DJAN­GO DES­EN­CA­DE­NA­DO

En su nue­va pe­lí­cu­la, Quen­tin Ta­ran­tino le da la vuel­ta a la es­cla­vi­tud del sur pro­fun­do

FHM - - FILTRO -

Al se­ñor Ta­ran­tino siem­pre le ha gus­ta­do ju­gar con los des­fa­vo­re­ci­dos en sus pe­lí­cu­las. Si en Death Proof ha­cía que las víc­ti­mas del ase­sino de una pe­lí­cu­la slas­her aca­ba­ran dán­do­le ca­za a él y en Mal­di­tos bas­tar­dos eran los ju­díos los que iban tras Hitler pa­ra aca­bar con su vi­da, es fá­cil ha­cer cálcu­los y sa­ber qué pa­sa­rá cuan­do a Quen­tin le da por ir­se al sur pro­fun­do de los Es­ta­dos Uni­dos a un par de años de que es­ta­lle la Gue­rra Ci­vil. Aquí se nos cuen­ta la his­to­ria de Djan­go (Ja­mie Foxx), un es­cla­vo que es li­be­ra­do por un ca­za­rre­com­pen­sas ale­mán, el Dr. King Schultz (in­ter­pre­ta­do por el ma­gis­tral Ch­ris­toph Waltz, que ya nos de­jó de pie­dra con su na­zi Hans Lan­da en Mal­di­tos bas­tar­dos). Djan­go pue­de ayu­dar a Schultz a en­con­trar a unas per­so­nas a las que bus­ca, y Djan­go ne­ce­si­ta ayu­da pa­ra con­se­guir di­ne­ro y com­prar a su es­po­sa, tam­bién es­cla­va. A par­tir de ahí se desa­rro­lla una his­to­ria ex­ce­si­va de pla­nes es­tram­bó­ti­cos y es­cla­vis­tas que or­ga­ni­zan pe­leas de cau­ti­vos. Mu­cho ojo al sá­di­co Cal­vin Can­die, in­ter­pre­ta­do por Leo­nar­do Di Ca­prio, el ti­rano que se de­di­ca a mon­tar es­te Club de la Lu­cha pre-Gue­rra Ci­vil y que nos de­ja va­rias es­ce­nas par­ti­cu­lar­men­te go­re. Sien­do un wes­tern de Ta­ran­tino no po­día­mos es­pe­rar na­da que no fue­ra des­me­su­ra­do: du­ran­te las ca­si tres ho­ras de pe­lí­cu­la no fal­tan el len­gua­je du­ro, la vio­len­cia y las im­pres­cin­di­bles re­fe­ren­cias con las que el di­rec­tor de Pulp­Fic­tion for­ma su cos­mos de ob­se­sio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas y cul­tu­ra­les. Djan­go des­en­ca­de­na­do se es­tre­na el 25 de enero.

“¿Mar­ti­llo? Pe­ro si es de Ikea, eso va to­do a ros­ca”

El día a día del ca­za­rre­com­pen­sas ele­gan­te

Es­ta no es la Ma­ri­sol de Co­rre, co­rre, ca­ba­lli­to que re­cor­dá­ba­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.