Expansión C. Valenciana - Sabado Int

“No me agobia la comparació­n con mi padre”

El sucesor de Alain Afflelou mira su nuevo cargo sin que le preocupe (ni entusiasme) que le busquen las siete diferencia­s con el rey de la óptica. Anthony será menos mediático, pero está hecho de la misma pasta: “Me ha transmitid­o el valor del trabajo”.

- Nerea Serrano.

Uno de los recuerdos de infancia más felices de Anthony Afflelou (Boulogne-Billancour­t, Francia, 1991) es faltar al colegio un miércoles de 1999 para participar en la grabación de la publicidad de Tchin Tchin. Fue una de las campañas más notorias de Alain Afflelou, el rey de la óptica... y del márketing. Ahora le toca venderse al nuevo director general de Grupo Afflelou, hijo del fundador y ligado a la compañía desde hace siete años. Un pupilo con la vista (y el oído) puesta en el negocio de los audífonos, en las nuevas tendencias y en mantener enfocada una empresa familiar –tienen el 29% de la propiedad– con 50 años de historia.

– ¿Le da vértigo?

No tengo la sensación de tener una responsabi­lidad extra ni me siento presionado. Estoy muy bien acompañado porque la relación con mi padre y mis hermanos [dos de ellos trabajan en la compañía] es muy buena y cercana. Es más bien un orgullo adicional estar ligado a esta empresa a través de un vínculo familiar.

– ¿Viene con una visión disruptiva o habrá una continuida­d?

He de conjugar ambas. Continuism­o en base a los ejes cardinales sobre los que se fundó la empresa y que son valores que representa­n bases sólidas: conocer el oficio, comprender las necesidade­s del cliente, innovar y hacerlo saber a través de la comunicaci­ón. Pero la disrupción es imprescind­ible, teniendo en cuenta los cambios en los hábitos de consumo, la competenci­a, la cada vez mayor verticaliz­ación del mercado y la digitaliza­ción en los procesos de compra.

– Su primer puesto en el grupo fue en una tienda en Madrid. ¿Hay que empezar desde abajo para liderar una empresa?

No se puede generaliza­r, pero a mí me ayudó mucho. El trabajo de vendedor es difícil: debes tener una conducta irreprocha­ble y sonreír frente a clientes que tienen personalid­ades muy diferentes. Además, siempre hay que intentar representa­r lo mejor posible a la marca.

– En eso su padre tiene un máster. ¿Para cuándo una secuela suya de Tchin Tchin?

No me parece oportuno aparecer en la publicidad. Él hablaba en los

spots en calidad de óptico o audiólogo y eso le legitimaba para salir. Aunque

comprendo la profesión, yo no soy óptico.

– ¿Y no era más fácil rodearse de Sharon Stone [protagoniz­ó sus anuncios] que de la familia?

Tenemos una confianza total entre hermanos y padres y es sencillo hablar con libertad. Para mí, es más fácil cuestionar­le ideas a mi padre que para un colaborado­r que no tiene ese vínculo familiar. El inconvenie­nte es que, como hablamos de una manera más libre, hay un componente más emocional, pero siempre hemos sabido diferencia­r entre trabajo y familia. Por lo general, no hablamos del negocio en las comidas del domingo.

– ¿Ni siquiera para compartir algún consejo en la sobremesa? *

“Trabajar en el negocio familiar ha sido un empeño personal, no he tenido ninguna presión por parte de mi padre” “He de continuar con los valores y ejes cardinales con los que se fundó la empresa, pero la disrupción es imprescind­ible”

Me han dado muchos a lo largo de mi carrera y siempre se han repetido: sé tú mismo, sé pragmático, sé humilde en el camino y permítete cuestionar­te. Mi padre me ha transmitid­o el valor del trabajo.

– ¿Siempre vio claro que trabajaría en el grupo familiar?

No. La verdad es que tuve la opción de empezar en Madrid y es donde me dije que, si aprovechab­a las oportunida­des que me fueran llegando y daba todo por mi parte, quizá sí sucedería. En realidad, fue un empeño personal el querer trabajar en la empresa, no he tenido ninguna presión por parte de mi padre.

– ¿Le agobian las comparacio­nes?

No me preocupan ni me entusiasma­n. Cada uno tiene su personalid­ad y mi foco se centra en cómo hacer crecer la compañía de forma sostenible. Y en tener resultados, eso es lo que más importa.

– Se dice que los jóvenes no tienen la cultura del esfuerzo de la anterior generación. ¿Qué opina?

No diría que haya desapareci­do, sólo que la sociedad ha evoluciona­do y ponemos especial atención en cuidarnos a nosotros mismos. Están surgiendo nuevas formas de trabajo, nuevos modos conversaci­onales, nuevas industrias alrededor de lo digital y por ello, forzosamen­te, hay cosas que cambian. Además, las verdades de hace 30 años no son las de hoy y tampoco serán las de dentro de tres décadas.

– ¿Y la recesión de la que tanto se habla cuánto tendrá de verdad?

Los indicadore­s no son muy halagüeños desde el contexto económico. Con la recesión y la inflación se corre el riesgo de crear una homogeneiz­ación importante del mercado con precios a la baja. Para nosotros, en este período, la importanci­a de la diferencia­ción será aún más fuerte que antes. Y, además, no nos planteamos aumentar el precio de nuestros productos.

– España es su segundo mercado a nivel mundial. ¿Planes?

Seguiremos expandiénd­onos y abriendo tiendas Alain Afflelou en España. Este año hemos reforzado la división de audiología y en pocos meses ha alcanzado los 100 centros porque hemos comprobado que las ópticas que también tienen audio en España experiment­an un incremento de negocio de +2,5% por tienda. Finalmente, la apuesta digital es crucial; tenemos una sólida estrategia omnicanal.

– Durante la pandemia ha empeorado la salud visual a causa del consumo de pantallas. ¿Qué otros cambios ha visto?

El auge de la petición de citas online y el servicio a domicilio para la división de audio. Pero el principal se da en los equipos: ya no se cuestionan el teletrabaj­o, lo dan por hecho.

– Si se pusiera unas gafas futuristas, ¿cómo le gustaría ver a Grupo Afflelou dentro de otros 50 años?

Me gustaría que estuviera presente aún en más países, que tengamos la satisfacci­ón y la confianza de nuestros franquicia­dos y que los valores perduren. Sobre todo espero que la empresa todavía exista y su notoriedad esté en lo más alto.

 ?? ?? Anthony Afflelou, que visitó Madrid recienteme­nte, es el director general del grupo, con 1.500 puntos de venta en 19 países.
Anthony Afflelou, que visitó Madrid recienteme­nte, es el director general del grupo, con 1.500 puntos de venta en 19 países.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain