JUE­GA DU­RO: ¡ AME­NA­ZA!

FHM - - DEL GOL AL ZEN -

CRIS­TIANO RO­NAL­DO

Exis­te una má­xi­ma en la zo­na mix­ta del San­tia­go Ber­na­béu: Cris­tiano Ro­nal­do no ha­bla nun­ca, pe­ro cuan­do ha­bla, es que la co­sa va a ser gor­da. Así ocu­rría ha­ce un par de me­ses, cuan­do el crack de Ma­dei­ra mi­ró, se lo pen­só un par de ve­ces, se pa­ró y afir­mó lo si­guien­te: “Es­toy tris­te por un te­ma pro­fe­sio­nal y en el club sa­ben por qué”. Al día si­guien­te lo sa­bía el club y to­do el pla­ne­ta, Cris­tiano desafia­ba a un pul­so a la di­rec­ti­va pa­ra lo­grar una me­jo­ra sus­tan­cial en su con­tra­to. ¿Quién le nie­ga una subida de suel­do a un ti­po que me­te 50 go­les por tem­po­ra­da? La res­pues­ta, en po­cas se­ma­nas.

APLI­CA­DO A LA VI­DA:

Si eres el Ro­nal­do de lo tu­yo, en­trar en el des­pa­cho del je­fe en pleno ERE pa­ra pe­dir que te do­blen el suel­do pue­de chu­tar. Si no, al me­nos pue­des de­jar cla­ro al chi­co nue­vo quién man­da en tu ofi­ci­na su­su­rrán­do­le al oí­do un par de co­sas...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.