Cinco Días - Executive Excellence : 2020-07-02

PORTADA : 21 : 41

PORTADA

He visto fantástica­s carreras de CEOs destrozars­e al dejar esa posición. Por eso es tan importante saber descender, y eso es algo que yo he podido aprender gracias a la montaña. o grande, el éxito dentro de la misma depende al 100% de su gente, así que cada compañía busca a ese tipo de personas que disfrutan. En mi caso, lo más importante ha sido tener una mente abierta y estimular mi interés por otros ámbitos (deportes, naturaleza, arte…), no sólo los negocios y el trabajo. Siempre he intentado tener una perspectiv­a amplia, que además ayuda a entender el entorno y resulta inspirador. Y si uno quiere ser innovador en el mundo de los negocios y crear oportunida­des para los clientes, necesita estar inspirado. Además, creo que las carreras son responsabi­lidad de las organizaci­ones y que si uno hace su bien tarea, sintiéndos­e feliz por ello, acaba ascendiend­o. Muchas personas han entrado en mi despacho por primera vez preguntánd­ome cuál iba a ser su proyección en la compañía; pero si alguien se incorpora a un trabajo pensando en lo que va a estar haciendo dos años después, no hará bien lo que tiene que hacer en ese momento M.N.: ● Como consecuenc­ia de esta convicción, en mi etapa como CEO obligué a todos los trabajador­es a cogerse sus vacaciones. Quería que estuviesen fuera de la empresa, aunque fuese sólo un par de semanas. Siempre hay empleados que dicen no poder irse porque sus clientes les necesitan; pero, si realmente quieren ofrecerles un mejor servicio, deben parar, salir y conseguir nuevas ideas. Algunos empleados dicen no poder cogerse vacaciones porque sus clientes les necesitan; pero, si realmente quieren ofrecerles un mejor servicio, deben parar, salir e inspirarse PER L.: ¿Qué consejo darían a los jóvenes profesiona­les en relación a los “juegos de política interna” que suelen darse dentro de las grandes organizaci­ones? En primer lugar, que no hay que distraerse demasiado con lo que se denomina política o politiqueo. Hasta cierto punto ocurre en todos los entornos, pero lo relevante es focalizars­e en aquello que realmente tiene importanci­a, y no distraerse. Muchas veces se utiliza el politiqueo como una excusa, cuando uno ha de estar centrado en su trabajo, y no en el de los demás. La principal y primera responsabi­lidad de un empleado es hacer su trabajo, y para ello le tiene que gustar lo que hace, si no es difícil ser bueno y destacar. M.N.: La principal y primera responsabi­lidad de un empleado es hacer su trabajo, y para ello le tiene que gustar lo que hace Como decía Confucio: “Si eliges el trabajo adecuado, nunca trabajarás”. Yo no he trabajado en mi vida. He pasado gran cantidad de horas disfrutand­o, y nunca me he levantado por la mañana pensando que ir a la oficina era un fastidio. Tener una actitud de disfrute frente a otra de desidia ante el trabajo supone un 5 o 10% más de efectivida­d y eficiencia. Con sólo ese porcentaje de diferencia, es posible prosperar en una carrera. Ya sea una organizaci­ón pequeña P.B-L.: Peter Lorange 21 JULIO- AGOSTO 2020

© PressReader. All rights reserved.