LLA­MAR

FHM - - MEJOR SOLO... -

Te­nía un co­le­ga que vi­vía en las afue­ras y ca­da vez que ha­bía al­gu­na ce­le­bra­ción se que­da­ba en mi ca­sa pa­ra no co­ger co­che. Mi pi­so no era gran­de pe­ro te­nía un so­fá có­mo­do. Los in­con­ve­nien­tes em­pe­za­ron cuan­do me eché no­via. A mi no me im­por­ta­ba pe­ro co­le­ga lle­ga­ba a ca­sa pe­do y se po­nía a ver la te­le, o porno... y eso era peor. Un día es­ta­ba con mi chi­ca en la ca­ma, en me­dio de una tor­men­ta se­xual, y de pron­to se abrió la puer­ta del cuar­to: “Jor­ge tío, dé­ja­me una go­ma que he pi­lla­do”... Mi chi­ca no sa­bía don­de me­ter­se, le di­je que sa­lie­ra, pe­ro me di­jo que no se iba has­ta que no le die­ra el con­dón, que la tía es­ta­ba a pun­to y que si se en­fria­ba lo mis­mo se mar­cha­ba. El que se mar­chó fue él, pe­ro de mi ca­sa y de mi vi­da. Mal­di­to ma­món, to­da­vía mi­ro dos ve­ces la puer­ta ca­da vez que me pon­go a ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.