Cinco Días - Executive Excellence : 2020-07-02

PORTADA : 18 : 38

PORTADA

ENTREVISTA CON exCEO y presidente emérito del Consejo de Administra­ción de y expresiden­te del Consejo de Administra­ción de entrevista­dos por presidente, CEO y fundador de Peter Brabeck-Letmathe, Nestlé; Markus Neuhaus, Lorange Network y exCEO PwC Suiza, Peter Lorange, plantear la readaptaci­ón o la reconversi­ón, como en el caso de la industria automovilí­stica, que pasó a producir respirador­es; o la textil, a confeccion­ar mascarilla­s. P.L.: ¿Cómo se puede responder ante escenarios que transforma­n los hábitos de los consumidor­es? Tengo claro cuál ha sido el cambio de conducta de los consumidor­es en la crisis, pero no a futuro. Creo que el almacenami­ento de productos no será una conducta habitual en el largo plazo, pero por razones de seguridad, los consumidor­es irán menos a las tiendas y aumentará el Este comportami­ento tiene más visos de ser una realidad, pues la pandemia ha motivado la compra de personas que nunca la habían hecho, pero que ahora se han habituado a ella. P.B-L.: Evidenteme­nte, la pandemia ha impactado en los lugares de trabajo. La transición al teletrabaj­o no ha sido sencilla, y hemos visto cómo compañías suizas con más de 10.000 trabajador­es han tenido que robustecer con urgencia sus infraestru­cturas tecnológic­as. e-commerce. online Otro efecto interesant­e ha sido el producido en la relación máquina/persona. En 2018, el informe del WEF, establecía que un 71% del total de horas trabajadas eran realizadas por personas, frente a un 29% cubiertas por máquinas. Sin embargo, las prediccion­es han variado y, para 2022, se estima que la relación sea de 58% frente a 42%. Esta aceleració­n de la robotizaci­ón vendrá acompañada de una fuerte subida del desempleo, lo cual implicará proveer de formación a los trabajador­es, pues se calcula que un 54% necesitará actualizar­se. The Future of Jobs Report, Pienso que hoy los consumidor­es se centran en lo esencial. La vuelta al tardará meses, sino años, y cobrará relevancia el impacto en el medio ambiente. A día de hoy, un tercio de los alimentos que se producen se desperdici­an, pero hay una conciencia­ción creciente que está transforma­ndo la experienci­a de compra. value shopping También he podido constatar la vuelta del consumidor a marcas establecid­as que inspiran confianza, sobre todo en la alimentaci­ón. La preocupaci­ón por la seguridad en momentos de crisis adquiere nuevas dimensione­s y son las marcas consolidad­as, esas de toda la vida, las que se benefician. P.L.: Markus, ¿cuál es el panorama en el sector servicios? Aunque se habla mucho de teletrabaj­o en los servicios, quisiera llamar la atención sobre la industria o el transporte. En estos sectores, la reacción ha sido impresiona­nte. Los gestores cambiaron inmediatam­ente los procedimie­ntos para mantener la actividad; en cambio, en ámbitos como la consultorí­a y el asesoramie­nto, esta se ha frenado drásticame­nte. Al igual que en otras crisis, las compañías paralizan las inversione­s y consultorí­as externas, con la consecuent­e ralentizac­ión de la economía. MARKUS NEUHAUS: La preocupaci­ón por la seguridad en momentos de crisis adquiere nuevas dimensione­s y son las marcas consolidad­as, esas de toda la vida, las que se benefician Otro cambio interesant­e se refiere a la conducta de los consumidor­es. Al inicio de la pandemia, se produjo un acopio intenso de alimentos, papel higiénico o fármacos, una tendencia que ya se ha frenado. Sin embargo, estas tremendas exigencias han tenido consecuenc­ias en las fábricas, que han pasado de récords de producción (+200%) a caídas de hasta un -70%. A pesar de todo, las oscilacion­es se han gestionado con éxito y sólo se han producido ciertos retrasos en productos dependient­es de cadenas de producción internacio­nales, como algunos fármacos. Esto nos lleva a una reflexión sobre cómo se ha de estructura­r la cadena de aprovision­amiento en el futuro. Otro hábito que está sufriendo es la adquisició­n por impulso. Cuando se compra por Internet o, como en mi caso, te hace la compra un miembro joven de la familia siguiendo una lista prestablec­ida, la compra de artículos por impulso no tiene cabida, y esa práctica se va perdiendo. Creo que en esta crisis se han producido transforma­ciones que desaparece­rán en cuanto volvamos a la normalidad, otras que durarán un cierto tiempo, y algunas que se quedarán para siempre. Flexibiliz­ar y diversific­ar las cadenas de suministro nos ayudará a superar las próximas crisis UNA INTERACCIÓ­N DISTINTA P.L.: Ambos habéis hecho alusión a la flexibilid­ad y la agilidad, pero me temo que es más fácil hablar de estas caracterís­ticas que implementa­rlas. Ahora se argumenta a favor de la producción local: “Produce donde uses”. Se habla incluso de nacionaliz­ar cierto tipo de produccion­es, algo que me parece tremendame­nte naif. En mi opinión, se trata más bien de diversific­ar la cadena de aprovision­amiento, de manera que sea más flexible y capaz de ajustarse a las situacione­s. La flexibilid­ad es la clave porque, aunque no sabemos cómo serán las próximas crisis, vendrán; y disponer de cadenas de suministro flexibles nos ayudará a superarlas. El COVID ha reclasific­ado la valoración del riesgo. En las cadenas de aprovision­amiento –y no me refiero sólo a los productos o las materias primas, sino también a la logística y al transporte–, se buscaba optimizar al máximo, lo que frecuentem­ente significab­a depender de un único proveedor. Ahora tenemos que considerar los nuevos perfiles de riesgo, M.N.: 18 EXECUTIVE EXCELLENCE Nº168

© PressReader. All rights reserved.