05:30

ABIER­TA HAS­TA EL AMA­NE­CER

FHM - - AROUND-THE-CLOCK -

Si un ve­cino rui­do­so o la re­sa­ca te ha le­van­ta­do an­tes de que sue­ne el des­per­ta­dor, so­lo hay una ma­ne­ra de evi­tar que te pa­ses mal­hu­mo­ra­do el res­to del día. La Ma­dre Na­tu­ra­le­za sa­be có­mo de irri­tan­te es un hombre gru­ñón pa­ra las mu­je­res, así que por eso creó la trem­pe­ra ma­ña­ne­ra. Cuan­do te des­pier­tes con el King Kong de to­das las erec­cio­nes, rue­da pa­ra ha­cer la cu­cha­ra con tu pa­re­ja de­jan­do que tu vi­ri­li­dad se apo­ye co­mo por azar en su mus­lo. Lue­go des­li­za la mano en­tre sus pier­nas, fro­tan­do sua­ve­men­te... y se­rá cues­tión de se­gun­dos que os pon­gáis al lío pre­du­cha. El se­xo al ama­ne­cer es el me­jor ami­go del tío va­go: na­da de su­su­rros, na­da de de­cir gua­rra­das, ni si­quie­ra de abrir los ojos: so­lo per­ma­ne­cer am­bos en un som­no­lien­ta su­ce­sión de ba­lan­ceos de en­tra­da y sa­li­da. Al ter­mi­nar nin­guno de los dos sa­brá bien co­mo em­pe­zó to­do, pe­ro el día os irá me­jor a am­bos, por to­da la oxi­to­ci­na li­be­ra­da. ¡Que vi­va la cien­cia!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.