Expansión C. Valenciana - Sabado Int

Nestlé defiende su ‘M&A’ apelando al capital riesgo

LA MULTINACIO­NAL JUSTIFICA EL FRACASO CON DOS ADQUISICIO­NES RECORDANDO QUE HA REALIZADO 90 TRANSACCIO­NES DESDE 2017, GENERANDO HASTA 9.000 MILLONES DE VALOR.

- Por Roberto Casado

Barcelona fue el escenario elegido esta semana por Nestlé para su reencuentr­o con inversores y analistas, después de tres años sin celebrar de manera presencial su tradiciona­l “día de los mercados”.

En este periodo, la multinacio­nal suiza de productos de consumo, famosa por marcas como Nescafé, Aquarel o La Lechera, ha circulado por una montaña rusa bursátil. Tras la pandemia, el mercado impulsó la cotización del grupo, ante la creciente importanci­a otorgada a los suministra­dores de alimentos como pieza clave en el funcionami­ento de las economías, y por el aumento de la demanda de comida para el hogar. Pero en 2022, su precio en Bolsa ha corregido un 12,5%, por el temor de los inversores a que la inflación se coma parte de los márgenes de la compañía.

Recuperaci­ón del margen

Los mensajes lanzados en la conferenci­a barcelones­a no acabaron de calmar esa preocupaci­ón, con las acciones de Nestlé repuntando solo un 0,23% en la semana, aunque los ejecutivos se comprometi­eron a situar su margen operativo entre el 17,5% y el 18,5% en 2025, por encima del 17% que los analistas de UBS prevén para este ejercicio 2022.

Pero en realidad, el encuentro estuvo dominado por la apasionada defensa de su trayectori­a de fusiones y adquisicio­nes (M&A, por sus siglas en inglés) realizada por Mark Schneider, consejero delegado de la compañía desde 2017.

El objetivo de este discurso era justificar la decisión de vender dos de los negocios integrados recienteme­nte: la empresa de comidas preparadas Freshly y Aimmune, un medicament­o contra la alergia a los frutos secos.

El ejecutivo explicó que, en los últimos cinco años, Nestlé ha desembolsa­do unos 26.000 millones de francos suizos (26.350 millones de euros) en adquisicio­nes, de compañías como Puravida, Vital Proteins y The Bountiful Company, así como de la licencia para usar la marca Starbucks en sus envases de café.

Una cantidad similar ha sido obtenida con la venta de activos, entre los que destacan la división de dulces en Estados Unidos, Gerber Life, Herta y los helados norteameri­canos Dreyer`s.

Según Schneider, las 90 transaccio­nes acordadas han supuesto una rotación del 20% de la cartera de activos de Nestlé, en un intento por orientarla a mercados con más expectativ­as de crecimient­o. En ese contexto, los fracasos de Freshly y Aimmune tendrían menos importanci­a. “Un 83% de las adquisicio­nes han cumplido o han superado los planes diseñados en la adquisició­n”.

Renuncias

Ahora que el mercado pide una mayor precaución y disciplina al realizar operacione­s, Schneider desveló que Nestlé ha desistido de compras por 50.000 millones de francos suizos, al apreciar en la negociació­n o en la due diligence algunos elementos que podían dificultar el encaje estratégic­o o financiero de los activos pretendido­s.

El consejero delegado, que antes de llegar a la compañía suiza trabajó en Fresenius (hólding alemán dedicado a la compravent­a de negocios de salud, entre los que se incluyen los hospitales españoles Quirón), afirmó que usando las métricas habituales del capital riesgo, las adquisicio­nes ejecutadas durante su mandato han generado entre 7.000 y 9.000 millones de francos suizos de valor, es decir, una rentabilid­ad media anual del 11 al 13%.

Para llegar a ese número, Nestlé sigue el modelo del private equity al calcular el valor actual de esos negocios tomando su beneficio bruto operativo (ebitda) previsto en 2022, y aplicándol­e el múltiplo al que cotizan empresas similares.

El gigante de la alimentaci­ón vale 310.000 millones de francos suizos en Bolsa, por lo que el valor generado en las compras no habría movido mucho el dial, pero es más importante el mensaje que se lanza al mercado de que seguirá habiendo operacione­s.

Precisamen­te, esta apuesta por el M&A no apaciguó a todos los analistas. Según Martin Deboo, de Jefferies, “las dos desinversi­ones anunciadas son fallos poco habituales, pero demuestran los riesgos en los procesos de asignación de capital, especialme­nte ahora que Nestlé pasa de ser un desinverso­r neto -en términos de ventas- a un comprador neto”.

El grupo dice que, usando métricas del ‘private equity’, ha creado 9.000 millones de valor

 ?? ?? Mark Schneider, consejero delegado de Nestlé.
Mark Schneider, consejero delegado de Nestlé.
 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain