo­do que to­dos los pagos se ha­rían con tar­je­tas de cré­di­to o a tra­vés de una app. En es­tas con­di­cio­nes, la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria sí po­dría lle­var a te­rri­to­rio ne­ga­ti­vo sus ti­pos ofi­cia­les de in­te­rés e in­cen­ti­var a los de­po­si­tan­tes a au­men­tar el gas­to. La otra op­ción, más com­ple­ja, es des­com­po­ner la ma­sa mo­ne­ta­ria en dos frac­cio­nes: di­ne­ro elec­tró­ni­co ges­tio­na­do en los ban­cos y di­ne­ro en efec­ti­vo en mano de los in­di­vi­duos. Es­te úl­ti­mo se­ría de­va­lua­do con el por­cen­ta­je en el que el BCE quie­ra si­tuar el ti­po de in­te­rés ne­ga­ti­vo. Si, por ejem­plo, fue­ra del -5%: un pro­duc­to que hoy cues­ta 100 eu­ros cos­ta­ría en un año 105 pa­ga­do en efec­ti­vo, pe­ro 100 con tarjeta (en los co­mer­cios,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.