P&R: EDUAR­DO IN­DA

El ex­di­rec­tor de ‘Mar­ca’ y coau­tor del li­bro ‘Ur­dan­ga­rín: Un con­se­gui­dor en la cor­te del rey Juan Car­los’ nos ha­bla de pe­lo­ta­zos, ame­na­zas y Pi­lar Ru­bio

FHM - - SUMARIO -

El po­lé­mi­co ex di­rec­tor de Mar­ca no se cor­ta un pe­lo y arre­me­te con­tra Ur­dan­ga­rín, Cal­de­rón, pe­rio­dis­tas, co­rrup­tos va­rios... ¡Ju­go­so, ju­go­so!

¿Qué nue­vos da­tos apor­ta al ca­so Nóos vues­tro li­bro so­bre Ur­dan­ga­rín?

Por ejem­plo, co­mo se fra­guó el pri­mer gran pe­lo­ta­zo de Ur­dan­ga­rín. Fue en el Pa­la­cio de la Zar­zue­la, cuan­do el rey, des­pués de co­mer con Fran­cis­co Camps, Ri­ta Bar­be­rá y Er­nes­to Bertarelli, res­pon­sa­ble del desafío de la Co­pa Amé­ri­ca, les in­vi­ta a pa­sar a una sa­la don­de es­ta­ba Iña­ki. “Os quie­re ex­pli­car un pro­yec­to en el que es­tá tra­ba­jan­do aho­ra, que es Nóos, por­que le gus­ta­ría ha­cer al­go con vo­so­tros”. Es­to no se sa­bía.

Ur­dan­ga­rín es­tá impu­tado por frau­de, mal­ver­sa­ción, pre­va­ri­ca­ción, fal­se­dad, y blan­queo de ca­pi­ta­les. ¿Irá a la cár­cel?

Si su­ma­mos las pe­nas má­xi­mas e in­clu­so las mí­ni­mas de los cin­co de­li­tos y re­sul­ta­se con­de­na­do por ellos, es­ta­ría­mos ha­blan­do de su in­gre­so en pri­sión, por­que su­ma­rían más de dos años de cár­cel. Yo creo en cual­quier ca­so, que pue­da ha­ber al­gún ata­jo pa­ra que se que­de to­do en una con­de­na de un año y ocho me­ses. De to­das for­mas, lo peor que le po­dría pa­sar a la ins­ti­tu­ción es que Iña­ki Ur­dan­ga­rín se “fue­ra de ro­si­tas”, por­que la co­ro­na se jue­ga en es­te en­vi­te su cre­di­bi­li­dad, ya que si re­sul­ta con­de­na­do, és­ta se dis­pa­ra­rá has­ta el in­fi­ni­to por­que la gen­te ve­rá que en es­te país, tal y co­mo di­jo el rey en el dis­cur­so de No­che­bue­na, to­dos so­mos igua­les an­te la ley. Y si no...

Si lo con­de­na­ran con cár­cel, ¿crees que se se­pa­ra­rían los Du­ques de Pal­ma?

Po­dría ser, aun­que lo que sí es cier­to es que el rey es­tá for­zan­do la ma­qui­na­ria pa­ra que se di­vor­cien an­tes de que lle­gue la even­tual con­de­na, por­que no quie­re leer el ti­tu­lar: “Con­de­na­do el yerno del rey”.

Vie­nes del pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción y aho­ra eres di­rec­tor ad­jun­to de El Mun­do. ¿Qué te­ma te hue­le muy mal?

El que me hue­le muy mal, muy mal, no te lo pue­do de­cir, pe­ro se tra­ta de un te­ma muy, muy gran­de en el que hay un pez muy gor­do. Es un te­ma muy com­pli­ca­do de in­ves­ti­gar.

Has si­do di­rec­tor de Mar­ca du­ran­te cua­tro años. ¿Có­mo se ve el de­por­te des­de el si­llón del pe­rió­di­co de­por­ti­vo más in­flu­yen­te de Es­pa­ña?

