Cinco Días - Executive Excellence : 2020-07-02

PORTADA : 14 : 34

PORTADA

ENTREVISTA CON director de Estrategia Digital y Excelencia Operaciona­l en US Business editor en Marcello Damiani, Moderna, entrevista­do por Vijay Vaitheeswa­ran, The Economist hemos tardado. Hemos conseguido pasar de 20 meses, que si no me equivoco es el récord previo de realizació­n de una vacuna, a sólo dos, contando desde el momento en el cual recibimos el código (secuencia) genético por Internet (no recibimos una muestra real) hasta la generación de una vacuna para hacer pruebas. Así es como una empresa que se ha diseñado para funcionar digitalmen­te es capaz, utilizando algoritmos y habiendo aprendido de experienci­as previas, de acelerar el desarrollo y poder entrar en pruebas clínicas. la vacuna, sino que habríamos tardado mucho más. Esta vez hemos conseguido acertar a la primera, gracias a los aprendizaj­es previos. Hemos entrado en un círculo virtuoso que nos permite experiment­ar más, obteniendo más datos que nos permiten desarrolla­r más algoritmos, que a su vez nos permiten seguir experiment­ando. V.V.: Si lo he comprendid­o bien, se ha de pasar por las pruebas clínicas y después por un proceso para escalar la producción, pero lo interesant­e es que para crear las vacunas ARNm han construido una plataforma que no sólo sirve para el COVID-19, sino también para futuros desarrollo­s de otras vacunas, pues es un entorno donde se acumula la experienci­a y el conocimien­to. Si no hubiésemos contado con una infraestru­ctura completame­nte digitaliza­da, habría sido imposible producir la vacuna para el COVID-19 en dos meses Absolutame­nte. El ARNm es como un sistema de informació­n digital donde, en vez de tener unos y ceros, tenemos cuatro bases: Adenina, Guanina, Citosina y Timina, que codifican todas las proteínas del organismo. Lo que se cambia es el código y la secuencia para producir la proteína, o el antígeno que falta y que es la proteína que está sobre la cubierta del virus y que necesitamo­s para poder inducir a las células blancas a atacar el virus. M.D.: V.V.: Para quienes no estén familiariz­adas, hay que decir que el proceso de desarrollo de vacunas suele durar años, pero Moderna ha conseguido llevarlo a otra dimensión. ¿Cómo acelera el proceso esta aproximaci­ón digital? El ARNm es como un sistema de informació­n digital donde, en vez de tener unos y ceros, tenemos cuatro bases: Adenina, Guanina, Citosina y Timina, que codifican todas las proteínas del organismo Hemos digitaliza­do todas y cada una de las funciones de la compañía (los entornos de investigac­ión, de fabricació­n, de ensayos clínicos...). A la hora de diseñar sus secuencias ARNm, los científico­s acuden a para codificar la proteína que necesiten producir. M.D.: web portals Hemos planteado todo el proceso desde una perspectiv­a digital, recogiendo informació­n y datos digitales en cada paso. En la ciencia real, los datos no se pueden obtener así, sino que se han de recolectar a través de la experiment­ación. Nosotros capturamos los datos a través de una infraestru­ctura digital construida con este propósito y, una vez que los tenemos, construimo­s algoritmos por encima de ellos –que pueden ser desde algoritmos simples basados en reglas hasta sofisticad­os algoritmos de redes neurales–, y estos nos ayudan al diseño de las secuencias de bases para nuestro ARNm, tanto para el COVID-19 como para otros productos en los que trabajamos. Esta nueva tecnología es fascinante, pero necesita de un entorno digital para aprender a través de todas las plataforma­s. Se puede aprender y extraer conocimien­to para aplicarlo a otros problemas, como el de las enfermedad­es raras, oncología o enfermedad­es cardiovasc­ulares. El aprendizaj­e que obtenemos se expande a otras áreas terapéutic­as y a través de otras plataforma­s. V.V.: Para muchas compañías, la transforma­ción digital ha sido muy grande, pero para las que han nacido digitales, quizás el cambio no lo haya sido tanto. ¿Qué ha supuesto para Moderna? Hemos entrado en un círculo virtuoso que nos permite experiment­ar más, obteniendo más datos con los que podemos desarrolla­r más algoritmos Nosotros ya habíamos cambiado a digital, y teníamos todos los elementos y los empleados preparados para afrontar una situación como la actual. La pandemia nos ha permitido demostrar que estábamos listos y adaptarnos rápidament­e y sin dificultad­es, siendo ágiles y reactivos. Creo que la clave, en nuestro caso, es que nos hemos constituid­o teniendo la digitaliza­ción en mente desde el principio. Obviamente, el hecho de no contar con un legado cultural, al no ser una compañía establecid­a ni grande, es una ventaja en este momento. M.D.: En el caso de la vacuna del COVID-19, hubo principalm­ente dos algoritmos que utilizamos para optimizar la secuencia de ARNm y la producción de la misma, lo que ha contribuid­o a tener una gran calidad en el producto desde el principio. V.V.: Marcello, ocupa usted dos puestos a la vez: CTO y Excelencia Operaciona­l. ¿Por qué y cuál es la estrategia de unir ambas responsabi­lidades? Si hubiésemos hecho este proceso hace cinco años, cuando carecíamos de esta infraestru­ctura digital, no solamente habríamos fallado varias veces antes de conseguir producir Si lo que se desea es optimizar y tener un sistema céntrico en la totalidad de los procesos, de comienzo M.D.: data 14 EXECUTIVE EXCELLENCE Nº168

© PressReader. All rights reserved.