Un olor va­le más que mil pa­la­bras

Un via­je de na­ri­ces por la his­to­ria...

FHM - - COSMÉTICA -

EN EL AN­TI­GUO EGIP­TO,

el per­fu­me es­ta­ba re­ser­va­do a usos re­li­gio­sos. Fue­ron las da­mas de la al­ta so­cie­dad, muy lis­tas ellas, las que des­cu­brie­ron que si lle­va­ban con­si­go bol­si­tos aro­má­ti­cos, atraían más.

ALE­JAN­DRO MAGNO

te­nía fa­ma de im­preg­nar con su olor la es­tan­cia en la que es­tu­vie­ra. Qui­zá ese fue el se­cre­to que hi­zo que se ca­sa­ra con cua­tro mu­je­res, sin ne­ce­si­dad de per­fu­mar­se.

LOS RO­MA­NOS

eran unos fa­ná­ti­cos de los per­fu­mes. En los tea­tros ro­ma­nos, el an­fi­tea­tro se cu­bría con una te­la im­preg­na­da en olor que de­ja­ba caer una fi­na llu­via per­fu­ma­da.

NA­PO­LEÓN

era un lo­co de los per­fu­mes. Ade­más de po­ner­le nom­bres tan su­ges­ti­vos co­mo Triun­fa­dor o Ven­ce­dor, su mu­jer Jo­se­fi­na, cons­cien­te de esa pa­sión, se per­fu­ma­ba tan­to cuan­do él lle­ga­ba que el res­to de gen­te que es­ta­ba en la es­tan­cia te­nían que de­jar la ha­bi­ta­ción del ma­reo que les en­tra­ba.

FUE EN LA ÉPO­CA DE LUIS XIV

cuan­do se ex­ten­dió el uso del per­fu­me. A pe­sar de la ele­gan­cia de sus tra­jes, no era su­fi­cien­te pa­ra di­si­mu­lar su mal olor.

EL MUSK

o al­miz­cle es una sus­tan­cia que se­gre­ga una es­pe­cie de cier­vo pa­ra atraer a las hem­bras. Se­gún el Ka­ma Su­tra ese aro­ma es­tá aso­cia­do a la mu­jer más sen­sual, más eró­ti­ca. Así que ya sa­bes qué tie­ne que te­ner la fra­gan­cia que le re­ga­les, o no...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.