@ 25 SÍN­TO­MAS DE QUE PO­DRÍAS ES­TAR EN­GAN­CHA­DO A TWIT­TER

FHM - - PELIGRO DE TWITTER -

1 Echar­le un vis­ta­zo a Twit­ter es lo

PRI­ME­RO que ha­ces al le­van­tar­te y lo 2 ÚL­TI­MO que ha­ces al acostarte. Tie­nes el or­de­na­dor SIEM­PRE en­cen­di­do pa­ra ve­ri­fi­car si tie­nes men­cio­nes; si lo tie­nes en otra ha­bi­ta­ción vas 3 de vez en cuan­do a com­pro­bar­lo. Te da un SUBIDÓN cuan­do ves en la pantalla del te­lé­fono el icono que in­di­ca 4 que tie­nes una men­ción en Twit­ter.

NE­CE­SI­TAS sa­ber si tu tweet ha sur­ti­do efec­to, si ha te­ni­do éxi­to o no, y re­fres­cas con­ti­nua­men­te la pes­ta­ña de 5 “men­cio­nes”. Si un tweet no tie­ne éxi­to (no ha si­do co­men­ta­do por na­die), aun­que sea un mi­se­ra­ble Fav, PRUE­BAS Y

PRUE­BAS has­ta que uno lo tie­ne; en­ta­blas con­ver­sa­cio­nes o te in­mis­cu­yes en con­ver­sa­cio­nes aje­nas pa­ra pro­vo­car la in­ter­ac­ción 6 Ves la VI­DA SE­GÚN Twit­ter. Oyes con­ver­sa­cio­nes que dan pa­ra tweet, ves co­sas que dan pa­ra tweet, sien­tes 7 co­sas que dan pa­ra tweet. Has pen­sa­do más de una vez “Ten­go que AFLO­JAR mi rit­mo” o ya has es­ta­do ale­ja­do vo­lun­ta­ria­men­te de Twit­ter 8 unos días “Pa­ra ver si aguan­to”. Te ha sa­li­do el avi­so de “Has

SO­BRE­PA­SA­DO el lí­mi­te de tweets, 9 por fa­vor es­pe­ra unas ho­ras”. Es­cri­bes MEN­TAL­MEN­TE tweets, mal­di­ces cuan­do se te ol­vi­da uno bue­ní­si­mo y pien­sas “Ten­dría que ha­ber 10 guar­da­do un bo­rra­dor”. Has es­ta­do a pun­to de SA­LIR

DE LA CA­MA por­que se te ha ocu­rri­do 11 un tweet bue­ní­si­mo.

DE­JAS DE HA­CER co­sas im­por­tan­tes (en­tre­gar es­te ar­tícu­lo, asear­te, co­mer de­cen­te­men­te, hablar con se­res hu­ma­nos…) o las re­tra­sas por 12 cul­pa de Twit­ter. Cuan­do te si­gue al­guien con mu­chos se­gui­do­res sien­tes una es­pe­cie de RES­PON­SA­BI­LI­DAD y te ago­bia la po­si­bi­li­dad de no gus­tar­le.

13

CO­MEN­TAS ju­ga­das de 14 Twit­ter en la vi­da real. Twit­ter ha RE­EM­PLA­ZA­DO a otras ac­ti­vi­da­des que ha­cías pa­ra ma­tar 15 el tiem­po. Te­mes que en tu tra­ba­jo al­guien te DÉ EL TO­QUE por usar Twit­ter. Tu pa­re­ja ya te ha da­do el to­que por usar Twit­ter. Re­pe­ti­das ve­ces. Y tus 16 ami­gos. Twit­teas a ES­CON­DI­DAS. Cuan­do usas el te­lé­fono o el or­de­na­dor pa­ra otra co­sa te

JUS­TI­FI­CAS: “Oye que no es­toy twit­tean­do, con­tes­to un email de tra­ba­jo” o “Es­toy co­men­tan­do con mi tía Pe­pi­ta la foto 17 que ha pues­to en el Whats­sap”. Te han PLA­GIA­DO al­gún 18 tweet. Sa­bes siem­pre que te pre­gun­tan tu NÚ­ME­RO EXAC­TO de se­gui­do­res. 19 Te AN­GUS­TIA que no ha­ya co­ber­tu­ra. 20 Cuan­do vas al vá­ter, ha de­ja­do de ser un dra­ma no te­ner lec­tu­ra, Twit­ter HA SUS­TI­TUI­DO a la tus tra­di­cio­na­les lec­tu­ras de inodo­ro. 21 Has cam­bia­do tus há­bi­tos te­le­vi­si­vo y ves pro­gra­mas

ES­PE­CÍ­FI­COS que sa­bes que dan pa­ra ju­go­sos de­ba­tes en Twit­ter. En vez de ver los pro­gra­mas los twit­teas. 22 En­ta­blas re­la­cio­nes de amis­tas

“SÓ­LI­DAS” con usua­rios que no co­no­ces y has ido o te plan­teas ir a un “sa­rao twit­te­ro”. 23 En­tras a Twit­ter con la

VO­LUN­TAD de es­tar “me­dia ho­ra co­mo mu­cho” y al fi­nal es­tás tres “sin ca­si dar­te cuen­ta”. 24 Te des­car­gas que des­me­nu­zan tu ac­ti­vi­dad en Twit­ter, te sa­bes el pro­to­co­lo “pa­ra en­ten­di­dos” de Twit­ter, par­ti­ci­pas en los #hash­tags y creas nue­vos #hash­tags.

25

OLA K ASE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.