Lo que uno ve des­de esa ata­la­ya es que el de­por­te preo­cu­pa mu­cho a los ciu­da­da­nos y que la gen­te vi­ve por y pa­ra el de­por­te mu­chí­si­mo más de lo que nos po­de­mos ima­gi­nar. Hay pre­si­den­tes de ban­cos, de gran­des com­pa­ñías, in­te­lec­tua­les... gen­te apa­ren­te­men­te su­per­se­ria y res­pe­ta­ble que en el fra­gor de un par­ti­do pier­den los pa­pe­les.

Has si­do un di­rec­tor po­lé­mi­co y te has gran­jea­do mu­chos enemi­gos, ¿no?

Cuan­do ha­ces pe­rio­dis­mo, hay gen­te a los que les gus­ta lo que cuen­tas, y a otros no, y nun­ca me per­do­na­rán que Mar­ca tu­vie­ra una lí­nea de­ter­mi­na­da as­cen­den­te; pe­ro es que esa lí­nea era la que ga­ran­ti­za­ba los re­sul­ta­dos y a mi me me­dían por ellos. Otros me­dios me ati­za­ban por­que no sa­ca­ban las ex­clu­si­vas que dá­ba­mos no­so­tros.

¿Con­se­guir esos re­sul­ta­dos pa­sa­ba por esas por­ta­das tan sen­sa­cio­na­lis­tas?

He he­cho las mis­mas por­ta­das que se ha­cían his­tó­ri­ca­men­te en Mar­ca.

¿Has re­ci­bi­do ame­na­zas por al­gu­na in­for­ma­ción que ha­bías da­do en Mar­ca?

Mi­ra, si he­mos es­cri­to el li­bro so­bre Ur­dan­ga­rín que na­die se atre­vía a escribir ni a pu­bli­car, te pue­des ima­gi­nar que la lla­ma­da del pre­si­den­te de cual­quier ins­ti­tu­ción deportiva me la pa­so por el ar­co del triun­fo. Aun­que pe­rió­di­ca­men­te re­ci­bo en mi mó­vil sms in­sul­tan­tes y en al­gún ca­so ame­na­zan­tes de Ramón Cal­de­rón, pe­ro es un po­bre hombre y no hay que dar­le im­por­tan­cia.

“Si he­mos es­cri­to el li­bro que na­die

me se atre­vía a pu­bli­car, las ame­na­zas las pa­so por el ar­co del triun­fo”

Jo­sé Ma­ría Gar­cía di­ce que Flo­ren­tino Pé­rez lla­ma a di­rec­to­res de me­dios pa­ra que no se pu­bli­quen cier­tas no­ti­cias so­bre su club. ¿A ti te ha lla­ma­do?

Sí, me ha lla­ma­do mu­chas ve­ces ca­brea­do por­que pu­bli­cá­ba­mos fi­cha­jes que el no que­ría des­ve­lar. Re­cuer­do una vez que me lla­mó di­cien­do: Ha­béis pu­bli­ca­do que Ade­ba­yor vie­ne a ju­gar al Real Ma­drid y eso es fal­so. Si vie­ne, yo di­mi­to”. Así que el día que lo fi­cha­ron, le lla­mé y le di­je: “¿A qué ho­ra vas a pre­sen­tar tu di­mi­sión?”

¿Cuál fue la in­for­ma­ción que más te cos­tó dar en Mar­ca?

La más du­ra fue con­tar el cán­cer que te­nía Se­ve­riano Ba­lles­te­ros; y la que más ve­ces me lo pen­sé an­tes de dar­la, fue la del ro­bo de la asam­blea del Real Ma­drid, ya que tu­vi­mos que tra­ba­jar mu­chí­si­mo pa­ra no fa­llar lo más mí­ni­mo de­bi­do a que las acu­sa­cio­nes que ver­tía­mos eran muy gra­ves.

¿Mou­rin­ho es­tá sien­do per­ju­di­cial pa­ra la ima­gen del Real Ma­drid?

Las for­mas son me­jo­ra­bles, pe­ro com­pen­sa to­do por ser el me­jor del mun­do. Y cuan­tos más años es­té en el Ma­drid, me­jor.

¿Qué tie­nen el si­llón del Real Ma­drid o del FCB, que to­dos lo quie­ren ocu­par?

Una pro­yec­ción so­cial y pú­bli­ca bes­tial, y ob­via­men­te, sin bus­car­lo, te da opor­tu­ni­dad de lo­grar ne­go­cios. Tam­bién pa­ra el ego es un es­ca­pa­ra­te ma­ra­vi­llo­so. Ramón Men­do­za siem­pre de­cía que ser pre­si­den­te del Real Ma­drid es más im­por­tan­te que ser mi­nis­tro.

¿Quién ha si­do pa­ra ti el di­ri­gen­te más ne­fas­to del fút­bol es­pa­ñol?

Ramón Cal­de­rón, por­que un se­ñor que lle­ga a la pre­si­den­cia del Real Ma­drid ro­ban­do las elec­cio­nes y que lue­go in­ten­ta per­pe­tuar­se ro­ban­do asam­bleas... Tam­bién Lopera.

¿Y el po­lí­ti­co más ne­fas­to?

La ex­pre­si­den­ta del Con­sell de Ma­llor­ca, Ma­ría An­to­nia Mu­nar, es la po­lí­ti­ca más co­rrup­ta y más sin­ver­güen­za que ha te­ni­do Es­pa­ña des­de la Tran­si­ción. Pe­ro lo me­jor es que cuan­do le de­cías que era una co­rrup­ta, con­tes­ta­ba que no la íba­mos a pi­llar, y que si lo ha­cía­mos da­ba igual, por­que aquí es­tas co­sas no tie­nen im­por­tan­cia. De­cía que en Ma­llor­ca la co­rrup­ción no es­ta­ba mal vis­ta.

Pren­sa deportiva más in­de­pen­dien­te: ¿la de Ma­drid o la de Bar­ce­lo­na?

La de Ma­drid. En ella se rea­li­zan crí­ti­cas al Real Ma­drid, día sí y día tam­bién; y en la de Bar­ce­lo­na es más com­pli­ca­do en­con­trar­las. Si Pep ma­ta­ba con el co­che a una vie­je­ci­ta, se­gu­ro que la cul­pa era de la vie­je­ci­ta.

Tú que sue­les ma­ne­jar in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da, ade­lán­ta­nos al­go so­bre el fu­tu­ro de Fal­cao y Cris­tiano Ro­nal­do.

Fal­cao creo que no ves­ti­rá de ro­ji­blan­co el pró­xi­mo año, pe­ro tam­po­co de blan­co, y pue­de ser que va­ya a la Pre­mier Lea­gue a un equi­po en el que man­da un je­que. Ro­nal­do, sin nin­gu­na du­da se re­ti­ra­rá en el Real Ma­drid y a lo me­jor ha­rá co­mo Di Sté­fano y se irá a ju­gar los úl­ti­mos años al ex­tran­je­ro.

¿Ves en­tre­na­do a Guar­dio­la la pró­xi­ma tem­po­ra­da?

Pien­so que lo me­jor que le po­dría pa­sar al fút­bol es que vol­vie­ra a en­tre­nar. Y lo me­jor se­ría que vol­vie­ra al Ba­rça, por­que lo que le da mor­bo al fút­bol es jun­tar a los dos me­jo­res en­tre­na­do­res del mun­do en los dos me­jo­res equi­pos del mun­do en la mis­ma li­ga.

Una de nues­tras mu­sas, Pi­lar Ru­bio, sa­le, rom­pe y vuel­ve a sa­lir con Ser­gio Ra­mos. ¿Ha­brá fi­nal fe­liz?

Por es­ta­dís­ti­cas, lo más pro­ba­ble es que sea una re­la­ción cor­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.